IA en publicidad: Cómo creamos un comercial de 15s en menos de 2h

En esta era de tecnología y automatización, surge una pregunta crucial en el ámbito del marketing y publicidad:

«¿Es posible crear un comercial de 15 segundos con inteligencia artificial (IA) en menos de 2 horas?»

Tras probarlo, la respuesta es un rotundo sí.

Te explicaremos cómo lo hicimos y por qué, pese a los avances tecnológicos, la experiencia de una agencia profesional sigue siendo clave.

La IA ha transformado cómo conceptualizamos y realizamos campañas publicitarias, permitiendo diseñar y producir anuncios en tiempos récord. Sin embargo, la tecnología por sí sola no garantiza el éxito.

Profundizaremos en el proceso creativo de un anuncio IA y destacaremos la vital importancia del toque humano, experiencia y creatividad de una agencia especializada.

Pero primero, el comercial:

¿Qué te parece?

Si no te lo decimos, es probable que, a menos que seas un profesional, no notes que fue creado por IA y que no pertenece a la marca deportiva de las tres bandas.

¿Cómo logramos crearlo en menos de 2 horas?

El desafío de crear con Inteligencia Artificial

Primero, solicitamos a ChatGPT* el nombre de una marca deportiva y algunos valores comerciales a transmitir.
*ChatGPT es un modelo de lenguaje generativo basado en inteligencia artificial, diseñado para comprender y responder a consultas en lenguaje natural, facilitando conversaciones interactivas y proporcionando información útil.

Valores comercial de Adidas dadas por ChatGPT
Valores comercial de Adidas dadas por ChatGPT

Luego, decidimos dar un enfoque deliberado a la innovación y futuro en el comercial.

Desde este punto, quisimos representar diversidad e inclusión a través de los protagonistas del comercial, la calidad del producto utilizable en diversas condiciones, así como el compromiso con el fútbol, un mercado altamente competitivo.

Creación de personajes con IA

Tuvimos que crear nuestros propios modelos y maniquíes. Para ello, usamos *Midjourney, inspirándonos en imágenes que nos gustaron en 2023.

*Midjourney es una avanzada herramienta de IA para explorar y descubrir ideas y conceptos nuevos mediante la generación automática y curación de contenido.

Creación de personaje con IA para publicidad con MidJourney
Creación de personaje con IA para publicidad con MidJourney

 

Optamos por ser lo más rápidos posible, utilizando 2 de las 4 imágenes de esa tanda.

Animación y movimiento

Ahora, necesitábamos animarlos. Recurrimos a *RunwayML (en su versión gratuita de prueba), subiendo las fotos con un prompt e instrucciones para el movimiento de cámara.

*RunwayML es una plataforma de inteligencia artificial que permite a artistas y creadores utilizar modelos avanzados de aprendizaje automático de manera intuitiva y accesible para experimentar y producir contenido creativo innovador.

prompt y imagen para crear mini animation video en RunwayML
Prompt e imagen para crear mini animación video en RunwayML

Con 3/4 del contenido listo, faltaban los mensajes a transmitir. Decidimos hacerlo vocalmente sobre cada secuencia de video, y luego por escrito en ráfaga antes de mostrar el logo de la marca.

Podríamos haber usado una herramienta de *text to speech, pero por rapidez y para asegurar el cumplimiento del reto, lo hicimos directamente con un micrófono Rode.

*Una herramienta de «text to speech» es un software que convierte texto escrito en habla hablada, permitiendo que el contenido escrito sea accesible y consumible en formato de audio.

Para el montaje, recurrimos al popular *CapCut, instalado en cualquier PC, donde aplicamos efectos a las frases en ráfaga y hemos añadido todos los elementos creados por las IA.

*CapCut es una aplicación de edición de video que ofrece una amplia gama de herramientas y efectos para crear y editar videos de alta calidad directamente desde el teléfono o PC.

Ah y sí, también hemos descargado el logo de Adidas para el impacto final.

Montaje video del comercial hecho por IA via CapCut
Montaje video del comercial hecho por IA via CapCut

Añadimos un sonido épico para acompañar las secuencias y, para un private joke, una pista de fuegos artificiales. Con los minutos restantes, añadimos las advertencias habituales para aclarar que este comercial no era oficial. Y ya habían pasado 1h41 para la creación de esos 15s.

Análisis profesional del anuncio

Ahora, con el anuncio completo, es momento de analizarlo con ojos profesionales para entender mejor el proceso y el resultado.

¿Está a la altura o es evidente que la calidad del proceso creativo y del resultado final no es el deseable?

 

«A pesar de ser muy corto el spot me falta quizás algo de Storytelling, ahora parecen imágenes resultonas generadas en AI con un claim final. […]se nota mucho que es todo fake.

Es poco humano por decirlo de alguna forma.

Y no sé si me acaba de encajar, en este caso, con la imagen de marca de Adidas.»

Edu Saenz – UXUI lead en DDB

 

La conceptualización y guionización del vídeo

Para esta tarea confiamos principalmente en ChatGPT, esperando que el chatbot más famoso fuese capaz de decirnos cuáles eran los valores de Adidas.

Echando un vistazo a la web, las comunicaciones y las redes sociales de la marca, nos damos cuenta de que valores como innovación, compromiso social o diversidad, efectivamente, forman parte de la identidad de la marca.

La cuestión es que ChatGPT se queda en esa aportación de datos, pero no tiene la capacidad de establecer cuál es el mensaje, el objetivo o el tono del anuncio.

El objetivo y el mensaje

Más allá de la estrategia general de branding de una marca, cada anuncio debe tener un objetivo claro y concreto. ¿Cuál es el de este anuncio? Las IA no parecen tener una respuesta (y, por lo tanto, tampoco un plan) para determinar su porqué y su para qué.

En consecuencia, viendo el vídeo tampoco sabemos qué es lo que quiere decirnos y cuál es el mensaje que transmite. De hecho, hasta que no aparece claramente el logo de Adidas al final del vídeo, es difícil saber a ciencia cierta qué marca está detrás del anuncio.

Esto es algo que no pasa en un anuncio real de Adidas. Incluso antes de que te digan que es suyo, lo sabes. Esa falta de diferenciación es una cuestión que la IA no ha sabido solucionar.

En cambio, un equipo profesional que previamente ha hecho un exhaustivo análisis de mercado y ha definido la estrategia, se aseguraría de que todos los elementos del branding fuesen coherentes entre sí. Solo de esta manera el conjunto del anuncio, y no los elementos individuales, transmiten el mismo mensaje y cumplen con el mismo objetivo.

El plan de producción

Una dificultad con la que nos hemos encontrado al crear este vídeo con IA es que debíamos ir paso a paso sin saber exactamente cuál sería el siguiente.

Por supuesto, sabíamos qué herramientas formarían parte de nuestro “equipo”, pero en una agencia esta planificación se hace previamente en reuniones o sesiones de brainstorming en las que participan los diferentes especialistas.

Es así como se crea el plan de producción y se definen no solo los objetivos y el mensaje, sino también la historia que contará el anuncio, quiénes serán sus protagonistas o qué planos se grabarán.

La IA nos ha permitido crear un anuncio en el mismo tiempo que normalmente dedicamos solo a planificarlo, pero parece que esto no tiene por qué ser del todo positivo.

La calidad del contenido generado por IA

No es ninguna sorpresa ver que el contenido generado por herramientas de IA es de muy buena calidad. En ocasiones, resulta hasta complicado diferenciarlo de contenido creado por humanos.

En nuestro anuncio las imágenes no tiene mucho que envidiar a otras reales, grabadas y protagonizadas por humanos, e incluso siguen la línea estética de Adidas.

No obstante, en ellas se percibe cierto artificio que nos hace preguntarnos si, en una era de la publicidad en la que los clientes buscan conectar con las marcas, la falta de humanidad podría afectar a la recepción y al impacto del anuncio.

Nos preguntamos también qué pasaría si, en lugar de Adidas, la marca para la que creamos el anuncio hubiese sido otra no tan reconocida ni rastreable por parte de la IA. En ese caso, con total seguridad, no habríamos recibido imágenes de tanta calidad ni hasta cierto punto coherentes. Se abre, pues, un hueco que la IA no puede llenar, pero sí las agencias que trabajan de manera individualizada con cada uno de sus clientes.

La edición y la postproducción

En este paso se hace evidente algo que se dejaba entrever en las etapas anteriores: es necesaria la intervención humana.

La postproducción, que ha consistido en darle cierta coherencia al conjunto y añadir elementos que son claves en el spot (como la voz o los logos), hubiese sido imposible sin una mente humana y creativa. Esto es algo que también le ocurrió a Burger King en un anuncio de 2018 creado parcialmente con IA; terminaron reconociendo que la parte más llamativa estaba firmada por una persona real.

¿Puede la IA sustituir el trabajo de una agencia de marketing especializada?

Nuestro anuncio prueba que sí, que la IA puede realizar el trabajo de una agencia en menos tiempo. No obstante, como en todo, hay un “pero”, y en este caso el “pero” hace referencia a la calidad del contenido.

Entendemos que la calidad no se mide únicamente en cuánto un anuncio “artificial” se parece a uno real, sino que deben valorarse otros aspectos como la creatividad, la consecución de objetivos o la transmisión del mensaje.

No podemos olvidar tampoco que hay un componente emocional en el marketing y el branding. Un componente que difícilmente puede sustituir la tecnología.

La Inteligencia artificial en publicidad: Rápida pero sin verdadera alma: La indispensable humanidad de una agencia marketing

La publicidad, el marketing, el branding… En definitiva, todo lo que abarca la marca requiere de trabajo, profesionalidad e inversión.

La IA es rápida y aparentemente eficiente, pero este experimento que hemos hecho demuestra que no lo suficiente. Puede que hayamos ahorrado tiempo, pero a cambio hemos producido un anuncio sin equipo humano y, en consecuencia, sin alma.

Hemos demostrado que crear un anuncio con IA en menos de dos horas es posible. Lo que no parece posible es sustituir el importante trabajo de guionistas, videógrafos, creativos, editores, etc. Y cumplir con los estándares de calidad con los que sí cumple una agencia de medios especializada.

Si deseas que sea así, contactanos:

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

Branding personal: El arte de venderte

 

En la era de los influencers, no es raro oír hablar de eso del “branding personal”. Sin embargo, esto no es algo solo propio de los creadores de contenido. Muchas personas han construido a su alrededor una marca para, a través de ella, posicionarse como expertas en un ámbito y vender así sus productos.

Un ejemplo que suele venir a la cabeza es el de Ferran Adrià, cuya marca es él mismo y no tanto su restaurante. Es su nombre, y todo lo que este implica, el que vende.

Como Ferran Adrià, hay otros muchos casos de profesionales de diferentes sectores que han trabajado su branding personal, es decir, han construido una marca.

¿Puedes tú también crear una marca personal? La respuesta, obviamente, es sí, y nosotros podemos guiarte en el proceso.

“Tu marca es una puerta de entrada a tu verdadero trabajo”.
— Dave Buck

— Oli Gardner
— Oli Gardner

¿Qué es el branding personal?

El branding personal es lo mismo que el branding “normal”, solo que aplicado a una persona y no a una empresa. En otras palabras, constituye todos los procesos y elementos estratégicos con los que se crea una marca personal.

Una manera más visual de explicarlo es entender que, como personas, podemos ser marcas e ir dejando huellas en nuestro camino. Dónde y cómo se dejan esas huellas y el camino que vamos haciendo es de lo que se encarga el branding.

Como vamos a ver con varios ejemplos, el branding personal se utiliza para posicionarse como profesional dentro de un sector, aumentando así la autoridad y la visibilidad.

De alguna manera, gracias al personal branding generamos una idea concreta de quiénes somos en la mente del resto. Ferran Adrià, por ejemplo, se presenta como un cocinero (y empresario) visionario, creativo y arriesgado. Esto le ha valido una gran autoridad dentro de la alta cocina y también entre el público general.

Branding personal vs. branding corporativo o de una marca

Cuando hablamos de branding generalmente pensamos en el branding de una marca, pero lo cierto es que, como hemos visto, el branding también puede ser de una persona.

¿Cuáles son, por tanto, las diferencias?

  • El branding personal se construye alrededor de uno mismo y se asocia al nombre de una persona, el corporativo alrededor de una empresa (sin personificarla).
  • El branding corporativo no depende de una persona. Aunque dentro de una empresa haya trabajadores importantes, si uno de esos trabajadores se fuese de la empresa, esto no afectaría al branding corporativo.
  • El branding personal busca posicionar a un profesional de manera cercana y concreta, vinculándose a sus propios valores. En cambio, el branding corporativo posiciona una identidad empresarial creada ipso facto para un fin comercial concreto.

