Bajo el capó: La importancia del SEO técnico

Bajo el capó La importancia del SEO técnico

Un buen posicionamiento web se sostiene sobre varios pilares, y uno de ellos es el SEO técnico. Optimizar factores como la velocidad de carga o la estructura web ayudan a que una página alcance las primeras posiciones en los buscadores. ¿No es eso lo que toda marca quiere?

Así lo quiso Seat, la famosa empresa automovilística, y por eso centró sus esfuerzos en trabajar su SEO técnico. Los resultados no tardaron en llegar en forma de una mejor SERP y, en consecuencia, más tráfico web.

La razón es que el SEO técnico es uno de los ámbitos del SEO que más suele auditarse y optimizarse. Son muchos los factores que lo conforman y que, con el trabajo adecuado, pueden repercutir muy positivamente en la consecución de los objetivos.

“Un buen trabajo de SEO solo mejora con el tiempo”.

— Jill Whalen

- Jill Whalen
– Jill Whalen

Hablamos más sobre ello en este artículo.

Qué es el SEO técnico

El SEO técnico abarca todos los aspectos de la configuración de una web que influyen en su rastreo e indexación por parte de los motores de búsqueda. Como su propio nombre indica, son aspectos de carácter técnico.

Además de mejorar el posicionamiento en las páginas de resultados, las tareas propias del SEO técnico también mejoran la experiencia del usuario. Por ejemplo, una web que carga rápido, es algo que le gusta a Google, pero también al usuario que la visita.

La tríada del SEO técnico, SEO On Page y SEO Off Page

Generalmente, se suele dividir el trabajo SEO en tres partes: SEO técnico, SEO On Page y SEO Off Page. Aunque ya hemos definido el técnico, vamos a especificar de nuevo cuál es su campo de acción, y cuál es el del SEO On Page y SEO Off Page, para hacer distinción entre los tres:

  • SEO técnico: las acciones y estrategias de configuración web que están destinadas a mejorar su rendimiento y, en consecuencia, su posicionamiento.
  • SEO On Page: abarca todos los elementos (palabras clave, contenidos publicados…) que, desde dentro de la propia web, indican a los buscadores de qué trata la página.
  • SEO Off Page: son estrategias que se realizan desde fuera de la web, pero que también ayudan a su posicionamiento al indicar cómo de relevante es. La estrategia fundamental del SEO Off Page es el linkbuilding.

Trabajar cada sección por separado es importante, pero también entender que todo es un conjunto. De nada servirá optimizar el SEO técnico si el contenido no es de calidad. Tampoco ayudará un linkbuilding de calidad si, cuando el usuario es redirigido a la web, esta tarda en cargar.

Para qué sirve el SEO técnico (posicionamiento y UX)

Aunque se suele hablar del SEO técnico desde su objetivo de posicionamiento, lo cierto es que también cumple un importante papel en lo que a experiencia del usuario se refiere.

El SEO técnico hace que una web destaque en buscadores, ya que se ocupa de que la página web en su conjunto (y no solo los contenidos específicos) queden indexados por los buscadores. Es decir, logra que los motores de búsqueda, en su rastreo de webs, la detecten y la posicionen. Por supuesto, un mejor trabajo de SEO técnico implica una mejor posición.

Leer también:  La ley de los pequeños números en la publicidad digital: la importancia de una muestra adecuada

En cuanto a la experiencia del usuario, el SEO técnico trabaja sobre aspectos que, cuando se optimizan, afectan directamente a la experiencia que el usuario tiene al entrar en la web. Algunos de estos aspectos son una carga rápida o una estructura web clara.

Para una y otra cosa, es crucial entender que el SEO técnico es imprescindible. Si la página no se configura para que Google la vea y la posiciona, Google no la verá ni la posicionará. Al mismo tiempo, si la web no está correctamente optimizada para que el usuario navegue por ella, el usuario no navegará por ella (lo que, a su vez, tendrá un efecto negativo en el posicionamiento).

