Dos lados de la moneda: SEO y publicidad pagada

En muchas ocasiones hemos visto como SEO y publicidad pagada se enfrentaban como dos disciplinas contrarias. Igual que dos caras de la moneda, esta se lanzaba para elegir entre una u otra. Sin embargo, de esa idea, lo que importa es que son parte de la misma moneda, y esto no implica necesariamente tener que escoger una y olvidar la otra, sino trabajar las dos a la vez.

Cada cual aporta unos beneficios y arroja unos resultados, por lo que no conviene renunciar a una para invertir únicamente en la otra. En cambio, complementar ambas estrategias, priorizando una sobre otra para el cumplimiento de según qué objetivos, es un enfoque mucho más adecuado y efectivo.

En este artículo vamos a ver justamente cómo posicionar una web (y, en consecuencia, una identidad de marca) a través de estrategias orgánicas y de pago, es decir, a través del SEO y la publicidad pagada. Entendiendo que no hay que enfrentar una estrategia a la otra, sino combinarlas.

“Un buen trabajo de SEO solo mejora con el tiempo. Son solo los trucos de los motores de búsqueda los que tienen que seguir cambiando cuando cambian los algoritmos de clasificación.”
— Jill Whalen

¿Cómo se complementan el SEO y la publicidad pagada?

Como decíamos, SEO y publicidad pagada son dos caras de la misma moneda. Es por ello que se relacionan estrechamente y que comparten características. No obstante, también son diferentes en su funcionamiento y su rendimiento, lo que nos ayuda a establecer qué estrategia es más adecuada en cada ocasión.

Un buen trabajo de SEO solo mejora con el tiempo. Jill Whalen-HolaQueTal.es
Un buen trabajo de SEO solo mejora con el tiempo. Jill Whalen-HolaQueTal.es

Qué es el SEO y para qué sirve

El SEO consiste en el posicionamiento orgánico de una web. Esto es, a través de unos fundamentos del SEO, se implementan una serie de acciones que llevan a mejorar la visibilidad de una web en los buscadores, atrayendo así tráfico y mejorando consecuentemente la relevancia y la autoridad de dicha página.

Por lo tanto, el SEO conviene cuando:

  • Se busca aumentar el reconocimiento de la marca y su visibilidad en los entornos digitales, sobre todo en los inicios de la marca.

 

  • No se disponen de muchos recursos económicos, aunque se siga necesitando una inversión de esfuerzo de trabajo y tiempo.

 

  • Se necesita recibir tráfico web cualificado para poder luego analizar el comportamiento de los usuarios.

 

  • El objetivo se establece a largo plazo, ya que los resultados del SEO no son inmediatos ni directos, sino paulatinos y sostenidos en el tiempo.

 

Qué es la publicidad pagada y para qué sirve

La publicidad pagada (o PPC) es una estrategia más rápida y eficiente que el SEO, aunque también requiere una inversión mayor. A través del pago de anuncios en buscadores (especialmente Google Ads), se impacta a un público cualificado que responde a unas características específicas, de modo que ese público realice una conversión (entrar a la web, rellenar un formulario de contacto, completar una compra, etc.).

¿Cuándo iniciar una campaña de publicidad pagada?

  • Ante un momento específico con unas necesidades y objetivos de marca también específicos (por ejemplo, campaña de rebajas, nuevo lanzamiento, concurso, etc.).

 

  • Si el público al que se quiere alcanzar es muy concreto, ya que las plataformas de publicidad pagada permiten configurar audiencias segmentadas (por ejemplo, personas que vivan en Madrid, de entre 30 y 45 años y con intereses en viajes y turismo).

 

  • Cuando se ha establecido un objetivo de venta rápido y que debe ser alcanzado en un tiempo determinado, y no a largo plazo.

 

  • Si hay disponible un presupuesto para publicidad pagada lo suficientemente alto como para cumplir con los objetivos.

SEO y publicidad pagada: ¿iguales o distintos?

Con la introducción que hemos hecho tanto al SEO como a la publicidad pagada, habrás visto que existen diferencias evidentes. Por un lado, el SEO requiere un trabajo a largo plazo porque sus objetivos tienen que ver con el reconocimiento, la visibilidad o el posicionamiento de la marca en el mundo online. Por el otro lado, el PPC es más cortoplacista, con estrategias que se desarrollan en poco tiempo porque los resultados también llegan con más celeridad.

Siendo así, si quisiésemos aumentar el tráfico web y mantenerlo en unos estándares, deberemos desarrollar una estrategia SEO que, aunque se vaya adaptando, permanezca estable y persiga ese crecimiento orgánico. En cambio, si quisiésemos aumentar las ventas de un producto concreto lanzando una oferta flash, sería más adecuado presupuestar y poner en marcha una campaña de publicidad pagada dirigida a un público concreto, lo que nos aseguraría un buen rendimiento.

Entonces, ¿son todo diferencias? Para nada, de hecho, SEO y publicidad pagada tienen puntos en común que hacen que se puedan trabajar en conjunto y aplicar los conocimientos y resultados de una en otra.

  • Aunque con diferentes enfoques y tiempo, las dos disciplinas persiguen aumentar el tráfico web y las conversiones.
  • Las palabras clave son la base para desarrollar ambas estrategias.
  • Ambas se dan en los buscadores.
  • Al compartir fundamentos y objetivos, aunque puedan variar los enfoques y características específicas, SEO y publicidad pagada pueden compartir también datos. De este modo, los datos obtenidos a través del SEO ayudan a optimizar la PPC, y viceversa.
Cómo equilibrar tu SEO y estrategia de publicidad pagada-HolaQueTal.
Cómo equilibrar tu SEO y estrategia de publicidad pagada-HolaQueTal.

 

Cómo equilibrar tu SEO y estrategia de publicidad pagada

Cuando se trata de SEO y publicidad pagada, nadie dice que haya que elegir. Sin embargo, sí que hay que saber qué tipo de enfoque es más adecuado según las circunstancias y los objetivos, tal y como hemos visto antes.

En definitiva, SEO y publicidad pagada pueden y deben combinarse, equilibrándose una a otra, alcanzando objetivos diferentes, pero similares, y contribuyendo ambas a un mejor posicionamiento de la marca y comprensión de la audiencia.

1. Analítica web compartida

Todo lo que tiene que ver con el marketing ha de medirse, y esto es especialmente relevante en lo que respecta al SEO y a la publicidad pagada. En ambas disciplinas, gracias a plataformas de analítica web como Google Analytics, se pueden extraer datos cuantitativos sobre el tráfico web recibido.

Los informes obtenidos no deben quedarse en un solo lugar, sino que deben “viajar” entre ambas disciplinas, complementándose y completándose. Por ejemplo, los datos de una campaña PPC son inmediatos, ya que la medición de resultados es constante y a corto plazo, por lo que pueden usarse no solo para optimizar la propia campaña, sino la estrategia SEO adicional.

Así, analizar qué palabras clave están generando más clics pagados, puede ser un aviso para empezar a posicionar orgánicamente esos términos. Lo mismo ocurre al revés. Si la analítica SEO detecta que una de las páginas mejor posicionadas y que más tráfico e interacción atrae es la de un producto concreto, quizá deba ser ese producto el que se promocione en una campaña específica para aumentar aún más las conversiones.

2. Retargeting de audiencias

En marketing, nos referimos a retargeting cuando diseñamos una campaña que impacta a una audiencia que ya ha visto nuestra web. Para detectar y analizar esas audiencias deben trabajar, mano a mano, los equipos de SEO y publicidad pagada.

Un ejemplo sería crear una audiencia con todos los usuarios que, en algún momento y de manera orgánica (es decir, gracias a la estrategia SEO) han visitado nuestra web o una página de producto concreto. Esa audiencia será la audiencia objetivo para una campaña PPC que busca promocionar ese producto.

3. Testeo de anuncios y estrategias

Una de las grandes ventajas de la publicidad pagada es que permite realizar tests A/B, es decir, crear campañas muy similares, pero que difieran en algún aspecto, pudiendo comparar cuál ha rendido mejor.

Un ejemplo sería diseñar dos anuncios para una misma página web, pero cambiando la demografía de la audiencia hacia la que se dirige cada uno. Analizando ambos anuncios podrá verse cuál ha reportado mejores resultados, lo que puede luego trasladarse al SEO. ¿Cómo? Si la audiencia “A” se ha mostrado más interesada en la página, quiere decir que los contenidos web deberán optimizarse para responder a los intereses y al comportamiento de ese tipo de consumidor.

No solo se puede variar la audiencia, sino también el formato o el tipo de contenido. Viendo cuál funciona mejor gracias a los informes de la campaña de pago, se puede establecer una estrategia de marketing de contenidos.

Testeo de anuncios y estrategias-HolaQueTal.es
Testeo de anuncios y estrategias-HolaQueTal.es

 

4. Mayor cobertura SERP

Si una marca logra un buen posicionamiento orgánico gracias al SEO, alcanzando los primeros resultados en buscadores, es momento de cubrir también los resultados no orgánicos.

Cuando hacemos una búsqueda, los primeros dos resultados suelen ser anuncios, y debajo aparecen los orgánicos. Si una marca consigue dominar todas las posiciones (tanto las de pago como las orgánicas) su visibilidad será mayor y se asegurará que los usuarios, de una u otra manera, hagan clic en su web.

Veámoslo con este ejemplo de Booking. Si la empresa dedicase todos sus esfuerzos al SEO o a la publicidad pagada, pero no a ambos a la vez, no podría asegurarse que los dos primeros puestos en la página de resultados (tanto el de pago como el orgánico) fuesen suyos.

resultados serp para booking

5. Visibilidad a corto y a largo plazo

El SEO y la publicidad pagada cumplen diferentes objetivos y los cumplen en tiempos también distintos. Así, puede ser interesante realizar una campaña de pago para potenciar la visibilidad de una página concreta durante un periodo determinado. No obstante, esta estrategia a corto plazo hará que, a largo plazo, aumente la autoridad de la web, algo que Google tendrá luego en cuenta a la hora de posicionarla orgánicamente.

En conclusión, no plantees la pregunta de SEO o publicidad pagada, y cámbiala por la afirmación de “SEO y publicidad pagada”.

 

¿Te preguntas cómo equilibrar tu SEO y estrategia de publicidad pagada? ¡Ponte en contacto con nosotros!

 

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

SEO y Marketing de contenidos: Dos caras de la misma moneda

Una web no posiciona por sí misma, al menos no si no cuenta con contenidos de valor y que puedan atraer a un público. Es por ello que decimos que SEO y marketing de contenidos van de la mano, interrelacionándose y formando un equipo fundamental para ganar el partido en los buscadores.

Su unión es tal que en las agencias y equipos de marketing, redactores y especialistas SEO trabajan juntos para asegurarse de que los contenidos gustan al usuario y al buscador. Cuando no se da esta colaboración, existe el riesgo de crear contenidos poco interesantes, nada relevantes y pobremente optimizados.

El SEO le dice al redactor qué debe escribir y cómo (por ejemplo, incluyendo palabras clave o enlaces internos), y el redactor se encarga de cumplir con estas directrices, pero sin perder de vista que el texto debe aportar conocimiento al lector y no resultar una simple consecución de keywords.

“Marketing es decirle al mundo que eres una estrella del rock. Marketing de contenidos es mostrarle al mundo que lo eres”.

— Robert Rose

 

Robert Rose
Robert Rose

Acompáñanos en el análisis de esta relación simbiótica en la que el SEO no existe sin el marketing de contenidos, y viceversa.

¿Por qué el SEO y el marketing de contenidos van de la mano?

En artículos anteriores hemos hablado de la importancia del posicionamiento web y también de la importancia del contenido de calidad, pero ahora es momento de entender, con más profundidad, cómo se relacionan ambas disciplinas. Primero, recordemos cuál es el porqué y el para qué de cada una de ellas.

¿Qué es el SEO (Search Engine Optimization)?

Bajo el paraguas del SEO están todas las acciones y estrategias orgánicas cuyo objetivo es mejorar el posicionamiento de una web en buscadores.

Dicen que lo peor que le puede pasar a una web es estar en la segunda página de resultados, pues eso implica desaparecer y ser invisible. El SEO se encarga de que eso no ocurra y que la web no solo aparezca en buscadores, sino que atraiga tráfico. Para ello, se implementan una serie de optimizaciones en las páginas, tales como la incorporación de palabras clave, la construcción de un buen link building o la reducción del tiempo de carga.

¿Qué es el marketing de contenidos?

El marketing de contenidos se ocupa de la creación y distribución de contenidos valiosos, interesantes y atractivos para el público objetivo.

Una buena estrategia de contenidos implica mayor autoridad, visibilidad y reconocimiento de marca. Es por ello que, actualmente, todas las empresas cuentan con un plan de contenidos que les permita alcanzar objetivos como el aumento de las conversiones o la fidelización de clientes.

¿Qué es el marketing de contenidos?
¿Qué es el marketing de contenidos?

¿Cómo se relacionan el SEO y el marketing de contenidos?

Muchas veces la mejor manera de explicar algo es poniendo un ejemplo, así que eso es lo que vamos a hacer. En concreto, vamos a ver qué pasaría si trabajásemos solo el SEO o solo el marketing de contenidos.

  • Una página trabajada únicamente desde el campo del SEO, en principio, posicionaría muy bien. Su optimización en cuanto a SEO técnico, SEO On-Page y SEO Off-Page le haría alcanzar las primeras posiciones en Google. O no, porque los algoritmos de los buscadores detectan cuando una web está creada para el robot, pero no para la persona, y penalizan que así sea. Además, el usuario también rechazaría ese contenido que abusa de keywords, no responde a su consulta y que más que informar, desinforma.
  • Cuando el marketing de contenidos no cuenta con el apoyo del SEO, los contenidos, efectivamente, informan y aportan conocimiento de valor. Sin embargo, nunca serán vistos porque no se han colocado las “pistas” para que el usuario las encuentre. El usuario buscará, mediante unas palabras clave, aquello que el contenido contiene, pero este no posicionará precisamente porque no ha sido optimizado según los parámetros del SEO.

La realidad es que más del 80% de las personas hacemos una búsqueda en internet antes de tomar decisiones de compra. Queremos informarnos, responder a preguntas que tenemos o simplemente conocer mejor a la marca y conectar con ella. Para que esa conexión se dé, el contenido debe poder encontrarse y atraer al público. De estos dos aspectos (visibilidad y atracción) se encargan el SEO y el marketing de contenidos por separado, aunque los mejores resultados se obtienen cuando trabajan en conjunto.

En definitiva, de nada sirve el contenido de calidad si nadie llega a él, y de nada sirve que alguien llegue al contenido si este no es de calidad. No podemos olvidar, además, que esa valoración de contenido no solo la hace el usuario, sino también el propio buscador. Google, por ejemplo, tiene en cuenta qué resultados web satisfarán mejor las necesidades del usuario, para posicionar unos antes que otros.

Cómo integrar SEO en tu estrategia de marketing de contenidos

De manera genérica, podríamos decir que unir marketing de contenidos y SEO implica poner en marcha análisis, acciones y estrategias que logren posicionar una web (y, a través de ella, una marca) tanto en buscadores como en la mente del usuario. El objetivo final es que estos contenidos visibles y atractivos conviertan (entendiendo que la conversión puede ser una venta, rellenar un formulario o simplemente una visita que permanezca en la web).

Veamos cómo integrar ambas disciplinas.

1. Analiza las tendencias y los intereses del público objetivo

El estudio del buyer persona debe proporcionar no solo datos demográficos y de comportamiento, sino aspectos concretos que interesan al SEO y, por tanto, al marketing de contenidos. Entre estos aspectos están las tendencias de búsqueda.

A través de herramientas como Google Trends se pueden averiguar cuáles son esas cuestiones que el público está buscando. De este modo se valida el modo de negocio de la marca y se definen cuáles son los productos/servicios que más interés despiertan.

Por ejemplo, mediante una investigación de las tendencias se descubre que el público está interesado en formarse como wedding planner, pero no tanto en contratar a una. Esta información, a una empresa de organización de eventos que dispone de servicios de wedding planning, pero también de cursos de formación, le da pistas sobre dónde centrar sus esfuerzos, cómo enfocar los contenidos y a quién dirigirse.

comparacion busquedas wedding planner

2. Haz una investigación de las palabras clave

Durante la investigación de tendencias hay que detectar no solo cuáles son las búsquedas, sino también cómo se hacen. Concretamente, importan las palabras clave que disparan las búsquedas, entendiendo que, cuánto más específicas sean (las llamadas long tail), mejor.

Ser específico ayuda a definir los contenidos que trabajarán los redactores. Por ejemplo, una palabra como “bodas” despierta muchas búsquedas, lo que implica que hay una gran competencia y muy pocas posibilidades de posicionar. En cambio, términos más específicos como “organización de bodas en Madrid” estrechan la búsqueda, reducen los resultados y delimitan también las ideas de contenido.

Importante es también analizar la intención de búsqueda, es decir, por qué el usuario busca esas palabras. La intención puede ser:

  • Informativa: el objetivo del usuario es ampliar el conocimiento sobre un tema (“guerra de independencia”).
  • Navegacional: se busca llegar a la web de un sitio (“Amazon”).
  • Comercial: la intención es comparar opciones antes de tomar una decisión de compra (“mejores móviles”).
  • Transaccional: la compra está decidida y se busca el mejor lugar para completarla (“ofertas Samsung”).

Las intenciones también guían nuestra estrategia de contenidos. Si el equipo SEO detecta que la intención de búsqueda para “organización de bodas en Madrid” es comercial, la estrategia debe enfocarse hacia contenidos como “Lo que nuestros clientes dicen sobre nuestros servicios de organización de bodas en Madrid”. Es decir, contenidos que respondan a lo que el cliente quiere saber: qué servicio es mejor y por qué.

3. Planifica los contenidos

Con la información obtenida en los dos pasos anteriores, es importante organizar los contenidos.

Los expertos en marketing de contenidos saben bien que todo está siempre sujeto a un plan. Un plan en el que se determinan las fechas de publicación, pero que no es solo un calendario. También se especifican títulos, palabras clave, estructura textual o las cuestiones a las que hay que dar respuesta. Datos que ha proporcionado el análisis SEO y que ahora empiezan a convertirse en contenidos concretos.

4. Crea contenidos de calidad

Siguiendo las directrices dadas por los expertos SEO, los contenidos lograrán el ansiado posicionamiento, pero los redactores también deben asegurarse de cumplir con los estándares de calidad del público.

No es suficiente con contestar a las cuestiones que despiertan búsquedas, sino de hacerlo de una manera atractiva, relevante e informativa. Solo así los contenidos lograrán la autoridad necesaria para destacar en Google y entre los usuarios.

Una autoridad que, además, traerá backlinks, es decir, que otras webs se fijarán en los contenidos y enlazarán a ellos. Por lo tanto, la unión del SEO y del marketing de contenidos también influye en el link building.

Crea contenidos de calidad
Crea contenidos de calidad

5. Difunde los contenidos en las plataformas adecuadas

Cuando hablamos de marketing de contenidos y SEO, generalmente pensamos en los blogs. Es cierto que estas plataformas favorecen la generación y distribución de contenidos. No obstante, no podemos olvidar que otros canales como las redes sociales o el email marketing también ayudan al posicionamiento.

Es un error pensar que una vez damos al botón de publicar es suficiente. Se requiere de una difusión multicanal que genere visibilidad y redirija hacia la web. Cuanto más tráfico, mejor posicionamiento.

 

6. Mejora la UX de tu web

Una mala experiencia del usuario puede tirar por la borda todo el trabajo del SEO y del marketing de contenidos. Piensa, si no, en todas las veces que has abandonado una página cuyo contenido tenía potencial, pero simplemente no cargaba.

Esa impaciencia no es otra cosa que el resultado de una UX deficiente. En cambio, cuando factores como la velocidad de carga o el diseño adaptativo se optimizan, tanto buscadores como usuarios lo aprecian.

Por un lado, los algoritmos benefician a las webs que técnicamente son adecuadas. Por otro lado, los usuarios solo llegarán y se quedarán en los contenidos si estos son accesibles.

 

7. Analiza (e interpreta) los resultados

No hay marketing sin análisis. Disponer de datos es crucial para definir por primera vez una estrategia, pero también para mejorarla cuando esta no alcanza los resultados esperados.

Para comprobar que el trabajo conjunto de marketing de contenidos y SEO está surtiendo efecto y cumpliendo objetivos, es recomendable usar Google Analytics. Esta herramienta aporta información no solo cuantitativa, sino también cualitativa, lo que permitirá analizar el rendimiento de los contenidos con una visión completa y detallada.

 

¿Necesitas ayuda para integrar el SEO en tu estrategia de marketing de contenidos? ¡Ponte en contacto con nosotros!

Estrategias de contenidos en redes sociales: un lienzo para tu marca

Si miras el tiempo de uso de tu móvil, estamos casi seguros de que las apps que aparecen primero en la lista son las redes sociales. Instagram, Facebook, TikTok o incluso WhatsApp… Como usuarios, pasamos muchas horas en ellas, y como marcas, debemos ver esto como una oportunidad y una llamada a la acción: la de centrar nuestras estrategias de contenidos en redes sociales.

A través de las redes sociales nos comunicamos con otras personas, pero también con marcas. Seguro que en tu lista de “Seguidas” muchas de las cuentas pertenecen a empresas en las que has comprado o que te inspiran con sus contenidos, lo que hace que las tengas en cuenta.

Nos viene a la cabeza el caso del Real Madrid, que en sus redes difunde no solo comunicados o resultados de partidos, sino también imágenes de los entrenamientos, momentos históricos o retos en los que participan sus jugadores. Establecen así una relación más cercana con sus seguidores y aficionados.

“El contenido es fuego, las redes sociales son gasolina”.
— Jay Baer

Veamos con más detalle el ejemplo del Real Madrid y cómo, y por qué, las marcas construyen estrategias de contenidos en redes sociales.

Jay Baer
Jay Baer

¿Por qué necesitas definir estrategias de contenidos en redes sociales?

Podríamos decir que el Real Madrid no necesita estrategias de contenidos en redes sociales. Las entradas que vende para los partidos, el merchandising, las equipaciones, las colaboraciones y patrocinios… Son suficientes (y muy rentables) fuentes de ingresos. ¿Por qué dedicar entonces tiempo a las redes sociales?

La razón es que una marca es mucho más que sus ventas. Una marca tiene éxito cuando su posicionamiento es el adecuado y cuando la audiencia la identifica y la percibe de un modo específico. En este sentido, es importante la relación que se establece con el público, conlleve ventas directas o no.

El Real Madrid, por ejemplo, no solo quiere vender entradas, sino también hacer ver a su afición todo lo que es el club, con el fin de generar una conexión que vaya más allá de la transacción económica.

