Aterrizando en el éxito: La optimización de tu landing page

Aterrizando en el éxito La optimización de tu landing page

Cuando se buscan conversiones, las landing page (y su optimización) siempre tienen la respuesta. Las también llamadas páginas de aterrizaje se caracterizan por estar diseñadas para el cumplimiento de un objetivo: atraer visitantes y convertirlos en posibles clientes.

Con un objetivo tan claro, no es de extrañar que sus características funcionales sean muy concretas. Un diseño simple, la presencia de un formulario de contacto o un llamado a la acción directo e impactante, son algunas de estas características.

«La optimización de las páginas de aterrizaje consiste en hacer pruebas».
– Oli Gardner

- Oli Gardner
– Oli Gardner

Por supuesto, no es suficiente con incluir estos elementos, sino que hay que optimizarlos para que cumplan con su función y, juntos, ayuden a alcanzar el objetivo.

¿Qué es una landing page?

Como hemos adelantado, una landing page es una página web que genera conversiones. Su diseño es aparentemente simple justo por eso mismo; nada puede distraer al visitante de la acción que se espera de él: que realice la conversión. Esta consiste, por lo general, en entregar sus datos de contacto, generando así lo que se conoce como “lead”.

La landing page, por lo tanto, es el medio para que la conversión se realice. Quien accede a ella lo hace con la promesa de lo que va a encontrar. Cómo está dispuesta la información y cómo es el diseño de la página terminan de conducir al visitante hacia esa conversión, captando su atención y aportándole algo de valor a cambio.

Es por ello que las páginas de aterrizaje disponen de un sencillo formulario y, normalmente, también ofrecen algo a cambio (la descarga de un recurso gratuito, un descuento, recibir más información de un producto/servicio, entrar en una lista de espera, suscribirse a la newsletter…).

¿Qué es una landing page
¿Qué es una landing page

Para qué sirve una landing page

El para qué de una landing page es la captación de posibles clientes. En la era del big data, disponer de los datos de personas interesadas en nuestro producto/servicio, nos acerca a la venta.

Quienes completan el proceso y dan sus datos, demuestran ser personas ya interesadas en la marca y que la conocen, por lo que no hablamos de cualquier tipo de leads, sino de leads cualificados.

No solo eso, sino que también suelen ser leads segmentados. Generalmente (y también recomendablemente), una misma marca tiene varias landing page (y, en consecuencia, varios formularios). Cada una ofrece algo distinto, por lo que los clientes a los que atrae tienen diferentes intereses. De este modo, según en qué página aterricen y según qué formulario rellenen, la marca puede segmentar a los clientes.

Leer también:  El protagonista inesperado: El papel del consumidor en el branding

¿Es lo mismo una landing page que una web?

Una duda que solemos recibir los profesionales del marketing y de la optimización web es si una landing page es lo mismo que una página web. La respuesta es no, y estas son las diferencias:

  • Una landing page tiene como objetivo convertir y generar leads, mientras que una página web puede tener diferentes metas, y no todas ellas tienen por qué llevar a que el usuario realice una acción concreta.
  • Una landing page tiene un diseño más simple y que, generalmente, no requiere ni siquiera de hacer scroll para verla al completo. En cambio, en una página web sí hay cabida para muchos más elementos (desplegables, menús, secciones, múltiples imágenes o vídeos), favoreciéndose la navegabilidad entre secciones.
  • El tráfico que llega a una landing page es muy específico y, por lo general, proviene de una campaña de marketing (por ejemplo, ha visto en Instagram una oferta de descargar un ebook gratuito). Por su parte, quien llega a la web lo puede hacer de manera orgánica y a través de diferentes caminos (motores de búsqueda, redes sociales, etc.).

Por qué es importante la optimización de las landing page

En marketing nunca nada es tan fácil como hacerlo y ya. El cómo se hace es donde reside la clave del éxito, también en lo referente a las landing pages.

Siendo así, no es de extrañar que la optimización de landing page sea casi un arte o, al menos, una profesión cada vez más cotizada. La razón es que, cuando una página de aterrizaje se diseña con estrategia, los resultados serán mejores y parecerá que llegan solos. Obviamente, no lo hacen, sino que es fruto del trabajo de optimización.

Cuando la optimización de la landing page es la correcta, esta no solo recibe más visitas, sino que estas luego se convierten, en un mayor porcentaje, en contactos.

Claves para la optimización de una landing page

Definido qué es una landing page y cuál es su importancia, es momento de crearlas y, sobre todo, optimizarlas. Esta guía te servirá no solo como un paso a paso para diseñar nuevas páginas de aterrizaje, sino también como una checklist para comprobar que no les falta nada a las que ya tienes.