Las diferencias parecen claras, pero a veces convergen. Por ejemplo, una persona puede desarrollar su propio branding y, al mismo tiempo, que este se relacione estrechamente con el branding de una corporación. En el caso de Ferran Adrià se ve claramente cómo su branding personal está íntimamente ligado al branding de El Bulli, el que fue su restaurante más emblemático. Lo mismo ocurría con Steve Jobs y Apple.

En conclusión, el branding personal consiste en tratar a la persona como si fuese una empresa.

Branding personal vs. branding corporativo o de una marca
Branding personal vs. branding corporativo o de una marca

¿Por qué las marcas personales están triunfando?

Avanzábamos que estos últimos años se han incrementado las marcas personales y, en consecuencia, los brandings personales. ¿La razón? Una necesidad de humanización y de conexión con el público.

Mientras que antes todo eran empresas y los profesionales independientes se presentaban como tales, ahora son las empresas las que parecen querer construir una identidad de marca humana y cercana, aplicando incluso preceptos del branding personal.

En nuestra búsqueda de personas, y no de corporaciones, seguimos a más influencers que empresas, aunque en realidad estos creadores no dejan de ser marcas en sí mismas.

Sabiendo esto, no es extraño que cada vez más profesionales autónomos (los ya ampliamente conocidos como “freelance”) se esfuercen en trabajar su branding personal para posicionarse, aumentar su autoridad y destacar dentro de un mercado muy saturado.

Hemos visto cómo Ferran Adrià lo logró mostrándose como un cocinero innovador y que hacía del plato un lienzo sobre el que expresar su arte culinario. Otros cocineros se diferenciaron y destacaron de otra manera. José Andrés, por ejemplo, trabajó su branding personal para posicionarse como un chef internacional y muy concienciado socialmente.

Elementos sobre los que se construye el branding personal

Cuando empezamos a trabajar un branding personal, debemos hacerlo sobre tres grandes pilares: lo que decimos, lo que hacemos y la actitud con la que lo decimos y lo hacemos.

  • ¿Qué decimos? Como profesionales del sector en el que queremos posicionarnos, decimos algo. Y lo decimos con nuestras palabras, pero también con nuestros gestos o con las imágenes u otros recursos que usamos para comunicarnos. Lo que expresamos (a través del medio que sea) proyecta una imagen de nuestra marca personal.
  • ¿Qué hacemos? Nuestra manera de trabajar habla por sí sola, y esa manera debe ser coherente con la imagen que queremos dar. No sirve de nada expresar nuestro compromiso con el medio ambiente si luego hacemos un uso irresponsable de plásticos.
  • ¿Cómo somos? La actitud con la que decimos y hacemos también es crucial. Factores como mantener un tono adecuado o tener predisposición para ayudar determinan nuestro branding personal.

Cómo desarrollar un branding personal efectivo

Seguir la estela de grandes estrategias de branding personal como la de Ferran Adrià o algunos influencers no es sencillo, pero sí es posible cuando tenemos la guía adecuada. Nosotros, para tu suerte, la tenemos y queremos compartirla contigo.

Define tus objetivos de branding personal

El objetivo principal de tu estrategia de branding personal debe ser posicionarte como una autoridad dentro de un ámbito.

Para definir mejor ese objetivo, es fundamental contestar a dos preguntas:

  • ¿Qué es lo que aportas a ese ámbito que es único y diferente a lo que ofrecen el resto de tus competidores?
  • ¿Qué huella quieres dejar en tus clientes?

Las respuestas te ayudarán a determinar tu misión, a saber cómo venderte y a establecer objetivos más concretos que te llevarán al principal. Algunas de estas metas, que deben ser SMART, pueden ser:

  • Conseguir X número de clientes
  • Aparecer mencionado en medios de comunicación locales
  • Llegar a X número de seguidores en redes sociales
  • Recibir X número de reseñas positivas
Define tus objetivos de branding personal
Define tus objetivos de branding personal

Crea tu historia personal

La narrativa tiene un papel cada vez más importante en el branding, especialmente en el personal.

Las historias se recuerdan mejor y, sobre todo, conectan a un nivel más profundo. Esto, sumado a que la marca personal siempre resulta más cercana, convierte la unión de storytelling y branding personal en una combinación ganadora para construir una marca.

Un ejemplo de buen storytelling, también dentro del sector gastronómico, es el de Daviz Muñoz. Este cocinero siempre ha compartido sus inicios, e incluso tiene un documental en el que cuenta de primera mano cómo vivió la apertura de su primer restaurante, durmiendo en el almacén y trabajando casi 24 horas diarias. De este modo, logra posicionarse como un hombre “hecho a sí mismo” y despierta la empatía del público, incluso del que, por una cuestión económica, nunca podrá comer sus menús.

Abre tus redes sociales y tu página web

Por lo general, los profesionales que desarrollan su marca personal lo hacen en entornos online. Aunque hay quienes disponen de una tienda física, normalmente su “lugar” está en internet.

En consecuencia, es imprescindible para el branding personal contar con redes sociales y página web. Estas casas digitales deben optimizarse para que reflejen la identidad de marca, cuidando los mensajes, las imágenes y el resto de recursos que se incluyan en ellas.

Las redes sociales son plataformas que, por su diseño y su funcionalidad, favorecen la conexión entre personas. Es por ello que resultan incluso más interesantes para las marcas personales que para las corporativas.

Sobre qué red social elegir, depende de dónde está tu público, de la naturaleza de tu marca y de cómo quieras presentarte. Ferran Adrià, por ejemplo, busca resultar cercano a través de Instagram, pero no tiene presencia en TikTok porque ni su audiencia está ahí ni él va a sacar nada positivo de crear contenido en una red tan dinámica.

Sin embargo, Daviz Muñoz, que tiene un perfil más “joven” y su contenido (hacer y probar recetas) encaja mejor con la red de la generación Z, sí tiene TikTok.

En cuanto a la página web, esta es más estática que las redes sociales, por lo que debe diseñarse para ser representativa de aquello más característico y profundo de la marca. En este sentido, es importante trabajar los textos para que posicionen en buscadores y para que transmitan un mensaje claro.

Diferénciate de tu competencia

Al establecer tus objetivos habrás tenido que contestar a qué es lo que aportas de manera única. Para llevar a cabo una estrategia de diferenciación, deberás ahondar en esta respuesta. El branding personal es único porque no hay nadie como tú, pero debes saber comunicarlo.

El análisis de la competencia te ayudará a ver más claro qué es aquello que nadie más hace y que te permitirá destacar. Lo “distinto” puede ser desde un servicio/producto concreto hasta el modo que tienes de comunicarte.

Encuentra a tu público y háblale

Si volvemos al ejemplo de los cocineros, veremos que el modo de comunicarse de Ferran Adrià o de José Andrés, que se dirigen a un público más adulto y con un alto poder adquisitivo, es diferente al de Karlos Arguiñano, cuyos restaurantes o programas de televisión se centran en comida casera y que llegan a un público más general.

Es por ello que Karlos Arguiñano cuenta chistes, mientras que Ferran Adrià resulta más profesional en sus intervenciones públicas.

No te quedes en lo online

Hemos mencionado que el branding personal se desarrolla principalmente en línea, pero es importante, siempre que se pueda, salir de ahí.

Participar en eventos, escribir un artículo para una revista en papel o lanzar un producto físico (como un libro) te acercarán a la audiencia y te darán visibilidad en más medios.

 

¿Necesitas ayuda para desarrollar tu branding personal? ¡Déjanos un comentario!

El alma de tu negocio: Definición y elementos del branding

Si te preguntamos cuál es el alma de tu negocio, ¿qué contestarías? Las respuestas pueden ser muchas, pero te podemos asegurar que todas, en mayor o menor medida, constituyen elementos del branding.

Porque el branding, aunque suene algo cliché decirlo, es todo. Es el logo, es el nombre, es la experiencia de compra, son los colores, la tipografía… En su coherencia y su consistencia (tanto entre ellos como con los valores de la marca) reside gran parte del éxito de una empresa.

«Your brand is what other people say about you when you’re not in the room.»

Jeff Bezos

Es por eso que en el diseño de una marca deben considerarse todos los elementos del branding.

 

Jeff Bezos
Jeff Bezos

Qué es el branding

Solo con la introducción ya has podido ver que bajo el paraguas del branding caben multitud de elementos, desde el logo hasta el nombre pasando por la experiencia de compra diseñada para el consumidor como protagonista.

La realidad es que el branding es todo eso y más. Según la definición de la escuela Elisava, el branding es el «conjunto de acciones relacionadas con el posicionamiento, el propósito y los valores de una marca.» Gracias a estas acciones se consigue que cliente y marca establezcan una relación única y significativa que se traduzca no solo en ventas, sino también en valores como confianza o seguridad.

Lograrlo es fruto del trabajo conjunto de equipos como el de marketing, el de atención al cliente o el de ventas. El siguiente paso es diseñar y utilizar los elementos de branding con coherencia y de forma alineada.

Por qué el branding es clave e importante para el éxito de una marca

No hay marca sin branding, porque entonces solo estaríamos ante un nombre o ante un logo, elementos individuales pero sin consistencia entre ellos.

Para que una marca sea percibida como tal, debe haber una identidad tras ella y unos valores que la identifiquen y la hagan única. Pero los valores son intangibles, o al menos lo son hasta que el branding aparece como un medio para implementarlos y darles vida a través de acciones concretas.

De este modo, el branding es el encargado de que la marca:

  • Posea una personalidad que la identifique y al mismo tiempo haga que los consumidores se identifiquen con ella.
  • Sea reconocible a través de los diversos elementos del branding, especialmente a nivel visual (tanto cuando se percibe uno solo o un conjunto de ellos).
  • Genere confianza y seguridad entre los clientes y conecte emocionalmente con ellos.
  • Se diferencie de otras marcas de la competencia.

La relación entre branding e imagen de marca: el ejemplo de Zara

Pongamos un ejemplo, trae a tu mente el logo de Zara. ¿Qué te sugiere? ¿En qué te hace pensar? Objetivamente un logo solo es eso, un icono que, en el caso de Zara, muestra el nombre de la empresa. Sin embargo, lo que transmite es mucho más.

Así, cuando piensas en el logo, el nombre o los colores corporativos (de Zara o de cualquier otra marca), no los ves como elementos individualizados y descontextualizados, sino como una parte de un todo que resulta ser el valor de marca de Zara.

Por supuesto, Zara es un caso único y que ha conseguido una relevancia mundial. Pero si lo ha hecho no ha sido solo por unos precios más bajos, sino por toda una identidad de marca que gira alrededor de la misma propuesta: ser un motor de cambio en el panorama de la moda.

Bajo este lema se han puesto en marcha todos los elementos del branding, y su ejemplo nos va a servir par ir analizando cada uno de ellos.

 

Elementos clave del branding
Elementos clave del branding

Elementos clave del branding

¿Cómo se construye una marca? Una vez tenemos claro que son muchos los elementos del branding, surgen dudas sobre cómo desarrollar cada uno de ellos, dándoles un sentido completo y coherente.

Es importante mencionar una vez más que la marca no es solo lo que se ve, sino lo que se transmite y lo que representa. Por lo tanto, una marca se construye tanto con lo visual como con lo emocional, por lo que habrá componentes tangibles e intangibles.

La propuesta de valor: el punto de partida para los elementos del branding

De algún modo la propuesta de valor es el elemento del branding central. Definirla adecuadamente y según los valores y la identidad de la marca nos dará la base para desarrollar el resto de componentes.

La importancia de este propósito de marca se entiende analizando el comportamiento de los consumidores en la actualidad. El cliente ya no solo quiere comprar un producto o servicio, busca que la marca aporte algo más. Ese «algo más» puede ser un compromiso con alguna causa social o la sensación que produce ser cliente de esa marca (prestigio, lujo, etc.), por ejemplo. Es decir, se buscan marcas humanas, y no hay nada más humano que poseer unos valores y vivir (o mejor dicho, comercializar) de acuerdo a ellos.

La propuesta de valor de una marca lo que hace es recoger esos valores, actuando no solo como una carta de presentación sino como la columna sobre la que se vertebran el resto de componentes corporativos.

Como ya hemos mencionado, el propósito de Zara es «ser un motor de cambio en el panorama de la moda», algo que queda reflejado es todo su universo, desde un logo sofisticado y que parece estar siempre en tendencia hasta una experiencia de compra que hace la moda accesible en todos los sentidos.

El slogan: uno de los elementos del branding que mejor refleja la propuesta de valor de la marca

«I’m lovin’ it». ¿Te suena verdad? Fue el slogan de McDonalds durante años, repetido en el mundo entero y convertido en un elemento corporativo inconfundible. Por supuesto, representaba la identidad de marca: modernidad, juventud, alegría y sabor.

El slogan por tanto tiene una función muy importante, pues en una frase corta debe recoger la propuesta de valor de la marca para que esta sea identificable entre la audiencia.