Pero no es algo que solo aplique a empresas o clubs que necesiten una afición que anime a su equipo. Aquellas que son puramente comerciales, es decir, cuyo objetivo es vender un producto/servicio, saben igualmente que la venta es solo uno de los muchos puntos de contacto con el consumidor. Las redes sociales favorecen y facilitan esas relaciones por muchas razones.

Las redes sociales como plataformas de contenidos que conectan

¿Qué papel juegan las redes sociales en el día a día de los consumidores? Según el estudio de IAB Spain, solo en España, 30 millones de personas las usan. De ellas:

  • Un 45% afirma usar las redes para seguir a marcas.
  • Un 44% reconoce que antes de realizar una compra revisa las redes de una marca.
  • Un 36% declara que lo que ha visto ha influido en su decisión de compra final.

Otro dato importante es que un 37% de los usuarios dicen que una marca les inspira más confianza si cuenta con perfiles sociales, y un 9% reconoce que no se fía si esos perfiles no existen o no son fáciles de encontrar o identificar.

De estos datos podemos concluir que las redes sociales favorecen la conexión con la audiencia. No podemos olvidar que hay personas que, aunque no lleguen a seguir nuestra cuenta corporativa, le echarán un vistazo antes de comprar o simplemente por curiosidad. Publicar contenidos en redes sociales que respondan a las preguntas o intereses que pueda tener el usuario, es clave para el éxito.

Las redes sociales como plataformas de contenidos que conectan
Las redes sociales como plataformas de contenidos que conectan

Beneficios de usar las redes sociales en tus estrategias de contenidos

Las buenas estrategias de contenidos en redes sociales atraen a usuarios que pueden terminar siendo clientes, pero sus beneficios son muchos más.

  • Actúan como escaparate de la marca ante un público amplio e hiperconectado.
  • Aumentan la visibilidad y el reconocimiento (online y offline) de la marca, especialmente cuando el contenido se construye, teniendo también en cuenta la estrategia de branding.
  • Permiten conocer mejor a la audiencia objetivo (sus intereses, sus opiniones, sus necesidades, etc.).
  • Facilitan la comunicación con el cliente.
  • Proporcionan un canal directo y rápido para comunicar noticias importantes.
  • Favorecen la redirección del tráfico hacia la web, pues desde el mismo dispositivo se puede consumir el contenido y hacer clic para abrir el navegador (algo que no ocurre con un anuncio puesto en la marquesina de un autobús).
  • Disponen de herramientas de análisis y monitorización de acciones y resultados in situ y en tiempo real.
  • Fortalecen la identidad de la marca entre los usuarios, fidelizándolos y haciéndoles sentir parte de la marca.
  • Mejoran la visibilidad en buscadores.

El ejemplo del Real Madrid

Aunque pensemos en el Real Madrid como un club deportivo, lo cierto es que es una marca. A través de las redes sociales busca generar conexiones que repercutan en un mejor reconocimiento de la marca.

El Real Madrid está claro que es muy conocido y no tendría por qué necesitar las redes para aumentar esa visibilidad. No obstante, plataformas como Instagram le permiten estar más cerca de la afición. No olvidemos que la mayoría de los partidos se emiten en canales de televisión privados y de pago, y las entradas para ir al estadio no son asequibles.

Las redes aportan esa cercanía con el aficionado que, en muchas ocasiones, se pierde o no existe en lugares como ruedas de prensa o una tienda cuyo objetivo es claramente comercial.

En cambio, sus estrategias de contenidos en redes sociales se enfocan en humanizar la marca, por eso publican pequeños snippets de los entrenamientos, que normalmente son a puerta cerrada, o vídeos de los jugadores en una faceta más entretenida y cercana.

Cómo desarrollar estrategias de contenidos en redes sociales efectivas

Los contenidos en redes sociales funcionan y cumplen sus objetivos cuando hay una estrategia detrás. Publicar de manera poco frecuente y sin pensar el qué y el porqué, es una opción para el usuario anónimo, pero no para una marca.

Una marca que quiere rentabilizar las redes sociales debe hacerlo con una estrategia de contenidos. Este es el paso a paso para crearla.

1. Determina los objetivos

Una estrategia es efectiva cuando se cumplen los objetivos. Por lo tanto, el primer paso es definir cuáles son esos objetivos. Sin ellos, no podremos establecer acciones ni medir resultados.

Los objetivos deben ser SMART, es decir:

  • Específicos
  • Medibles
  • Alcanzables
  • Realistas
  • Temporales

Un ejemplo de objetivo SMART aplicado a una estrategia de contenidos en redes sociales sería: aumentar en un 20% el tráfico web durante la campaña de Black Friday de este año, a través de publicaciones en Stories de Instagram.

Nuestro ejemplo es el de un objetivo cuantitativo, pero también podemos establecer metas cualitativas (mejorar el reconocimiento de la marca, aumentar la conversación sobre la marca, etc.).

A partir de este momento, todas las acciones y decisiones de la estrategia deben dirigirse al cumplimiento de estos objetivos.

2. Estudia a tu cliente

Analizar al buyer persona siempre es crucial, sobre todo cuando queremos encontrarlo en las redes.

Las redes sociales son muchas, y hay millones de personas en ellas. Cuanto mejor definamos a nuestro público objetivo, su demografía y sus intereses, más sencillo resultará dirigirnos a él a través de las plataformas.

Recuerda que no todas las personas están en todas las redes ni se comportan del mismo modo en todas ellas. Por ejemplo, las personas de 16-20 años tienen más presencia en TikTok y en Instagram, pero son más activas en la primera. Estos son aspectos a tener en cuenta para crear contenido efectivo en cada lugar.

Estudia a tu cliente
Estudia a tu cliente

3. Elige las redes sociales adecuadas

Como hemos adelantado, la presencia de tu marca debe estar donde esté su audiencia. Una marca joven como Forever 21 quizá no necesite centrar sus esfuerzos en LinkedIn, pero sí en TikTok.

Ten también en cuenta que cada red social tiene su propio lenguaje. Estar en TikTok no te convierte en una marca para gente joven si no eres capaz de comunicarte con esa audiencia joven. En cambio, un contenido interactivo y rápido de consumir sí lo consigue.

Por lo tanto, escoge desarrollar estrategias de contenidos en aquellas redes sociales en las que:

  • Esté tu público objetivo.
  • Puedas generar contenido con los recursos de los que dispones (por ejemplo, YouTube requiere de equipos de grabación y edición profesionales).
  • Tu competencia esté presente (si no lo está, puede suponer una oportunidad, especialmente cuando la red social es relativamente nueva, o una pérdida de tiempo porque significa que ahí no hay una audiencia a la que impactar).

4. Empieza a crear los contenidos

La parte más importante de una estrategia de contenidos en redes sociales es, efectivamente, la de los contenidos.

A la hora de empezar a crearlos, es crucial considerar con qué tipo de formatos estará más cómoda la marca. Con esto queremos decir que una marca muy dinámica se comunicará mejor a través de vídeos cortos, mientras que una marca profesional quizá saque mayor ventaja de diseños con texto.

Durante el proceso de ideación, creación y planificación de contenidos también hay algunos pasos imprescindibles:

  • Investiga qué contenidos funcionan mejor dentro de tus cuentas (si llevan tiempo activas) y en las de tu competencia (no para copiarlas, sino para encontrar nuevos enfoques).
  • Identifica las tendencias y los temas de actualidad para producir contenido relevante (por ejemplo, utilizar un meme popular para anunciar alguna novedad de la marca).
  • Haz una lluvia de ideas de contenidos, organizándolos por temáticas y por objetivos que persiguen (por ejemplo, tráfico web, ventas o reconocimiento de marca).
  • Escoge un formato para cada contenido, pensando cuál de todos (vídeo/imagen/diseño/texto/audio o una combinación de varios) comunicará mejor el mensaje y ayudará a la consecución del objetivo. Si hay un mismo contenido que puede publicarse en varias plataformas, adáptalo (por ejemplo, un pódcast del que se pueden subir fragmentos a Instagram).
  • Utiliza contenidos que haya generado tu audiencia (el conocido como User Generated Content). Además de proporcionarte contenido ya hecho, es una manera de conectar con el público y hacerlo partícipe de la marca.

5. Analiza los resultados

Una estrategia de contenidos en redes sociales es eficiente y efectiva cuando así lo demuestran los resultados. Igual que analizamos una web, hay que analizar las redes y monitorear cómo están funcionando los contenidos y si se están cumpliendo los objetivos.

En caso de que las metas no se estén alcanzadas, debemos tener la capacidad y el conocimiento de encontrar y analizar el porqué para hacer modificaciones. Por ejemplo, las razones pueden ser no haber elegido correctamente las redes, no estar publicando contenido que llame a la interacción, etc.

Sean cuales sean las razones, las herramientas de analítica disponibles en las propias plataformas y otras externas, deben darnos la respuesta.

Igualmente importante es estar abiertos a interpretar las respuestas y hacer cambios, recordando que una estrategia de contenidos en redes sociales no es inamovible.

 

¿Necesitas ayuda para crear una estrategia de contenidos en redes sociales? ¡Déjanos un comentario!

Contando tu historia: El papel de la narrativa en el branding

Las personas contamos historias. Lo hacemos por la noche para que los niños concilien el sueño, cuando explicamos una anécdota o cuando conocemos a alguien nuevo y le contamos quiénes somos. En todas estas situaciones, y otras muchas, organizamos la información a modo de relato, porque ese esquema de “cuento” es con el que hemos crecido y el que, desde tiempos inmemoriales, se ha utilizado para explicar el mundo. Por lo tanto, no es de extrañar que la narrativa también tenga un papel en el branding.

Las marcas que recordamos permanecen en nuestra memoria no solo por ofrecer un producto o servicio único y de calidad, que también, sino porque nos transmiten una historia y nos hacen partícipes de ella. Piensa en empresas actuales y recientes, como Heura, que se ha convertido en el héroe del cuento que lucha contra el gran dragón que es la industria cárnica.

No obstante, la narrativa en el branding no es un invento nuevo. Loewe nació en 1846 como una casa de moda española, y desde entonces ha co-creado con el consumidor una historia de marca que no olvida lo artesanal, pero avanza hacia adelante.

“El marketing ya no consiste en las cosas que haces, sino en las historias que cuentas”.

— Seth Godin

Seth Godin
Seth Godin

¿Por qué es importante la narrativa en el branding?

Nuestro cerebro interioriza mejor la información cuando esta tiene forma de historia. Ocurre esto por el valor que el relato tiene y ha tenido en las diferentes culturas a lo largo de los siglos.

Esa importancia, omnipresencia y trascendencia del cuento ha llegado también a las estrategias de marketing digital y, concretamente, al branding.

Recordamos que el objetivo del branding es comunicar cuál es el valor de una marca, y para lograrlo, pocas cosas hay tan eficientes como una buena historia.

Qué es la narrativa en el branding o el brand storytelling

El papel de la narrativa en el branding es evidente. Solo tenemos que acudir a la web de cualquier empresa para comprobar que disponen de alguna sección tipo “Nuestra historia” o “Quiénes somos” y que, los textos ahí incluidos, siguen, en la mayoría de los casos, una estructura narrativa.

Ese modo de presentar y comunicar la identidad de una marca es a lo que llamamos brand storytelling, es decir, la narración de la marca. Constituye en sí mismo una estrategia porque persigue un objetivo: generar una conexión con el consumidor.

En conclusión, podríamos establecer que el branding, a través de sus elementos, construye una marca sólida. El storytelling, por su parte, comunica a través de historias. El brand storytelling es la suma de ambos factores, dando como resultado una estrategia de comunicación basada en la narración con el fin de, así, conectar emocionalmente y de forma auténtica, con el cliente.

Razones por las que el brand storytelling hace brillar tu marca

De todas las anécdotas que te han contado a lo largo de tu vida, ¿cuáles recuerdas mejor y con más emoción? Nos atrevemos a decir que aquellas cuyo relato estaba bien construido. Las que fueron contadas dando saltos, sin orden o como si fuesen una crónica periodística en lugar de un relato, probablemente las hayas olvidado o incluso dejases de prestar atención mientras te las contaban.

Lo mismo ocurre con las marcas. La narrativa es fundamental en el branding porque ayuda a transmitir la marca, a hacerla inolvidable en la mente del consumidor y a posicionarla en el mercado. Las historias enriquecen lo que la marca es y también lo que la marca ofrece.

Piénsalo un momento, ¿no preferirías comprar un bolso de Loewe al conocer su compromiso con lo artesanal, que un bolso de una marca que acaba de salirte en redes sociales?

Por supuesto, no solo importa cómo se cuenta, sino qué se cuenta. Cada vez son más las empresas que muestran sus luces y sus sombras, reconociendo sus errores o los retos a los que se están enfrentando. Un ejemplo es la firma española Clotsy, cuya apuesta por la moda sostenible les genera ciertas dificultades. En lugar de esconderlas, las comparten con el público, haciéndoles partícipes de ello y buscando ayuda (su tienda la consiguieron abrir gracias a un crowdfunding).

Los beneficios de ser una marca con historia

Ganar autenticidad, credibilidad y confianza son algunos de los muchos beneficios de incorporar la narrativa al branding.

  • Las historias llaman, y retienen, la atención del consumidor, algo crucial en una era en la que las personas recibimos estímulos e información constantemente.

 

  • En la actualidad, el consumidor no solo quiere comprar, sino que busca conectar con la marca y con todo lo que hay detrás de ella. El storytelling ayuda a comunicar esos “behind de scenes” y los convierte en un factor decisivo para la compra.

 

  • La conexión emocional no es momentánea, sino que perdura y fideliza al consumidor, incorporándolo en la historia de la marca.

 

  • Dos marcas pueden ofrecer el mismo producto o servicio, pero el modo en el que lo comunican las hace únicas. El brand storytelling constituye, por lo tanto, un factor de diferenciación de marca.

 

  • Las marcas con historia y que transmiten cuáles han sido sus aciertos, sus fallos o sus retos, se perciben como más humanas y transparentes, lo que ayuda a que el consumidor se identifique con ellas.
Los beneficios de ser una marca con historia
Los beneficios de ser una marca con historia

Marcas cuyo brand storytelling te inspirará

Las marcas que vamos a compartir a continuación son marcas cuyas historias inspiran, y aún más lo hace el modo en el que se cuentan esas historias.

Aunque estas son nuestras propuestas, no dudes en echar un vistazo al brand storytelling y las estrategias de comunicación de tus marcas favoritas. Si sientes que han logrado conectar contigo, es que algo están haciendo bien y que su narrativa tiene un papel en el branding.

Loewe

Loewe se ha posicionado desde sus inicios como una marca artesanal. En los últimos años, además, ha querido implementar, de forma más específica, una estrategia de comunicación basada en el storytelling. ¿Cómo lo ha hecho? Estableciendo un vínculo estrecho con el consumidor y con la cultura del momento.

Fruto de esa estrategia son las colaboraciones que han hecho con películas, escultores, escritores, creadores de contenido, etc. Sinergias que les han acercado a un público más joven al que, especialmente durante la pandemia, incorporaron en la co-creación de la historia.

Lo audiovisual es el medio con el que hacen llegar el relato de su marca, y para comprobarlo solo hay que ver las short films y vídeos de los procesos artesanales que han ido publicando en sus redes sociales (plataformas, por otro lado, jóvenes y cercanas). De este modo, ya no muestran simplemente el producto, sino cómo los valores de la marca forman parte de él. Así, conectan con el consumidor al que parecen decirle “cuando compras Loewe, te llevas un trozo de la marca contigo y pasas a formar parte de nuestra historia”.

Ikea

¿Qué tienen los muebles de Ikea que nos hacen recurrir a ellos una y otra vez? Está claro que sus precios, sus diseños y su ergonomía influyen en las decisiones de compra, pero lo hacen en cierto modo por cómo esos elementos de su branding se comunican.

Cuando entras en una de las descomunales tiendas Ikea (o echas un vistazo a su catálogo web), la exposición de los muebles te cuenta una historia. El modo en el que todo está dispuesto y decorado te hacen pensar en quienes vivirían allí, pero al mismo tiempo empiezas a narrar la que sería tu propia historia viviendo allí.

La narración, por lo tanto, vertebra toda la marca, también sus campañas publicitarias, con eslóganes que fomentan el relato (por ejemplo, “un mueble, infinitas vidas” o “donde caben dos, caben tres”).

La conexión emocional con su cliente es brutal. Logran despertar en la audiencia la sonrisa, la creatividad o incluso la ironía.

Dove

Dove sabe que sus consumidores son personas reales, y como tal las trata, se comunica con ellas e incluso las muestra en sus anuncios. Se genera así una narración de marca co-creada con la audiencia.

La marca se presenta como cercana, tratando de transmitir en su comunicación esa idea de intimidad, de dulzura y de cariño que alguien siente al aplicarse una de sus cremas.

Para ello han lanzado campañas que se centran en el amor propio, en la autoestima y en la belleza real. Es un mensaje auténtico que marcó la diferencia en un momento en el que otras empresas perpetuaban cánones de belleza opresivos para las mujeres. Mensajes llenos de emocionalidad con los que sus clientas se sienten escuchadas.

 

¿Cómo crear una narrativa atractiva para el branding?

Una vez tenemos clara la importancia de generar una narrativa y una historia alrededor de la marca, es momento de escribirla. Para ello, lo primero, es analizar la marca y los elementos que conforman su branding, es decir, aquello que la representa.

Los valores, los colores o lo que la marca ofrece dicen mucho sobre su historia y sobre el papel que tiene en la sociedad o en el mercado. Pero no adelantemos el final, vayamos paso a paso.

La misión, la visión y los valores de la marca

Cualquier personaje literario se caracteriza por sus valores y por su propósito, es decir, por lo que quiere conseguir y por cómo lo quiere conseguir. Una marca, también.

Veámoslo con el ejemplo de Loewe. Sus valores se reflejan en su compromiso con el arte contemporáneo, la artesanía y la cultura en todo el mundo. Su misión es seguir transmitiendo la importancia de lo artesanal, pero con una visión actualizada y moderna.

Ese por qué y para qué son la base sobre la que construir la historia de la marca. Por lo general, las empresas quieren posicionarse como héroes, y la misión, la visión y los valores determinan cuál será su acto de heroicidad.

La historia de la marca

Incluso las marcas más jóvenes tienen una historia.

Cuáles fueron los comienzos, qué retos se encontraron durante el camino, cuáles han sido los logros hasta el momento… Esas cuestiones forman parte del relato de la marca. Contestarlas supone no solo un bonito ejercicio de introspección, sino que también aporta humanidad, emocionalidad y autenticidad a la marca.

A las personas nos gusta conocer cuáles han sido esos aciertos y errores y, así, ver a la marca como mucho más que una empresa. Es por ello que esos momentos clave deben incluirse en la narrativa del branding.

En el caso de Loewe el dónde y cuándo surgió son dos aspectos importantes en su storytelling. Ese primer taller determinó sus orígenes y también su presente, justificando por qué siguen potenciando lo artesanal y validando que así sea.

Los personajes de la marca

En un cuento de princesas y dragones, ¿qué papel jugaría tu marca? Ya hemos apuntado a que siempre será la heroína de la historia, algo que es del todo lógico porque quiere posicionarse como la mejor opción del mercado, la que cubre una necesidad del consumidor, que sería el personaje del cuento que está en apuros y necesita ser salvado del dragón.

¿Quién es el dragón? Aquello que genera una necesidad o un deseo en el consumidor. Por ejemplo, la producción no artesanal que Loewe se esfuerza en derribar y que el consumidor también rechaza.

Pero no todos son enemigos, también hay amigos y coprotagonistas. ¿Quiénes? Fundadores, inversores, trabajadores o incluso clientes.

En el caso de Heura, sus clientes son también héroes de la historia porque se rebelan contra un sistema contaminante e injusto. Lo mismo ocurre con Clotsy, que habla de sus clientes como “future warriors” que luchan por una moda sostenible.

Define, pues, quiénes aparecen en el brand storytelling de tu marca y qué papel adoptan.

Los personajes de la marca
Los personajes de la marca

La involucración de la audiencia en la historia de la marca

Hemos visto algunos ejemplos en los que los consumidores son personajes de la historia. No obstante, no hace falta, aunque es recomendable, darles un papel dentro del relato, pero sí dejarles co-crearlo.

¿Cómo? Hay diferentes maneras:

  • Analiza qué dicen los clientes en redes sociales u otras plataformas. El modo en el que hablan de la marca puede ayudar a establecer el relato, su tono o su estructura.

 

  • Organiza eventos para compartir experiencias memorables con los clientes. Es una forma muy directa de poder involucrar y sumergir al consumidor en el storytelling de la marca.

 

  • Haz encuestas no solo para conocer la opinión sobre la marca, sino para que los clientes decidan sobre esta (por ejemplo, para elegir un nuevo logo o qué producto sale antes).

 

 

La difusión de la historia

Por suerte, en la actualidad contamos con muchos, y diversos, canales de difusión.

Las redes sociales son uno de ellos y, por los diferentes formatos que encontramos en ellas (e incluso en cada una de ellas), suelen ser a las que se recurre.

No obstante, conviene recordar que existen otros muchos medios complementarios y que pueden ayudar a contar la historia de otra forma y a otro segmento del público. Piensa, por ejemplo, en cómo el email marketing alcanza a la audiencia de manera más íntima, generando una conversación.

En cualquier caso, es crucial que la narrativa siempre sea la misma. Cambiar la estructura, los personajes o el propósito confundirá al consumidor, cuando lo que realmente queremos es que la historia sea tan reconocible como el logo o como cualquier otro elemento del branding.

Queremos que, cuando el cliente vea al dragón de nuestro cuento, piense en nuestra marca como la heroína que puede salvarle.

 

¿Necesitas ayuda para contar la historia de tu marca? ¡Déjanos un comentario!

Mi interes por el momento

¿De las opciones debajo, cual es las que son prioritarias para los próximos 3 meses?

  • Elige a tu conveniencia 1 o varias opciones.

Calidad sobre cantidad: Cómo el buen contenido mejora tu SEO

¿Cómo ayuda un contenido de calidad al SEO? De muchas maneras. Pero no solo eso; el buen contenido será apreciado por los algoritmos, pero también (y aún más importante) por los usuarios.

“Contenido es todo aquello que añade valor a la vida del lector”.

— Avinash Kaushik

Es por ello que cuando se crea y se publica un contenido debe hacerse teniendo en cuenta la perspectiva del algoritmo, pero también la de la persona humana que lo leerá.

Esta doble visión es la que ha seguido desde hace años Repsol, y para comprobarlo solo hace falta echar un vistazo a su blog corporativo. En él encontrarás decenas de artículos que atraen al usuario y al algoritmo, generando confianza y autoridad ante uno y ante otro.

