Mirando hacia el futuro: Tendencias emergentes en SEO

Si te preguntamos por el futuro del SEO, posiblemente lo primero que contestarías es “inteligencia artificial”. Sin embargo, y aunque estarías en lo cierto, los próximos años el posicionamiento web estará marcado por más tendencias, y no solo por la famosa IA.

Aunque no queremos adelantar demasiado para que te quedes a leer el resto del artículo, sí podemos decirte que el contenido tendrá aún más importancia, y también la experiencia del usuario. Los buscadores priorizarán dar no solo una buena respuesta, sino la más adecuada para cada persona. En consecuencia, las marcas deben trabajar su SEO para ser esa respuesta.

Obviamente, adaptar la estrategia a estas nuevas tendencias supondrá una serie de retos. La clave para superarlos es prepararse para el futuro del SEO con conocimiento y un enfoque hacia la asimilación, y no hacia el rechazo, de estas tendencias y cambios. Un ejemplo de que este es el planteamiento correcto es Vodafone, que ya ha empezado a experimentar con la búsqueda por voz y la inteligencia artificial.

El SEO no consiste en “engañar” al sistema. Se trata de aprender a jugar según sus reglas - HolaQueTal.es
El SEO no consiste en “engañar” al sistema. Se trata de aprender a jugar según sus reglas – HolaQueTal.es

 

¿Qué podemos esperar del futuro del SEO?

Decíamos que la Inteligencia Artificial será la gran tendencia en el futuro del SEO. Lo será porque influirá no solo en cómo se hacen las búsquedas, sino también en cómo se presentan los resultados. De hecho, los motores de búsqueda ya han empezado a desarrollar un funcionamiento basado en IA, de modo que, para cada consulta del usuario, el propio buscador “cree” una respuesta.

Como es lógico, esto afecta a la estrategia SEO de cualquier empresa, que siempre ha estado enfocada en alcanzar las primeras posiciones SERP para aumentar así su tráfico web.

¿Qué podemos esperar, entonces, a partir de ahora?

 

Búsquedas y respuestas generativas: el ejemplo de AI Snapshot de Google

Según los primeros testers de la versión beta de AI Snapshot de Google, este sistema de respuesta generada con IA ocupará cada vez más espacio dentro de la página de resultados, será más exacta y, en consecuencia, reducirá aún más los clics del usuario. Es decir, el objetivo es que el usuario haga una búsqueda y encuentre la información deseada en la sección IA sin necesidad de visitar una web.

Así es como, en un vídeo entre explicativo y promocional, lo cuenta el propio Google:

En definitiva, la IA pasa de estar “entre bambalinas” a tener todo el protagonismo sobre el escenario. Si antes el buscador funcionaba gracias a la IA, que actuaba dentro del sistema, pero sin ser evidente para el usuario, ahora todo cambia y el usuario podrá interactuar y beneficiarse directamente de esta herramienta.

Por supuesto, estas respuestas generativas se basan en la información que la IA ha extraído de los diferentes resultados web. Sin embargo, esos resultados web puede que ya no sean visitados por el usuario.

¿Qué consecuencias tendrá esto?

 

Menos tráfico web, y más tiempo de permanencia en el buscador

Como decíamos, la estrategia SEO de todas las empresas se ha basado en posicionar bien para aumentar los visitantes web. Sin embargo, en el futuro del SEO este enfoque quedará obsoleto. Mientras antes la página del buscador era un trámite para llegar a un resultado que se encontraba en un sitio web, ahora el usuario permanecerá más tiempo en el buscador, sin tener que salir de ahí para encontrar justo lo que necesita.

Algunos especialistas temen que esta nueva experiencia del usuario afecte negativamente al tráfico web, aunque otros opinan que no tiene por qué ser así, o no para todas las páginas.

Al fin y al cabo, si la experiencia de búsqueda es mejor, más gente hará búsquedas y más tráfico potencial habrá. La cuestión será ofrecer al usuario algo que la IA no puede (por ejemplo, contenidos humanos) y atraer a ese tráfico.

 

Menos tráfico web, y más tiempo de permanencia en el buscador - HolaQueTal.es
Menos tráfico web, y más tiempo de permanencia en el buscador – HolaQueTal.es

La IA también como herramientas para las webs

Hasta ahora hemos hablado sobre cómo los buscadores van a integrar la inteligencia artificial, pero ¿cómo pueden aprovechar esta tecnología las páginas web?

Las opciones son muchas, pero todas se centran en mejorar, también por su parte, la experiencia del usuario. Así, herramientas IA pueden utilizarse para optimizar tiempos de carga, analizar el comportamiento del usuario en la web para hacer predicciones, o detectar “fallos” como contenidos duplicados o enlaces rotos. En definitiva, gracias a la IA, una marca puede localizar puntos de mejora en su web que repercutirán positivamente en su posicionamiento.