Para qué sirve el SEO técnico
Para qué sirve el SEO técnico

Los pilares del SEO técnico

Ya hemos mencionado cuáles son algunos de los pilares del SEO técnico, pero a continuación vamos a abordarlos en detalle:

  • Velocidad del sitio web: este es uno de los factores clave para evitar altas tasas de rebote y que el visitante abandone la página antes incluso de verla o navegar mínimamente por ella. Además, los buscadores también tienen en cuenta este aspecto para posicionar mejor o peor una web. El SEO técnico es el encargado de optimizar estos tiempos de carga asegurándose de eliminar (o reducir) aquellos elementos que retrasen esa carga.
  • Estructura del sitio web: cómo se organizan las páginas dentro de la página es fundamental. Además de ayudar a la navegabilidad del usuario, también influye en la indexabilidad. Cuanto más limpia, jerárquica y lógica sea esta estructura, mejor la percibirán los buscadores y los usuarios. El SEO técnico trabaja para que así sea a través del enlazado interno o la creación de secciones y subsecciones.
  • Sitemap: es el mapa que ayuda a los buscadores a “encontrar” la web y las diferentes partes que la conforman. Es crucial crear este mapa y enviárselo a los buscadores, como veremos más adelante.
  • Diseño responsivo: con cada vez más usuarios conectándose a internet desde diferentes dispositivos, trabajar un diseño responsivo para móviles es clave.  Una de las tareas del SEO técnico es analizar que efectivamente el diseño se adapta y se muestra correctamente siempre.

Cómo mejorar tu SEO técnico

Hemos definido qué es el SEO técnico y su importancia para el posicionamiento web y la experiencia de usuario. A continuación, vamos a establecer algunas acciones y estrategias que lo mejoran.

Recordando siempre, por supuesto, que la clave no está en cada elemento individual, sino en la optimización de todos ellos en su conjunto.

Cómo mejorar tu SEO técnico
Cómo mejorar tu SEO técnico

1. Comprime las imágenes de tu web

Las imágenes suelen ser lo último que se añade a los contenidos web. En consecuencia, son las grandes olvidadas en cuanto a su optimización.

Sin embargo, una imagen muy pesada cuyo tamaño no ha sido previamente comprimido, afecta negativamente a la velocidad de la web, haciéndola más lenta.

Por suerte, optimizar las imágenes es muy sencillo gracias a programas específicos y plugins que pueden instalarse en la web para que, cada imagen subida, sea comprimida automáticamente.

2. Cuida el código

Tener una página web no implica saber de programación, por eso cualquier cambio que se quiera hacer en el código debe delegarse en un experto.

Leer también:  Las redes sociales y su impacto en el SEO: mucho más que selfies

No hacerlo puede implicar que dejemos “código sucio”, es decir, haber alterado el código por alguna cuestión de diseño sin darnos cuenta de que nuestro posicionamiento se ha visto afectado. Es de vital importancia entender que lo que se ve no es un reflejo de la estructura interna de la web, que puede estar dañada y “sucia”.

3. Estructura tu web de forma adecuada

Hemos mencionado como una web debe disponer de una estructura clara y lógica, con secciones y subsecciones que se relacionen entre sí.

Por ejemplo, en la web de una tienda de muebles habrá varias secciones, una por cada categoría genérica de muebles (mesas, sillas, armarios). Dentro de cada sección, se establecerán subsecciones (mesas de escritorio, mesas de cocina, mesas de comedor…). Otra manera de jerarquizar estos contenidos sería creando secciones de cada habitación (muebles para la cocina, para el dormitorio, para el salón…). En cualquier caso, cada página de sección y subsección debe estar enlazada, siguiendo esa misma jerarquía lógica, al resto.

Estructura tu web de forma adecuada
Estructura tu web de forma adecuada

Una estructura lógica beneficia al usuario, que encontrará todo antes, y también a los robots rastreadores de los buscadores. Estos “rastrean” la web, detectando su estructura y el modo en el que enlazan entre sí. Cuanto mejor y más clara sea la jerarquización interna, más sencillo les resultará a los rastreadores localizar y posicionar los contenidos web.

Las páginas “huérfanas”, es decir, las que están fuera de esa estructura y no están enlazadas con otras, no suelen ser rastreadas ni posicionadas. Esto es lo que ocurre con páginas como las de políticas de privacidad o de aviso legal. Son contenidos que pocas veces aparecen en los resultados de búsqueda precisamente por estar “huérfanas”.