A lo largo de este artículo vamos a ver cómo lo hace Repsol y cómo puede hacerlo también tu marca.

Avinash Kaushik
Avinash Kaushik

¿Por qué el contenido de calidad es importante para el SEO?

Si has llegado hasta aquí, solo con la introducción de este artículo, ya habrás podido entender que la calidad del contenido es fundamental para el SEO. La cuestión es ¿por qué lo es? ¿Qué implicaciones tiene que un contenido sea bueno y cómo esto afecta al posicionamiento SEO? Un posicionamiento que, por otro lado, se da en los resultados de búsqueda de Google pero también en las mentes de los usuarios.

Dos posicionamientos que veremos están interrelacionados, ya que cuanto mejor posicione una web, más probabilidades tendrá de ser vista por el usuario. Al mismo, tiempo, cuanto más sea vista por el usuario y cuanto mejor responda a sus necesidades de información, más mejora su posicionamiento en buscadores.

Una rueda que no deja de girar, pero que es lo suficientemente estable como para asentar las bases del contenido de calidad y el SEO.

¿Por qué el contenido de calidad es importante para el SEO?
¿Por qué el contenido de calidad es importante para el SEO?

¿Cuándo decimos que un contenido es de calidad?

¿Has entrado ya al blog de Repsol? Si no lo has hecho, te damos un segundo para que lo hagas y vuelvas aquí.

¿Lo tienes? De acuerdo, echa un vistazo a los artículos publicados. Verás que todos responden a una pregunta o aportan información sobre un tema relevante y en el que Repsol tiene algo que decir (eficiencia energética, ahorro en el consumo, afectación de una nueva normativa…).

El contenido de calidad radica, en gran medida, en esa relevancia del contenido para el usuario y esa autoridad de quien lo escribe.

¿Qué más se puede concluir de esta afirmación? Algo muy simple, pero que en ocasiones se nos olvida: lo que a nosotros como personas nos parece interesante no tiene por qué serlo para el usuario ni para la marca a la que representamos. Puede que te interese el mundo del golf, pero a no ser que tu marca sea experta en ese campo y que tu público objetivo también quiera saber más sobre este deporte, el contenido que crees, por muy bien escrito y optimizado que esté, no será de calidad.

Añadimos, pues, que el contenido de calidad es aquel que genera resultados para la marca (más visitas, mayor reconocimiento, mejor posicionamiento en buscadores, etc.).

En conclusión, el contenido de calidad es el que:

  • Responde a las necesidades y expectativas del público objetivo (no de cualquier usuario, sino del que nos interesa atraer a la marca).
  • Tiene que ver con aquello que la empresa ofrece.
  • Aporta resultados a la marca (en forma de autoridad, de tráfico web o de cualquier otra forma que ayude a cumplir un objetivo).
  • Es original (aléjate de las copias o de llevar demasiado lejos aquello de “inspirarse”).

La importancia del contenido de calidad para el SEO

El contenido de calidad es fundamental para el SEO y para el usuario. Tan crucial para los dos que, a la hora de crear contenido para uno y otro, las directrices a seguir para que se considere de calidad por ambos son las mismas.

Un contenido de calidad para los buscadores posiciona mejor y llega a más gente. Del mismo modo, un contenido que gusta a la persona es catalogado por el algoritmo como de calidad, lo que le da puntos para una mejora en su posicionamiento. Como dice el refrán español “la pescadilla que se muerde la cola”.

Sabiendo esto, no es de extrañar que todas las marcas, incluida Repsol, centren gran parte de sus esfuerzos en el marketing de contenidos, entendiendo que es en esos contenidos en los que radica la clave del éxito online.

Veamos ahora en detalle qué factores determinan la calidad de un contenido.

Cómo se mide la calidad de un contenido

La Google EEAT es el conjunto de pautas que Google, el buscador por excelencia, utiliza para medir la calidad de un contenido. Las siglas responden a Experiencia (Experience), Conocimiento experto (Expertise), Autoridad (Authoritativeness) y Confiabilidad (Trustworthiness).

  • Experiencia: un contenido goza de experiencia cuando muestra que quien lo escribe conoce de primera mano aquello sobre lo que escribe porque, de un modo u otro, lo ha probado.

 

  • Conocimiento experto: implica que el autor (en el caso de un blog corporativo, la propia marca) es especialista en el tema. Es por ello que en el blog de Repsol todos los artículos abarcan temáticas sobre las que la empresa es experta (energía y luz) y no trata temas que, aunque relacionados, no forman parte de su campo de expertise (por ejemplo, ahorro en el consumo de agua).

 

  • Autoridad: un contenido puede crearlo la persona más experta y con más experiencia sobre algo, pero de nada servirá si la web no denota autoridad sobre ese algo. Por ejemplo, un médico deberá escribir un artículo sobre antibióticos en una web sobre salud y que sea reconocida por ello. Sin embargo, ese artículo no tendrá la misma relevancia ni será visto como de calidad si se publica en una web con autoridad en el ámbito de la ganadería. ¿Cómo se construye autoridad? Principalmente, a través del link building y de las menciones en redes sociales u otras plataformas, de modo que la web propia se constituya como referente.

 

  • Confiabilidad: un contenido es confiable cuando la web lo es. Para ello, es fundamental contar con certificados de seguridad y también crear contenidos verídicos y transparentes (aportando datos y estudios que verifiquen el contenido y evitando prácticas spameantes o poco honestas y precisas).

 

Como habrás podido comprobar, que un contenido denote experiencia, conocimiento experto, autoridad y confiabilidad hace que el usuario, y no solo el algoritmo, lo interprete como de calidad.

 

Cómo crear contenido de alta calidad

Conocemos la importancia del contenido de calidad para el SEO. Ahora es momento de la creación de ese contenido para que empiece a jugar a nuestro favor en el posicionamiento en buscadores.

La estrategia no consiste solo en sentarse frente al ordenador, sino que se necesita un análisis previo y también posterior para saber qué crear, para quién, dónde y cómo.

 

1. Estudia a tu buyer persona

En cualquier campo del marketing o de las ventas, conocer al buyer persona, es decir, al público objetivo, es fundamental.

Podemos tener la mejor pieza de contenido de nuestras vidas, incluir todas las palabras clave, añadir imágenes… Pero no servirá de nada si, al generarla, no pensamos en quién la recibirá y en quién queremos que, una vez la reciba, haga algo (se suscriba a la newsletter, compre en el e-commerce, comparta una campaña…).

Establece, por lo tanto, cuál es el resultado deseable y qué tipo de usuario debe generar ese resultado. De este modo, sabrás cómo dirigirte a esa persona y cómo enfocar el contenido para que aporte valor a la audiencia (su formato, su tono, su longitud…).

Solo si es así, el usuario interactuará con ese contenido y el algoritmo lo detectará como relevante.

2. Investiga los temas de actualidad

¿Qué interesa a los usuarios? ¿Qué respuestas están tratando de encontrar sobre aquello que la marca ofrece?

Por ejemplo, si tu marca forma parte del mundo de la belleza, utiliza plataformas como Google Trends o Also Asked para descubrir cuáles son las tendencias y los temas más buscados. Haz también una investigación “a pie de calle” para comprobar de qué se habla en redes. ¿Cómo puede tu marca responder a esas preocupaciones y necesidades?

Pongamos el ejemplo de una marca cosmética como 3ina, que recientemente ha lanzado uno de sus productos estrella (su No Rules Stick, que es colorete, pintalabios y sombra de ojos todo en uno) en formato líquido. ¿La razón? Era algo que su público pedía. Además, un rápido estudio de mercado les habrá hecho ver que los competidores que tenían productos similares (por ejemplo, el BeneTint de Benefit), estaban vendiéndolos muy bien.

Una vez lanzado el producto, es momento de crear contenido a su alrededor de modo que atraiga al usuario hacia el objetivo comercial. Algunas ideas de contenido serían cómo utilizarlo para un “no make up look” (un tema también en tendencia) o cómo aplicarlo con los dedos fácilmente, porque no necesitas nada más.

3. Haz un estudio de palabras clave

No hay SEO sin palabras clave, por eso es imprescindible que hagas un buen estudio de keywords para saber cuáles posicionan mejor.

Recuerda también que es importante apostar por palabras long tail que sean más específicas y que, aunque los usuarios estén buscándolas, todavía no tengan una competencia alta.

4. Crea (y optimiza) contenido de calidad para el SEO y para tu audiencia

Con la base que has construido hasta ahora (estudio de mercado, de audiencia y de palabras clave), producir contenido de calidad es más fácil.

La recomendación principal, y no nos cansamos de repetirla, es considerar siempre al SEO y a la persona humana.

Dicho esto, estas son algunas directrices más que hay que cumplir para optimizar correctamente el contenido:

  • Usar títulos, subtítulos, encabezados, listas, párrafos cortos, negritas y otros elementos que hagan el texto más legible, lo estructuren y agilicen su lectura.

 

  • Añadir elementos audiovisuales que enriquezcan el contenido (siempre que sea posible, personalízalos respetando la identidad de marca a nivel tipografía, colores, etc.).

 

  • Aportar datos, estadísticas, estudios o ejemplos reales que verifiquen la información y le otorguen autoridad y confiabilidad.

 

  • Incluir enlaces externos e internos u otros recursos relevantes y con los que el usuario pueda profundizar en el tema (por ejemplo, un link a una herramienta de la que se está hablando, como hemos hecho nosotros algo más arriba en el apartado de palabras clave).

Para poder abordar esta tarea con profesionalidad y en su totalidad, confía en agencias de medios especializadas.

 

5. Prioriza siempre la calidad por encima de la cantidad

Resulta obvio decirlo después de todo un artículo hablando sobre contenido de calidad y de SEO: no te alargues si no es necesario.

A veces se cae en el error de pensar que cuanto más longitud o cantidad de recursos tenga un contenido, mejor, pues eso quiere decir que dispone de información y que aporta mucho valor. Sin embargo, no tiene por qué ser así. En ocasiones, lo breve, dos veces bueno, especialmente si apostar por la cantidad pone en riesgo la calidad del contenido.

 

6. Distribuye el contenido de manera estratégica

Estudiar al buyer persona nos ha ayudado a establecer qué contenido crear y cómo crearlo, pero también dónde crearlo. ¿A qué nos referimos con esto? A que de nada servirá un contenido de calidad para el SEO si este no llega adecuadamente al usuario.

Hay contenido que, por el público al que se dirigen, funciona mejor en redes sociales. Otro, en blogs, en podcasts o en ebooks. Del mismo modo, hay canales gratuitos y otros que ofrecen una mejor distribución, pero son de pago (Google Ads, por ejemplo).

En cualquier caso, escoge siempre aquellos medios en los que tu público esté presente, adaptando incluso una misma pieza de contenido a varias plataformas para darle más difusión.

 

Si necesitas ayuda para crear contenido de calidad que mejore tu SEO, ¡ponte en contacto con nosotros!

Mi interes por el momento

¿De las opciones debajo, cual es las que son prioritarias para los próximos 3 meses?

  • Elige a tu conveniencia 1 o varias opciones.

Link Building: La base de un SEO sólido

Cuando hablamos de SEO, uno de los primeros términos que se unen a la conversación es el link building, es decir, la estrategia de conseguir enlaces que dirijan a una web con el objetivo de mejorar así su posicionamiento.

Porque, tal y como se puede deducir de esta definición tan breve aunque clara, cuando el contenido de una web aparece enlazado en otras páginas, los algoritmos de buscadores como Google reciben un mensaje: esa web es relevante. Como es lógico, hay otros elementos que también se tienen en cuenta en el posicionamiento y que deben trabajarse en cualquier estrategia SEO.

“El objetivo no es ‘hacer que tus enlaces parezcan naturales’; el objetivo es que tus enlaces sean naturales”.

— Matt Cutts

No obstante, hoy vamos a centrarnos en la unión entre link building y SEO y en el poder de los enlaces para mejorar la visibilidad de una web.

Matt Cutts
Matt Cutts

¿Qué es el Link Building?

Si hay una base sobre la que se asienta un SEO sólido, esa es el link building. Los enlaces de calidad que redirigen a una web la hacen más visible en las páginas de resultados de buscadores como Google (solo en este buscador se hacen 5.600 millones de búsquedas por día).

Si la tuya es una de esas marcas que desean ser vistas, aumentar el tráfico web y atraer clientes, no dudes de que el link building es la clave para lograr estos objetivos.

La definición del link building y su papel en el SEO

El link building, por lo tanto, es el conjunto de estrategias y acciones que buscan generar enlaces de calidad en webs externas que redirijan a la web propia. A estos enlaces se les llaman backlinks. Por ejemplo, el enlace que hemos colocado un poco más arriba con los datos de búsquedas en Google, es un backlink que redirige a un medio digital especializado en tecnología.

Cuantos más backlinks redirijan a una web, mejor posicionará, pues los algoritmos de buscadores entenderán que el contenido enlazado es de valor, relevante y tiene autoridad.

No obstante, no todos los backlinks cumplen con su función. Para que estos enlaces afecten positivamente a la estrategia de link building y SEO de una web, deben ser enlaces de calidad.

Para valorar esa calidad, Google, el buscador principal en el que se realizan más del 90% de las búsquedas, considera diferentes factores.

Cómo valora Google los enlaces

Entender cómo Google valora los enlaces es fundamental para llevar a cabo buenas prácticas de link building. No todos los enlaces son iguales, ni tener muchos enlaces equivale a lograr un buen posicionamiento. El algoritmo de los buscadores considera otros factores.

La cantidad de los enlaces

Antes, el factor más importante era, principalmente, la cantidad de backlinks que recibía una página. Cuantos más, mejor, pues se entendía que así se medía cómo de popular era una web.

El problema es que no se estaba teniendo en cuenta la calidad de esos enlaces, es decir, la autoridad, la relevancia o la fiabilidad de las webs de las que provenían.

En consecuencia, en la actualidad, a la cantidad se le suma la calidad de los enlaces, que se ve reflejada en el análisis del resto de aspectos.

Las diferentes fuentes de enlaces

A Google le interesa que los backlinks provengan de diferentes webs, y no solo de una. Por ejemplo, si dos webs tienen 30 backlinks cada una, Google priorizará aquella con una mayor diversidad en cuanto a procedencias.

Veámoslo con una metáfora. Si estás en medio de un proceso de selección para un puesto de trabajo, es probable que soliciten referencias tuyas. Se valorará no solo el número de referencias, sino que vengan de diferentes empresas. Esto otorgará validez a tu candidatura. En cambio, entregar varias referencias, pero todas de la misma empresa, dará imagen de que no has tenido mucha experiencia o de que, si la has tenido, no ha sido relevante, suficiente o positiva para ti o para el resto.

Con los enlaces pasa lo mismo. Cuantos más dominios diferentes enlacen a tu web, mejor. Por supuesto, cuanto más confiables y seguras sean esas procedencias, aún mejor.

 

El contexto del enlace

Dentro de la calidad del enlace, Google considera su contexto, es decir, en qué tipo de página se da o incluso las palabras que rodean al link.

Por ejemplo, si la página donde aparece el backlink está relacionada con el área de especialización de tu negocio, se entiende que es valioso y que tiene autoridad dentro de ese campo.

Las palabras que rodean al enlace, por su parte, ayudan al algoritmo a entender sobre qué se está hablando y si, por lo tanto, tiene sentido haber incluido ese enlace. Por ejemplo, cuando lo único que interesaba era la cantidad de enlaces, muchas páginas incluían backlinks sin orden ni concierto, solo para aumentar la cantidad. Lo que ocurría es que esos enlaces carecían de sentido dentro del texto. En consecuencia, y para evitar el spam y la mala praxis, lo que ahora se prioriza es que el link sí guarde relación y aporte algo al contenido en el que se incluye.

En este sentido, es también importante el anchor text, es decir, el texto del enlace. Frases como “haz clic aquí” hacen dudar al algoritmo sobre la relevancia del backlink, mientras que palabras que estén relacionadas con el contenido enlazado se valoran positivamente.

Por último, Google rastrea también qué otros enlaces aparecen cerca. Si esos enlaces llevan a páginas de calidad, es favorable para tu backlink. Igualmente, es positivo que el enlace aparezca en un lugar prioritario, como es el inicio del texto, y no en uno secundario (como un pie de página).

 

Enlaces internos y enlaces externos

Hasta ahora hemos hablado solo de los backlinks externos, es decir, los que provienen de una web que no es la nuestra. Pero, ¿acaso no podemos también enlazar nuestros propios contenidos entre sí? Efectivamente, pero no favorecen del mismo modo al link building y al SEO.

Podríamos decir que el algoritmo de Google piensa lo mismo que pensarías tú si escuchas a alguien hablar bien de sí mismo versus si escuchas a otra persona hablar bien de otra persona. Si el enlace es externo (una web “hablando” de otra web), resulta más confiable que si es interno (una web “hablando” de sí misma).

Sin embargo, los enlaces internos son importantes, ya que ayudan a Google a entender la jerarquía web de nuestra página. Por ejemplo, en un artículo sobre un tema general (sobre el SEO), podemos enlazar artículos que traten subtemas específicos (sobre el link building, sobre las palabras clave, etc.). Con esta estrategia al algoritmo le estamos mostrando cuál es la organización de los contenidos y cuáles son las publicaciones principales.

Con los enlaces externos en nuestra web, es decir, los backlinks que creamos en nuestra web y que redirigen a otra, pasa algo parecido. No mejoran nuestro link building, pero Google valora positivamente que generemos links a páginas relevantes, con autoridad y confiables, entendiendo que entonces la nuestra también lo es.

 

La velocidad de generación de backlinks

Podríamos pensar que ganar muchos enlaces y hacerlo rápido sería positivo para el link building y el SEO, pero no lo es. En los oscuros y antiguos tiempos del SEO se originaron empresas y “granjas” de enlaces que potenciaban la compra venta fraudulenta de links, algo que Google quiso empezar a penalizar.

El buscador perfeccionó su algoritmo para que detectase este tipo de prácticas. En consecuencia, ahora, si una web recibe demasiados backlinks y con una velocidad sospechosa, su posicionamiento se verá afectado.

La velocidad de generación de backlinks
La velocidad de generación de backlinks

Cómo hacer link building de manera efectiva

Una vez tenemos claro qué es el link building y cómo mejora el SEO, es momento de ponernos a ello.

Tal y como hemos visto, no es suficiente con fomentar que otras páginas nos enlacen, sino que debemos centrarnos en el que el link building sea de calidad y cumpla con las directrices y recomendaciones de Google.

 

Acciones para crear un link building y un SEO sólidos

Aunque pueda parecer obvio, la base para construir un link building sólido es conseguir backlinks. La cuestión no tan obvia es cómo hacerlo.

Te contamos cuáles son las acciones más efectivas.

Guest posting

¿Alguna vez has empezado a leer un artículo y has visto que bajo el nombre del autor aparecía “Autor invitado”? Con total seguridad bajo, ese “título” habría también algunos enlaces a la web de esa persona. A esto es lo que se le llama guest posting, es decir, “publicación como invitado”.

Es una estrategia muy común en el mundo bloguero. Básicamente, consiste en invitar a otro bloguero a escribir un artículo en tu blog. La colaboración genera backlinks de manera natural, ya que los blogs suelen compartir temática. Además, ayuda a aumentar la visibilidad y la reputación del autor (y, por ende, de sus contenidos).

Al ser una acción tan frecuente, suele ser bien recibida. ¿Quieres probarla? Investiga qué personas de tu sector estarían interesadas en “invitarte” y ponte en contacto con ellas para proponerles la colaboración.

Un modo de hacer esta colaboración más rentable para ambos es que el autor de la otra web también pueda escribir un post en la tuya. ¡Es un win-win!

Intercambio de enlaces

Como su propio nombre indica, esta acción consiste en intercambiar backlinks.

Igual que con el guest posting, la clave está en encontrar webs que traten los mismos temas o en las que sería coherente que apareciese un link a tu página (y un link suyo en la tuya). Pero, a diferencia del guest posting, aquí no intercambiaríamos la publicación de un contenido, sino simplemente un link.

Por supuesto, el acuerdo debe llevarse a cabo de manera natural, recordando siempre que no es recomendable añadir muchos backlinks de golpe y muy seguido.

Enlaces promocionados

Hasta ahora las estrategias planteadas no costaban dinero, sino que se basaban en acuerdos de intercambio o colaboración (“pagábamos” con un artículo o con otro enlace). Esta acción, sin embargo, sí tiene un precio, ya que lo que se busca es que una web enlace a nuestro sitio a cambio de un dinero.

La manera más adecuada de hacerlo es crear una nota de prensa y pagar para que algunos medios digitales la publiquen y añadan un enlace a tu web.

Buscar menciones sin enlace o enlaces rotos

Es muy probable que si te pones a buscar, encuentres webs que mencionan tu contenido, pero que no lo han enlazado. No dudes en escribirles y pedirles que lo hagan.

También puede darse el caso de que encuentres páginas que sí te han enlazado, pero no lo han hecho bien. Igualmente, puedes ponerte en contacto para solicitar que esos enlaces rotos se arreglen.

Si quieres ir un paso más allá, encuentra páginas que tengan enlaces rotos que iban a otras páginas (no a las tuyas) y, por la razón que sea, ya no funcionan y redirigen a un error 404. Si en tu web dispones de un contenido similar a ese que se ha “perdido”, propón que cambien el enlace roto por uno tuyo.

Optimiza el contenido que ya tienes publicado

El link building hay que monitorizarlo. En este análisis detectarás qué contenidos generan más backlinks, ¿por qué no actualizarlos y optimizarlos para que sigan trayéndote éxitos?

Como añadido, no es mala idea que trates de emular ese contenido y crear uno parecido. Por ejemplo, si es un artículo sobre link building y SEO, publica otro en el que profundices en el tema o que esté relacionado con él.

 

Consejos para crear una estrategia de link building con backlinks de calidad

Ya sabemos cómo conseguir enlaces, pero también que no todos sirven ni “valen” lo mismo.

Revisando cómo Google evalúa los backlinks podemos deducir cómo debe plantearse la estrategia de link building y SEO. Como punto de partida y base, deberemos priorizar la calidad del enlace y de la página que enlaza. Veámoslo con más detalle.

Consejos para crear una estrategia de link building con backlinks de calidad
Consejos para crear una estrategia de link building con backlinks de calidad

Calidad por encima de cantidad

Lo hemos dicho y lo volvemos a repetir: más vale un buen backlink que diez malos.

Para asegurarnos de que estamos ante enlaces de calidad debemos comprobar:

  • La autoridad de las webs que enlazan.

 

  • Que los enlaces provengan de diferentes dominios.

 

  • Que la temática de las páginas sea similar o igual a la nuestra (por ejemplo, para un blog de marketing como el nuestro no sería conveniente solicitar backlinks a una web sobre viajes, pero sí a una también sobre marketing o sobre emprendimiento).