Estas son por lo tanto las características básicas con las que debe cumplir el slogan de tu marca:

  • Breve (como «Hello, Moto» de Motorola)
  • Impactante (como «Porque yo lo valgo» de L’oreal)
  • Atractivo (como «RedBull te da alas»)
  • Memorable y fácil de memorizar (como «Rexona no te abandona»)
  • Inspirador (como «Destapa la felicidad» de Coca-Cola)

Naming: por qué el nombre importa

Que el nombre de una marca es importante no es ningún secreto. Es aquello que la identifica de forma más natural, pero para que así sea debe reflejar la identidad de marca y transmitir aquello que esta representa.

Aunque elegir un buen nombre no es fácil, hay algunas directrices para hacerlo de manera estratégica y según los preceptos del branding:

  • Que sea único: ¿sabías que Zara en principio se iba a llamar Zorba? Pero terminó llamándose Zara porque Zorba ya estaba pillado (un establecimiento cercano a la primera tienda de Zara tenía ese nombre). Aunque ahora eso daría igual porque Zara ya es un gigante, lo cierto es que crear una confusión con el nombre y que este estuviese «repetido» quizá no le habría dado esa imagen de originalidad, excelencia y singularidad con la que Zara quería posicionarse.
  • Que sea sencillo: nombres largos o difíciles de pronunciar no serán recordados, y es importante que la gente pueda hacerlo. Además, a la hora de crear imagen de marca tampoco es conveniente que nadie sepa escribirlo correctamente.
  • Que sea coherente con la marca: ¿qué evoca la marca? ¿Qué la hace diferente? Trata de que el nombre refleje la propuesta de valor. Por ejemplo, Freshly Cosmetics se ha posicionado como una marca de cosmética revolucionaria, natural y sostenible, algo que se recoge muy bien con la palabra «Freshly».
  • Cuidado con el idioma: la decisión sobre utilizar un naming en español (o el idioma del país de origen de la empresa) o en inglés (o una palabra abstracta que no exista en ningún idioma) dependerá en gran medida de los planes de internacionalización de la empresa y, de nuevo, de cómo quiere posicionarse. El inglés por lo general expresa sofisticación e incluso calidad, aunque no hay que olvidar que puede hacer que el nombre no se entienda.

La personalidad de una marca

Ya hemos mencionado cómo en la actualidad los consumidores eligen aquellas marcas con las que se identifican y con la que conectan. Como si fuese una amiga, confían en ella por aquello que expresa y aquello que es. Esto explica el triunfo de marcas que se presentan como jóvenes y que apuestan por una imagen de marca rompedora, como es el caso de Desigual.

Pero no es necesario que la personalidad de marca sea «joven» y «divertida», simplemente debe ser auténtica y resultar amable para su público objetivo.

Zara por ejemplo no es «graciosa» ni sus mensajes se viralizan por ser revolucionarios. No obstante, tampoco lo necesitan, pues su personalidad de marca es elegante, sofisticada y racional. Quienes compran en sus establecimientos quieren sentirse así y mostrar esa imagen de sí mismas.

La personalidad de una marca por lo tanto es la representación de aquellos valores que la marca quiere transmitir, que deben ser los mismos que inspiran (y a los que aspiran) a sus clientes.

La identidad visual

Dentro de la identidad visual o gráfica se encuentran el logo, los colores o la tipografía corporativa. Al ser visuales, son componentes que conectan de manera directa con los consumidores por lo que son clave a la hora de transmitir una imagen de marca. Todos estos activos deben resultar llamativos pero no quedarse ahí, es fundamental que además de captar la atención sean memorables y transmitan los valores de la marca.

Por lo tanto, como en cualquier otro elemento del branding, hay que colocar de nuevo al cliente en el centro, y no solo a la marca. Además, deben considerarse otros aspectos:

  • Conceptualizar aquello que define a la marca y al cliente ideal.
  • Crear moodboards con colores, tipografías, símbolos, imágenes, formas… Que transmitan lo que es la marca y que sirvan como un punto de inicio para definir los elementos gráficos de esta.
  • Asegurarse de que el equipo de branding, especialmente si se ha externalizado a una agencia de medios especializada, tiene un briefing completo con información sobre la marca y el buyer persona al que esta se dirige.
  • Priorizar, más allá de los gustos personales, la unidad, la coherencia y la capacidad diferenciadora de cada activo visual.

En cuanto a cuáles son los activos necesarios, el punto de partida es un logo (con sus respectivas variaciones), una paleta de colores y un set tipográfico. Es recomendable contar también con iconos, animaciones y filtros para la edición de fotos y vídeos. Es decir, elementos todos que otorgarán consistencia a cualquier publicación (digital o física) que pueda salir de la marca.

La identidad visual
La identidad visual

El tono de comunicación de una marca

¿Alguna vez has leído un post en instagram y sin ver de qué cuenta era has reconocido la marca? Si te ha pasado, es un motivo para felicitar a la marca, que sin duda ha desarrollado un tono de comunicación único y reconocible.

Zara por ejemplo es una de esas marcas. Su tono es sobrio, nada recargado pero por eso mismo elegante; justo como su ropa que, salvo en ocasiones como la reciente y viral campaña con Barbie, está diseñada en tonos neutros y cortes rectos.

De nuevo, comprobamos como hasta la manera de redactar un texto para web o redes refleja la identidad y el valor de la marca. La razón es que ese tono, esa voz corporativa, es un elemento del branding.

Puede que tu marca no sea Zara, pero hay una serie de consejos muy útiles que puedes aplicar para definir el tono de comunicación:

  • Haz un brainstorm (una lluvia de ideas) de aquellas palabras y conceptos que hagan match con tu marca. Utiliza esas palabras con frecuencia para identificar tus mensajes (por ejemplo, hay marcas sostenibles que usan términos como «revolución»).
  • Investiga a tu público para entender cómo se comunica y, por lo tanto, qué tipo de voz le resultará más atractiva.
  • Analiza los tonos de comunicación de la competencia para encontrar uno que sea diferente y que no pueda confundirse.
  • No tengas miedo a adaptarla según el canal en el que vayas a comunicar un mensaje. No es lo mismo Instagram que el email marketing. El público que encontrarás en cada uno de estos canales, aunque sea parte de tu audiencia, tendrá unas características más concretas (por ejemplo, el de redes será más joven que el de la newsletter) y un modo diferente de comportarse en cada plataforma (la rapidez de Instagram vs. la calma de leer un email).

Productos y servicios: por qué también son elementos del branding

Lo que una marca ofrece a su consumidor, sea esto un servicio o un producto, es lo que más determinará la opinión de ese consumidor. Que el producto/servicio realmente refleje lo que la marca proyecta es imprescindible. De esa promesa y esas expectativas cumplidas depende que el cliente siga confiando en la marca y no la vea como una impostora.

Volvemos al ejemplo de Zara, que promete hacer accesible la moda que antes solo pertenecía a unos pocos, posibilitando que cualquier persona pueda cambiar su armario y estar al día con las tendencias. ¿Lo cumplen?

Lo cierto es que el producto de sus tiendas se renueva cada dos semanas, llegando siempre nuevas prendas que están en tendencia e incluso se adelantan a ella. Por otro lado, el precio es más bajo que en tiendas de alta gama, pero la calidad es mayor que en tiendas low cost tipo Primark.

Además de Zara, tenemos otros ejemplos de cómo el producto/servicio deben reflejar la imagen de la marca y resultar identificativos de esta:

  • El sonido de un KitKat al dividirse.
  • El crujiente del pollo empanado del KFC.
  • El dulzor y sabor único y original de la Coca-Cola.
  • La durabilidad de unas zapatillas Converse.
  • La resolutividad del servicio de Apple.

Esos atributos de producto/servicio son elementos del branding. Lo son porque identifican a la marca y, sobre todo, porque sus competidores intentan imitar esas fórmulas secretas pero no lo logran, precisamente, porque son propias y únicas de esa marca.

La experiencia de marca

Muy unida al branding del producto/servicio está la experiencia de marca, entendiendo esta como el conjunto de aspectos que influyen en la experiencia que un cliente tiene con una marca.

La realidad es que el consumidor puede entrar en contacto con una marca por muchos canales (redes sociales, escaparates, atención al cliente, probadores…). La experiencia global debe ser coherente con aquello que la marca es.

Por ejemplo, Zara cuida cada uno de esos puntos de contacto, desde antes de que se produzca la venta hasta después. Sus establecimientos físicos tienen un olor característico y en ellos suena una música concreta, y en su ecommerce también priorizan la usabilidad web mediante un buen diseño UX que invite a llenar el carro.

Crea una experiencia de marca desde el branding y logra que tus clientes, estén donde estén, la reconozcan.

Conclusión: todos los elementos del branding conforman el alma de tu negocio

Una marca es un todo compuesto por muchas partes, todas igual de importantes, necesarias y relevantes. Si una falla, se pierde coherencia, consistencia y unicidad.

Es ese conjunto cohesionado alrededor de la identidad de marca el que conseguirá que el alma de tu negocio se reconozca, se valore y cause un impacto más allá de la venta.

¿Necesitas ayuda para definir los elementos de tu marca? ¡Déjanos un comentario o ponte en contacto con nosotros!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

El protagonista inesperado: El papel del consumidor en el branding

Como consumidores uno de los grandes dramas es ir al supermercado como cada semana y descubrir que uno de tus productos favoritos ha sido descatalogado. Como marcas, ese drama puede convertirse en una oportunidad. ¿Cómo? Valorando como se merece el papel del consumidor en el branding.

Mercadona es un ejemplo de ello. Muchas veces la gran cadena de supermercados ha retirado un producto de sus estantes y se ha encontrado con sus clientes a pie de guerra, pidiendo en redes sociales la vuelta de aquello que tanto les gustaba.

Esto le ocurrió con su famosa Salsa Brava, que desapareció de las tiendas ante la mirada decepcionada (y algo enfadada) del público. Mercadona puso en marcha su estrategia de escucha al cliente, que siempre ha jugado a su favor, y volvió a fabricar y vender el alimento que tanto gustaba.

Pero el de Mercadona es solo uno de los muchos ejemplos de la importancia de integrar la opinión del cliente en la estrategia de marketing digital y branding de una marca. En este artículo te contamos cómo y por qué aplicar este método de escucha y co-creación.

El consumidor como co-creador de la marca

Lejos han quedado las marcas que no tenían en cuenta la opinión de sus consumidores. Lo innovador (y lo eficiente) ahora es co-crear valor con el cliente, haciendo que este se sienta parte de la marca. Los beneficios de hacerlo así son múltiples, desde una mayor implicación y conexión del público hasta una marca más sólida, reconocible y valorada.

Sam Cook resume esta idea a la perfección con esta frase:

«Los consumidores construyen marcas. No empresas.»

Scott Cook

El papel del consumidor en el branding: ¿qué es?

La incorporación del consumidor y sus opiniones en el branding es un pilar esencial de las nuevas estrategias de marketing.

La idea principal y en a que se basa la estrategia es colocar al consumidor en el centro de la innovación. Es aquello que dice sobre la marca y sobre el producto/servicio que esta ofrece el motor del cambio.

"Los consumidores construyen marcas. No empresas." Scott Cook

Este cambio puede ser a muy pequeña escala, como cuando Mercadona decidió, por las sugerencias de sus clientes, hacer más uniforme el grosor de las lonchas de salmón ahumado de Hacendado (su marca registrada propia).

No obstante, también puede ser un cambio significativo, como cuando también Mercadona ha innovado creando productos muy demandados pero que no tenían una versión «asequible» en supermercados, por ejemplo la mantequilla de cacahuete 100% o el edamame congelado.

 

¿Por qué es importante el consumidor en el branding?

Una marca existe y es relevante siempre que haya consumidores que interactúen con ella. Por esa interacción se puede entender la compra pero también el simple hecho de ser recordadas. Un ejemplo es Coca-Cola, una marca que es conocida y valorada por todo el mundo, incluso quien no la compra pero disfruta de sus anuncios navideños.

La importancia del consumidor en el branding por lo tanto radica en que es ese consumidor quien elige a la marca. Por ello, conocer a tu buyer persona y tener en cuenta lo que este piensa son aspectos claves para el éxito. No hacerlo implica un gran riesgo: crear una marca cuya identidad o valores no conecten y por tanto no se vendan.

 

La era de la participación: cómo los consumidores están moldeando las marcas

La gran tendencia del marketing y el branding del siglo XXI es favorecer la participación del consumidor en la creación de la marca. Al fin y al cabo la marca es mucho más que un logotipo. El poder del branding radica también en la mente del consumidor, que es quien se forma una imagen de esa marca, le da un valor y la interpreta.

Los grandes estrategas empresariales consideran fundamental valorar y moldear las asociaciones de la marca que el cliente o usuario establece en su pensamiento. Son esas asociaciones al mismo tiempo las que moldean el valor de la marca. Por lo tanto, es una relación que va en las dos direcciones y que es horizontal.

