Branding y Responsabilidad Social Corporativa: Marcas con conciencia

¿Qué impacto tiene tu marca? Y no, no hablamos del impacto que tiene en medios o las impresiones que consigue en redes. Nos referimos al impacto social que tiene en el medio ambiente, la sociedad o la cultura. De que este impacto no solo sea lo más positivo posible, sino de que se gestione y se comunique, se encargan el branding y la Responsabilidad Social Corporativa.

Incluso si no se preocupa por ella, toda empresa tiene una Responsabilidad Social Corporativa. Porque una empresa siempre tiene un impacto en las expectativas del público y del mercado, pero también en el planeta y en la sociedad cuando toma decisiones sobre sus procesos de fabricación.

Además, los consumidores son cada vez más conscientes de esos efectos, positivos o negativos, que tienen las marcas, algo que tienen en cuenta a la hora de tomar sus decisiones de compra.

Por eso, si eres una marca que quiere incorporar a su branding su Responsabilidad Social Corporativa, lee nuestra guía sobre el qué y el porqué de esta unión.

¿Cómo la RSC puede reforzar el branding?

Una marca no puede basar su estrategia de marketing y branding únicamente en comunicar lo que vende. Esto es algo que hace unas décadas podía funcionar, pero ahora se buscan (y se necesitan) empresas que tengan un compromiso. Un compromiso que no puede quedarse en un mensaje o eslogan, sino que debe vertebrar todas las acciones corporativas.

Es ese compromiso lo que se conoce como Responsabilidad Social Corporativa.

¿Qué es la Responsabilidad Social Corporativa?

Se conoce como Responsabilidad Social Corporativa a la implicación que una empresa hace en áreas socialmente relevantes, como la sostenibilidad, el empleo digno o la igualdad.

Como es lógico, esta implicación no puede ser solo de palabra y debe reflejarse en inversiones económicas o en el desarrollo de procesos internos responsables con aquellas áreas elegidas. Así, la empresa deja de priorizar sus propios beneficios y trata de contrarrestar los efectos negativos que pueda estar generando (por ejemplo, contaminación).

Un ejemplo sería Veritas, que busca impulsar cambios legislativos que mejoren la calidad de vida y la salud de las personas y las del medio ambiente. Entre sus propuestas concretas está reducir el IVA y hacer más accesibles productos menstruales o pañales.

Por qué comunicar la Responsabilidad Social Corporativa a través del branding - HolaQueTal.es
Por qué comunicar la Responsabilidad Social Corporativa a través del branding – HolaQueTal.es

Por qué comunicar la Responsabilidad Social Corporativa a través del branding

El objetivo principal de establecer la RSC de una empresa debe ser causar un impacto positivo a nivel económico, social y medioambiental. No obstante, y como es obvio, esta RSC también puede usarse dentro de la estrategia de branding y marketing.

Los consumidores cada vez prestan más atención a las promesas que hacen las marcas en lo referente a la RSC, confiando más en aquellas que se comprometen activamente a hacer un mundo mejor. Incluso cuando compran en otras que no (como puede ser Shein), lo hacen reconociendo que eso no es a lo que aspiran.

Sabiendo esto, y también que valores como la sostenibilidad son una gran tendencia en el branding, las empresas se esfuerzan por comunicar cuál es su RSC, haciendo que sus clientes conecten emocionalmente con ella y la vean como un elemento diferenciador. Lo que logran a cambio es:

  • Mejora en la opinión sobre la marca (tanto de consumidores, como de no consumidores)

  • Incremento de la motivación de los empleados

  • Fortalecimiento de su imagen de marca

  • Mayor prestigio y reputación

  • Incremento del compromiso por parte del cliente

  • Aumento del sentimiento de pertenencia y de comunidad

  • Mayor competitividad dentro del mercado

Cómo incorporar la RSC en tu estrategia de branding

Hay diferentes formas de incorporar la Responsabilidad Social Corporativa al branding. Sin embargo, la primera directriz para hacerlo es asegurar que el compromiso es real.

Todas las acciones que se lleven a cabo y que pasen a formar parte del branding deben realizarse activamente para buscar un beneficio social, no únicamente un mayor prestigio. Este llegará de manera natural si hay honestidad y veracidad en los hechos, y no un simple deseo de lavado de imagen.