 

Prioriza la naturalidad

Los enlaces deben ser naturales, es decir, no estar dispuestos de manera forzada o spameante.

En este sentido, y tal y como hemos visto, son importantes aspectos como el contexto y el anchor text del enlace. Asegúrate, pues, no solo de que el link aparezca, sino de dónde y cómo lo hace.

Busca, por lo tanto, que los backlinks estén colocados de manera coherente en el texto y que su anchor text incluya palabras clave relacionadas con el contenido enlazado.

 

Busca y elimina backlinks tóxicos

Esperamos que no sea así, pero si hace unos años llevaste a cabo una estrategia algo anticuada de link building y SEO, es probable que cayeses en prácticas que entonces no estaban tan mal vistas ni penalizadas como sí lo están ahora.

¿A qué nos referimos con esto? A haber generado backlinks en webs de poca reputación o incluso en granjas de enlaces. Lo hecho, hecho está, pero es momento de intentar revertir la situación, empezando por detectarlos y deshacerte de ellos.

 

Genera contenido de calidad

Como hemos visto, una manera de conseguir backlinks y mejorar nuestro link building es ponernos en contacto con páginas que nos resulten interesantes para ello. Sigamos este método o queramos que esas webs nos enlacen de manera natural, es fundamental una buena estrategia de marketing de contenidos que dé como resultado contenidos de alta calidad.

¿Qué ocurre si no tienen esa calidad? Que no resultarán relevantes y a nadie le interesará “recomendarlos” en sus propios contenidos.

 

¿Tienes alguna pregunta sobre cómo el Link Building puede mejorar tu SEO? ¡Déjanos un comentario!

Mi interes por el momento

¿De las opciones debajo, cual es las que son prioritarias para los próximos 3 meses?

  • Elige a tu conveniencia 1 o varias opciones.

Branding en el marketing online: Creando una identidad digital

En un mundo en el que las noticias nos llegan a través de Twitter y compramos los productos virales de TikTok, resulta inevitable que una marca apueste por el branding en el marketing online.

La diferencia entre hacerlo y no hacerlo está en ganar relevancia y visibilidad en un entorno cada vez más digital y también cada vez más competitivo.

Pocas son por tanto las marcas que no desarrollan y posicionan su imagen de marca en canales digitales como son las webs, las redes sociales o el email marketing.

Aunque podemos dirigir la vista hacia muchas empresas que nos sirven de ejemplo en este aspecto, la que en esta ocasión vamos a tomar como modelo es El Corte Inglés. Una empresa fundada en 1940 cuando lo digital ni existía y que con el paso de los años ha tenido que evolucionar su branding tradicional hacia uno que también cuidase y posicionase su valor de marca en el entorno online.

Te invitamos a seguir leyendo este artículo en el que estableceremos qué es el branding en el marketing online y cuál es su papel en el éxito de una marca.

«Google only loves you when everyone else loves you first.»

– Wendy Piersall

Wendy Piersall
Wendy Piersall

¿Qué es el branding en el marketing online?

Si sigues las huellas digitales de El Corte Inglés no tardarás en darte cuenta  de que toda su presencia online sigue una misma línea. Y esa línea es la establecida por el branding, es decir, por el conjunto de estrategias y acciones que comunican la marca.

Dentro de esas estrategias y acciones están los colores corporativos, el logo, la experiencia de compra que se ofrece al cliente, el tono de comunicación o los valores que humanizan e identifican a la marca.

El branding por tanto invade todo lo referente a la marca, tanto en el mundo offline como el online.

Qué es el branding: el alma de un negocio

Aunque ya hemos perfilado qué es el branding, es un ámbito tan amplio y tan estratégico que merece la pena ahondar más en él.

Si entendemos que la marca, según la Asociación Española de Empresas de Branding, «no es un logo, una marca no es un packaging, una marca no es una campaña de publicidad. Ni siquiera una marca es lo que tú crees que eres como tal. Una marca es lo que los demás piensan que eres.», podríamos decir que el branding es el encargado de gestionar que esa percepción sea positiva. Por lo tanto, el objetivo del branding es construir una marca sólida a ojos del consumidor.

Para ello es fundamental priorizar la coherencia entre todos los elementos que conforman el branding y, por tanto, la marca. Estos elementos son:

  • La propuesta de valor
  • El nombre
  • La personalidad de una marca
  • La identidad visual
  • El tono de comunicación
  • Los productos y servicios
  • La experiencia de marca

El conjunto de estos elementos envía un mensaje al consumidor, que forma en su mente una imagen de qué es la marca.

El Corte Inglés por ejemplo se percibe como una marca de calidad y de confianza, dos valores que quedan representados a través de toda su estrategia de branding. Por ejemplo, esa imagen la transmiten los empleados siempre vestidos de traje y en tonos oscuros (el verde y negro corporativos) pero también su amplio catálogo lleno de importantes marcas o sus posts en redes sociales con mensajes sencillos, breves y directos.

Qué es el marketing online: más allá de lo tradicional

Lejos han quedado los días en los que marketing solo había uno, el que se daba en medios de comunicación como la televisión o directamente en los puntos de venta. Ahora a ese marketing se le llama «tradicional» y a su lado ha aparecido el marketing online, que es el que se da en entornos digitales y más recientes, como son las redes sociales, Internet, los dispositivos digitales u otras plataformas en línea.

Diferencias entre marketing online y marketing tradicional

Decimos que están «al lado» porque en ningún caso son contrarios. Son dos especialidades de un mismo campo: el marketing, que se encarga de la venta, la promoción y la comunicación de la marca. No obstante, es innegable que existen diferencias entre ellos:

  • El marketing online se da en entornos digitales.

 

  • El marketing online personaliza más los contenidos, pues el consumidor puede elegir verlos o no (algo que no pasa con los anuncios de la tele, por ejemplo).

 

  • El alcance del marketing tradicional puede ser mayor (por ejemplo, el impacto que un anuncio de TV emitido en prime time puede tener). No obstante, ese alcance también está menos segmentado (no se puede elegir a qué segmento de la población, según sus gustos o su edad, se le muestra un anuncio en el periódico, mientras que en Google Ads sí se puede targetear a grupos sociales muy específicos).

 

  • El marketing online es medible, pudiendo establecer qué consumidores a los que ha impactado una acción han terminado haciendo una compra.

 

  • El marketing tradicional tiene un costo más elevado que el online.

 

  • La interacción en el marketing online, gracias al desarrollo de las plataformas, es mucho más alta que en el marketing tradicional.

A pesar de estas diferencias, la estrategia general del branding debe ser común en ambos tipos de marketing. Eso sí, debe poder adaptarse a cada uno pues, como hemos visto, hay unas características concretas que el marketing online tiene respecto al tradicional (como son la inmediatez, el alcance o los canales de difusión).

Esa adaptación, que es relativamente reciente, ha dado pie al auge del branding en el marketing online, también conocido como branding digital.

Diferencias entre marketing online y marketing tradicional
Diferencias entre marketing online y marketing tradicional

Cuál es el papel del branding en el marketing online

Aproximadamente un 75% de las personas interactúan con las marcas a las que siguen. Las redes sociales se han convertido en este sentido en el canal predilecto para conocer las novedades de las marcas e iniciar conversaciones sobre ellas (y con ellas). No nos sorprende que, sabiendo esto, el branding tenga también un gran poder en todo lo concerniente al marketing digital.

El branding digital tiene el objetivo de crear y comunicar una identidad digital de la marca. Derivado de ello la marca aumentará sus beneficios de venta pero también la conexión con el consumidor, ya que las plataformas online favorecen esa relación marca-cliente.

Los beneficios del branding digital para crear una marca de éxito

Mientras que un anuncio de televisión tradicional no promueve la conversación con el cliente, sino que solo es la marca la que «habla», en Internet esa hiperconectividad no solo es posible, sino que es uno de los pilares sobre los que se asienta lo digital.

Te contamos cuáles son el resto de ventajas del branding en el marketing online:

  • Emocionalidad: normalmente en Internet se puede comunicar la marca de una manera más completa y cercana, lo que ayuda a generar emociones en el consumidor y conectar mejor con esa persona.

 

  • Omnicanalidad: Internet es inmenso pero no todo el público está en todos los sitios. El branding digital por lo tanto puede escoger los canales más adecuados para posicionar la marca según quién es el público objetivo, haciendo llegar el mensaje de manera más directa, productiva, rentable y eficiente.

 

  • Humanización: las marcas se presentan de una manera más humana en las plataformas digitales. El branding aprovecha que el canal es más directo para lanzar estrategias y llevar a cabo acciones que aportan cercanía, como puede ser el simple hecho de responder un comentario o hacer un sorteo.

 

  • Diferenciación: en plataformas digitales, como son las redes sociales, la comunicación puede ser más recurrente que en un anuncio en una marquesina de autobús, que solo se ve una vez y repite un mismo mensaje hasta que se cambia. Esa conversación continua permite transmitir mejor los valores diferenciadores de la marca.

Cómo crear una marca fuerte en línea

Una marca con una fuerte presencia online está más cerca de alcanzar el éxito que una que no lo está. El Corte Inglés es un ejemplo de cómo adaptarse a los nuevos medios perpetúa la notoriedad de una empresa.

En cambio, todos esos negocios locales que rechazan estar en línea siguen perdiendo las muchas oportunidades que Internet podría traerles. No desarrollar una identidad digital te condena al olvido, a la invisibilidad y pone un límite indeseado al posible crecimiento.

Para que tu marca esté en el primer grupo y no en el segundo, sigue leyendo nuestra guía para crear una marca fuerte en línea.

Cómo crear una marca fuerte en línea
Cómo crear una marca fuerte en línea

El paso a paso para crear una buena estrategia de branding en marketing digital

Crear una marca digital sólida y fuerte es el resultado de diseñar e implementar una efectiva estrategia de branding en marketing online.

Antes de presentar nuestra guía paso a paso, queremos recordar la importancia de que el branding, digital o no, tenga la capacidad de adaptarse.

La adaptación es un factor siempre importante para cualquier marca y en cualquier ámbito, pero especialmente en el digital. Donde el entorno varía más y a mayor velocidad, no puede haber resistencia al cambio.

1. Cuida la identidad visual de la marca

El branding en el marketing online debe mostrar coherencia y consistencia. Por ejemplo, no es recomendable ni lógico que una marca tenga una foto de perfil diferente en cada red social.

Esa uniformidad en la imagen de perfil debe trasladarse también a otros elementos como colores, tipografía o incluso iconos. Por supuesto, esa identidad visual debe ser la misma online y offline para que la marca sea reconocible en cualquier medio.

2. Define a tu público, encuéntralo y comunícate con él

Las plataformas online nos ofrecen la posibilidad de llegar a un público muy amplio. Si no se segmenta a esa audiencia, el mensaje corre el peligro de perderse sin causar un impacto.

Recuerda por lo tanto que ese mayor alcance puede ser negativo o positivo según se mire. Haz un buena investigación de tu buyer persona para entender qué canal digital es más adecuado para conectar con ella.

Aprovecha por lo tanto las posibilidades de las herramientas de targetización que ofrecen plataformas como las redes sociales o el email marketing. Así podrás crear mensajes personalizados y por lo tanto más efectivos. En cambio, intentar llegar a todo y a todos no traerá ningún beneficio a la larga.

3. Enfócate en crear una estrategia de marketing de contenidos

En lo que al marketing y branding digital se refiere, la creación de contenidos es la clave.

El objetivo no es publicar por publicar porque lo online lleve a esa rapidez. El objetivo debe ser priorizar siempre la calidad y crear contenidos que aporten valor al usuario, que sean relevantes y que construyan una imagen de marca positiva.

4. No olvides la coherencia

Aunque los múltiples canales para hacer branding en marketing digital requieran adaptación (por ejemplo, un vídeo en YouTube debe tener unas características de duración y formato diferentes a las de un vídeo en TikTOk), no se puede olvidar la coherencia.

Una marca sólida y reconocible lo es porque sus valores, su tono de comunicación, su identidad visual… En definitiva, su branding, se identifica en cualquier lugar. Por ejemplo, el servicio de atención al cliente online de El Corte Inglés promete la misma resolutividad y proactividad que el personal de tiendas físicas.

En este sentido es importante poner al cliente como el protagonista del branding, acompañándole en cada toma de contacto (online u offline) que tenga con la marca.

5. Aprovecha la bidireccionalidad

Como hemos apuntado, una de las ventajas del marketing digital frente al tradicional es que este favorece y facilita la interacción.

En pocas ocasiones se puede recibir feedback tan directamente como a través de canales online. El branding por lo tanto tiene en estos canales la oportunidad de colocar al cliente en el centro y analizar con detalle cuál es la percepción de la marca, estableciendo los puntos de mejora.

Por supuesto esa bidireccionalidad también potencia la conexión emocional entre marca-consumidor.

6. Diseña una estrategia de gestión de crisis

Las plataformas online, sobre todo las redes sociales, también tienen sus sombras. Entre ellas está la mayor exposición al odio o a los comentarios negativos. Por ejemplo, antes una persona a la que no le había gustado un producto enviaba su queja por email, mientras que ahora puede dejar un comentario dañino para la imagen de marca en redes sociales.

Contestar esos comentarios desde la profesionalidad y el respeto es fundamental para la imagen de la marca y por lo tanto es tarea del branding digital. De igual modo es importante tener una guía sobre cómo gestionar crisis cuando el comentario no es solo uno y peligra la reputación corporativa.

 

El branding en el marketing online es la llave para una marca actual que sabe que el éxito también se da en el mundo digital. Es por eso que muchas empresas dejan en manos de profesionales la gestión de todas esas estrategias y acciones.

¿Quieres construir una identidad de marca sólida en línea? ¡Ponte en contacto con nosotros!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

Creación de contenido: La clave para un SEO exitoso

Una web (y por lo tanto una marca) no posicionará bien si creación de contenido y SEO no trabajan mano a mano. Con esta afirmación empezamos un artículo en el que entenderás el por qué de esa unión.

“Content is king.”

– Bill Gates

Un porqué que Mercadona no solo conoce, sino que aplica en su estrategia de posicionamiento web. En su página puedes encontrar información de todo tipo sobre la empresa, sobre cómo trabajar en ella, sobre sus localizaciones… Pero si hay una sección que ayuda al SEO es su blog. En él puedes encontrar recetas, información y consejos de uso sobre sus productos. Contenidos de valor que atraen al consumidor pero que también están optimizados para buscadores.

¿El resultado? Una web muy visitada y bien posicionada. Te contamos cómo emular esa estrategia (y quizá también ese éxito) gracias a la creación de contenidos y el SEO.

Bill Gates
Bill Gates

¿Qué es el marketing de contenidos?

La creación de contenidos web responde a una estrategia, y esa estrategia viene marcada por el marketing de contenidos. El objetivo de esta disciplina es atraer clientes a la web de manera natural y orgánica a través de contenidos relevantes para esas personas.

Los artículos de un blog como este o las publicaciones en redes sociales (o cualquier otro medio) de una marca son marketing de contenidos.

El marketing y la creación de contenidos en la actualidad

En un mundo alta y ampliamente digitalizado como el nuestro, el marketing de contenidos ha pasado de ser una tendencia a ser casi una obligación para marcas que quieren ser visibles. La razón es que ya no es suficiente con tener presencia online, sino que esa presencia debe aportar algo al público y captar su atención para que luego haya una conversión.

Como es lógico, la creación de contenidos debe poner en el centro al usuario para cubrir sus necesidades, responder a sus intereses e involucrarlo (por ejemplo, para que comparta el contenido o termine haciendo una compra).

Por lo tanto, como definición podríamos decir que el marketing de contenidos es el conjunto de estrategias y acciones que buscan atraer y cautivar clientes a través de la creación de contenidos de valor, útiles y relevantes.

Mercadona por ejemplo lo hace a través de recetas que interesan a los consumidores para que, si deciden ponerlas en práctica, lo hagan con productos de la marca. No obstante, la receta no se centra en la venta directa de esos productos, sino que el foco está en aportar valor para ser percibida como una marca relevante y amable. Una percepción positiva que sin duda genera ventas.

Las ventajas del marketing de contenidos

Atracción y fidelización de nuevos clientes, más visitas web, potenciación del valor de la marca… Muchos de los beneficios del marketing de contenidos los hemos esbozado ya, pero solo ha sido una aproximación a la que le faltan detalles.

Detalles clave para entender por qué la creación de contenidos no es solo una acción, sino una estrategia para favorecer diferentes aspectos de la marca como son los siguientes:

  • Aumento del tráfico web: un contenido que aporta valor atrae a un cliente hacia la web. Si además la creación de contenidos y el SEO han ido de la mano, esos contenidos posicionarán mejor en buscadores como Google.
  • Mejora el conocimiento y la imagen de la marca: los contenidos de calidad actúan como una puerta para que el público conozca mejor la marca. Incluso si en ese momento solo está «mirando» y no planea comprar nada, cuando quiera hacerlo recordará qué marcas le aportaron algo.
  • Incremento de las interacción con el contenido y, por tanto, con la marca. Además de llegar a nuevos clientes, los contenidos también favorecen la interacción y la involucración de clientes ya existentes. Solo necesitas echar un vistazo a las redes de Mercadona para ver cómo los usuarios etiquetan a otros para que conozcan nuevas recetas (lo que tiene implícito compartir el producto y la marca Mercadona).
  • Aporta conocimiento sobre aquello que tu marca ofrece. La creación de contenidos educa al cliente para que conozca el producto o servicio ofrecido (lo que ayuda en futuras ventas). Por ejemplo, YuyoCalm orienta sus contenidos a la concienciación sobre qué es el CBD. Mercadona quizá no necesite explicar qué es un yogur para venderlo, pero sí educa sobre por qué su yogur es la mejor decisión.
  • Genera ventas: lo venimos diciendo, el marketing de contenidos genera ventas. Quizá no a corto plazo, porque a través de los contenidos los usuarios inician un viaje que va de la atracción a la conversión. Por eso la creación de contenidos debe buscar cumplir con diferentes objetivos de marketing e impactar a consumidores en las diferentes fases. No obstante, el objetivo final siempre es que ese viaje se complete y se produzca la venta. A través de los contenidos se consiguen clientes calificados que ya conocen la marca y que por lo tanto tienen una alta probabilidad de elegirla frente a sus competidoras.
  • Mayor fidelización: del resto de beneficios del marketing de contenidos deriva que los clientes que llegan a la marca son más fieles.
Las ventajas del marketing de contenidos
Las ventajas del marketing de contenidos

¿Por qué la creación de contenido es importante para el SEO?

Uno de los beneficios de la creación de contenido es el mayor tráfico web, pero esto es posible gracias al SEO y a una correcta optimización de los contenidos. Para ello, y como te imaginarás por el título de este artículo, es clave que creación de contenido y SEO aúnen esfuerzos.

Empecemos diciendo que casi cualquier contenido web puede aparecer en Google y otros buscadores. En qué lugar posicione dependerá de cómo está orientada la creación de esos contenidos.

Cómo la creación de contenidos mejora el SEO de tu web

Como hemos adelantado, la creación de contenidos puede influir positivamente en el SEO, siempre que esos contenidos se optimicen adecuadamente para posicionar mejor en motores de búsqueda.

Teniendo en cuenta que actualmente un 80% de los usuarios buscan en internet antes de hacer una compra, resulta evidente que ser visible ya no es una opción, sino la clave del éxito.

El error es pensar que solo contenidos como las páginas de producto deben estar optimizadas. Por supuesto, deben estarlo, pero aún más importante es que lo hagan el resto de contenidos como artículos de blog. ¿La razón? Muchos usuarios no buscarán el nombre del producto y el nombre de la marca, sino que harán una búsqueda genérica. El objetivo de orientar la creación de contenidos hacia el SEO es que entre los resultados de esa búsqueda aparezca la web de la marca.

Volvamos al ejemplo de Mercadona. La gran cadena de supermercados optimiza los contenidos de su blog para que cuando alguien busca «tartas de celebración», le aparezca entre los resultados este artículo en el que asesoran sobre qué tarta comprar para cada tipo de persona. Quizá el usuario no estaba buscando una marca concreta, pero Mercadona le ha ofrecido no solo opciones, sino también una guía de ideas. Se produzca o no finalmente la venta, se atrae tráfico hacia la web y se construye imagen de marca.

Qué es el contenido SEO amigable

Si te interesa la creación de contenido para el SEO, habrás oído hablar del contenido SEO friendly. Este contenido amigable para el SEO no es más que el contenido optimizado del que venimos hablando.

Para que efectivamente el contenido se haga amigo del SEO, es fundamental que se redacte pensando en aquellos parámetros que los motores de búsqueda utilizan para calificar y clasificar los resultados. Estos parámetros son tradicionalmente los marcados por Google y se conocen con las siglas de EEAT (Expertise, Experience, Authoritativeness y Trust, en inglés) y responden a:

  • Conocimiento (E): el contenido debe mostrar que quien lo ha redactado (en este caso una marca) sabe sobre el tema tratado. Por ejemplo, una marca como Mercadona posee experiencia en el campo de la alimentación por lo que le resulta más fácil que sus contenidos de recetas posicionen, pero sería más complicado si el tema tratado fuese softwares de tesorería.

 

  • Experiencia (E): es un parámetro recientemente nuevo y hace referencia a los contenidos que aportan algún tipo de experiencia. El ejemplo más claro son las reseñas, es decir, piezas de contenido en las que una persona que ha probado un producto o servicio habla sobre él desde su experiencia personal.

 

  • Autoridad (A): los buscadores posicionan contenidos que despiertan interacción, entendiendo que si un contenido se comparte es porque resulta de referencia.

 

  • Confianza (T): es el medidor al que más importancia da el buscador de Google, pues valora positivamente los contenidos precisos, confiables y honestos para el público.

 

El contenido SEO amigable es el que cumple con estas cuatro directrices (especialmente con la última).

Creación de contenido para SEO y para el usuario

Aunque es fundamental tener en cuenta al algoritmo, lejos han quedado los años en los que se escribía para la máquina abusando de palabras clave. En la actualidad el contenido debe ser rastreado y valorado por los buscadores, pero recordando que quienes deben leerlo y a quienes debe atraer son a personas. Es más, los propios buscadores detectan cuando un contenido no se ha escrito para seres humanos y los penalizan.

Pero la razón principal de no olvidar al usuario es que, si un contenido no se crea para esa persona, esta no tardará en abandonar la web y percibir el contenido como malo, lo que como es lógico no reportará los beneficios de los que hablábamos antes.

 

Cómo crear contenido SEO-amigable

La creación de contenido SEO amigable ayuda al posicionamiento y la visibilidad online de una marca. La pregunta es, ¿cómo crear contenido que guste al usuario y también al motor de búsqueda?