4. Envía tu sitemap a Google

Antes hemos hablado del sitemap de una web como el mapa que le ofrecemos a Google para que encuentre y entienda cuáles son las diferentes páginas dentro de nuestra web. Por lo tanto, es un mapa (en archivo XML) de la estructura web.

Por suerte, entregarle este mapa a Google es muy sencillo. Solo debemos ir al sitemap entrando en tuweb.com/mapa.xml o tuweb.com/sitemap_index.xml, y enviárselo a Google a través del GSC (Google Search Console).

De este modo, el buscador recibirá un mapa, que es más bien una lista, de las páginas más importantes de nuestra web. Esta acción es especialmente útil cuando, por la razón que sea, la estructura de nuestra web no es del todo clara o no está correctamente enlazada.

5. Presta atención (y ten especial cuidado) con las etiquetas

Esta tarea del SEO técnico resulta una combinación de dos anteriores (la de cuidar el código y la de cuidar la estructura web).

Las etiquetas son fragmentos de código HTML que configuran algunos elementos o páginas de la web. Por ejemplo, la etiqueta “head” introduce la información general del contenido.

Hay etiquetas que, según dónde y cómo se coloquen, pueden afectar al rastreo y la indexación del contenido. Cuando se colocan de manera intencional y estratégica, no suponen un problema. Sin embargo, cuando se usan sin conocimiento, pueden dañar el posicionamiento web.

Leer también:  Más que un producto: La importancia del branding de producto

Una de esas etiquetas es “noindex”. Se coloca al inicio de una página e indica al robot rastreador que esa página no debe ser rastreada ni indexada. Podría decirse, pues, que la vuelve invisible. Es, por lo tanto, útil colocarla en páginas de agradecimiento (las que aparecen tras rellenar un formulario) o incluso cuando la web está en construcción y todavía no queremos que sea rastreada. No obstante, hay que cuidar que no aparezca o se mantenga una vez la web debe estar totalmente visible.

Otra etiqueta interesante para el SEO técnico es canónica (rel=“canonical”). Es posible que en una web haya contenido similar entre sí, lo que confunde a los robots rastreadores sobre cuál es el principal y el que debe mostrarse en los resultados. La etiqueta canónica establece cuál es de todas.

6. Añade el HTTPS para proteger a tu web y al usuario

La versión HTTPS es más segura que el HTTP. Disponer de ella protege al usuario y los datos que este pueda introducir (por ejemplo, en una pasarela de pago). Además, y desde 2014, también es un factor que Google tiene en cuenta para el posicionamiento.

Obtener esta versión es muy sencillo, solo hay que instalar un certificado SNL en la web para autenticar la identidad de la página y proteger la conexión.

7. Elimina el contenido duplicado y las páginas rotas

Hay dos tipos de páginas que deterioran el posicionamiento de una web y que dependen del SEO técnico para ser solucionadas: las páginas con contenido duplicado y las páginas rotas.

  • El contenido duplicado es aquel que es el mismo en varias páginas de la web. Aunque a Google no le importa que en una misma web haya contenidos idénticos, indirectamente sí afecta al posicionamiento, ya que puede hacer que las mismas páginas compitan entre sí en el posicionamiento.
  • Las páginas rotas son las conocidas como “error 404” e impactan negativamente en la experiencia del usuario. Aparecen, generalmente, cuando hemos borrado una página, pero hay backlinks (tanto dentro de la propia web como de otras) que siguen redirigiendo a ella. En una auditoría de SEO técnico es de suma importancia detectar qué enlaces están rotos y hacer lo posible por solucionarlos (eliminado los backlinks o redirigiéndolos a páginas que sí están disponibles).

8. Realiza auditorías con frecuencia

El SEO técnico no es algo que deba trabajar una vez al año, sino que es un trabajo constante, porque los posibles errores también aparecen constantemente.

Las auditorías, por lo tanto, deben realizarse con cierta frecuencia, incluso sin esperar a que aparezca un fallo. Es conveniente, además, que estos análisis los realicen equipos expertos en SEO técnico, ya que ciertos errores puede pasar desapercibidos si no se cuenta con el conocimiento para detectarlos y entender su impacto.

 

¿Tienes alguna pregunta sobre el SEO técnico? ¡Déjanos un comentario!

5.00 avg. rating (100% score) - 1 vote

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.