 

Escuchando a tu audiencia: la importancia de la retroalimentación del consumidor

El branding siempre había sido una tarea de los equipos de marketing de una empresa. En cambio, en la actualidad se busca un enfoque trasversal en la que todos los departamentos participen en mayor o menor medida. Este cambio de mentalidad se debe principalmente a la necesidad de incorporar el discurso del consumidor en la co-creación de la marca.

El equipo de atención al cliente y el de ventas se incorporan al proceso de branding, pues ellos son quienes poseen los datos de los clientes y quienes escuchan de cerca sus opiniones. Se crea así un espacio de retroalimentación que puede darse en diferentes formas: escucha a través de redes sociales, focus groups, pruebas en entornos controlados, etc.

El monólogo de la marca se ha convertido en un diálogo bidireccional entre marca y consumidor. Esta comunicación debe ser profunda y basarse en un conocimiento detallado del cliente. Estos son algunos otros beneficios consecuencia de la retroalimentación con el consumidor:

  • Mayor satisfacción del cliente o usuario, que genera un sentimiento de pertenencia de la marca al saberse escuchado y ver sus necesidades atendidas.

 

  • Innovación constante y, sobre todo, coherente con la marca y con lo que se espera de ella.

 

  • Aumento de la lealtad hacia la marca, pues los consumidores sienten que han aportado a crear el valor de la marca y que esta a su vez los valora a ellos.

 

Co-creación en acción: ejemplos de marcas que involucran activamente a sus clientes

Mercadona es uno de los grandes ejemplos del éxito que conlleva la co-creación. Además, es también prueba de que ese intercambio debe darse de diferentes formas y en diferentes contextos.

La empresa de alimentación permanece muy atenta a los que los clientes opinan en redes como TikTok, en la que no son pocos los creadores que graban vídeos probando las últimas novedades de la marca.

También utilizan una estrategia de lanzamientos basada en la escucha del consumidor: eligen en qué tiendas o ciudades empezar a vender un nuevo producto como «prueba» y, una vez medido el grado de aceptación del nuevo alimento, este se lanza al resto del territorio.

Este foco en el cliente sin duda ha ayudado a la empresa a conseguir los números que han conseguido en los últimos años (en 2021 generó el equivalente al 2,1% del PIB) y ser valorada como una marca líder y reconocida incluso por quienes no compran habitualmente en ella.

No obstante, hay otras marcas cuyas estrategias de marketing y branding también involucran activamente a sus clientes.

 

El papel del consumidor en el branding: ejemplos

Grandes marcas han dejado grandes ideas sobre cómo introducir al cliente como centro de la estrategia de branding:

  • Coca-Cola: hace unos años la marca de bebidas prometió retirar gradualmente el aceite vegetal bromado (BVO) de algunos de sus productos. La decisión fue tomada a raíz de que una clienta lo solicitase e iniciase una petición en change.org para hacerle llegar su sugerencia a la marca.

 

  • Victoria’s Secret: la empresa de lencería llevó a cabo un rebranding que afectó a su identidad y valores de marca tras percatarse de que sus clientas estaban en contra de aquello que la marca mostraba como aspiracional (por ejemplo, el uso de modelos muy delgadas).

 

  • Wendy’s: la cadena de comida rápida descubrió que la sal marina tenía mejor aceptación entre la sociedad que la sal «normal», por lo que la introdujo en sus recetas y lanzó una potente estrategia para anunciarlo.

 

  • Samsung: la marca de móviles coreana presta mucha atención a lo que se dice sobre ella. Esto les resulta muy beneficioso a la hora de lanzar un nuevo modelo o de actualizarlo con nuevas funcionalidades.

 

  • Shein: desde China hasta el mundo, esta marca de comercio electrónico debe gran parte de su éxito a haber sabido leer e interpretar los comportamientos de los usuarios en redes sociales. La razón es que su audiencia (la generación Z) está en esas plataformas por lo que de allí saca información sobre lo que buscan o qué consideran tendencia. Su influencia ha sido incluso reconocida por la prestigiosa revista Time.

 

Experiencias de marca centradas en el consumidor

Si algo podemos aprender de una gran marca como Apple es que la experiencia de marca debe centrarse en el consumidor. Un buen marketing puede atraer e incluso convencer, pero la decisión final la toma el usuario o cliente, y esta estará determinada por la experiencia que esté viviendo con la marca.

Steve Jobs sabía esto y por eso creó una experiencia de marca cuyas directrices sigue respetando Apple hoy en día. Cuando vas a una tienda de Apple te encuentras con empleados muy dispuestos a ayudarte y que te ofrecen la solución que buscas o, si no esa misma, una igualmente beneficiosa. De esta forma priorizan crear vínculos entre marca y consumidor más allá de la compraventa.

Otro ejemplo es Zara, que ha construido también su valor de marca sobre la experiencia del cliente. Para ello, controlan cada elemento de esa experiencia, desde el olor de las tiendas hasta el diseño web pasando por la rapidez de envíos y devoluciones.

 

Personalización y adaptación: creando experiencias únicas para cada consumidor

Crear experiencias memorables para el consumidor es el resultado de estrategias de marca efectivas y eficientes. Para ello, hay dos aspectos que son clave: la personalización y la adaptación. Aunque se creen directrices generales, el cliente debe sentirse único. ¿Cómo lograrlo?

  • Constancia: una sola acción no es suficiente para crear una buena experiencia. Cada vez que el cliente entre en contacto con la marca, debe sentir esa exclusividad y esa individualización del servicio. Si no, sus expectativas no se cumplirán y se quedará únicamente con esas veces en las que la experiencia no fue buena en lugar de con aquellas en las que sí lo fue.

 

  • Autenticidad: un valor que va muy ligado a la humanización. El consumidor busca que la marca cumpla sus promesas, que deben ser únicas y no una copia de lo esperable.

 

  • Atención al cliente: un cliente entra en contacto con una empresa en numerosas ocasiones (redes sociales, web, escaparates…) pero las ocasiones más importantes son en las que requiere de ayuda y de atención. Para asegurarse de que sean buenas experiencias, el servicio al cliente debe ser de diez.

 

El viaje del cliente: mapeando y mejorando los puntos de contacto clave

La experiencia del cliente está conformada por todas esas veces que la persona entra en contacto con la marca. Cada uno de esos puntos de contacto forman parte de su viaje y deben tenerse en cuenta para ofrecer una experiencia adecuada y fidelizar así al cliente.

El mejor modo de hacerlo es crear un mapa gráfico en el que se señalen y resuman todos estos puntos, estableciendo el cómo, el dónde y el cuándo se dan. Por lo general, se considera que el viaje consta de cinco etapas según el tipo de interacción y conocimiento del consumidor:

  1. Conciencia: el consumidor tiene y reconoce una necesidad propia e investiga dónde y cómo puede solventarla. En esta etapa entra en contacto con la marca, que debe aportarle contenido relevante para ser reconocida. Este contacto suele darse en plataformas como redes sociales o una web.
  2. Consideración: la marca pasa a tener un contacto más directo con el cliente, pues este ya la conoce y está considerándola. Por lo tanto, el objetivo es que esta fase del viaje aporte más información (y más concreta) al consumidor, ayudándole y dirigiéndole en la toma de decisión.
  3. Compra: es uno de los puntos de contacto más importantes y las estrategias de marca suelen enfocarse en ella, aunque es importante no perder de vista el resto. Es fundamental que una vez se ha decidido la marca ofrezca al cliente aquello que le ha prometido y que le haga de una manera memorable (en este sentido cobran especial importancia factores como el packaging, la velocidad de envío, la amabilidad y asesoramiento de los empleados, etc.).
  4. Retención: que el consumidor haya comprado una vez no quiere decir que el viaje haya terminado. Hay que favorecer que la experiencia sea más larga y se produzcan más contactos. Para ello, es importante el servicio de post-venta, hacer un buen seguimiento y trabajar la fidelización.
  5. Recomendación: un cliente contento es como un influencer (incluso mejor). Sus recomendaciones pueden hacer que otra persona inicie el viaje con la marca, por lo que habrá que ofrecer una experiencia igual.

 

Más allá de la transacción: construyendo relaciones duraderas con los consumidores

¿Sabías que es más rentable fidelizar y mantener un cliente que conseguir uno nuevo? Por lo tanto, los esfuerzos de la marca (y también la inversión en marketing digital y branding) deben dirigirse a construir relaciones duraderas con sus consumidores. Para ello el contacto no solo debe ser cercano, sino que la calidad debe permanecer inalterable y, si cambia, siempre debe ser a mejor y según lo deseado por el cliente.

 

En este sentido, el marketing relacional se ha posicionado como el más adecuado. El objetivo de sus estrategias está en la relación que se establece con el cliente, y no solo en la compra. Para que esto sea así, los expertos consideran imprescindible conocer al consumidor y practicar una escucha activa. También venfundamental desarrollar la transparencia, la innovación o el compromiso como valores de marca.

 

En conclusión, de nada sirve un gran call-to-action que genere compras en la web de una marca si después no hay una encuesta de satisfacción para conocer la opinión del cliente ni una buena estrategia de email marketing para mantener el contacto.

Construyendo una comunidad de marca

Una comunidad de marca es mucho más que una base de clientes. Es un conjunto de personas que comparten los valores de la marca, se identifican con ella y se sienten parte de ella.

Crear una comunidad de marca implica no solo facturar más gracias a la confianza ganada, sino también conocer mejor a los consumidores y poder establecer relaciones de valor con ellos.

La clave principal para construir esa comunidad es encontrar y explotar estratégicamente el valor añadido que la marca aporta a esas personas.

 

Fomentando la lealtad: cómo convertir a los consumidores en embajadores de la marca

Cuando una persona forma parte de la comunidad de una marca y se identifica con ella, genera una lealtad hacia dicha empresa. Esto lo convierte a su vez en un embajador de su valores y de sus productos o servicios.

Para potenciar que así sea, se pueden desarrollar varias estrategias:

  • Fomenta la participación: el consumidor debe sentir que la marca escucha lo que dice y que le cede espacios para opinar. Para ello, es importante enviar encuestas, contestar a comentarios en redes sociales o hacer un buen servicio de postventa.

 

  • Destaca sus triunfos: esta estrategia es especialmente recomendable para empresas B2B que ofrecen servicios a otros negocios. Con aquellos clientes que han resultado ser un éxito, se pueden publicar estudios de caso en los que destacar no solo lo aportado por la marca, sino también por el cliente.

 

  • Crea programas de fidelización y referencia: ofrece descuentos, regalos o pon en marcha un programa de afiliación para aquellos clientes que recomienden la marca.

 

Creando espacios de participación: comunidades en línea y eventos de marca

La digitalización ha favorecido la creación de comunidades en línea, algo que las marcas potencian gracias a las redes sociales y a la facilidad de conexión que estas aportan.

No obstante, esa facilidad de conectar a través de internet también resulta un reto, pues puede carecer de humanización. Para que esto no ocurra y las comunidades en línea representen siempre una oportunidad, las marcas deben construirlas de manera estratégica y, cuando sea posible, apostar por la organización de eventos offline.

Estos espacios fuera de redes generan una conexión más profunda y humana, pues la comunidad puede «poner cara» a aquellas personas que están detrás de la marca.

Además, está demostrado que cuando la relación se ha dado también en el plano offline, el compromiso es mayor y dura más. Para que así sea, es fundamental favorecer que la conexión y la comunicación permanezcan después del evento, por ejemplo, creando un canal de difusión para los asistentes y ampliando así el espacio de participación.

 

La voz del consumidor: aprovechando las opiniones y testimonios para fortalecer la marca

La voz del consumidor siempre está ahí, la cuestión es escucharla y que esa escucha sea efectiva. De este modo, las opiniones y testimonios de los clientes se convierten en una herramienta para fortalecer la marca, tanto si son buenas como si son malas.

  • Las malas sirven para para encontrar los puntos de mejora. Los clientes, sobre todo los comprometidos y leales a la marca, en sus opiniones incluyen información específica sobre aquello que no les parece bien, aportando ideas sobre cómo cambiarlo y detallando las necesidades que no se cubren.

 

  • Las buenas dan información sobre aquello que debe mantenerse. Además, estos testimonios positivos pueden formar parte de la estrategia de marketing y branding, pues atraen a clientes nuevos.

Recuperando el ejemplo de Mercadona, la empresa valenciana utiliza a su favor todo tipo de testimonios. Es así que consigue cubrir las necesidades de su audiencia.

Cómo incorporar la voz del consumidor en tu branding

¿Quién no mira las reseñas de clientes anteriores antes de tomar una decisión de compra? Todo el mundo lo hace, y las marcas lo saben. Sin embargo, solo algunas explotan realmente este recurso e incorporan la voz del consumidor en su estrategia de branding.