Compartimos contigo una receta que no es de Mercadona pero te ayudará crear contenidos SEO friendly y de éxito.

1. Haz una buena investigación de palabras clave

Tener una buena idea de contenido no es suficiente, es importante determinar qué palabras clave son las que los usuarios utilizan para buscar contenido de ese tipo.

Utilizar esas palabras clave (siempre de manera estratégica, coherente y natural, nunca abusivamente) hará que los algoritmos de búsqueda tengan el contenido en cuenta cuando alguien busque esas keywords.

Cuando hagas la investigación encontrarás muchas posibles palabras clave, ¿cuáles elegir?

  • Palabras con un alto índice de búsquedas.
  • Palabras que no estén usando masivamente los competidores.
  • Palabras long tail, es decir, palabras más extensas y específicas (por ejemplo, en lugar de «tartas», «tartas de celebración»).

En cuanto a cómo usarlas, cuando empieces a redactar el contenido asegúrate de que aparecen estratégicamente en el texto (en títulos, subtítulos, primer párrafo) y de forma recurrente pero siempre natural, nunca abusando de ellas. También es altamente recomendable utilizar sinónimos, lo que enriquecerá el texto.

2. ¿Para quién estás escribiendo?

Tu marca tiene un público objetivo, pero es que además un contenido específico puede dirigirse a un usuario concreto dentro de esa audiencia ideal. En el caso de Mercadona, hay artículos como el de recetas con cebolla frita que se orientan a un público muy diferente al de pañales infantiles.

No solo eso, sino que también cambia el porqué el usuario busca un contenido. Como ya explicamos en este post sobre SEO y diseño UX, existen diferentes intenciones de búsqueda.

  • Website: el usuario quiere acceder a la web de una marca y para ello busca el nombre de la marca (por ejemplo «mercadona»).
  • Know: el usuario quiere más información general sobre algo (por ejemplo «pasta sin gluten»)
  • Know simple: el usuario busca información específica, una respuesta corta a una pregunta (por ejemplo: «cuándo es temporada de higos»)
  • Do (hacer): el usuario quiere realizar una acción (por ejemplo: «cocinar platos con brócoli»).
  • Visit in person: el usuario busca dónde está algo (por ejemplo: «mercadonas en Madrid»)
  • Mixed intention: la búsqueda del usuario podría estar en diferentes categorías (por ejemplo «mercadona» podría ser para ir a la web de la empresa o simplemente para que le salgan las localizaciones cercanas).

Cuando se crea contenido para el SEO debe pensarse en quién lo va a leer y cómo y por qué lo va a buscar. De este modo responderemos a la pregunta del usuario y también le indicaremos al buscador cuándo nuestro contenido es más relevante.

3. Aporta valor y calidad

En la actualidad existen miles de herramientas para crear contenido rápidamente, pero a veces eso sacrifica la calidad.

La creación de contenido para SEO, recordamos, no debe orientarse solo al buscador, sino a aportar valor al usuario. Para ello, hay que ser original y creativo.

Haz un análisis de cómo tu competencia está trabajando esos contenidos y supéralos aportando algo diferente, atractivo y de utilidad.

4. Cuidado con la longitud del texto

Aunque todo el mundo sabe que cuanto más largo sea un texto mejor posicionará, no podemos olvidar que ante todo el contenido debe ser útil y de valor.

¿Qué queremos decir con esto? Que cómo de largo sea el texto dependerá de la información que sea necesario aportar.

Si un contenido es de calidad, de valor y de interés para un usuario y tiene solo 600 palabras, tendrá mejores resultados que uno de 1200 en el que se han añadido palabras sin sentido y que no están aportando.

5. Una estructura legible y SEO amigable

A los buscadores les gustan los contenidos bien estructurados y divididos con subtítulos (H2, H3, H4…). Los usuarios también prefieren un texto legible y cuyos párrafos no sean largos y pesados.

Cuando hablamos de estructura también hablamos de organización del contenido. Para que el usuario no se pierda y el contenido realmente sea de ayuda, la información debe presentarse siguiendo un orden lógico y respetando las tres unidades de introducción, nudo y desenlace.

Veámoslo con el ejemplo de esta receta de Caballa encebollada del blog de Mercadona:

  • Primero introduce la receta hablando sobre las propiedades de la caballa.
  • Luego enumera los ingredientes.
  • Después explica el paso a paso de la receta.
  • Finalmente incluye algunas recomendaciones.

Este es un orden lógico que mejora la lectura y la comprensión del usuario, haciendo que este aprecie más el contenido e interactúe con él. Un orden ilógico y negativo sería empezar por la receta para luego mencionar qué es la caballa y qué ingredientes se necesitan para cocinarla.

6. Crea el contenido

Ya tienes claras las palabras clave, la estructura, cómo hacer diferente tu contenido… Es el momento de escribir. Puede resultar una tarea inabarcable, pero si has seguido nuestro paso a paso te resultará mucho más sencillo.

Nuestro consejo es que no pierdas de vista al usuario y escribas para él. Una vez tengas el texto completo, optimízalo para el SEO con estas estrategias:

  • Añade las palabras clave de manera natural.
  • Utiliza listas y tablas que ayuden a organizar y a hacer más comprensibles algunas secciones.
  • Enriquece el contenido con elementos audiovisuales como imágenes o vídeos.
  • Incluye links externos (a otras páginas web) e internos (a otras secciones o artículos de tu web).
  • Haz el texto escaneable mediante negritas, subtítulos y una separación de párrafos adecuada.
  • Escribe una metadescription y un metatitle que reflejen de qué trata tu contenido para que los buscadores detecten esa información (y los usuarios también).
  • Utiliza la palabra clave principal en el título del artículo y en los subtítulos.

7. Revisa y publica

La creación de contenido requiere de tiempo, por eso no es buena idea dar al botón de publicar cuando tengamos una primera versión. También requiere de experiencia, por eso muchas empresas confían en agencias de medios en las que delegar esta tarea.

Por lo tanto, revisa bien el contenido, poniéndote en el lugar del usuario. ¿Te resulta interesante? ¿Hay algo que cambiarías o qué falta? Este tipo de preguntas te darán pistas sobre qué se puede mejorar.

Por supuesto en esa revisión asegúrate de que tu texto también está correctamente optimizado para el SEO.

 

Si has seguido nuestros consejos y nuestra guía para la creación de contenido SEO amigable, tus contenidos no tardarán en brillar entre los usuarios y los buscadores.

¿Necesitas ayuda para crear contenido que sea amigable con el SEO? ¡Ponte en contacto con nosotros!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

Marca tu Propio Rumbo hacia el Éxito: Estrategias Efectivas de Branding para Conquistar el Mercado

Construir una marca que conquiste el mercado parece a veces una ilusión, un sueño que muchas empresas tratan de cumplir. Aunque no existe una fórmula mágica para lograrlo, las estrategias efectivas de branding pueden ser la llave para abrir la puerta del éxito.

Es en la consistencia y coherencia de todos los elementos del branding donde se apoyan la identidad y el valor de una marca. Es esa solidez y diferenciación la que hace que algunas marcas pasen desapercibidas y otras sean reconocibles en todo el mundo.

¿Cómo hacer que tu marca este en el segundo grupo? Te lo contamos en este artículo.

¿Qué es el branding y por qué es esencial para el éxito empresarial?

El branding lo conforman todas las acciones, estrategias y elementos que tienen como objetivo transmitir el valor de una marca y lograr que esta conecte con el consumidor, haciéndola reconocible y relevante.

«El branding exitoso se trata de crear una conexión emocional con tu audiencia y ofrecerles valor auténtico»

– Richard Branson

Richard Branson
Richard Branson

Definición de branding

El branding es un mundo lleno de creatividad pero también mucha estrategia. Construir la imagen de una marca va más allá del diseño del logo o la elección de unos colores. Ese diseño y esos colores deben responder al objetivo de identificar, posicionar, diferenciar y transmitir la marca.

Cuando se construye una marca son las estrategias efectivas de branding las que logran que haya coherencia y consistencia entre todos los elementos que la conforman. De este modo la marca no solo resulta reconocible, sino que también se establece una conexión con el consumidor. Por ejemplo, cuando vemos el logo de la manzana mordida no solo pensamos en «Apple», sino en todo lo que la marca representa y en sus valores (calidad, profesionalidad, innovación, tecnología…).

Definición de branding
Definición de branding

Los elementos del branding

Una marca por lo tanto tiene éxito cuando todo aquello que la conforma transmite su identidad y sus valores. Para que así sea, es imprescindible considerar todos los elementos del branding de manera global y no solo como aspectos individuales e independientes.

Te contamos cuáles son estos elementos del branding y cuál es la función de cada uno:

  • La propuesta de valor: recoge los valores de una marca, haciéndola más humana y otorgándole un propósito más allá de la venta.

 

  • El nombre: identifica a la marca, por lo que debe ser único pero al mismo tiempo fácil de recordar.

 

  • La personalidad de una marca: representa los valores que humanizan a la marca y con los que los consumidores se identifican.

 

  • La identidad visual: es el conjunto de activos visuales propios de la marca (logo, colores, tipografía, iconos, diseño de fotografías…).

 

  • El tono de comunicación: es aquel con el que la marca «habla» al cliente y que ayuda a hacerla reconocible.

 

  • Los productos y servicios: lo que la marca ofrece también representa cómo es y debe ser coherente con su personalidad.

 

  • La experiencia de marca: abarca los componentes que influyen en todos y cada uno de los contactos que el cliente tiene con la marca (servicio al cliente, usabilidad web, diseño de los establecimientos, etc.).

 

Estas definiciones tan concisas pero abstractas a la vez suelen ilustrarse mejor con un ejemplo. Así que pensemos en una marca como Ikea.

 

Ikea como ejemplo para entender qué es el branding

La marca sueca de muebles se caracteriza por muchas cosas (sus tiendas, el minimalismo de sus muebles, lo asequible de sus precios…) y todas ellas persiguen el mismo objetivo: poner al consumidor en el centro. La interacción con el cliente es fundamental y es uno de sus valores, por ello cada decisión está tomada desde esa perspectiva.

  • Sus tiendas permiten que el cliente pruebe los productos y vea ejemplos de uso.

 

  • El packaging de sus productos intenta que estos ocupen el mínimo espacio posible para que el consumidor pueda incluso llevárselos directamente de la tienda a su hogar.

 

  • Los muebles vienen desmontados, pero esto permite reducir el precio final para que este sea más asequible.

 

  • Los diseños son más bien minimalistas (también como un guiño al origen sueco de la marca), lo que los hace adaptables a cualquier cliente o tipo de casa.

Cómo conquistar el mercado a través del branding efectivo

Nadie puede negar que Ikea ha conquistado el mercado de la venta de muebles y el interiorismo. Su ejemplo puede servir de inspiración para tu marca, pero son las estrategias efectivas de branding las que harán que logre sus propios hitos.

Te contamos cómo hacerlo.

Por qué desarrollar una estrategia de branding

Que el branding es fundamental para el éxito de una marca no es ningún secreto. Si pensamos en empresas que, como Ikea, han marcado la diferencia y son reconocibles, vemos que tras su logo, sus colores o la experiencia del cliente hay una identidad de marca sólida, reconocible y posicionada tanto en el mercado como en la mente del consumidor.

Las estrategias efectivas de branding no se quedan por lo tanto en un logo bonito, sino que se traducen en:

  • Más clientes y más fieles.
  • Alta consolidación en el mercado.
  • Más ventas, más beneficios y mayor rentabilidad de los esfuerzos dedicados al branding.

Beneficios de las estrategias efectivas de branding

El poder del branding por lo tanto llega muy lejos:

  • Diferencia a la marca: la competencia siempre va a estar ahí, la cuestión por tanto es diferenciarse de ella y hacer que el consumidor vea nuestra marca como única y de confianza. Para ello no sirve con ofrecer un producto o servicio «bueno», sino que hay que construir a su alrededor toda una identidad característica.

 

  • Conexión emocional: el consumidor ya no solo quiere que se le venda y comprar, quiere conectar con la marca a un nivel más profundo, recomendándola y llevando sus productos con orgullo. El branding genera esas conexiones, pues el producto/servicio, como hemos visto, es solo un elemento más.

 

  • Cumple objetivos: una marca debe tener siempre unas metas claras (tanto cualitativas como cuantitativas). El branding coloca esas metas en el centro de su estrategia para que cualquier acción de la marca persiga su cumplimiento, mejorando así la toma de decisiones.

 

  • Genera imagen de marca: y asocia una serie de ideas y valores a esa imagen de marca, de modo que el consumidor piense en la marca como un todo.

 

  • Despierta confianza y credibilidad: una marca sólida es percibida como familiar y cercana.
Beneficios de las estrategias efectivas de branding
Beneficios de las estrategias efectivas de branding

Estrategias efectivas de branding para desarrollar una marca exitosa

Sabemos qué es el branding y conocemos su importante papel en el éxito de una marca. El siguiente paso es establecer estrategias efectivas que favorezcan el cumplimiento de los objetivos marcados.

Lo primero que hay que destacar es que una estrategia no solo consiste en implementarla, sino en diseñarla de acuerdo a las necesidades y características de la marca.

Cómo plantear estrategias efectivas de branding

Además de establecer estrategias efectivas de branding paso a paso y considerando las particularidades e intereses de la marca, también es importante entender que el branding es un proceso continuo.

La estrategia no será efectiva si no está abierta al cambio, pues el mercado puede cambiar y también tendrá que hacerlo el posicionamiento de la marca. Un ejemplo de esto es Victoria Secret, que se enfrenta a un importante y necesario rebranding para volver a conectar con los consumidores.

Una vez aclarados estos puntos, repasemos cuáles son las directrices para plantear estrategias efectivas de branding.

Definir la audiencia objetivo

El consumidor es el gran protagonista del branding. Por lo tanto, es imprescindible definir la audiencia objetivo.

Para ello debe hacerse una investigación de mercado y determinar qué público estaría interesado en tu producto o servicio. A partir de esos datos (tanto cualitativos como cuantitativos) tendrás una primera aproximación a ese público objetivo.

Otra técnica utilizada por muchas empresas y complementaria es definir al buyer persona, es decir, una representación ficticia del cliente ideal. Ponerle cara, nombre, gustos e incluso trabajo, y tener esa imagen en mente, ayudará en la toma de decisiones sobre el branding.

Los valores, la misión y la visión

Para conectar con los clientes y posicionarse como una marca sólida y relevante, deben establecerse:

  • Una misión: el propósito de marca capaz de ser comunicado a través de todos los elementos del branding.
  • Una visión: hacia dónde va la marca y qué quiere conseguir con aquello que ofrece.
  • Unos valores: las cualidades que la definen y la hacen diferente.

Para definir estos elementos, además de tener claro el por qué de la marca, debe hacerse un análisis de la competencia. No es suficiente con establecer unas características de la marca y su producto/servicio, sino que es imprescindible encontrar y destacar aquellas que resultan diferenciadoras y únicas.

Diseñar la identidad visual de la marca

El primer contacto que un cliente va a tener con tu marca, en la mayoría de los casos, va a ser visual. Por ello es importante que todos los activos visuales de la marca (logo, colores, tipografía, iconos, imágenes…) reflejen la identidad de la marca y favorezcan su posicionamiento.

Por ejemplo, una marca joven como Urban Outfitters se preocupa de que todo aquello que el cliente ve transmita ese mensaje de vitalidad y modernidad. Para comprobarlo solo hace falta echar un vistazo a su página web, en la que prima el color y el movimiento.

Comunicar la marca

Además de con los activos visuales, una marca se comunica a través de su voz.

Aunque está claro que una marca no tiene una voz como la que tiene una persona, sí que posee un tono de comunicación que la caracteriza y le permite transmitir emocionalidad a su público.

Definir cuál es ese tono es clave para poder realizar una comunicación efectiva y consistente en plataformas como redes sociales, web o incluso slogans en tiendas.

El objetivo es que un cliente sea capaz de reconocer a la marca por su voz y que esta le transmita aquellos sentimientos y emociones asociadas a la marca.

Elegir y cuidar los canales de comunicación

No todos los canales de comunicación son aptos para todas las marcas, pues dependen en gran medida del tipo de marca qué es y del público al que se dirige.

Una estrategia efectiva de branding por lo tanto es la que establece en qué canales es más adecuado comunicarse. Asegurándose también de que en todos aquellos elegidos la imagen de marca sea reconocible.

Los canales principales son:

  • Página web
  • Redes sociales
  • Publicidad
  • Puntos de venta físicos y packaging (si los hay)
  • Atención al cliente

Qué no puede faltar en las estrategia efectivas de branding para construir una marca exitosa

Un cliente está en una tienda y, de entre todas las marcas de cereales, escoge una en concreto. ¿Qué factores determinan que un consumidor elija esa marca y no otra?

Antes de enumerar y explicar cada uno de estos factores, te adelantamos algo: todos dependen de estrategias efectivas de branding.

Relevancia

Es muy complicado que un consumidor escoja una marca que no conoce o que no le resulta relevante en algún aspecto.

La relevancia por lo tanto no tiene por qué significa ser conocida mundialmente, simplemente haberse posicionado de manera efectiva en la mente del consumidor como una marca que satisface una necesidad.

Elementos diferenciadores

Para destacar en el mercado y que los consumidores piensen en ella y no en otra una marca debe ser diferente en algún aspecto. Por ejemplo, porque aporta un valor añadido (un diseño único, un precio asequible, un programa de afiliación, etc.).

Autenticidad

La diferencia termina convirtiéndose en autenticidad, y el branding debe explotar esa idea.

Marcas como Coca-Cola se han posicionado no solo como diferentes, sino como auténticas (por ejemplo, su sabor no es simplemente diferente al de Pepsi, sino que es auténtico).

Constancia y presencia

Una marca no puede ser olvidada y para ello, especialmente en estadios iniciales, es imprescindible que esté presente (a través de los diferentes canales de branding) y que esa presencia sea constante y coherente.

Adaptación

Lo hemos mencionado antes, una marca (y el branding como estrategia para construirla) debe estar dispuesta a cambiar cuando el contexto interno o externo así lo soliciten. Lo recomendable es no esperar demasiado para hacerlo, pues esa resistencia al cambio puede ser vista como negativa y hacer que los consumidores pierdan la confianza y la conexión con la marca.

Emoción

Las marcas que triunfan en la actualidad son humanas y uno de sus valores añadidos es la emocionalidad.

Una emocionalidad que favorece la identificación y la conexión con la audiencia. Además, diferencia a la marca, pues un competidor podría de manera más o menos fácil replicar la estrategia de precios, pero no aquello que se transmite a nivel emocional.

Lealtad

Siempre es más sencillo mantener un cliente fiel que conseguir uno nuevo, por eso en una estrategia efectiva de branding nunca pueden faltar acciones para incrementar la lealtad del consumidor que ya conoce la marca.

Ejemplos de estrategias efectivas de branding

A lo largo de este artículo hemos mencionado como marcas como Ikea, Apple o Coca-Cola han implementado estrategias efectivas de branding. ¿Qué otras marcas puede servirnos también de ejemplo e inspiración?

Las campañas de la Lotería de Navidad

Hablamos de las campañas en plural porque todas cuidan mucho su branding, transmitiendo siempre un mismo mensaje y unos mismos valores.

Juegan por lo tanto claramente con la emocionalidad, mostrando siempre historias de personas que demuestran su cariño y esa colaboración. Lo hacen además en una época (la Navidad) en la que el contexto también llama a la empatía, a pasar tiempo con la gente y a ayudarse.

Aerie

En un mundo, como es el de la moda y la lencería, tan irreal y estereotípico en cuanto a la representación de cuerpo, Aerie encontró su diferencia en la misión que transmitía: inclusividad total.

La marca por lo tanto se ha posicionado como una que apuesta por la diversidad corporal, algo que queda reflejado no solo en su producto sino también en la forma que tiene de comunicarlo (para sus campañas cuentan con modelos diversas y apenas editan las imágenes).

Hawkers

Esta marca de gafas ha crecido exponencialmente en la última década (nació en 2013 y en pocos años adquirió una importante cuota de mercado).

Ese auge ha sido posible gracias a un posicionamiento arriesgado pero efectivo. Definieron muy bien a su público objetivo (un público joven de unos 20 años) y le ofrecieron un producto que le atrajese. Lo hicieron con una comunicación y un branding muy acertados: influencer marketing, ecommerce, precios asequibles y colaboración con marcas de otros ámbitos pero con el mismo público objetivo.

Sin duda la clave fue no vender solo un producto, sino toda una actitud asociada a este.

 

Como estos hay miles de ejemplos más de marcas que han conquistado el mercado gracias a estrategias efectivas de branding. La buena noticia es que con el asesoramiento profesional adecuado, tu marca también puede llegar a ese Olimpo.

Al implementar estrategias efectivas de branding, podrás marcar tu propio rumbo hacia el éxito empresarial. Conquista el mercado destacándote con una marca sólida y auténtica. ¡No subestimes el poder del branding para alcanzar el éxito deseado!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

El alma de tu negocio: Definición y elementos del branding

Si te preguntamos cuál es el alma de tu negocio, ¿qué contestarías? Las respuestas pueden ser muchas, pero te podemos asegurar que todas, en mayor o menor medida, constituyen elementos del branding.

Porque el branding, aunque suene algo cliché decirlo, es todo. Es el logo, es el nombre, es la experiencia de compra, son los colores, la tipografía… En su coherencia y su consistencia (tanto entre ellos como con los valores de la marca) reside gran parte del éxito de una empresa.

«Your brand is what other people say about you when you’re not in the room.»

Jeff Bezos

Es por eso que en el diseño de una marca deben considerarse todos los elementos del branding.

 

Jeff Bezos
Jeff Bezos

Qué es el branding

Solo con la introducción ya has podido ver que bajo el paraguas del branding caben multitud de elementos, desde el logo hasta el nombre pasando por la experiencia de compra diseñada para el consumidor como protagonista.

La realidad es que el branding es todo eso y más. Según la definición de la escuela Elisava, el branding es el «conjunto de acciones relacionadas con el posicionamiento, el propósito y los valores de una marca.» Gracias a estas acciones se consigue que cliente y marca establezcan una relación única y significativa que se traduzca no solo en ventas, sino también en valores como confianza o seguridad.

Lograrlo es fruto del trabajo conjunto de equipos como el de marketing, el de atención al cliente o el de ventas. El siguiente paso es diseñar y utilizar los elementos de branding con coherencia y de forma alineada.

Por qué el branding es clave e importante para el éxito de una marca

No hay marca sin branding, porque entonces solo estaríamos ante un nombre o ante un logo, elementos individuales pero sin consistencia entre ellos.

Para que una marca sea percibida como tal, debe haber una identidad tras ella y unos valores que la identifiquen y la hagan única. Pero los valores son intangibles, o al menos lo son hasta que el branding aparece como un medio para implementarlos y darles vida a través de acciones concretas.