El mejor ejemplo para entenderlo es el de empresas fast fashion. Aunque lanzan líneas de ropa sostenible y en sus webs anuncian donaciones a ONGs, el público tiene recelos sobre su RSC porque conocen que sus producciones deslocalizadas y subcontratadas no son éticas y ponen en riesgo los derechos laborales de sus trabajadores.

En cualquier caso, y recalcada la importancia de una RSC real y no impostada, pasemos a ver maneras concretas de unir branding y Responsabilidad Social Corporativa.

1. Define y comunica los valores de la marca

Para que el branding y la Responsabilidad Social Corporativa estén alineadas, la empresa debe tener primero bien claros sus valores. Estos deben estar alineados con lo que la empresa es y con su posicionamiento.

Estos valores deben estructurar internamente la empresa. Así, si una marca presume de comprometerse con la sostenibilidad, no puede luego utilizar packagings llenos de plástico, sino envases reciclados y reciclables.

De manera externa, esos valores también deben integrarse en la estrategia de RSC, por ejemplo, patrocinando una campaña de recogida de plásticos en las playas.

Además, y aunque cualquier marca puede comprometerse con la causa que sea, no olvidemos que la RSC también implica hacerse consciente del impacto que la empresa tiene. Por ello, si por las características de su producción o distribución se genera una gran contaminación, el compromiso debería ser reducir al máximo esas emisiones o plantar árboles en compensación.

2. Busca colaboraciones con ONGs

Muchas empresas deciden crear sus propias campañas y acciones de RSC, pero otras prefieren colaborar con ONGs que ya están llevando a cabo esas campañas o acciones.

Esto es importante porque, como consumidores, apreciamos que las empresas acepten cuál es su papel, y este a veces debe ser el de acompañar, pero no el de presentarse como salvadora e ignorar que hay organizaciones que ya están haciendo un trabajo.

En el caso de Veritas, la empresa lanzó su propia iniciativa “Provoquemos un cambio” y ha buscado “socios”como la Asociación de Celíacos de Cataluña o el Colegio de Dietistas-Nutricionistas de Cataluña. Estas son instituciones que pueden aportar conocimiento, medios y experiencia a la iniciativa centrada en la alimentación y la higiene.

Además, estas colaboraciones generan un intercambio y una asimilación de valores. Si una marca, por ejemplo, colabora a Open Arms, se entiende que ambas partes comparten ideas y valores, lo que aumenta el prestigio y el reconocimiento de las dos.

Favorece la participación de los consumidores - HolaQueTal.es
Favorece la participación de los consumidores – HolaQueTal.es

3. Favorece la participación de los consumidores

Poner al consumidor en el centro es una estrategia que garantiza el éxito, también cuando se trata de branding y Responsabilidad Social Corporativa.

Volviendo al ejemplo de Veritas, en esta empresa involucran a los consumidores en sus acciones de cambio. Así, ofrecen descuentos por llevar envases reutilizables y también disponen de un servicio de recogida de donaciones de ropa.

Iniciativas que no solo sirven para gestionar y comunicar su RSC, sino para concienciar y hacer a su consumidor partícipe de ella.

4. Haz visible todo lo referente a la RSC de tu marca

Cuando se trata de comunicar la Responsabilidad Social Corporativa a través del branding no solo se trata de acciones concretas. Es también fundamental que los valores y los compromisos que adquiere la marca estén siempre visibles en lugares como la web oficial.

Los consumidores podrán así acceder a la información y exigir responsabilidades a la empresa cuando esta no cumpla con lo establecido. Porque ser transparente en lo que se refiere a la RSC implica estar abierto a la crítica constructiva y a las sugerencias para mejorar.

5. Un compromiso transversal

Decíamos que los compromisos que una empresa adquiere deben vertebrarla a nivel interno y externo. Nunca colaborar con una ONG debe sostenerse únicamente sobre el objetivo de dar mejor imagen, porque el público percibirá el compromiso como hipócrita.

Tampoco alinearse con unas iniciativas o defender una causa es “suficiente” si se demuestra que la marca olvida otros aspectos fundamentales. Un ejemplo sería el de una empresa de productos sostenibles, veganos, naturales… Que comunica constantemente esto, pero que luego trata mal a sus empleados.

La RSC debe cumplir unos mínimos y establecer un compromiso ético transversal y total.

¿Quieres incorporar la RSC en tu estrategia de branding? ¡Déjanos un comentario!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.