Si quieres que la tuya sea una de esas marcas, aquí tienes algunas ideas de campañas:

  • Crea posts de Instagram con opiniones y reseñas que clientes hayan dejado en Google MyBusiness o plataformas similares.

 

  • Incluye una sección en la web de tu marca en la que los clientes puedan valorar lo que han comprado y leer los testimonios de otras personas.

 

  • Construye un canal de participación con tus clientes más fieles y consúltales decisiones sobre branding antes de hacerlas.

El poder de la influencia social

Los datos no mienten, el influencer marketing genera ventas e imagen de marca para las empresas que apuestan por él. No obstante, la influencia social es un arma de doble filo y, no usarla de la manera adecuada o hacerlo con una mirada cerrada, puede alejarnos del éxito.

Potencia la influencia social para el éxito de tu marca, pero hazlo con estrategia

El primer error que muchas marcas cometen es pensar en que el influencer solo es aquel con una gran base de seguidores en redes sociales. Si atendemos a una definición exacta, lo es. No obstante, influencer en un sentido más amplio es una persona que influencia y cuyas recomendaciones son escuchadas por otras personas. Por lo tanto, un cliente feliz que elogia una marca, también podría considerarse un influencer.

En consecuencia, el papel del consumidor en el branding vuelve a cobrar protagonismo.

 

El impacto de las recomendaciones de los consumidores en el branding

Un estudio de Nielsen estableció que más de un 90% de la sociedad confía en las recomendaciones de familiares, amigos y otros compradores anónimos a la hora de hacer una compra. Por lo tanto, si un consumidor recomienda una marca de manera orgánica a su círculo más cercano (o a través de una reseña), se pueden conseguir más clientes (o al menos mejorar el posicionamiento de la marca en la mente del consumidor). Los beneficios del marketing de recomendación son múltiples:

  • El cliente que llega recomendado lo hace más convencido.

 

  • El cliente que recomienda lo hace desde un sentimiento de lealtad hacia la marca, por lo que a su vez tiene más posibilidades de volver a comprar.

 

  • Una marca recomendada aumenta su tasa de conversión y retención a nivel general.

 

  • Se incrementa la base de clientes.

 

  • Se reduce el coste de adquisición de nuevos clientes.

 

Para potenciar las recomendaciones, es clave pensar en cada cliente como un embajador de marca. Por lo tanto, hay que ofrecer recompensas. Algunas ideas son códigos de descuento, acceso a ofertas exclusivas, regalo en su siguiente pedido o envíos gratis. Un ejemplo de esto es iGraal, la plataforma de cashback que por cada amigo que invitas te regala 5€.
O Qonto de 50 hasta 80€ por cada nueva cuenta.

 

Influencers y embajadores de marca: asociaciones estratégicas para llegar a nuevos públicos

Aunque ya hemos visto que un consumidor puede ser, de un modo concreto, un influencer, es cierto que los creadores de contenido son apuesta segura y estratégica para llegar a nuevos públicos. Esto es especialmente recomendable para marcas emergentes o aquellas que, aunque ya tienen una base de clientes, preparan un lanzamiento o quieren hacer una incursión en un nuevo segmento de mercado.

Si estás desarrollando la estrategia de influencer marketing de tu marca, debes tener en cuenta lo siguiente:

  1. Busca influencers cuyos valores, seguidores y contenidos sean similares a los de tu marca. De otro modo, la campaña no resultará creíble.
  2. Elige las redes sociales en las que llevar a cabo la estrategia. Aunque un influencer tenga presencia en más de una, según el objetivo de la campaña resultará más conveniente un formato u otro.
  3. Pide estadísticas para hacer una valoración inicial del alcance esperado.
  4. Manda un briefing detallado al influencer para que el contenido creado tenga la información adecuada y transmita el mensaje de marca.
  5. Controla el progreso de la campaña y mide sus resultados, estos te ayudarán para acciones futuras con influencers.

 

Marketing de boca en boca en la era digital: estrategias efectivas para aprovecharlo

Quizá no lo creas, pero Zara apenas invierte en publicidad. Solo lo hace en momentos muy concretos del año y de manera no masiva. En cambio, confía en el boca a boca (y en el ojo a ojo) para aumentar su economía.

Su velocidad de producción, que hace que cada dos semanas lleguen nuevos productos a las tiendas, hace que la gente vea a otras personas llevando las novedades y quiera comprarlas.

El ejemplo de Zara es uno de los muchos que prueban que el boca a boca sigue funcionando en la era digital. Porque la realidad es que la recomendación de un compañero de trabajo o de un colega sigue siendo relevante y nos hace tomar decisiones de compra. La cuestión es saber aprovecharlo y optimizarlo para que genere los resultados que la marca busca:

  • Define bien a tu público objetivo para poder ofrecerle una experiencia que le convenza de recomendarte. La confianza generada por el buen servicio hará que esa persona te recomiende a personas similares a ella y, por tanto, también parte de tu público objetivo.

 

  • Crea comunidad a través de las diferentes plataformas sociales. La facilidad para compartir contenido en ellas las hace el lugar perfecto para potenciar esas recomendaciones entre consumidores.

 

  • Encuentra a los consumidores que son embajadores y ofréceles un incentivo por esa ayuda que te están aportado. Ese incentivo puede ser un descuento, pero también el hecho de reconocerles como fieles a la marca contestando sus comentarios en redes, por ejemplo.

 

Conclusión: todo lo que debes saber sobre el papel del consumidor en el branding

El paradigma de las marcas ha cambiado. El éxito ahora recae en un buen branding que tenga en cuenta y ponga en el centro al cliente.

La opinión de los consumidores actúa así como motor de cambio y como base para establecer una estrategia de marca efectiva.

¿Cómo incorporas la voz del consumidor en tu marca? ¡Déjanos un comentario!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

El valor de una marca: más que un logo, tu huella en el mundo. El ejemplo de Zara

Te guste más o menos la moda, seas o no de ir de tiendas, es imposible no conocer el valor de una marca como Zara. Podríamos definir a esta marca como el gigante del fast fashion y del retail, pero detrás de ella hay mucho más. Hay una revolución en la compraventa de ropa y accesorios, y también una historia impactante que sigue creciendo, generando empleo y vistiendo a personas de todo el mundo.

Pero Zara no se convirtió en ese gigante que conocemos de la noche a la mañana. En la época de la viralización puede costar entender que Zara ha necesitado años y una evolución y adaptación constantes para ser hoy una de las marcas de moda que siempre aparecen en top of mind de la gente.

Porque una marca es más que un logo o un nombre, es una historia, una experiencia e incluso una cultura. O, como dice Jeff Bezos, Presidente Ejecutivo de Amazon.

“La marca de una empresa es como la reputación de una persona.”

Jeff Bezos

Acompáñanos en este recorrido y descubre, con el ejemplo de Zara, cómo construir el valor de una marca.

Construyendo una marca sólida y auténtica

En 1975 Amancio Ortega, un empresario coruñés, tuvo una idea: abrir una tienda en su ciudad (La Coruña, Galicia) que vendiese ropa en tendencia pero a precios más bajos. Las gallegas (pues empezó con moda femenina) tuvieron así una oportunidad de vestir a la moda incluso cuando su presupuesto era ajustado.

Años después el objetivo de Zara sigue siendo el mismo, y así lo recuerdan en su web corporativa: ser un motor de cambio en el panorama de la moda, con tendencias e inspiración al alcance de todos.

Esto les llevó a introducir en España (y exportar luego al mundo) el modelo de negocio del fast fashion, en el que cada dos semanas sus tiendas reciben nuevos productos. Cuando un diseño no funciona, enseguida toman cartas en el asunto y lo retiran para sustituirlo. En esa novedad, adaptación y autenticidad, que han permanecido inalterables a lo largo de los años, reside el valor de marca de Zara.

 

Definiendo la esencia de tu marca: valores y propósito

Si tienes que llevarte una primera lección (porque habrá muchas más) de Zara es esta: define la esencia de tu marca y trabaja con ella en mente.

El gran éxito de la primera tienda hizo que Amancio Ortega validase la propuesta de valor de su marca: moda en tendencia a precios asequibles. Desde entonces ha replicado esa idea con maestría, siempre adaptándola a los tiempos, en los más de 2000 establecimientos de Zara que hay en la actualidad. También en su e-commerce, en el que la novedad también es constante.

El valor de la marca debe ser por tanto esencial, diferenciador e identitario. Alrededor de este habrá otros valores, siempre relacionados, interdependientes y también muy bien definidos.

¿Cómo definir la esencia de tu marca e intentar emular los pasos de Zara?

  • Haz un estudio de mercado para conocer cuáles son los valores de tus competidores y encontrar aquellos que son propios de tu marca y la diferencian.

 

  • Estudia también las necesidades de los consumidores y cuáles no están cubiertas (Amancio Ortega escuchó a todas las mujeres que querían vestir a la moda pero no querían o no podían comprar en la industria del lujo, especialmente tras un largo periodo de dictadura).

 

  • Establece y estructura los valores de tu marca y busca la esencia que todos tienen en común y que los representa.

 

  • Enuncia ese valor principal y conviértelo en tu propósito (en el caso de Zara: «ser un motor de cambio en el panorama de la moda»).

 

  • Comunica esa esencia de marca a través de todos los canales de comunicación empresariales, tanto los internos como los externos.

 

Creando una identidad visual única: el diseño de tu marca

Cuando entras en contacto por primera vez con una marca, ¿qué es lo primero que detectas de ella? Posiblemente su logo y todos los elementos visuales que la rodean, desde el diseño de la web hasta la decoración de una de sus tiendas.

La identidad visual de una marca es clave para su reconocimiento. Cuanto más única sea esta, mejor se recordará. Además, el diseño debe ser un reflejo del valor de la marca y del propósito que quiere transmitir y con el que quiere posicionarse.

Creamos tu identidad visual única
Creamos tu identidad visual única

Volvamos al ejemplo de Zara y su logo. Aunque ha cambiado a lo largo de los años, siempre se ha mantenido de color negro y con una tipografía que refleja excelencia y simplicidad. Valores que son propios de la marca en sí, pues quien compra en Zara sabe que encontrará diseños elegantes, que se alejan de estampados llamativos y que optan generalmente por tonos neutros y líneas simples.

Pero la identidad visual es mucho más que un logo, es también el diseño de sus escaparates, que llaman la atención de cualquier viandante y siempre han sido una parte fundamental para la marca, o el diseño de su web, que utiliza las mismas tonalidades. En línea o en físico, su identidad visual persigue el mismo objetivo: que si estás navegando por internet o paseando por la calle, en cuanto des con un escaparate o con la página de Zara, reconozcas la marca y entres en su universo.

A la hora de crear el diseño de tu marca no pierdas de vista el valor de tu marca. Asegúrate de que cada elemento lo refleja y lo comunica.

 

Comunicando consistentemente: voz y tono de marca

Una vez logras que tu cliente entre en tu tienda o navegue por tu web, deberás comunicarte con esa persona y hacerlo con una voz y un tono que reflejen también el valor de tu marca.

Haz un ejercicio con nosotros y echa un vistazo a la página web de Zara o sus posts en redes sociales. Es posible que te sorprenda una sobriedad y una expresión verbal muy descriptiva. El minimalismo de su voz de marca es un reflejo de aquella esencia y aquellos valores que ya hemos analizado.

Si estás en proceso de crear una voz y tono de marcas sólidos y coherentes con la identidad de tu marca, sigue estos consejos:

  • Define a tu buyer persona para saber cómo debes comunicarte con él. Zara tiene claro que su público objetivo es adulto y que busca sofisticación. En consecuencia, utiliza un tono sobrio, serio y directo.

 

  • Ten presente la personalidad de tu marca. Como si fuese una persona, la marca tiene una historia, un futuro y una identidad que transmitir a través de sus mensajes.

 

  • Haz una lista de palabras y conceptos que la marca utilice con frecuencia y que la identifiquen. Zara habla mucho de «inspiración», de «cambio», de «moda». Estas palabras y sus derivados representan su valor de marca y están incluidas en gran parte de sus comunicaciones. Además, es importante que una marca disponga de un manual o guía de estilo que establezca algunas pautas (por ejemplo, qué persona gramatical usar para dirigirse al consumidor o la intensidad de adjetivación).

 

Estrategias efectivas para fortalecer el valor de tu marca

Como es de esperar, a lo largo de los años Zara ha tenido que enfrentarse a muchos desafíos. La toma de acción y puesta en marcha de estrategias efectivas han sido dos elementos clave para fortalecer la marca y mantenerla relevante a pesar de todo.

Veamos cuáles son algunas de esas estrategias y acciones.