De este modo, el branding es el encargado de que la marca:

  • Posea una personalidad que la identifique y al mismo tiempo haga que los consumidores se identifiquen con ella.

 

  • Sea reconocible a través de los diversos elementos del branding, especialmente a nivel visual (tanto cuando se percibe uno solo o un conjunto de ellos).

 

  • Genere confianza y seguridad entre los clientes y conecte emocionalmente con ellos.

 

  • Se diferencie de otras marcas de la competencia.

La relación entre branding e imagen de marca: el ejemplo de Zara

Pongamos un ejemplo, trae a tu mente el logo de Zara. ¿Qué te sugiere? ¿En qué te hace pensar? Objetivamente un logo solo es eso, un icono que, en el caso de Zara, muestra el nombre de la empresa. Sin embargo, lo que transmite es mucho más.

Así, cuando piensas en el logo, el nombre o los colores corporativos (de Zara o de cualquier otra marca), no los ves como elementos individualizados y descontextualizados, sino como una parte de un todo que resulta ser el valor de marca de Zara.

Por supuesto, Zara es un caso único y que ha conseguido una relevancia mundial. Pero si lo ha hecho no ha sido solo por unos precios más bajos, sino por toda una identidad de marca que gira alrededor de la misma propuesta: ser un motor de cambio en el panorama de la moda.

Bajo este lema se han puesto en marcha todos los elementos del branding, y su ejemplo nos va a servir par ir analizando cada uno de ellos.

 

Elementos clave del branding
Elementos clave del branding

Elementos clave del branding

¿Cómo se construye una marca? Una vez tenemos claro que son muchos los elementos del branding, surgen dudas sobre cómo desarrollar cada uno de ellos, dándoles un sentido completo y coherente.

Es importante mencionar una vez más que la marca no es solo lo que se ve, sino lo que se transmite y lo que representa. Por lo tanto, una marca se construye tanto con lo visual como con lo emocional, por lo que habrá componentes tangibles e intangibles.

La propuesta de valor: el punto de partida para los elementos del branding

De algún modo la propuesta de valor es el elemento del branding central. Definirla adecuadamente y según los valores y la identidad de la marca nos dará la base para desarrollar el resto de componentes.

La importancia de este propósito de marca se entiende analizando el comportamiento de los consumidores en la actualidad. El cliente ya no solo quiere comprar un producto o servicio, busca que la marca aporte algo más. Ese «algo más» puede ser un compromiso con alguna causa social o la sensación que produce ser cliente de esa marca (prestigio, lujo, etc.), por ejemplo. Es decir, se buscan marcas humanas, y no hay nada más humano que poseer unos valores y vivir (o mejor dicho, comercializar) de acuerdo a ellos.

La propuesta de valor de una marca lo que hace es recoger esos valores, actuando no solo como una carta de presentación sino como la columna sobre la que se vertebran el resto de componentes corporativos.

Como ya hemos mencionado, el propósito de Zara es «ser un motor de cambio en el panorama de la moda», algo que queda reflejado es todo su universo, desde un logo sofisticado y que parece estar siempre en tendencia hasta una experiencia de compra que hace la moda accesible en todos los sentidos.

 

El slogan: uno de los elementos del branding que mejor refleja la propuesta de valor de la marca

«I’m lovin’ it». ¿Te suena verdad? Fue el slogan de McDonalds durante años, repetido en el mundo entero y convertido en un elemento corporativo inconfundible. Por supuesto, representaba la identidad de marca: modernidad, juventud, alegría y sabor.

El slogan por tanto tiene una función muy importante, pues en una frase corta debe recoger la propuesta de valor de la marca para que esta sea identificable entre la audiencia.

Estas son por lo tanto las características básicas con las que debe cumplir el slogan de tu marca:

  • Breve (como «Hello, Moto» de Motorola)

 

  • Impactante (como «Porque yo lo valgo» de L’oreal)

 

  • Atractivo (como «RedBull te da alas»)

 

  • Memorable y fácil de memorizar (como «Rexona no te abandona»)

 

  • Inspirador (como «Destapa la felicidad» de Coca-Cola)

 

Naming: por qué el nombre importa

Que el nombre de una marca es importante no es ningún secreto. Es aquello que la identifica de forma más natural, pero para que así sea debe reflejar la identidad de marca y transmitir aquello que esta representa.

Aunque elegir un buen nombre no es fácil, hay algunas directrices para hacerlo de manera estratégica y según los preceptos del branding:

  • Que sea único: ¿sabías que Zara en principio se iba a llamar Zorba? Pero terminó llamándose Zara porque Zorba ya estaba pillado (un establecimiento cercano a la primera tienda de Zara tenía ese nombre). Aunque ahora eso daría igual porque Zara ya es un gigante, lo cierto es que crear una confusión con el nombre y que este estuviese «repetido» quizá no le habría dado esa imagen de originalidad, excelencia y singularidad con la que Zara quería posicionarse.

 

  • Que sea sencillo: nombres largos o difíciles de pronunciar no serán recordados, y es importante que la gente pueda hacerlo. Además, a la hora de crear imagen de marca tampoco es conveniente que nadie sepa escribirlo correctamente.

 

  • Que sea coherente con la marca: ¿qué evoca la marca? ¿Qué la hace diferente? Trata de que el nombre refleje la propuesta de valor. Por ejemplo, Freshly Cosmetics se ha posicionado como una marca de cosmética revolucionaria, natural y sostenible, algo que se recoge muy bien con la palabra «Freshly».

 

 

La personalidad de una marca

Ya hemos mencionado cómo en la actualidad los consumidores eligen aquellas marcas con las que se identifican y con la que conectan. Como si fuese una amiga, confían en ella por aquello que expresa y aquello que es. Esto explica el triunfo de marcas que se presentan como jóvenes y que apuestan por una imagen de marca rompedora, como es el caso de Desigual.

Pero no es necesario que la personalidad de marca sea «joven» y «divertida», simplemente debe ser auténtica y resultar amable para su público objetivo.

Zara por ejemplo no es «graciosa» ni sus mensajes se viralizan por ser revolucionarios. No obstante, tampoco lo necesitan, pues su personalidad de marca es elegante, sofisticada y racional. Quienes compran en sus establecimientos quieren sentirse así y mostrar esa imagen de sí mismas.

La personalidad de una marca por lo tanto es la representación de aquellos valores que la marca quiere transmitir, que deben ser los mismos que inspiran (y a los que aspiran) a sus clientes.

 

La identidad visual

Dentro de la identidad visual o gráfica se encuentran el logo, los colores o la tipografía corporativa. Al ser visuales, son componentes que conectan de manera directa con los consumidores por lo que son clave a la hora de transmitir una imagen de marca. Todos estos activos deben resultar llamativos pero no quedarse ahí, es fundamental que además de captar la atención sean memorables y transmitan los valores de la marca.

Por lo tanto, como en cualquier otro elemento del branding, hay que colocar de nuevo al cliente en el centro, y no solo a la marca. Además, deben considerarse otros aspectos:

  • Conceptualizar aquello que define a la marca y al cliente ideal.

 

  • Crear moodboards con colores, tipografías, símbolos, imágenes, formas… Que transmitan lo que es la marca y que sirvan como un punto de inicio para definir los elementos gráficos de esta.

 

 

  • Priorizar, más allá de los gustos personales, la unidad, la coherencia y la capacidad diferenciadora de cada activo visual.

 

En cuanto a cuáles son los activos necesarios, el punto de partida es un logo (con sus respectivas variaciones), una paleta de colores y un set tipográfico. Es recomendable contar también con iconos, animaciones y filtros para la edición de fotos y vídeos. Es decir, elementos todos que otorgarán consistencia a cualquier publicación (digital o física) que pueda salir de la marca.

La identidad visual
La identidad visual

El tono de comunicación de una marca

¿Alguna vez has leído un post en instagram y sin ver de qué cuenta era has reconocido la marca? Si te ha pasado, es un motivo para felicitar a la marca, que sin duda ha desarrollado un tono de comunicación único y reconocible.

Zara por ejemplo es una de esas marcas. Su tono es sobrio, nada recargado pero por eso mismo elegante; justo como su ropa que, salvo en ocasiones como la reciente y viral campaña con Barbie, está diseñada en tonos neutros y cortes rectos.

De nuevo, comprobamos como hasta la manera de redactar un texto para web o redes refleja la identidad y el valor de la marca. La razón es que ese tono, esa voz corporativa, es un elemento del branding.

Puede que tu marca no sea Zara, pero hay una serie de consejos muy útiles que puedes aplicar para definir el tono de comunicación:

  • Haz un brainstorm (una lluvia de ideas) de aquellas palabras y conceptos que hagan match con tu marca. Utiliza esas palabras con frecuencia para identificar tus mensajes (por ejemplo, hay marcas sostenibles que usan términos como «revolución»).

 

  • Investiga a tu público para entender cómo se comunica y, por lo tanto, qué tipo de voz le resultará más atractiva.

 

  • Analiza los tonos de comunicación de la competencia para encontrar uno que sea diferente y que no pueda confundirse.

 

  • No tengas miedo a adaptarla según el canal en el que vayas a comunicar un mensaje. No es lo mismo Instagram que el email marketing. El público que encontrarás en cada uno de estos canales, aunque sea parte de tu audiencia, tendrá unas características más concretas (por ejemplo, el de redes será más joven que el de la newsletter) y un modo diferente de comportarse en cada plataforma (la rapidez de Instagram vs. la calma de leer un email).

 

Productos y servicios: por qué también son elementos del branding

Lo que una marca ofrece a su consumidor, sea esto un servicio o un producto, es lo que más determinará la opinión de ese consumidor. Que el producto/servicio realmente refleje lo que la marca proyecta es imprescindible. De esa promesa y esas expectativas cumplidas depende que el cliente siga confiando en la marca y no la vea como una impostora.

Volvemos al ejemplo de Zara, que promete hacer accesible la moda que antes solo pertenecía a unos pocos, posibilitando que cualquier persona pueda cambiar su armario y estar al día con las tendencias. ¿Lo cumplen?

Lo cierto es que el producto de sus tiendas se renueva cada dos semanas, llegando siempre nuevas prendas que están en tendencia e incluso se adelantan a ella. Por otro lado, el precio es más bajo que en tiendas de alta gama, pero la calidad es mayor que en tiendas low cost tipo Primark.

Además de Zara, tenemos otros ejemplos de cómo el producto/servicio deben reflejar la imagen de la marca y resultar identificativos de esta:

  • El sonido de un KitKat al dividirse.
  • El crujiente del pollo empanado del KFC.
  • El dulzor y sabor único y original de la Coca-Cola.
  • La durabilidad de unas zapatillas Converse.
  • La resolutividad del servicio de Apple.

Esos atributos de producto/servicio son elementos del branding. Lo son porque identifican a la marca y, sobre todo, porque sus competidores intentan imitar esas fórmulas secretas pero no lo logran, precisamente, porque son propias y únicas de esa marca.

 

La experiencia de marca

Muy unida al branding del producto/servicio está la experiencia de marca, entendiendo esta como el conjunto de aspectos que influyen en la experiencia que un cliente tiene con una marca.

La realidad es que el consumidor puede entrar en contacto con una marca por muchos canales (redes sociales, escaparates, atención al cliente, probadores…). La experiencia global debe ser coherente con aquello que la marca es.

Por ejemplo, Zara cuida cada uno de esos puntos de contacto, desde antes de que se produzca la venta hasta después. Sus establecimientos físicos tienen un olor característico y en ellos suena una música concreta, y en su ecommerce también priorizan la usabilidad web mediante un buen diseño UX que invite a llenar el carro.

Crea una experiencia de marca desde el branding y logra que tus clientes, estén donde estén, la reconozcan.

Conclusión: todos los elementos del branding conforman el alma de tu negocio

Una marca es un todo compuesto por muchas partes, todas igual de importantes, necesarias y relevantes. Si una falla, se pierde coherencia, consistencia y unicidad.

Es ese conjunto cohesionado alrededor de la identidad de marca el que conseguirá que el alma de tu negocio se reconozca, se valore y cause un impacto más allá de la venta.

¿Necesitas ayuda para definir los elementos de tu marca? ¡Déjanos un comentario o ponte en contacto con nosotros!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

Las redes sociales y su impacto en el SEO: mucho más que selfies

Desde 2010 Desigual da pistoletazo de salida a las rebajas con una propuesta arriesgada: las primeras 100 personas que entren en ropa interior a tiendas seleccionadas de la marca podrán llevarse un conjunto de dos piezas gratis. Para anunciarlo ponen en marcha una estrategia que se basa en redes sociales y SEO.

A través de plataformas como Instagram, Facebook o TikTok difunden la campaña y redirigen a una página específica de su web donde amplían la información. Como es de esperar, el tráfico aumenta considerablemente (más de un 25% respecto al mes anterior), favoreciendo su estrategia de SEO y demostrando cómo el posicionamiento en buscadores se puede ver muy beneficiado por las redes sociales. 

“What happens on social media, stays on Google forever.”

Jure Klepic

No obstante, no hace falta invitar a tus clientes a acudir desnudos a tu establecimiento para comprobar cómo redes sociales y SEO pueden trabajar en conjunto. Lo que sí es fundamental es entender cómo se construye esa estrategia, y eso es lo que vamos analizar en este artículo.

¿Cómo afectan las redes sociales al SEO?

Las redes sociales tienen un impacto en el SEO. Aunque este impacto no sea directo, pues los perfiles de una marca en redes no son factores determinantes para el algoritmo de buscadores como Google, lo que se publica en ellas puede redirigir a la web y, en consecuencia, mejorar el tráfico y la difusión el contenido.

Un ejemplo sencillo es el compartir enlaces de la web en las redes de un negocio. Este simple gesto aumentará el alcance de tu contenido y aumentará consecuentemente la probabilidad de que este sea linkeado por otras web y usuarios. Esto es lo que le pasó a Desigual, que vio cómo la audiencia compartía el link de la campaña y esta se hacía viral.

 

Cómo las redes sociales ayudan a posicionar en los resultados SERP

Entender las redes sociales y el SEO como dos disciplinas independientes es un error. El éxito en cambio está en ver cómo el trabajo estratégico y paralelo en ambas es beneficioso para una marca que busca mejorar su visibilidad.

Cuando un contenido ha tenido éxito en redes sociales (es decir, se ha compartido y ha recibido interacciones) los buscadores entienden que es un contenido valioso que merece visibilidad. Aumenta por tanto su autoridad, un factor que el algoritmo de Google tiene en cuenta para posicionar una web.

Por otro lado, si el contenido ha funcionado bien en redes sociales lo más probable es que también haya sido clicado y que la tasa de CTR de esa página haya aumentado (un aspecto que Google también mide).

 

Redes sociales y SEO: una unión que mejora el branding

Si buscas en Google el nombre de una marca entre los resultados no solo aparecerá su web, sino también enlaces directos a sus redes sociales. Sin duda esto es beneficioso, pues los primeros resultados de la página de búsqueda están ocupados por páginas propias de la marca.

Esto juega a favor del branding y explota su poder, pues se genera una imagen de marca positiva y controlada por la propia marca.

Para asegurarse de que efectivamente esto sea así, debe diseñarse una estrategia en redes sociales en la que prime la calidad, la constancia y la coherencia en la publicación de contenidos. Si perfiles como el de Instagram o Facebook de una marca no permanecen activos, las páginas no posicionarán ni reflejarán sus valores de forma consistente.

Además, recientemente Google permite a una empresa entregarle información sobre sus perfiles sociales, su logotipo o sus medios de contacto para luego mostrarla en forma de ficha en los resultados de búsqueda.

Circulo virtuoso del SEO, social y branding
Circulo virtuoso del SEO, social y branding

Cómo usar las redes sociales para mejorar el SEO

El impacto positivo de una estrategia que une redes sociales y SEO es evidente. No obstante, la teoría no es suficiente; es fundamental implementar acciones que potencien esa mejora conjunta.

El primer paso es entender que tanto una web como las redes sociales son escaparates de un mismo negocio, y por tanto deben transmitir el valor de la marca y tener coherencia entre sí.

En cuanto a las acciones concretas, es importante establecer que el objetivo final siempre sea visibilizar el contenido entre los usuarios.

 

Difundir el contenido SEO a través de las redes sociales

Cuando un contenido web se comparte en redes sociales, este se difunde y se promociona de manera orgánica y natural.

Desigual es de nuevo el ejemplo perfecto para comprobarlo. Las visitas a su web aumentaron con la publicación en redes de la campaña. Si no se hubiese apostado por esa difusión, habría resultado complicado que un usuario llegase por sí solo a la página concreta de la campaña. Haciéndolo, consiguió popularidad, exposición de marca y viralidad. ¿Acaso no es eso lo que se busca al lanzar una campaña así?

En eso consiste el marketing de contenidos: en crear y distribuir contenidos de calidad que generen interés en usuarios que luego puedan convertirse en clientes.

Para aplicar esta estrategia de difusión, no puedes olvidar estos consejos:

  • Prioriza siempre el contenido relevante y profesional y crea un plan para distribuirlo, eligiendo aquellas plataformas que convengan en cada caso.

 

  • No abuses de la autopromoción; recuerda la regla del 80/20 (80% de contenido orgánico y 20% de contenido promocional).

 

  • De cada pieza de contenido web, siempre que sea posible, genera dosis más breves para redes sociales. ¿Cómo saber qué destacar en esos resúmenes? Aquello que pueda resultar más viral (titulares impactantes y datos, por ejemplo).

 

  • Adapta los contenidos a los formatos de redes para potenciar que se compartan (por ejemplo, creando imágenes o gráficos que acompañen al texto).

 

  • Comunica las novedades de la web siempre en redes sociales.

 

  • Busca grupos de redes sociales afines a tu marca y difunde en ellos tu contenido, pues el público allí está ya segmentado e interesado en lo que ofrece tu negocio (por ejemplo, si tienes una empresa de plantas a domicilio, publica contenidos de tu web en grupos de Facebook de amantes de la jardinería).

 

  • No olvides añadir botones de compartir en redes sociales en todas las páginas de tu web. Así el usuario podrá compartir los contenidos y difundirlos también por sí mismo.

 

Aumentar el tráfico web a través de las redes sociales

Como consecuencia del primer punto (la difusión en redes sociales), el tráfico de la web aumenta. Cuando un contenido web interesa y se comparte en redes, este aumenta sus posibilidades de ser clicado y visitado. Las redes sociales son por lo tanto una herramienta clave para conducir a la audiencia a la web y mejorar así su tráfico y su visibilidad.

Considerar esto es realmente importante, especialmente para marcas emergentes cuyo tráfico web aún es bajo y, consecuentemente, su posicionamiento se ve afectado. Las redes sociales se configuran así como altavoces con los que amplificar sus contenidos y, por lo tanto, su imagen de marca.

Al aumentar, gracias a redes, el número de visitantes a la web, los algoritmos detectarán la página como relevante.

Eso sí, no olvides que hacer que el usuario llegue a tu web es solo el primer paso y este no servirá de nada si la página tarda en cargar, no es atractiva o no queda claro qué se espera de dicho usuario. Para que según llegue el tráfico este no se marche, aumentando la peligrosa tasa de rebote, asegúrate de contar con un buen diseño UX que también abrace y favorezca al SEO.

 

Conseguir links externos para el SEO gracias a las redes sociales

¿Qué marca no quiere mejorar su linkbuilding y aumentar el número de links que redirigen a su web? No solo implica más tráfico, sino que aporta relevancia a la marca tanto a ojos de buscadores como de la audiencia.

Para saber que estamos en lo cierto solo tienes que pensar en aquellas marcas que consideras importantes, famosas o simplemente «de fiar». Seguro que un factor para que las veas así es que la gente hable de ellas y las comparta. Con los links externos ocurre lo mismo. Cuantos más allá (y cuanto mayor sea la calidad de estos), mejor; más imagen de marca se creará y mayor será la valoración de los buscadores a la hora de posicionar la web.

Lograr esto no siempre es fácil, pero de nuevo las redes sociales nos echan una mano. A través de ellas es más sencillo que el contenido se comparta y que otros usuarios empiecen a redirigir a la web desde sus propios perfiles y posts. Para que así sea, volvemos a destacar la importancia de crear contenidos valiosos, interesantes, representativos de la marca y, sobre todo, que inviten a ser compartidos.

 

Redes Sociales y SEO: Alianza para Contenido Superior
Cerebro al trabajo: Forjando la poderosa alianza entre SEO y redes sociales para un contenido inigualable.

Cómo mejorar tu contenido gracias a la unión entre redes sociales y SEO

No es ningún secreto que las redes sociales son una gran fuente para conectar e interactuar con el público. Si como marca necesitas saber qué piensan de ti, echa un vistazo a los comentarios de tus últimos posts o busca el nombre de la marca (o de alguna campaña específica) en el buscador de Instagram, TikTok o Twitter.

Lo que encontrarás serán reseñas, opiniones y, sí, también quejas. Entender que todas ellas aportan información valiosa es clave para mejorar las estrategias en redes sociales y SEO.

Generar nuevas ideas de contenido

La investigación de palabras clave no puede quedarse en los buscadores. Las redes sociales también nos dan información sobre de qué hablan y qué interesa a la audiencia.

En este sentido, es fundamental que los equipos de redes sociales y SEO colaboren. Los primeros pueden investigar cuáles han sido los contenidos más compartidos y con más interacción para dar ideas a los redactores SEO. Crear contenido relevante no solo para buscadores sino también para redes hará que este, una vez publicado, se comparta mejor, se difunda y genere external links.

 

La interacción en redes sociales: señales de vida para el SEO

¿Cuántos likes y comentarios tienen tus publicaciones? Si haces una investigación general es muy probable que aquellos posts con más interacción en redes sean los que mejor posicionan en buscadores.

 

Ya lo avisaba un estudio de CognitiveSEO: la relevancia en redes sociales y en SEO van de la mano. Cuando un enlace web triunfa en LinkedIn o en Facebook, los buscadores entenderán esas interacciones como «señales de vida». Cuanto más intensas sean esas señales, ese latido, los algoritmos percibirán el contenido como más vivo, relevante y valioso.

 

En definitiva, piensa en las redes como una rueda que, una vez se pone en marcha, tiene la capacidad de llegar a muchos lugares. Cuando la gente interactúa con un contenido, este llega a sus amigos y seguidores, que a la vez puede que interactúen con él y sigan haciendo girar la rueda.

¿Por qué no poner esfuerzo en crear una estrategia de redes sociales y SEO que ponga en marcha la rueda?

 

Mejores redes sociales para el SEO

Redes sociales hay muchas, aunque no todas igual de favorables para el SEO. ¿Cómo escoger las adecuadas? Como siempre, la respuesta se encuentra planteando unos buenos objetivos y haciendo un buen estudio del buyer persona de la marca. Así podremos determinar dónde se encuentra nuestro público objetivo y qué esperamos conseguir de él.