Leer también:  Estrategias de contenidos en redes sociales: un lienzo para tu marca

Empecemos por el principio (la adquisición) y continuemos con el resto de claves para la optimización de landing page.

Claves para la optimización de una landing page
Claves para la optimización de una landing page

1. Adquisición

De nada sirve tener una landing page si nadie llega a ella.

El primer paso, por lo tanto, es diseñar un “lead magnet”, es decir, un recurso o una propuesta de valor que atraiga al usuario hacia la página.

Este lead magnet suele ser un descargable o cualquier otro obsequio gratuito que se entrega a cambio de rellenar el formulario. No obstante, también puede ser la promesa de que, si el usuario da sus datos, se le enviarán newsletters, o que será el primero en recibir ofertas.

Por supuesto, sea lo que sea que termines ofreciendo como “lead magnet”, debe ser algo que capte la atención de tu cliente ideal. Para ello, haz un buen análisis de tu buyer persona y, a cambio de sus datos, dale algo que tenga que ver con el servicio/producto que quieres que termine comprando.

2. Diseña una landing page atractiva

Toda landing page debe disponer de unos elementos imprescindibles. Estos, a su vez, deben contar con un diseño que atraiga y fomente la conversión. Veámoslo:

  • Título: debe dejar muy claro (y en pocas palabras) cuál es la oferta y por qué es beneficiosa para el usuario. El título debe ser comprensible, conciso y llamativo.
  • CTA: la llamada a la acción no solo es un botón que se vea bien para que el usuario haga clic, el mensaje debe ser impactante, imperativo y breve. Es mejor utilizar palabras como “¡descarga!”, o “¡suscríbete!”, que frases largas que, por intentar ser demasiado persuasivas, no son claras.
  • Descripción: aunque describir la oferta pueda parecer sencillo, no lo es tanto. La razón es que el texto no puede ser demasiado largo ni irse por las ramas. De hecho, hay landing pages que ni siquiera tienen descripción. En caso de querer incorporarla, debemos asegurarnos de que el texto informa, de manera resumida, directa y objetiva, sobre el valor que la oferta tiene para el usuario.
  • Contenidos multimedia: igual que la descripción, añadir vídeos, fotos u otros recursos audiovisuales es optativo, aunque es recomendable por la mayor tasa de conversión que generan. Resultan útiles para mostrar un “teaser” de lo que vamos a darle al usuario (un vídeo explicativo del recurso o el índice del ebook).
  • Formulario: con una landing page pretendemos conseguir un lead, y para que así sea debe haber un formulario. Este debe ser, ante todo, visible y sencillo. El usuario no quiere rellenar una larga encuesta sobre sí mismo para descargar un recurso. Por eso, es suficiente con que el formulario tenga los campos necesarios y relevantes (como mínimo, nombre e email), además de la Política de Protección de Datos. Lo que también es fundamental es que cada landing page (si hay más de una) tenga su propio formulario. De este modo, podrás segmentar los leads según de dónde llegaron y por qué (por ejemplo, quienes se suscriban para recibir un ebook sobre redes sociales, sabrás que están interesados en ellas y luego, a través del email marketing, podrás ofrecerles más recursos o servicios relacionados).
Leer también:  Encontrando tu lugar: Estrategia de posicionamiento de la marca

3. Cuida la experiencia del usuario

La experiencia del usuario (UX) es crucial para que la landing page cumpla su función.

En este sentido, debe prestarse atención a la navegabilidad y, sobre todo, a la velocidad de carga. El usuario espera recibir la información y, si lo desea, realizar la conversión en cuestión de minutos. Para que así sea y no termine abandonando la página, esta debe cargar en apenas tres segundos.

4. Usa palabras clave en la landing page

Los usuarios deben encontrar la landing page, por lo que debemos trabajar su posicionamiento a través de palabras clave.

Como en cualquier otro estudio de keywords, selecciona aquellas que tu público objetivo esté usando (o podría usar). Presta también atención a la intención de búsqueda.

A la hora de introducirlas en los textos y etiquetas de la landing, recuerda hacerlo de manera natural y sin abusar de ellas.

5. Trabaja el link building

Generar backlinks (es decir, conseguir que otros sitios enlacen a tu landing page) mejorará tu posicionamiento, además de que dará autoridad y relevancia a la página.

Para construir una buena estrategia de link building y conseguir referencias, asegúrate de que tu contenido es atractivo y compartible. Utiliza también las redes sociales para potenciar los enlaces.

 

¿Necesitas ayuda con la optimización de tu landing page? ¡Ponte en contacto con nosotros!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.