Conectando emocionalmente con tu audiencia objetivo

El consumidor ya no busca entrar en una tienda y encontrar productos atractivos. Quiere que la marca le ofrezca mucho más; todo un universo que transmita un mismo mensaje.

Volviendo al ejemplo de Zara, la empresa de retail se ha establecido como mucho más que una tienda, sino como un imperio al que, estés en el país que estés, acudir para encontrar moda asequible. Esto transmite seguridad al cliente, que reconoce la marca Zara (y sus valores) por todo el mundo.

Según el Director General de Comunicación y Relaciones Institucionales del Grupo Inditex, Jesús Echevarría, «Zara ha sabido establecer con sus públicos un vínculo emocional gracias a la identificación con los valores que están en la identidad misma de la marca.»

Para lograrlo la marca ha trabajado una estrategia de marketing sensorial que tú también puedes aplicar:

  • Capta la mirada de tus clientes. Zara no hace publicidad en medios de comunicación tradicionales, por eso presta especial atención a la localización y la decoración de sus tiendas.

 

  • Crea un ambiente sensorial único que haga que el cliente reconozca y evoque los valores de tu marca. ¿Sabías que todas las tiendas de Zara huelen a lo mismo? Es una fragancia elegante pero sutil, para no saturar al cliente ni «opacar» su experiencia en la tienda. Lo mismo ocurre con la música.

 

  • Busca la cercanía. Zara forma a todos sus empleados para que miren a los ojos y traten con una exquisita educación a los clientes. Un negocio que ofrece servicios 100% en línea también debe asegurarse de que la atención al cliente, aunque no sea física, sea cercana, eficiente y conecte.

 

Construyendo relaciones duraderas: la importancia de la lealtad del cliente

De media, una persona puede entrar a una tienda unas dos o tres veces al año para comprar algo (o valorar una compra). En el caso de Zara la cifra aumenta a unas 15 visitas anuales por persona, lo que repercute claramente en su flujo de caja. El secreto para alcanzar esa lealtad entre sus clientes ha sido mantener claro su valor de marca y no dejar de ofrecerlo.

Todas sus tiendas (incluida el ecommerce) reciben nuevas prendas cada dos semanas. Esto genera un ciclo de producción y renovación constante que atrae clientes y los convierte en seguidores que permanecen pendientes de la próxima colección.

Los clientes por tanto pasan a ser también embajadores de la marca. Como si fuesen influencers, quienes compran en Zara generan efecto llamada sobre el resto, que acude a la tienda para ver y comprar las novedades que han visto en la calle y que en dos semanas desaparecerán.

Si quieres que tu marca también genere conexiones estables y rentables con sus clientes, sigue las estrategias de marketing relacional de Zara:

  • Fideliza a tus clientes y hazlos sentir únicos.

 

  • Busca el modo de aumentar la frecuencia de compra de los clientes que ya tienes (es más barato que conseguir clientes nuevos).

 

  • Premia su lealtad a través de descuentos, ventas exclusivas, programa de puntos…

 

Innovando en la experiencia del cliente: diferenciación a través del servicio

Seguro que cuando te pones a pensar modos de innovar y sorprender al público de tu marca terminas tomándote un paracetamol de tanto buscas ideas únicas. En esto Zara también tiene mucho que enseñarnos, porque la experiencia del cliente siempre ha estado en el centro de su cadena de valor.

Desde sus comienzos, cuando lo diferente era simplemente ofrecer moda barata, hasta la actualidad, Zara se ha esforzado por hacer más sencillo, cercano, emocional y cómodo el proceso de compra de sus clientes.

experiencia del cliente diferenciación con el servicio
Experiencia del cliente diferenciación con el servicio

Uno de los cambios más recientes en este sentido es el de incorporar la última tecnología en sus tiendas. La marca ha lanzado hace poco una app para ver las prendas en movimiento a través de la realidad aumentada. Además, en muchas de sus tiendas ya hay probadores inteligentes que permiten al consumidor solicitar otra talla o modelo en unos pocos clicks.

¿Cuál es por tanto la clave para diferenciar la experiencia del cliente que ofrece tu marca frente a la de otras? Cubrir la necesidad de tu cliente y resolver los problemas a los que este se va a enfrentar durante el proceso de compra.

Expandiendo el valor de tu marca en el mundo digital

¿Qué habría sido de Zara si se hubiese quedado en lo físico y en 2010 no hubiese lanzado su web de ecommerce? Muy probablemente no sería el caso de estudio que es hoy y en este artículo no estaríamos hablando de esta marca como ejemplo del sector retail.

La digitalización de Zara no solo ha sido a través de su web, sino que ha establecido una presencia sólida en las diferentes plataformas que han ido surgiendo, desde Facebook hasta TikTok pasando por Pinterest.

A continuación vamos a seguir observando y analizado cómo Zara es una marca relevante también en el mundo digital.

La presencia online: construyendo una sólida presencia digital

Esto es el siglo XXI, y una marca que no tiene presencia online está destinada al fracaso.

Esa huella digital hay que construirla y dejarla estratégicamente. Por eso muchas empresas optan por contratar un equipo profesional o una agencia de medios que diseñe un plan de marketing digital y branding.

Puesto que no hacen publicidad más que en casos muy concretos y, cuando la hacen, no suelen recurrir a medios de comunicación tradicionales (como televisión o prensa) la presencia en línea de Zara es potente, sólida y coherente con los valores de la marca. Esto es lo que puedes aprender de su estrategia:

  • Prioriza el contenido orgánico y construye comunidad a través de él. Por supuesto, es importante diseñar una buena estrategia de Social y Google Ads. No obstante, si todo el tráfico que consigues a tu web o los seguidores de tus redes son «pagados», lo más seguro es que se vayan pronto y no lleguen a conectar con la marca.

 

  • Diversifica los canales. Zara recibe millones de likes y follows en redes sociales, pero eso no les ha hecho olvidar su web (que también recibe millones de visitas) u otros canales como el email marketing. Es importante que, si una plataforma falla (por ejemplo, hackean el Instagram de tu marca), dispongas de otro canal para mantener a tu audiencia conectada.

 

  • Atrae tráfico hacia la web. Lo normal es que a través de la web el cliente pueda valorar mejor aquello que ofreces, comprar o ponerse en contacto directo contigo. Las redes también son valiosas en este sentido, pero una web es la casa de tu marca y es mejor recibir en ella las visitas. Para que sea un hogar acogedor al que la gente pueda llegar y quiera permanecer, trabaja el posicionamiento en buscadores y optimiza la experiencia de navegación.

 

Estrategias de contenido: contar historias que conecten con tu audiencia

El storytelling se ha encumbrado como una de las estrategias de marketing de contenidos más efectivas. El arte de contar historias implica que el mensaje se transmita, conecte y se recuerde mejor.

A pesar de tener un tono de marca muy descriptivo, Zara hace uso de algunos elementos del storytelling para conectar emocionalmente con su público. Por ejemplo, alrededor de la marca se ha construido toda una narrativa sobre su fundador, Amancio Ortega, y sobre todo lo que ha conseguido desde que abrió esa primera tienda en La Coruña hasta llegar a ser una empresa de capital abierto que cotiza en bolsa.

Esa historia de superación atrae a clientes que ven en Zara un ejemplo aspiracional, tanto por la moda que vende como por el camino que ha recorrido como marca.

Pero el storytelling de la empresa de retail no se queda solo en Amancio Ortega. En los últimos años Zara ha apostado por contar historias con sus colecciones. En su canal de YouTube publican recurrentemente videos cortos mostrando las nuevas prendas en formato narrativo. De este modo logran que su público conecte más profundamente con la historia y no solo con el producto.

 

Social media y branding: aprovechando las plataformas sociales para impulsar el valor de tu marca

Los consumidores buscan en redes sociales a una marca antes de comprar en ella. Entienden que a través de plataformas como Instagram o TikTok pueden conocer cuál es el valor de la marca.

El caso de Zara es un ejemplo de cómo las redes sociales deben ser prioridad en la estrategia de branding y contenido de una marca. Sus esfuerzos han ido dirigidos a construir una gran base de seguidores (suman unos 200 millones entre todas las redes). Para ello han seguido una estrategia que puede servir como ejemplo a otras empresas:

  • Ser constante (y coherente) con las publicaciones. Si quieres crecer, especialmente al principio, debes publicar con asiduidad. Se recomienda que el número de publicaciones semanales sea de 2-3 pero, según los valores de la marca y su esencia, esta cifra puede aumentar. Zara por ejemplo publica a diario en todas sus redes (incluso más de una vez al día) porque debe reflejar la continua novedad de sus tiendas.

 

  • Generar conversaciones: ¿sabías que las nuevas generaciones evitan llamar por teléfono? E incluso podríamos decir que evitar ir a un establecimiento si pueden hacer una gestión en línea. Por lo tanto, la presencia digital de tu marca es clave para iniciar y mantener conversaciones con tu audiencia. No olvides contestar comentarios en redes sociales para lograrlo.

 

  • Elegir en qué redes sociales estar. Una gran marca como Zara puede permitirse estar en todas las redes, también porque su público, aunque es mayoritariamente adulto, está disperso por las diferentes plataformas. No obstante, si eres una marca que está empezando, centra los esfuerzos de tu equipo de marketing digital en aquellos canales en los que más interactúe tu público objetivo.

 

  • Probar nuevos formatos: ¿sabes lo que es ser  un early adopter? Implica estar al tanto de cualquier novedad digital y probarla. Zara no pierde tiempo cuando aparece una nueva red social pisando fuerte. Esto le permite ser innovadora y posicionarse antes que sus competidores.

Medición y evolución de el valor de tu marca

El poder del branding radica en gran parte en la medición y la evolución de la marca.

Es fundamental que el valor de la marca permanezca constante y coherente a lo largo de los años, pero tampoco conviene cerrar los ojos ante la necesidad de cambio.

El cambio puede venir dado por factores externos. Esto es lo que le ocurrió a otra gran empresa del sector terciario, Target. Con la crisis de 2010 la multinacional tuvo que desarrollar nuevas líneas de negocio y cambiar su comunicación, centrando el mensaje en que eran la tienda de alimentos más barata y cercana.

Otras veces el cambio es intrínseco a la propia marca (por ejemplo, si la percepción que tiene el público de ella es negativa). Considerar, medir y actuar ante estos cambios es fundamental para la supervivencia de la marca y de su valor.

 

Métricas clave para evaluar el éxito de marca

¿Cómo saber cuál es el éxito de tu marca entre los consumidores? Para que la medición sea lo más acertada y específica posible, es importante aplicar métodos cualitativos y cuantitativos y evaluar diferentes métricas:

  • Perceptuales: miden los sentimientos que despierta la marca en la audiencia a través de parámetros como la satisfacción, la reputación, la confianza o la opinión sobre la marca.

 

  • De interacción: evalúan el grado de implicación de los clientes con la marca.

 

  • De alcance: indican cuánta cuota de mercado cubre la marca y a cuánta gente llega.

 

  • De conversión: analizan (normalmente a través de la web y del resto de canales de venta) cuánta gente compra, cuánta valora la compra pero no la completa, etc.

 

  • De fidelización: arrojan datos sobre el número de personas que muestran lealtad hacia la marca.

 

A la hora de evaluar el éxito de una marca no basta con los datos financieros. Es fundamental considerar variables aparentemente intangibles pero que muestran cuál es realmente el valor de la marca más allá del capital que tiene acumulado.

 

Adaptándose a los cambios: cómo evolucionar sin perder el valor de tu marca

Pensar que tu marca puede permanecer inalterable durante los años, sin evolucionar ni adaptarse, es un error.

Son muchos los ejemplos de marcas que han perdido a su clientela y han estado a punto de fracasar por no responder a los cambios a tiempo. Zara, por supuesto, no es uno de estos ejemplos. La empresa ha sabido adaptarse según han ido evolucionando las necesidades de su audiencia y de la sociedad en su conjunto.

Un cambio fue incorporar el ecommerce como una pata fundamental en su estrategia de marketing y ventas. No obstante, este cambio nunca amenazó su identidad de marca, sino que supuso una evolución. Zara sigue apostado por la rotación constante en sus tiendas físicas, aunque podría ser tentador (y un ahorro en costes) actualizar e innovar solo la web. Sin embargo, esto supondría renunciar a uno de sus valores fundamentales: establecimientos cercanos al cliente y con una experiencia de compra única.

Si ha llegado el momento de evolucionar tu marca pero sin perder su esencia, esto es lo que debes tener en cuenta:

  • Establece el por qué del cambio, ya que este actuará como guía.

 

  • Céntrate en tus clientes y en cómo ellos han evolucionado.

 

  • Mantente fiel a los valores y a la identidad de tu marca.

 

  • Piensa en el cambio con positivismo: es una evolución, no una ruptura total con lo de antes.