¿Más seguidores? ¿Viralizar una campaña como en el caso de Desigual? ¿O quizá dar el pistoletazo de salida a una web y a una marca recientemente lanzadas? Estas son solo algunas de las preguntas que el equipo de marketing de la empresa debe plantearse.

Mientras lo haces, compartimos una guía sobre los beneficios de cada red social y cómo benefician al SEO.

 

Elegir la buena red social importa
Elegir la buena red social importa

LinkedIn

Si el objetivo de la marca es conseguir leads de valor, especialmente si se mueve en el entorno B2B, LinkedIn es la red social adecuada para hacer SEO.

Pongamos el ejemplo de un especialista en marketing de contenidos que busca posicionar en buscadores como eso mismo: un reconocido experto en el tema. Para lograrlo es importante que trabaje su perfil de LinkedIn y lo optimice colocando palabras clave en su titular y biografía, además de en los posts que vaya publicando y que redirijan a su web.

¿Cuáles serán los resultados? El algoritmo de LinkedIn, al detectar que en tus publicaciones aparecen de manera natural y orgánica ciertas palabras y términos de búsqueda comunes, posicionará mejor tu contenido dentro de la plataforma y, en consecuencia y de manera indirecta, también en los resultados SERP.

 

Facebook

¿Quién dice que Facebook está muerto? Sigue siendo una red muy relevante, especialmente porque redirige tráfico hacia la web y un contenido viralizado en esta plataforma tiene todas las papeletas para llegar a las primeras posiciones en Google. Si no, que se lo digan a Desigual, donde la marca tiene más de ocho millones de seguidores.

Además de la facilidad para compartir enlaces y que estos se viralicen, una de las grandes ventajas de Facebook es que su contenido es indexeable por Google. Esto quiere decir que un post en la plataforma, o incluso un comentario o una reseña, puede ser leído por Google y aparecer en los resultados de búsqueda.

 

Twitter

Cortos pero eficientes, así podríamos definir los tweets y su relación con el SEO de una página.

Igual que LinkedIn o Facebook, Twitter es una red social ideal para difundir los contenidos web y llegar a una audiencia mayor que, a su vez, pueda compartirlos mediante retweets, ampliando así el radio de influencia de la marca.

Para que así sea es importante ganarse al algoritmo de Twitter y aplicar algunas estrategias para hacer que el contenido sea más viral:

  • Enriquecer los tweets con multimedia.

 

  • Utilizar hashtags relevantes que mejoren la visibilidad.

 

  • Construir mensajes cortos pero impactantes.

 

  • Publicar con frecuencia.

 

Instagram

La red social por excelencia, Instagram es el escaparate principal de una marca. Se ha convertido en el lugar al que acuden posibles clientes para saber todo sobre la marca, su tono de comunicación, su oferta de productos y servicios, quién hay detrás…

La razón es que las personas vemos Instagram como uno de los reflejos más fieles de una marca. Una vez hemos obtenido esa primera buena impresión, acudimos a visitar la web.

Por lo tanto, aunque de primeras pensemos que Instagram, al no poder poner enlaces clicables en los posts, no es el mejor lugar para lograr esa unión exitosa entre redes sociales y SEO, omitir o descuidar la presencia en ella es un gran error.

Crear imagen de marca en Instagram educará al cliente sobre palabras, contenidos y mensajes asociados a la marca, haciéndola reconocible. De forma metafórica, esta red social es una primera cuerda que lanzamos al cliente para que la agarre y luego podamos arrastrarlo hacia la web.

 

Pinterest

Pinterest es la red social de lo visual y de lo inspiracional, algo a tener muy en cuenta a la hora de difundir contenido web a través de ella.

Lo otro que destaca mucho de ella es que funciona como un motor de búsqueda. Recetas, manualidades, consejos de moda, ideas de maquillaje, paso a paso de proyectos de bricolaje… Solo hay que introducir unas palabras en el buscador de Pinterest para encontrar inspiración y respuestas.

Aparecer en esas búsquedas en un buen lugar y llamar la atención del usuario es resultado de la combinación de dos factores: optimización SEO y diseño visual.

  • Redacta títulos y descripciones convincentes para tus pins, asegurándote de que contienen las palabras clave para las que quieres posicionar (tanto dentro como fuera de Pinterest).

 

  • Redirige los pins al contenido web que esté igualmente optimizado para ciertas palabras clave.

 

  • No olvides añadir un diseño, infografía o imagen que llame la atención e incluya, si es posible, texto escrito (con las palabras y temas clave).

 

TikTok

Cuando Google se dio cuenta de que muchos usuarios, especialmente de la generación Z, utilizaban TikTok como buscador tomó la decisión de indexear los contenidos de esta red, mostrándolos entre los primeros resultados para algunas búsquedas.

Si te parece raro o no lo crees, busca en Google «baile viral» y comprueba cómo las miniaturas de varios tiktoks se cuelan entre los resultados.

Por lo tanto, optimizar los textos de TikTok para el SEO es fundamental, pues no solo aumentaremos nuestra visibilidad e impacto en la red social, sino también la posibilidad de que uno de nuestros contenidos salga en Google y, consecuentemente, genere tráfico hacia nuestra web.

 

¿Cuál es la mejor red social para mejorar el SEO de mi marca?

Tras haber leído las ventajas de cada red social, es posible que sigas surgiéndote la duda de cuál es la más adecuada para tu marca. Sentimos decirte que no podemos darte una respuesta única, pues depende de a quién se dirige tu negocio y de las características de tu público.

No obstante, podemos darte algunas directrices generales para escoger aquella red social gracias a la cual tu SEO puede mejorar:

  • Analiza al detalle cómo es tu público objetivo y determina qué redes usa con frecuencia y en cuáles tiene una mayor presencia.

 

  • Prioriza las redes sociales en las que el link sea clickable y más visible. Actualmente todas disponen de esta opción, aunque sea solo en algunos de sus formatos (por ejemplo, Instagram permite añadir enlaces en Stories pero no en un post). No obstante, en algunas redes el link resulta más atractivo y visible (en LinkedIn, Facebook o Twitter aparece una preview que enriquece el contenido y aumenta su CTR).

 

  • Da preferencia a las redes que permiten los enlaces dofollow, es decir, links que los motores de búsqueda en los que quieres posicionar puedan rastrear. De este modo, además de difundirse el contenido, se crea un backlink que genera autoridad y relevancia a ojos del buscador. Los enlaces de Twitter por ejemplo son nofollow (no influyen en la clasificación SERP).

 

Potencia el impacto que redes sociales y SEO pueden tener en tu marca

No pienses que tu marca es demasiado pequeña para imitar los resultados de Desigual con su estrategia de redes sociales y SEO. Con los recursos disponibles, una buena mentalidad y con la posibilidad de contratar a una agencia de medios especializada en marketing de contenidos, no hay límite que valga.

No lo olvides: la unión de redes sociales y SEO puede generar grandes éxitos y mucho impacto, especialmente en el tráfico web y, en consecuencia, en su posicionamiento y visibilidad digital.

¿Aún te preguntas cómo las redes sociales pueden ayudar a tu SEO? Ponte en contacto con nosotros.

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

Domina el arte del Branding y convierte tu negocio en una marca de Éxito que deje huella

Hace unos años se puso de moda un juego para el móvil que consistía en ver logos y adivinar el nombre de la marca. ¿Lo recuerdas? Además de entretenido, sirve como prueba de cómo dominar el arte del branding puede hacer que una marca sea un éxito y, sobre todo, sea recordada.

Porque ese juego demostró, aunque parezca contradictorio, que una marca es mucho más que un logo. ¿Cómo es eso posible? Porque aquellas que los usuarios reconocían más rápido eran aquellas marcas que a su alrededor habían construido todo un universo que dejaba huella en los consumidores.

Ese es precisamente el poder del branding: lograr que una marca sea reconocible, identificable y genere una conexión.

«Una marca exitosa no solo vende productos o servicios, sino que también crea una conexión emocional con sus clientes»

Simon Sinek

Si tú también quieres dominar el arte del branding y crear un negocio exitoso y memorable, sigue leyendo y déjanos descubrirte el secreto de las marcas que dejan huella.

 

El Arte de la Primera Impresión: Cómo el Branding Puede Preparar el Terreno para el Éxito Empresarial

La primera impresión que un consumidor tiene de una marca puede llegar de muchas maneras: a través de una fotografía en redes sociales, de un anuncio en la tele, de una reseña en internet o de la recomendación de un amigo. Que todas esas fuentes transmitan el mismo mensaje y una percepción positiva de la marca es tarea del branding.

¿Qué es el branding y por qué es fundamental para el éxito empresarial?

Branding no es sinónimo de logo o ni si quiera de identidad visual, aunque mucha gente comete ese error. Bajo el término «branding» se agrupan todas las acciones y estrategias de marca que persiguen generar una imagen y unas emociones concretas de esta.

Por supuesto, estas ideas y emociones siempre son de carácter positivo, pero deben ser más concretas según la identidad de la marca que se intenta transmitir: confianza, seguridad, cercanía, profesionalidad, modernidad…

 

Prepararse para el Éxito

 

Aunque pueda parecer repetitivo, volvemos a insistir en «ideas y emociones», porque son dos palabras claves para entender que un buen branding no solo se preocupa por la mente del consumidor (es decir, por la idea de la marca que este tiene), sino también por su corazón (esto es, la emoción que la marca le genera).

¿Cuál es tu marca de ropa favorita? Cuando piensas en ella seguro que el nombre despierta una serie de imágenes, sentimientos y recuerdos en tu mente. No solo piensas en una camiseta o en cualquier otro producto, sino en la primera vez que compraste ahí, en cómo fue la experiencia, en el estilo de esa ropa que tanto te gusta… Además, todos esos inputs seguro que tienen elementos en común que identifican la marca y logran que no puedas confundirla con otra.

Elementos clave del branding

Elementos clave del branding

Con ese primer ejemplo de tu marca favorita ya has podido darte cuenta de que el branding implica muchos elementos y que es el conjunto de ellos el que crea el valor de una marca:

  • Propuesta de valor: lo que la marca promete «dar» al consumidor ya no puede ser solo un producto o servicio, sino que asociado a este debe haber un valor que impacte y humanice. Un ejemplo es Coca-Cola, que promete la felicidad y no simplemente una bebida. Esta propuesta debe poder recogerse en un slogan («destapa la felicidad»).

 

  • Personalidad: las marcas actuales son humanas, y por eso en su estrategia de branding debe prestarse atención a desarrollar su personalidad.

 

  • Nombre: está claro que el nombre es importante, y al escogerlo una empresa debe valorar que sea evocador y único.

 

  • Logotipo: igual que el nombre, debe transmitir la identidad y el valor de la marca, buscando que sea lo suficientemente simple para ser recordado pero a la vez complejo para ser memorable.

 

  • Colores: la psicología del color es fundamental en este sentido, pues un color u otro puede transmitir emociones diferentes. Por ejemplo, el negro es seriedad, mientras que el verde naturaleza (por eso muchas marcas comprometidas con el medio ambiente lo incluyen en su branding).

 

  • Tono de comunicación: una marca tiene una voz representativa y con ella hablará a los consumidores. Si una marca quiere posicionarse como seria, utilizará la tercera persona y un estilo más directo, mientras que una marca que quiere ser vista como joven hablará en primera persona y con una mayor adjetivación.

 

  • Experiencia: cada vez que el consumidor interactúe con la marca, ese contacto debe ser consistente con el branding y transmitir el valor de la marca. No puede ser que los establecimientos de una empresa posicionada como «profesional» estén desordenados.

 

Pasos para convertir tu negocio en una marca de éxito

No hay un método científico que pueda aplicarse para lograr una marca de éxito. Leer las historias inspiradoras de personalidades como Steve Jobs no hará que tu negocio prospere y sea memorable.

La realidad es que todo el mundo puede tener un negocio, pero solo quienes realmente apuestan por una estrategia de marketing digital y branding pueden construir una marca de éxito. Porque la verdad es que sin una buena identidad de marca, consistente, cautivadora y que perdure en el tiempo, el consumidor no se convertirá en un cliente fiel.

El proceso para llegar allí implica trabajo y dejar de pensar en la empresa como una marca registrada bajo un nombre o un logo, y empezar a considerarla un ente que debe conectar a un nivel profundo con quien se encuentre con ella.

 

Encontrando al buyer persona

El primero paso para construir una marca de éxito es entender que ese éxito se dará gracias a los consumidores. Para que así sea, es importante que la marca responda a las necesidades del consumidor y lo haga de una manera única.

Es por ello que hay que definir quién es el buyer persona o público objetivo. Es importante tener información específica (basada en datos reales o hipótesis probadas) de cómo es, desde sus características, hasta sus necesidades pasando por su estilo de vida.

Cuanto más precisa sea la descripción del comportamiento de ese cliente ideal, mejor podrá construirse la marca y orientarse la estrategia de branding, pues todas las decisiones se tomarán pensando en esa persona que luego conectará (y comprará) con la marca.

 

Investigación del mercado

Una vez se tiene clara la audiencia hacia la que la marca se dirige, hay que comprobar cuáles son los competidores. Esto es importante porque apenas hay segmentos de mercado totalmente vacíos y sin competencia.

Es por ello que resulta imprescindible analizar esa competencia y su posicionamiento para buscar un hueco en el que nuestra marca pueda diferenciarse con sus valores identitarios, originales y reconocibles.

Identidad de marca propia: encuentra la propuesta de valor

Teniendo claro dónde puede posicionarse la marca respecto a los competidores y los consumidores, resulta más fácil definir la identidad de la marca, su visión y su voz. Es importante que estos tres elementos estén alineados y transmitan lo mismo.

Ese «algo» que transmiten es la propuesta de valor, que debe ser única y responder a las necesidades (comerciales y emocionales) del consumidor.

 

Diseña la identidad visual de tu marca

Cuando la identidad de la marca está definida en  un nivel abstracto, es momento de construirla físicamente, es decir, darle forma a través de elementos como el logotipo, los colores de marca o el diseño de los posts en redes sociales. Es un paso fundamental, pues es principalmente a través de la vista que la marca llegará a los consumidores.

Todos esos activos conforman la identidad visual de una marca y no solo deben ser consistentes entre ellos, sino también con los valores de la marca, de modo que todos reflejen la misma identidad.

 

Un branding estratégico y consistente

Cada elemento del branding debe seguir la misma línea. De no hacerlo, la marca se convertirá en un puzle de piezas que intentan encajar entre sí pero sin lograrlo.

Pongamos un ejemplo: piensa en una marca como Milka, cuya personalidad es divertida, cercana e incluso algo infantil. Para ello utilizan como slogan «tierno de corazón» y el morado/lila como color. Ambos elementos reflejan su propuesta de valor: un chocolate dulce que invita a compartir. Ahora piensa en Valor, otra marca de chocolate cuya paleta de colores es más oscura, más seria y más adulta, de ahí surge también su slogan «placer adulto», dando un significado totalmente diferente al alimento y a la marca.

Si cambiásemos el slogan de una marca por el de otro pero manteniendo el resto de su branding, ¿sería raro verdad? Las tonalidades pastel y la tipografía infantil de Milka no hacen pensar en placer adulto, igual que el negro de las tabletas Valor no despiertan ternura precisamente. Estos son dos claros ejemplos de que cuando los activos visuales de una marca no concuerdan entre sí y con el resto del branding, la marca carece de solidez.

 

De la Visibilidad a la Memoria: Cómo el Branding Puede Convertir tu Negocio en una Marca Inolvidable

El objetivo de cualquier marca es resultar inolvidable, que cualquier interacción de un consumidor con ella no sea vista como una más, sino que se recuerde y se valore como positiva.

Es sin duda ser memorable lo que otorga prestigio a una marca. Prueba de ello son empresas como Starbucks, Converse o Vespa, que permanecen en la mente de las personas incluso cuando estas no son consumidoras.

Está claro que pare ser reconocible en el mundo entero se necesita ser capaz de internacionalizar la producción e invertir grandes cantidades en publicidad. No obstante, también se puede llegar a ser una marca inolvidable a menor escala, buscando siempre que el cliente tenga una buena experiencia y se genere una relación emocional que vaya más allá de la compraventa.

 

Cómo dejar una huella duradera en la mente de tus clientes

Uno de los grandes objetivos de cualquier estrategia de marketing y branding es que la marca se recuerde y genere una huella en la mente (y en el futuro comportamiento de compra) del cliente.

¿Por qué es tan importante? Porque los consumidores ya no solo nos guiamos por la etiqueta del precio, sino por aspectos como los valores de la marca (si es sostenible, si apoya a alguna organización solidaria) o la experiencia de compra. La percepción de una marca por lo tanto abarca múltiples factores, y de todos ellos se ocupa directa o indirectamente el branding.

Percepción client et review online

El primer consejo que por tanto podemos darte es considerar siempre al cliente como el protagonista del branding, colocándolo en el centro de las estrategias de administración de marca y evaluando de manera constante cuál es su percepción.

Cómo crear una conexión emocional con el cliente

Los seres humanos nos movemos por emociones, también a la hora de comprar o contratar un servicio. Es por ello que las marcas deben considerar siempre la emocionalidad en la planificación de sus campañas y estrategias de branding.

Lograrlo por lo tanto implica construir una identidad de marca sólida y cautivadora y aplicar estrategias de marketing emocional, como son las siguientes:

  • Apuesta por el storytelling y comunica la visión, la misión y los valores de la marca a través de historias que humanicen y al mismo tiempo sean fáciles de recordar.

 

  • Busca la originalidad: cuando se superan las expectativas del cliente se potencia la conexión emocional, porque esa persona recordará la marca como sinónimo de una experiencia positiva o de una campaña de publicidad única y memorable, por ejemplo.

 

  • Potencia la lealtad del cliente: no se trata de ser un coleccionista de consumidores y hacerse con cuantos más mejor. En cambio, la idea es crear una relación emocional con cada cliente de modo que este vuelva una y otra vez a la marca, la recomiende y se sienta parte de ella. Centra por tanto los esfuerzos de tu marca en mantener clientes en lugar de conseguir nuevos (lo que además es más caro).

 

  • No olvides que lo visual también transmite emociones, por lo que elige colores e imágenes corporativas que transmitan esa emoción que intentas generar.

 

La garantía de un servicio al cliente de 10: clave para una marca de éxito

¿En qué marca nunca volverías a comprar o contratar un servicio? Nos atrevemos a decir que será en aquella en la que tuviste que esperar horas al teléfono, en la que tu pedido no llegaba ni sabías su estado, o en la que su plataforma de comercio electrónico daba fallos. No eres la única persona que ha tomado una decisión drástica tras una mala experiencia, de hecho cuando el servicio al cliente es nefasto, esta se convierte en una razón para dejar de comprar o recomendar una marca.

Está claro que la perfección no siempre es alcanzable, pero hay una serie de estrategias que deben implementarse para lograr que el servicio al cliente sea de 10:

  • Atención omnicanal: no es suficiente con tener un teléfono disponible en horario de oficina, los consumidores entran en contacto con una marca a través de diferentes canales, tanto en línea como presenciales. Por lo tanto, si quieres posicionar tu empresa como comprometida y accesible, no olvides serlo en diferentes espacios, desde Facebook hasta el email pasando por un formulario web.

 

  • Respuestas garantizadas en el mínimo tiempo posible: cualquier comentario de un consumidor debe ser contestado y además sin una larga espera. Por supuesto, esto no quiere decir que por contestar rápido se conteste mal, sino que hay que optimizar el proceso para que este sea de calidad.

 

  • Foco en la solución: puede haber situaciones en las que el cliente no reciba la solución que esperaba para su problema, pero debe a cambio obtener algo positivo, aunque eso simplemente sea la sensación de haber sido escuchado.

 

  • Escucha activa: los equipos de atención al cliente siempre deben estar abiertos a escuchar tanto los buenos como los malos comentarios. Esa información que el consumidor da resulta imprescindible para definir las fortalezas y debilidades de la marca.

 

Crea experiencias de marca, no ventas

La conexión con el cliente se genera a través de la experiencia, no solo de la venta. Por eso como marca no solo hay que enfocarse en vender, sino en aportar y en la experiencia que se crea alrededor de (pero no únicamente en) la venta.

Un ejemplo de esto es Starbucks, que no solo ofrece un buen café, sino todo un ambiente que invita a la creatividad y un equipo de trabajadores que individualiza el trato al cliente simplemente escribiendo su nombre y una carita sonriente en los vasos.

Apple es otro ejemplo de cómo la experiencia cuenta. Los usuarios de iPhone o de ordenadores Mac no destacan solo lo rápidos y eficientes que son los dispositivos, sino el trato que reciben en las tiendas o la sensación de pertenecer a un grupo selecto.

 

Emular a Apple o Starbucks no es complicado si se aplican estos consejos:

  • Presta atención a cada elemento que influye en la experiencia, desde el olor de una tienda hasta el diseño UX y SEO de una web pasando por el lenguaje que usan tus empleados para comunicarse con el cliente.

 

  • Ofrece un valor añadido: este puede ser un descuento en la siguiente compra, consejos de uso del producto o servicio a través de redes sociales o email marketing, servicio técnico gratuito gracias a una garantía ampliada o la personalización de aquello que la marca ofrece.

 

  • Busca la diferenciación: cualquier marca puede vender lo mimo que la tuya, así que haz que la experiencia sea ese valor diferenciador.

 

Conclusión: el gran arte del branding

A lo largo de este artículo hemos visto como cada elemento del branding influye en la creación de una marca de éxito.

Al dominar el arte del branding, podrás transformar tu negocio en una marca sólida y memorable. Deja una huella duradera en la mente de tus clientes y alcanza el éxito empresarial que deseas. ¡El branding es la clave para destacar y perdurar en el mercado!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

El protagonista inesperado: El papel del consumidor en el branding

Como consumidores uno de los grandes dramas es ir al supermercado como cada semana y descubrir que uno de tus productos favoritos ha sido descatalogado. Como marcas, ese drama puede convertirse en una oportunidad. ¿Cómo? Valorando como se merece el papel del consumidor en el branding.

Mercadona es un ejemplo de ello. Muchas veces la gran cadena de supermercados ha retirado un producto de sus estantes y se ha encontrado con sus clientes a pie de guerra, pidiendo en redes sociales la vuelta de aquello que tanto les gustaba.

Esto le ocurrió con su famosa Salsa Brava, que desapareció de las tiendas ante la mirada decepcionada (y algo enfadada) del público. Mercadona puso en marcha su estrategia de escucha al cliente, que siempre ha jugado a su favor, y volvió a fabricar y vender el alimento que tanto gustaba.

Pero el de Mercadona es solo uno de los muchos ejemplos de la importancia de integrar la opinión del cliente en la estrategia de marketing digital y branding de una marca. En este artículo te contamos cómo y por qué aplicar este método de escucha y co-creación.

El consumidor como co-creador de la marca

Lejos han quedado las marcas que no tenían en cuenta la opinión de sus consumidores. Lo innovador (y lo eficiente) ahora es co-crear valor con el cliente, haciendo que este se sienta parte de la marca. Los beneficios de hacerlo así son múltiples, desde una mayor implicación y conexión del público hasta una marca más sólida, reconocible y valorada.

Sam Cook resume esta idea a la perfección con esta frase:

«Los consumidores construyen marcas. No empresas.»

Scott Cook

El papel del consumidor en el branding: ¿qué es?

La incorporación del consumidor y sus opiniones en el branding es un pilar esencial de las nuevas estrategias de marketing.

La idea principal y en a que se basa la estrategia es colocar al consumidor en el centro de la innovación. Es aquello que dice sobre la marca y sobre el producto/servicio que esta ofrece el motor del cambio.

"Los consumidores construyen marcas. No empresas." Scott Cook

Este cambio puede ser a muy pequeña escala, como cuando Mercadona decidió, por las sugerencias de sus clientes, hacer más uniforme el grosor de las lonchas de salmón ahumado de Hacendado (su marca registrada propia).

No obstante, también puede ser un cambio significativo, como cuando también Mercadona ha innovado creando productos muy demandados pero que no tenían una versión «asequible» en supermercados, por ejemplo la mantequilla de cacahuete 100% o el edamame congelado.

 

¿Por qué es importante el consumidor en el branding?

Una marca existe y es relevante siempre que haya consumidores que interactúen con ella. Por esa interacción se puede entender la compra pero también el simple hecho de ser recordadas. Un ejemplo es Coca-Cola, una marca que es conocida y valorada por todo el mundo, incluso quien no la compra pero disfruta de sus anuncios navideños.

La importancia del consumidor en el branding por lo tanto radica en que es ese consumidor quien elige a la marca. Por ello, conocer a tu buyer persona y tener en cuenta lo que este piensa son aspectos claves para el éxito. No hacerlo implica un gran riesgo: crear una marca cuya identidad o valores no conecten y por tanto no se vendan.

 

La era de la participación: cómo los consumidores están moldeando las marcas

La gran tendencia del marketing y el branding del siglo XXI es favorecer la participación del consumidor en la creación de la marca. Al fin y al cabo la marca es mucho más que un logotipo. El poder del branding radica también en la mente del consumidor, que es quien se forma una imagen de esa marca, le da un valor y la interpreta.

Los grandes estrategas empresariales consideran fundamental valorar y moldear las asociaciones de la marca que el cliente o usuario establece en su pensamiento. Son esas asociaciones al mismo tiempo las que moldean el valor de la marca. Por lo tanto, es una relación que va en las dos direcciones y que es horizontal.

 

Escuchando a tu audiencia: la importancia de la retroalimentación del consumidor

El branding siempre había sido una tarea de los equipos de marketing de una empresa. En cambio, en la actualidad se busca un enfoque trasversal en la que todos los departamentos participen en mayor o menor medida. Este cambio de mentalidad se debe principalmente a la necesidad de incorporar el discurso del consumidor en la co-creación de la marca.

El equipo de atención al cliente y el de ventas se incorporan al proceso de branding, pues ellos son quienes poseen los datos de los clientes y quienes escuchan de cerca sus opiniones. Se crea así un espacio de retroalimentación que puede darse en diferentes formas: escucha a través de redes sociales, focus groups, pruebas en entornos controlados, etc.

El monólogo de la marca se ha convertido en un diálogo bidireccional entre marca y consumidor. Esta comunicación debe ser profunda y basarse en un conocimiento detallado del cliente. Estos son algunos otros beneficios consecuencia de la retroalimentación con el consumidor:

  • Mayor satisfacción del cliente o usuario, que genera un sentimiento de pertenencia de la marca al saberse escuchado y ver sus necesidades atendidas.

 

  • Innovación constante y, sobre todo, coherente con la marca y con lo que se espera de ella.

 

  • Aumento de la lealtad hacia la marca, pues los consumidores sienten que han aportado a crear el valor de la marca y que esta a su vez los valora a ellos.

 

Co-creación en acción: ejemplos de marcas que involucran activamente a sus clientes

Mercadona es uno de los grandes ejemplos del éxito que conlleva la co-creación. Además, es también prueba de que ese intercambio debe darse de diferentes formas y en diferentes contextos.

La empresa de alimentación permanece muy atenta a los que los clientes opinan en redes como TikTok, en la que no son pocos los creadores que graban vídeos probando las últimas novedades de la marca.

También utilizan una estrategia de lanzamientos basada en la escucha del consumidor: eligen en qué tiendas o ciudades empezar a vender un nuevo producto como «prueba» y, una vez medido el grado de aceptación del nuevo alimento, este se lanza al resto del territorio.

Este foco en el cliente sin duda ha ayudado a la empresa a conseguir los números que han conseguido en los últimos años (en 2021 generó el equivalente al 2,1% del PIB) y ser valorada como una marca líder y reconocida incluso por quienes no compran habitualmente en ella.

No obstante, hay otras marcas cuyas estrategias de marketing y branding también involucran activamente a sus clientes.

 

El papel del consumidor en el branding: ejemplos

Grandes marcas han dejado grandes ideas sobre cómo introducir al cliente como centro de la estrategia de branding:

  • Coca-Cola: hace unos años la marca de bebidas prometió retirar gradualmente el aceite vegetal bromado (BVO) de algunos de sus productos. La decisión fue tomada a raíz de que una clienta lo solicitase e iniciase una petición en change.org para hacerle llegar su sugerencia a la marca.

 

  • Victoria’s Secret: la empresa de lencería llevó a cabo un rebranding que afectó a su identidad y valores de marca tras percatarse de que sus clientas estaban en contra de aquello que la marca mostraba como aspiracional (por ejemplo, el uso de modelos muy delgadas).

 

  • Wendy’s: la cadena de comida rápida descubrió que la sal marina tenía mejor aceptación entre la sociedad que la sal «normal», por lo que la introdujo en sus recetas y lanzó una potente estrategia para anunciarlo.

 

  • Samsung: la marca de móviles coreana presta mucha atención a lo que se dice sobre ella. Esto les resulta muy beneficioso a la hora de lanzar un nuevo modelo o de actualizarlo con nuevas funcionalidades.

 

  • Shein: desde China hasta el mundo, esta marca de comercio electrónico debe gran parte de su éxito a haber sabido leer e interpretar los comportamientos de los usuarios en redes sociales. La razón es que su audiencia (la generación Z) está en esas plataformas por lo que de allí saca información sobre lo que buscan o qué consideran tendencia. Su influencia ha sido incluso reconocida por la prestigiosa revista Time.

 

Experiencias de marca centradas en el consumidor

Si algo podemos aprender de una gran marca como Apple es que la experiencia de marca debe centrarse en el consumidor. Un buen marketing puede atraer e incluso convencer, pero la decisión final la toma el usuario o cliente, y esta estará determinada por la experiencia que esté viviendo con la marca.

Steve Jobs sabía esto y por eso creó una experiencia de marca cuyas directrices sigue respetando Apple hoy en día. Cuando vas a una tienda de Apple te encuentras con empleados muy dispuestos a ayudarte y que te ofrecen la solución que buscas o, si no esa misma, una igualmente beneficiosa. De esta forma priorizan crear vínculos entre marca y consumidor más allá de la compraventa.

Otro ejemplo es Zara, que ha construido también su valor de marca sobre la experiencia del cliente. Para ello, controlan cada elemento de esa experiencia, desde el olor de las tiendas hasta el diseño web pasando por la rapidez de envíos y devoluciones.

 

Personalización y adaptación: creando experiencias únicas para cada consumidor

Crear experiencias memorables para el consumidor es el resultado de estrategias de marca efectivas y eficientes. Para ello, hay dos aspectos que son clave: la personalización y la adaptación. Aunque se creen directrices generales, el cliente debe sentirse único. ¿Cómo lograrlo?

  • Constancia: una sola acción no es suficiente para crear una buena experiencia. Cada vez que el cliente entre en contacto con la marca, debe sentir esa exclusividad y esa individualización del servicio. Si no, sus expectativas no se cumplirán y se quedará únicamente con esas veces en las que la experiencia no fue buena en lugar de con aquellas en las que sí lo fue.

 

  • Autenticidad: un valor que va muy ligado a la humanización. El consumidor busca que la marca cumpla sus promesas, que deben ser únicas y no una copia de lo esperable.

 

  • Atención al cliente: un cliente entra en contacto con una empresa en numerosas ocasiones (redes sociales, web, escaparates…) pero las ocasiones más importantes son en las que requiere de ayuda y de atención. Para asegurarse de que sean buenas experiencias, el servicio al cliente debe ser de diez.

 

El viaje del cliente: mapeando y mejorando los puntos de contacto clave

La experiencia del cliente está conformada por todas esas veces que la persona entra en contacto con la marca. Cada uno de esos puntos de contacto forman parte de su viaje y deben tenerse en cuenta para ofrecer una experiencia adecuada y fidelizar así al cliente.

El mejor modo de hacerlo es crear un mapa gráfico en el que se señalen y resuman todos estos puntos, estableciendo el cómo, el dónde y el cuándo se dan. Por lo general, se considera que el viaje consta de cinco etapas según el tipo de interacción y conocimiento del consumidor:

  1. Conciencia: el consumidor tiene y reconoce una necesidad propia e investiga dónde y cómo puede solventarla. En esta etapa entra en contacto con la marca, que debe aportarle contenido relevante para ser reconocida. Este contacto suele darse en plataformas como redes sociales o una web.
  2. Consideración: la marca pasa a tener un contacto más directo con el cliente, pues este ya la conoce y está considerándola. Por lo tanto, el objetivo es que esta fase del viaje aporte más información (y más concreta) al consumidor, ayudándole y dirigiéndole en la toma de decisión.
  3. Compra: es uno de los puntos de contacto más importantes y las estrategias de marca suelen enfocarse en ella, aunque es importante no perder de vista el resto. Es fundamental que una vez se ha decidido la marca ofrezca al cliente aquello que le ha prometido y que le haga de una manera memorable (en este sentido cobran especial importancia factores como el packaging, la velocidad de envío, la amabilidad y asesoramiento de los empleados, etc.).
  4. Retención: que el consumidor haya comprado una vez no quiere decir que el viaje haya terminado. Hay que favorecer que la experiencia sea más larga y se produzcan más contactos. Para ello, es importante el servicio de post-venta, hacer un buen seguimiento y trabajar la fidelización.
  5. Recomendación: un cliente contento es como un influencer (incluso mejor). Sus recomendaciones pueden hacer que otra persona inicie el viaje con la marca, por lo que habrá que ofrecer una experiencia igual.

 

Más allá de la transacción: construyendo relaciones duraderas con los consumidores

¿Sabías que es más rentable fidelizar y mantener un cliente que conseguir uno nuevo? Por lo tanto, los esfuerzos de la marca (y también la inversión en marketing digital y branding) deben dirigirse a construir relaciones duraderas con sus consumidores. Para ello el contacto no solo debe ser cercano, sino que la calidad debe permanecer inalterable y, si cambia, siempre debe ser a mejor y según lo deseado por el cliente.

 

En este sentido, el marketing relacional se ha posicionado como el más adecuado. El objetivo de sus estrategias está en la relación que se establece con el cliente, y no solo en la compra. Para que esto sea así, los expertos consideran imprescindible conocer al consumidor y practicar una escucha activa. También venfundamental desarrollar la transparencia, la innovación o el compromiso como valores de marca.

 

En conclusión, de nada sirve un gran call-to-action que genere compras en la web de una marca si después no hay una encuesta de satisfacción para conocer la opinión del cliente ni una buena estrategia de email marketing para mantener el contacto.

Construyendo una comunidad de marca

Una comunidad de marca es mucho más que una base de clientes. Es un conjunto de personas que comparten los valores de la marca, se identifican con ella y se sienten parte de ella.

Crear una comunidad de marca implica no solo facturar más gracias a la confianza ganada, sino también conocer mejor a los consumidores y poder establecer relaciones de valor con ellos.

La clave principal para construir esa comunidad es encontrar y explotar estratégicamente el valor añadido que la marca aporta a esas personas.

 

Fomentando la lealtad: cómo convertir a los consumidores en embajadores de la marca

Cuando una persona forma parte de la comunidad de una marca y se identifica con ella, genera una lealtad hacia dicha empresa. Esto lo convierte a su vez en un embajador de su valores y de sus productos o servicios.

Para potenciar que así sea, se pueden desarrollar varias estrategias:

  • Fomenta la participación: el consumidor debe sentir que la marca escucha lo que dice y que le cede espacios para opinar. Para ello, es importante enviar encuestas, contestar a comentarios en redes sociales o hacer un buen servicio de postventa.

 

  • Destaca sus triunfos: esta estrategia es especialmente recomendable para empresas B2B que ofrecen servicios a otros negocios. Con aquellos clientes que han resultado ser un éxito, se pueden publicar estudios de caso en los que destacar no solo lo aportado por la marca, sino también por el cliente.

 

  • Crea programas de fidelización y referencia: ofrece descuentos, regalos o pon en marcha un programa de afiliación para aquellos clientes que recomienden la marca.

 

Creando espacios de participación: comunidades en línea y eventos de marca

La digitalización ha favorecido la creación de comunidades en línea, algo que las marcas potencian gracias a las redes sociales y a la facilidad de conexión que estas aportan.

No obstante, esa facilidad de conectar a través de internet también resulta un reto, pues puede carecer de humanización. Para que esto no ocurra y las comunidades en línea representen siempre una oportunidad, las marcas deben construirlas de manera estratégica y, cuando sea posible, apostar por la organización de eventos offline.

Estos espacios fuera de redes generan una conexión más profunda y humana, pues la comunidad puede «poner cara» a aquellas personas que están detrás de la marca.

Además, está demostrado que cuando la relación se ha dado también en el plano offline, el compromiso es mayor y dura más. Para que así sea, es fundamental favorecer que la conexión y la comunicación permanezcan después del evento, por ejemplo, creando un canal de difusión para los asistentes y ampliando así el espacio de participación.

 

La voz del consumidor: aprovechando las opiniones y testimonios para fortalecer la marca

La voz del consumidor siempre está ahí, la cuestión es escucharla y que esa escucha sea efectiva. De este modo, las opiniones y testimonios de los clientes se convierten en una herramienta para fortalecer la marca, tanto si son buenas como si son malas.

  • Las malas sirven para para encontrar los puntos de mejora. Los clientes, sobre todo los comprometidos y leales a la marca, en sus opiniones incluyen información específica sobre aquello que no les parece bien, aportando ideas sobre cómo cambiarlo y detallando las necesidades que no se cubren.

 

  • Las buenas dan información sobre aquello que debe mantenerse. Además, estos testimonios positivos pueden formar parte de la estrategia de marketing y branding, pues atraen a clientes nuevos.

Recuperando el ejemplo de Mercadona, la empresa valenciana utiliza a su favor todo tipo de testimonios. Es así que consigue cubrir las necesidades de su audiencia.

Cómo incorporar la voz del consumidor en tu branding

¿Quién no mira las reseñas de clientes anteriores antes de tomar una decisión de compra? Todo el mundo lo hace, y las marcas lo saben. Sin embargo, solo algunas explotan realmente este recurso e incorporan la voz del consumidor en su estrategia de branding.

Si quieres que la tuya sea una de esas marcas, aquí tienes algunas ideas de campañas:

  • Crea posts de Instagram con opiniones y reseñas que clientes hayan dejado en Google MyBusiness o plataformas similares.

 

  • Incluye una sección en la web de tu marca en la que los clientes puedan valorar lo que han comprado y leer los testimonios de otras personas.

 

  • Construye un canal de participación con tus clientes más fieles y consúltales decisiones sobre branding antes de hacerlas.

El poder de la influencia social

Los datos no mienten, el influencer marketing genera ventas e imagen de marca para las empresas que apuestan por él. No obstante, la influencia social es un arma de doble filo y, no usarla de la manera adecuada o hacerlo con una mirada cerrada, puede alejarnos del éxito.

Potencia la influencia social para el éxito de tu marca, pero hazlo con estrategia

El primer error que muchas marcas cometen es pensar en que el influencer solo es aquel con una gran base de seguidores en redes sociales. Si atendemos a una definición exacta, lo es. No obstante, influencer en un sentido más amplio es una persona que influencia y cuyas recomendaciones son escuchadas por otras personas. Por lo tanto, un cliente feliz que elogia una marca, también podría considerarse un influencer.

En consecuencia, el papel del consumidor en el branding vuelve a cobrar protagonismo.

 

El impacto de las recomendaciones de los consumidores en el branding

Un estudio de Nielsen estableció que más de un 90% de la sociedad confía en las recomendaciones de familiares, amigos y otros compradores anónimos a la hora de hacer una compra. Por lo tanto, si un consumidor recomienda una marca de manera orgánica a su círculo más cercano (o a través de una reseña), se pueden conseguir más clientes (o al menos mejorar el posicionamiento de la marca en la mente del consumidor). Los beneficios del marketing de recomendación son múltiples:

  • El cliente que llega recomendado lo hace más convencido.

 

  • El cliente que recomienda lo hace desde un sentimiento de lealtad hacia la marca, por lo que a su vez tiene más posibilidades de volver a comprar.

 

  • Una marca recomendada aumenta su tasa de conversión y retención a nivel general.

 

  • Se incrementa la base de clientes.

 

  • Se reduce el coste de adquisición de nuevos clientes.

 

Para potenciar las recomendaciones, es clave pensar en cada cliente como un embajador de marca. Por lo tanto, hay que ofrecer recompensas. Algunas ideas son códigos de descuento, acceso a ofertas exclusivas, regalo en su siguiente pedido o envíos gratis. Un ejemplo de esto es iGraal, la plataforma de cashback que por cada amigo que invitas te regala 5€.
O Qonto de 50 hasta 80€ por cada nueva cuenta.

 

Influencers y embajadores de marca: asociaciones estratégicas para llegar a nuevos públicos

Aunque ya hemos visto que un consumidor puede ser, de un modo concreto, un influencer, es cierto que los creadores de contenido son apuesta segura y estratégica para llegar a nuevos públicos. Esto es especialmente recomendable para marcas emergentes o aquellas que, aunque ya tienen una base de clientes, preparan un lanzamiento o quieren hacer una incursión en un nuevo segmento de mercado.

Si estás desarrollando la estrategia de influencer marketing de tu marca, debes tener en cuenta lo siguiente:

  1. Busca influencers cuyos valores, seguidores y contenidos sean similares a los de tu marca. De otro modo, la campaña no resultará creíble.
  2. Elige las redes sociales en las que llevar a cabo la estrategia. Aunque un influencer tenga presencia en más de una, según el objetivo de la campaña resultará más conveniente un formato u otro.
  3. Pide estadísticas para hacer una valoración inicial del alcance esperado.
  4. Manda un briefing detallado al influencer para que el contenido creado tenga la información adecuada y transmita el mensaje de marca.
  5. Controla el progreso de la campaña y mide sus resultados, estos te ayudarán para acciones futuras con influencers.

 

Marketing de boca en boca en la era digital: estrategias efectivas para aprovecharlo

Quizá no lo creas, pero Zara apenas invierte en publicidad. Solo lo hace en momentos muy concretos del año y de manera no masiva. En cambio, confía en el boca a boca (y en el ojo a ojo) para aumentar su economía.

Su velocidad de producción, que hace que cada dos semanas lleguen nuevos productos a las tiendas, hace que la gente vea a otras personas llevando las novedades y quiera comprarlas.

El ejemplo de Zara es uno de los muchos que prueban que el boca a boca sigue funcionando en la era digital. Porque la realidad es que la recomendación de un compañero de trabajo o de un colega sigue siendo relevante y nos hace tomar decisiones de compra. La cuestión es saber aprovecharlo y optimizarlo para que genere los resultados que la marca busca:

  • Define bien a tu público objetivo para poder ofrecerle una experiencia que le convenza de recomendarte. La confianza generada por el buen servicio hará que esa persona te recomiende a personas similares a ella y, por tanto, también parte de tu público objetivo.

 

  • Crea comunidad a través de las diferentes plataformas sociales. La facilidad para compartir contenido en ellas las hace el lugar perfecto para potenciar esas recomendaciones entre consumidores.

 

  • Encuentra a los consumidores que son embajadores y ofréceles un incentivo por esa ayuda que te están aportado. Ese incentivo puede ser un descuento, pero también el hecho de reconocerles como fieles a la marca contestando sus comentarios en redes, por ejemplo.

 

Conclusión: todo lo que debes saber sobre el papel del consumidor en el branding

El paradigma de las marcas ha cambiado. El éxito ahora recae en un buen branding que tenga en cuenta y ponga en el centro al cliente.

La opinión de los consumidores actúa así como motor de cambio y como base para establecer una estrategia de marca efectiva.

¿Cómo incorporas la voz del consumidor en tu marca? ¡Déjanos un comentario!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

Marketing de contenidos: estrategias para atraer clientes a tu empresa

Zig Ziglar resume con la siguiente frase la base del marketing de contenidos:

Deja de vender. Empieza a ayudar.

Quizá esta cita sea la mejor manera de abordar este tema.

¿Qué es y cual es el origen del marketing de contenidos?

En primer lugar, aclarar que se trata de una técnica apoyada en la creación de diferentes contenidos; estos suelen ser de tipo educativo en torno a una marca, sin un claro carácter publicitario.

Cuando empleas una estrategia de marketing de contenidos de forma adecuada, la empresa obtiene grandes beneficios. Puedes mejorar la interacción con el público, el posicionamiento, el alcance, las tasas de conversión, etcétera.

Dentro de estas estrategias es clave crear audiencias específicas para tu marca.

Origen con ejemplos del marketing de contenido

John Deere

Por ejemplo, John Deere en 1895 comenzó por vez primera a utilizar estas estrategias.

Sigue leyendo «Marketing de contenidos: estrategias para atraer clientes a tu empresa»

5 diferencias entre Inbound marketing y marketing de contenido

El Inbound marketing y marketing de contenido son muy vinculados pero…

Los terminos son cada vez más presente en marketing online. Veremos las diferencias que existen entre Inbound marketing y marketing de contenido y, entonces sabremos distinguir y emplear la buena expresión para no cometer errores dentro el gran campo del marketing digital.

Definición de Inbound marketing y marketing de contenido:

Inbound Marketing es el equivalente del marketing de atracción. Se trata de ganar el interés en vez de comprarlo. Transformar un usuario en cliente.

Sigue leyendo «5 diferencias entre Inbound marketing y marketing de contenido»