 

La retroalimentación del cliente: una guía para mejorar continuamente

¿Sabías que Zara toma la mayoría de decisiones según la retroalimentación que recibe de sus clientes? Lo que su audiencia dice y piensa actúa como guía para los directivos, diseñadores y demás equipos de la empresa.

Veámoslo con un ejemplo. En 2014 Zara lanza una camiseta a rayas con una estrella dorada de seis puntas en el pecho en la que los medio israelíes vieron una clara similitud con el uniforme que los nazis hacían llevar a los presos judíos en los campos de concentración. Zara escuchó las criticas y no solo pidió disculpas, sino que retiró la camiseta del mercado.

Las opiniones y, sobre todo, las quejas de los clientes no solo deben ser motor de cambio, sino de mejora. De hecho, se considera que esa escucha y comprensión atenta son dos de las claves del éxito de Zara, las cuales le han reportado numerosos beneficios.

Si también quieres aplicar esta estrategia de comunicación para tu marca, deberás realizar:

  1. Estudios de mercado para comprender las necesidades, comportamientos de compra y preferencias de tu cliente ideal.
  2. Análisis de datos que permitan identificar patrones y tendencias.
  3. Encuestas y entrevistas, especialmente a clientes fieles de la marca, para tener testimonios en primera persona.
  4. Recolección de datos en redes sociales, prestando especial atención a lo que se está diciendo de la marca (tanto bueno como malo).
  5. Pruebas de productos en focus groups para evaluar su aceptación antes de sacarlos a la venta.

 

Conclusión: lo que Zara nos enseña sobre el valor de una marca

Zara es una de esas marcas cuyo recorrido deja grandes enseñanzas. No podría ser de otro modo para una empresa cuyos ingresos aumentan año tras año y que, cuando ha visto peligrar el valor de su marca, ha sabido reaccionar y seguir dando respuesta a las necesidades de sus clientes.

Emular la estrategia de Zara es complicado porque no siempre se tienen los recursos. No obstante, hay lecciones que no podemos olvidar:

  • Definir y comunicar de manera coherente y constante el valor de la marca.

 

  • Poner en el centro al cliente para conocer sus necesidades y cubrirlas con rapidez, innovación y efectividad.

 

  • Adaptarse al mundo digital y a la llegada de cambios de paradigma.

 

  • Establecer una comunicación fluida con el público.

 

¿Quieres construir una marca de valor? Ponte en contacto con nuestro equipo y haz brillar tu marca.

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

El Poder del Branding: Desata tu potencial y destaca entre la multitud

Imagina que te apetece un café y entras a una cafetería.

El espacio en tonos marrones y verdes te envuelve y te hace sentir calidez.

Vas a la barra, pides tu bebida y en unos pocos minutos ya tienes tu café con leche en un vaso en el que el barista ha escrito tu nombre junto a una carita sonriente.

¿Te estás imaginando en un Starbucks, verdad?

Esta empresa ha desarrollado un branding que va desde los colores de marca, hasta la formación de sus empleados, que siempre se muestran joviales y dispuestos a alegrar tus mañanas con una cara sonriente (tanto la suya propia como la que dibujan en los también míticos vasos de cartón blancos).

Ese es el poder del branding. Construir una identidad de marca sólida a través de estrategias y acciones muy bien definidas.

¿Quieres que tu marca o tu negocio sean el próximo Starbucks de tu sector? Es posible con una buena estrategia de marketing digital y comunicación. Acepta nuestra invitación para seguir leyendo este artículo y descubre el poder del branding.

La importancia del branding en el éxito empresarial

Starbuks es solo un ejemplo de la importancia que tiene el branding en el éxito de una empresa.

Conseguir que una persona reconozca tu marca y la identifique con unos valores positivos es uno de los mayores logros que se pueden alcanzar.

Para que así sea, el branding debe estar el centro de la estrategia empresarial.

Definiendo el branding: más que un logotipo y colores

Según Scott Cook, empresario multimillonario de Estados Unidos, cofundador de Intuit y director de eBay y Procter & Gamble:

«El branding es la suma de todas las percepciones que los clientes tienen de tu empresa»

Scott Cook

Hay otras muchas definiciones de branding, pero todas coinciden en algo: el branding es comunicar la identidad de tu marca y del producto o servicio que esta ofrece.

Seguro que te estarás preguntando cómo se consigue eso. Pues bien, no hay una sola respuesta pues, como un gran paraguas, bajo el branding caben elementos como los colores de marca, la tipografía, el diseño gráfico o todo lo relacionado con  la comunicación verbal y no verbal de la empresa.

Lo más importante y en lo que coinciden los grandes expertos es que el poder del branding radica en un aspecto: asegurar que todas las acciones persigan un objetivo común. Este objetivo debe ser transmitir los valores, la visión y la misión de la marca y hacer que el consumidor los entienda y los identifique.

¿Acaso hay mayor éxito que aparecer en la mente de tus clientes solo con una palabra, un color o con un nombre escrito en un vaso? No, no lo hay, y si no pregúntaselo a grandes empresarios como Tim Cook o Jeff Bezos.

 

Creando una identidad única: elementos clave de tu marca

Si estás pensando que un buen logo es lo único que necesitas para una estrategia de branding exitosa, sentimos decirte que estás en un error. Está claro que la manzana de Apple es un logo reconobible mundialmente, pero es solo uno de los factores que hacen que un portátil no solo sea un portátil y sea un Mac o que un móvil no sea solo un móvil y sea un iPhone.

El packaging minimalista, la experiencia de compra en tienda o incluso el modo en el que presenta sus productos en sus Keynote (especialmente cuando lo hacía Steve Jobs con su característico uniforme de trabajo). Estos elementos también son branding y ayudan a definir la marca: sencillez, practicidad e inspiración.

Si buscas diseñar una estrategia de branding exitosa, esto es todo lo que debes tener en cuenta:

  • Define muy bien  a tu público objetivo: Realiza un estudio de mercado completo y detallado. De él dependerá tu éxito. Si no estudias bien a tu buyer persona, no lograrás alcanzar el potencial y el reconocimiento de tu producto o servicio. En consecuencia, tampoco alcanzarás tus objetivos económicos y serás una marca más en un mercado saturado.

 

  • Establece la misión: «Refrescar al mundo. Marcar la diferencia». Esta es la misión de Coca-Cola, el gigante de los refrescos que en solo seis palabras consigue su propósito, despertar el interés del público y que este la recuerde como algo más que una bebida dulce y gaseosa.

 

  • Fija los valores: tu marca es como un gran edificio que se sostiene sobre cimientos. Estos cimientos son los valores, y son los que dan estabilidad a tu empresa y la identifican con solidez. Busca siempre que tus valores sean diferentes a los de otras marcas de tu sector. Solo así conseguirás destacar entre el resto y lograr que tu edificio se convierta en un rascacielos.

 

  • Elabora todos los activos de tu marca y busca consistencia entre ellos: desde la paleta de colores hasta el logo. Todos deben reflejar siempre los valores de la marca para que de un solo vistazo el cliente la identifique. ¿Nos permites un consejo? Crea un buen entorno de trabajo para tu equipo de marketing que ayude a sacar todo su potencial creativo y estratégico.

 

  • Dale voz a tu marca: ¿eres una marca joven como Starbucks? ¿O quizá quieres que tu consumidor te identifique como «exclusivo» al igual que a Nesspresso? Según la respuesta la empresa deberá comunicarse con un tono diferente. Imagina que es una persona y que mantienes una conversación con ella, ¿cómo habla para representar sus valores? Este es el primer paso para construir su voz.

 

La conexión emocional: cómo el branding impacta en la percepción del público

Seguro que alguna vez te han preguntado si eres de Coca-Cola o de Pepsi. Tu preferencia te hace formar parte de uno u a otro grupo, generando en ti una sensación de permanencia. Esto responde a una necesidad psicológica de los seres humanos que ya venía establecida en la Pirámide de Maslow: queremos ser parte del grupo.

El consumidor actual no compra un producto o servicio porque sí. Las decisiones de compra vienen determinadas por emociones, y elegir entre dos marcas de coches o incluso entre dos marcas de papel higiénico responde a la emoción que cada marca genera. Si te parece complicado de creer, valora cómo Scottex hizo despegar su crecimiento económico cuando incorporó un suave y dulce cachorro de labrador como imagen de su marca. En sus clientes despertó una ternura que se tradujo en mayores ventas y mejor percepción de marca.

El poder del branding: Influencia en la percepción del público a través de la conexión emocional
El poder del branding: Influencia en la percepción del público a través de la conexión emocional

Este es un ejemplo del poder del branding, pero no pierdas de vista que la percepción del público la determina, efectivamente, el público. Es importante que grabes esto en tu mente. No se trata del mensaje que trasmites, sino de cómo este es recibido por tu cliente. Recuerda el anuncio de Snickers, cuyo mensaje fue criticado por homofobia y produjo una percepción de marca negativa.

Sin embargo, una buena percepción de marca hará que los consumidores no solo aprecien tu producto o servicio, sino que sean leales a él, lo recomienden y lo defiendan. Para comprobarlo solo debes juntar a una persona que beba Coca-Cola y a otra que beba Pepsi.

Construyendo una marca que destaque

Vivimos en el siglo XXI y eso quiere decir que el mercado está saturado. Cientos de empresas nacen cada semana con el objetivo de ser diferentes. Seguro que tú también tienes esa misión, ¿cierto? De acuerdo, lo tienes claro, pero ahora hay que hacerlo real.

Compartimos contigo algunos consejos y estrategias de marketing para impulsar el branding de tu marca.

 

Diferenciación en el mercado: encontrar tu propuesta de valor única

Cuando compras un producto de Apple seguro que esperas recibir una calidad tanto en el producto como en el servicio. Esa es la propuesta de valor de Apple. Crear y mantener la de tu marca hará que estés un paso más cerca del éxito empresarial.

La propuesta de valor debe solucionar la necesidad de un cliente y hacerlo de una manera única. Cada decisión de marketing digital y branding debe tener como centro esa promesa. Solo así conseguirás diferenciarte del resto de competidores y posicionarte como la solución perfecta.

Encuentra tu propuesta de valor siguiendo estos pasos:

  • Investiga la propuesta de valor de tus competidores y estudia sus fortalezas para ver con cuál puedes diferenciarte tú.

 

  • Encuentra cuál es el problema o necesidad de tu cliente que tu producto o servicio puede cubrir.

 

  • Haz un listado de los beneficios de tu producto o servicio, pero solo de aquellos que se relacionan con la necesidad del consumidor.

 

  • Desarrolla una propuesta de valor para cada una de tus buyer personas (si tienes más de una). Chocolates Valor promete un placer adulto a un sector de su público gracias a sus tabletas de cacao 70%, pero con su chocolate a la taza promete un encuentro dulce en familia.

 

  • Testea tu propuesta de valor a través de diferentes canales de marketing. Evalúa dónde llegas mejor a cada cliente (redes sociales, web, prensa, televisión…).

 

Storytelling y narrativa de marca: cautivando a tu audiencia con una historia poderosa

Crecemos con cuentos. Su estructura (la del bueno, el malo y la princesa) se introduce en este cerebro y nos ayuda a comprender el mundo. Un buen marketero sabe esto, y por eso utiliza el storytelling para construir la identidad de la marca y demostrar cuál es el poder del branding.

 

Creando la historia de una marca generamos una narrativa que no solo se comprende mejor, sino que conecta emocionalmente con la audiencia. En lugar de una línea del tiempo que marque los años más importantes de la empresa, ¿por qué no crear una narración de todo lo ocurrido y de cómo la marca se convirtió en la heroína del cuento?

 

Las historias humanizan, conectan, despiertan la empatía y atraen. Porque el consumidor elegirá aquello que le despierte interés y emociones.

 

Además, recuerda que los cuentos llevan siglos y siglos pasando de boca en boca. Su estructura simple y fácil de memorizar favorece su transmisión. En consecuencia, la narrativa de marca también potencia su difusión, su reconocimiento y su identificación.

 

Cuando crees el storytelling de tu marca  acuérdate siempre de incorporar los valores y la misión, igual que el resto de elementos del branding.

 

Diseño de marca impactante: cómo el aspecto visual influye en la percepción

Piensa en McDonalds y en sus colores: el rojo y el amarillo. Ahora, cambia esos colores e imagina las cajas de sus menús de color rosa y blanco, o negro y azul, o incluso lila. ¿Resulta raro verdad? No solo porque no es a lo que te has acostumbrado, sino porque aquello que cada nuevo color transmitiría de la marca sería diferente a lo que el rojo y amarillo transmiten.

 

En lugar de diversión y vitalidad transmitiría seriedad, tranquilidad, lujo… Valores de marca muy lícitos pero que no casan con la identidad de McDonalds.

 

Por lo tanto, en aspectos visuales como el color, la tipografía, el logo o el packaging también radica gran parte del poder del branding. La razón es que antes de conocer una marca, su historia o sus valores, la vemos. El diseño de una marca impacta y lo visual influye en la percepción, ¿y quién no quiere causar una buena primera impresión?

 

Como si estuvieses preparando a tu marca para una primera cita, asesórate de tu equipo o contrata los servicios de una agencia de medios externa para desarrollar un buen branding visual. Todo aquello que entra por los ojos del cliente debe comunicar los valores de la marca y su capacidad para solucionar sus necesidades.

 

Comunicando tu marca de manera efectiva

Una comunicación efectiva y eficiente es garantía de una marca sólida y con buenas previsiones de crecimiento económico.

Piensa en todas las marcas que ya no solo venden productos o servicios, sino que comparten contenido útil en redes sociales, tienen un podcast o crean campañas que trascienden los límites de la venta y les posicionan como socialmente conscientes.

Te contamos cómo diseñar una estrategia de comunicación efectiva para tu marca.

 

Estrategia de mensaje: transmitiendo los valores y la personalidad de tu marca

Tu marca debe poseer una personalidad y una voz que la identifiquen. Esto ayudará a que llegue al público adecuado y a generar una conexión emocional con los clientes.

Date una vuelta por las redes sociales de marcas referentes como Netflix y comprueba la importancia de una buena estrategia de mensaje. Cada contenido publicado, campaña o slogan transmite cómo es la marca. En el caso de esta plataforma de streaming hay que destacar su tono divertido y cercano, reflejo de los mismos valores y personalidad de marca. ¿Cómo consiguen eso? Generando memes, comunicándose con tweets cortos y graciosos… Pero sobre todo prestando mucha atención a las tendencias que establece su propio público. Porque un mensaje se transmite pero también se recibe.

¿Quieres ser como Netflix? Asegúrate de seguir estos consejos para crear una estrategia de comunicación y branding efectiva:

  • Todos tus mensajes deben transmitir tu propuesta de valor.

 

  • Genera conversaciones y habla con tus clientes.

 

  • No pierdas de vista de qué está hablando tu audiencia, cuáles son sus intereses y necesidades.

 

Canales de comunicación: seleccionando las plataformas adecuadas para llegar a tu público objetivo

Instagram, Twitter, podcasts, web… Las plataformas de internet se suman a las tradicionales como medios para hacer llegar tu mensaje de marca a tu público objetivo.

Alcanzar el máximo potencial de marca no se trata de estar en todos los lugares. En cambio, es importante escoger de forma inteligente y estratégica los canales de comunicación. ¿Cómo? Haciéndote estas preguntas:

  • ¿A quién te diriges? Si tu público tiene más de 35 años, quizá no esté en TikTok, pero sí en Instagram, en una newsletter o en Spotify esperando un nuevo episodio de podcast.

 

 

  • ¿Cuánto quieres que permanezca tu mensaje? Twitter es mucho más efímero que un post en Instagram. También es efímero un anuncio en el periódico, que cada día se tira a la basura. Sin embargo, una web bien posicionada puede ser un escaparate estable para marcas que así lo necesiten. En cambio, si quieres comunicar una venta flash o unas rebajas, preferirás los canales más fugaces.

 

  • ¿Cómo puedes optimizar ese canal de comunicación? Has elegido los canales de comunicación adecuados para tu marca, pero no sirve con estar, hay que destacar. Para ello confía en profesionales del marketing digital que puedan ayudarte con el SEO de tu web, los contenidos de tus redes o la gestión de Google AdWords.

 

Consistencia en la comunicación: la importancia de mantener una voz y tono coherentes

La coherencia de los mensajes es un ingrediente fundamental en la receta del branding y la comunicación para una empresa.

Es obvio que en ocasiones el mensaje ha de adaptarse al canal o incluso a la situación. Por ejemplo, volviendo a Netflix, su tono divertido en redes pasa a ser más serio cuando envía un comunicado o una respuesta a un cliente enfadado por la caída del servidor.

Mantén coherencia: voz y tono consistentes
Mantén coherencia: voz y tono consistentes

La coherencia también consiste en esa adaptación. No obstante, esa adecuación nunca puede dar lugar a una libertad o flexibilidad tales que confundan al cliente. La marca debe permanecer reconocible en cada comunicación.

 

Creando una experiencia de marca memorable

La experiencia de marca, también conocida como «brand experience», constituye la percepción que el cliente tiene de nuestra empresa como consecuencia de sus interacciones con ella.

El proceso de venta, la atención al cliente, los programas de fidelización, la navegación en la web o la decoración de los inmuebles y tiendas físicas son aspectos que se tienen en cuenta a la hora de crear una experiencia de marca memorable.

El objetivo de la brand experience es generar una conexión con el cliente a través de los momentos y situaciones en los que este entra en contacto con la marca. Es por lo tanto una parte esencial de la estrategia de branding.

 

Experiencia del cliente: cómo el branding influye en cada punto de contacto

Como hemos comentado, el branding tiene un importante valor emocional. Cada decisión debe tomarse con el objetivo de mejorar el reconocimiento de la marca por parte del cliente, buscando siempre la conexión y la humanización.

La experiencia que el cliente tiene cuando entra en contacto con la marca influye enormemente en esa percepción y reconocimiento. Por eso tiendas como Urban Outfitters o Bershka cuidan incluso el hilo musical de sus establecimientos, prestando especial atención a la influencia de las canciones en el branding.

Una de las empresas que ha conseguido destacar creando una experiencia de marca memorable a través del branding es Ikea. Todas sus tiendas están diseñadas para hacer sentir en casa, inspirar y resolver la necesidad de su cliente. Además transmiten los valores: aprovechar el espacio y decorar y amueblar su casa con un presupuesto pequeño.

 

Encantando a tus clientes: brindando un servicio excepcional y personalizado

¿Sabías que casi un 90% de los clientes cambian de empresa o marca por una mala experiencia de atención al cliente? Los datos no dejan lugar a dudas, si no quieres perder clientes, cuídalos y ofréceles una buena atención.

No basta con ser amable, pues eso es un requisito social mínimo, sino que esa atención debe reflejar los valores de la marca. El poder del branding recae también en los empleados que atienden en una tienda o que contestan los formularios de soporte. Para conquistar a tus clientes y hacer que el servicio recibido sea excepcional, debes considerar estos aspectos:

  • Establece un diálogo y no un monólogo: es importante escuchar y no contestar con mensajes prefabricados y carentes de personalización.

 

  • Ofrece comodidades al cliente: desde una silla en la que esperar su turno hasta un buen CRM que recoja el historial de compra para que el cliente no tenga que perder tiempo explicándose.

 

  • Responde siempre y hazlo aportando una solución: aunque no sea la que solicita el cliente.

 

  • Entrena a tu equipo para representar los valores de la marca: si alguna vez has ido a Hamleys; la famosa juguetería de Londres, no te sorprenderá saber que los empleados se mueven por la tienda en patines o son los primeros en probar los juguetes. Su carácter divertido atrae a las familias y hace que los niveles de satisfacción de sus clientes aumenten notablemente.

 

Fidelización de clientes: cómo convertir a los clientes en embajadores de tu marca

Un cliente disgustado con tu marca podrá hablar mal de ella, pero uno que esté contento puede convertirse en tu mejor embajador, recomendándote a amigos, familias o incluso por redes sociales.

Es por eso que en las estrategias de branding siempre hay un apartado dedicado a la fidelización de clientes. Establecer una conexión emocional implica también crear una relación duradera en el tiempo. Para que así sea son importantes dos aspectos: seguir satisfaciendo las necesidades del cliente y premiar su lealtad.

¿Cómo hacerlo? Existen muchos métodos, como tarjetas de puntos, descuentos exclusivos o incluir un regalo sorpresa en un pedido. El resultado puede traducirse en:

  • Aumento en la lealtad de los clientes.

 

  • Incremento en la frecuencia de compra.

 

  • Mayor rentabilidad (cuesta menos mantener un cliente que conseguir uno nuevo).

 

  • Más recomendaciones orgánicas.

 

Evaluando y evolucionando tu branding

El poder del branding también está en su evaluación y evolución. ¿Cuál es la opinión de los consumidores sobre tu marca? ¿Qué están diciendo sobre ella en clave positiva y qué en clave negativa? ¿Te perciben como quieres posicionarte o de una manera diferente? La única forma de contestar estas preguntas y comprobar si la estrategia de branding está siendo un éxito o un fracaso, es analizar los resultados.

Una empresa evoluciona, y en consecuencia lo hace su branding. Esto no siempre es señal de que se esté haciendo mal. El objetivo de branding de una marca cuando se está introduciendo por primera vez en un mercado saturado, no puede ser el mismo que el de una marca ya asentada.

  • En un primer estadio la meta es dar a conocer la marca.

 

  • En un estadio más avanzado se busca incrementar el número de clientes y hacer la marca más conocible respecto a los competidores.

 

Sea cual sea el objetivo, este siempre debe ser adaptable y capaz de evolucionar según lo indiquen las métricas.

 

Métricas de branding: midiendo el impacto y el reconocimiento de tu marca

Medir algo intangible como es la conexión emocional de un cliente con una marca parece algo complicado, pero no tires la toalla antes de tiempo.

Para evaluar el impacto y el reconocimiento de tu marca debes atender a tres métricas, principalmente:

  • Conciencia de marca: cómo de familiar o conocida le resulta tu marca a los consumidores.

 

  • Penetración de marca: mide la popularidad de un producto o servicio respecto a los de los competidores. Se calcula como un porcentaje utilizando para ello datos reales (si se dispone e ellos) o hipotéticos (basados en aproximaciones o en el histórico).

 

  • Sentimiento de marca: se centra en cómo la marca es percibida y las emociones que despierta en los consumidores.

 

La medición de estos parámetros puede hacerse cuantitativa y cualitativamente. Utilizar una combinación de ambos métodos nos aporta una visión más completa y global.

  • Métodos cuantitativos: son aquellos que arrojan resultados objetivos y matemáticos. Por ejemplo, el número de seguidores, me gustas o comentarios en redes sociales, tasas de abandono de carrito, tiempo de permanencia en la web, etc.

 

  • Métodos cualitativos: sus datos no son numéricos. Para medir el poder del branding se recomienda hacer un seguimiento y monitoreo de qué se dice de la marca en reseñas, foros, encuestas de satisfacción o menciones en redes sociales.

 

Escuchando a tu audiencia: la importancia de la retroalimentación y la adaptación

Durante años la firma de lencería Victoria’s Secret se posicionó como una marca «aspiracional» reconocida por sus ángeles, cuyos cuerpos eran extremadamente delgados y poco diversos.

Los años pasaron y la conciencia social cambió. Su estrategia de branding fue duramente criticada por lo que antes era alabada. La audiencia pedía inclusividad y representación real de diferentes tipos de mujer. La empresa escuchó y paralizó la celebración de sus desfiles, que eran los máximos representantes de ese branding ya anticuado.

 

Recientemente Victoria’s Secret ha anunciado un rebranding que, lejos de afectar únicamente a su logo o identidad visual, trata de recuperar el reconocimiento positivo de la marca y adaptar sus valores a las nuevas necesidades de la audiencia.

A través de este «social listening», la práctica de escucha y monitoreo de qué dice el público, una empresa obtiene información relevante y clave para:

  1. Crear una identidad de marca sólida y atractiva.
  2. Identificar las necesidades de los consumidores y evaluar si la marca las está cubriendo o no.
  3. Detectar y mitigar críticas o daños a la imagen de la marca.
  4. Adaptar la estrategia de marketing digital y branding si los resultados no son los esperados.

 

Innovación y evolución: cómo mantener tu branding relevante en un mundo cambiante

El caso de Victoria’s Secret es el ejemplo perfecto para entender cómo el branding de una marca debe ser siempre relevante en un mundo cambiante. No estar abiertos a esa adaptación puede llevar a una disminución constante de las ventas y de los índices de aceptación social de la marca.

Lo que antes funcionaba puede que ahora ya no. Esto puede deberse a un cambio cultural, pero también a situaciones más concretas, como un nuevo lanzamiento por parte de un competidor que deja como obsoleto uno de tus productos o servicios.

Prestar atención a estos cambios es fundamental para explotar todo el poder del branding. Cerrar los ojos y taparnos los oídos ante las conversaciones que se están teniendo sobre nuestra marca puede llevar a que esta deje de ser relevante en el mercado.

Conclusión sobre el poder del branding

Los casos que hemos analizado en este artículo son ejemplos claros y también muy útiles para entender cuál es el poder del branding. Una imagen de marca abarca muchos aspectos y es fundamental considerarlos todos para lograr el éxito de tu empresa.

A medida que implementes una estrategia de branding sólida, verás cómo tu negocio comienza a destacar entre la multitud. No subestimes el poder de una marca bien construida. ¡Desata tu potencial y alcanza el éxito que mereces!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.