Nos encontramos, por lo tanto, ante un futuro del SEO que revolucionará las estrategias, pero que también las facilitará.

 

Tendencias emergentes en SEO a tener en cuenta

El futuro del SEO luce prometedor, aunque también desafiante. Con tecnologías cada vez más avanzadas y exactas, la experiencia del usuario se pone en el centro y los buscadores son más precisos no solo a la hora de organizar los resultados, sino de presentar ellos mismos un resultado.

Veamos con detalle cuáles son estas tendencias y qué implican.

 

1. Respuestas precisas y naturales

La tecnología de los buscadores es capaz de detectar con gran precisión no solo qué busca el usuario, sino por qué lo busca (es decir, la intención de búsqueda). Siendo así, las respuestas que muestra también pueden ser más precisas, alejándose cada vez más de esa idea de que posiciona mejor la web que más y mejor incluye unas palabras clave.

Esto no quiere decir que las keywords ya no sean un pilar del SEO, sino que la estrategia de posicionamiento web no puede basarse únicamente en ellas.

Si los buscadores son capaces de comprender el lenguaje natural y valorar más allá de las palabras clave, los especialistas SEO también deben priorizar crear contenidos que den respuestas de manera natural. Esta no es en sí misma una tendencia, pues desde hace años que ya no funcionan contenidos en los que abundan las palabras clave, pero falta información clara y coherente.

 

2. El auge de las búsquedas por voz

Actualmente, el 25% de las búsquedas se hacen por voz. Un porcentaje que, sin duda, creció y seguirá haciendo gracias a los asistentes virtuales tipo Siri o Alexa. ¿Qué implicaciones tiene esto?

  • Confirma que los buscadores están cada vez más entrenados en la detección del lenguaje natural.

 

  • Indica que los usuarios están abandonando también las palabras clave tradicionales (en lugar de acudir a la web de Google y poner “restaurante cercano”, llaman a su asistente virtual y le preguntan “Oye, dime algún restaurante guay que esté por aquí”).

 

  • Las respuestas de estos asistentes por voz son a las que evolucionarán las respuestas de los buscadores tradicionales. Los asistentes generan una respuesta, igual que los motores de búsqueda han empezado a hacerlo.

Los equipos SEO deberán considerar estos tres puntos y virar hacia una estrategia que, ahora más que nunca, piensa en el usuario y en cómo el usuario “conversa” (y no solo interactúa) con ese contenido. Así, cobran aún más importancia las intenciones de búsqueda.

El auge de las búsquedas por voz - HolaQueTal.es
El auge de las búsquedas por voz – HolaQueTal.es

3. El usuario en el centro

No es ninguna novedad que las acciones SEO no pueden olvidar al usuario y dirigirse solo hacia el buscador, cumpliendo únicamente con los requisitos técnicos que los robots rastreadores tienen en cuenta para calificar un sitio como de más o menos calidad. Este enfoque, que ha quedado ya antiguo e inservible, daba como resultado páginas que cargaban rápido, con un diseño simple y con contenidos vacíos de significado pero con muchos links y keywords.

En el futuro del SEO, esta idea de poner al usuario en el centro y olvidarse del buscador, se hará más patente. Obviamente, habrá que considerar los mecanismos que ponen en marcha los motores de búsqueda, pero entendiendo que estos también se centran en el usuario.

Siendo así, veremos cómo los buscadores presentan respuestas personalizadas para cada tipo de visitante. Desde los equipos SEO deben valorar esto para crear también contenidos específicos y no demasiado generales, teniendo muy presente el público objetivo.

 

4. Contenidos humanos y únicos

El marketing de contenidos seguirá siendo el compañero ideal para el SEO. Estos contenidos, además, deben ofrecer esa “humanidad” de la que la IA carece.

Esto implica dar preferencia a contenidos de opinión, fiables y con personalidad. La razón es que, aunque la IA permita generar contenidos de manera masiva, estos no aportarán el valor de la opinión de un experto o de un caso de éxito que reafirma el prestigio y el buen hacer de una marca.

En la práctica, ¿cómo hacer más humanos y únicos los contenidos? Veámoslo con un ejemplo:

  • Contenido menos humano: ¿En qué consiste el SEO?

 

  • Contenido más humano: 10 especialistas SEO nos cuentan en qué consiste su trabajo

El contenido en sí (es decir, lo que se explica en el artículo) será esencialmente el mismo, pero cómo se presenta la información cambia totalmente. El primer contenido podría escribirlo una IA, el segundo aporta ese valor añadido que solo las personas pueden aportar.

En otras palabras, la tendencia de los contenidos en el futuro del SEO no se orientará tanto a lo educativo e imparcial, sino a la opinión y perspectiva personal.

 

5. La credibilidad como factor decisivo

De los factores de clasificación que Google tiene en cuenta para evaluar los contenidos web, en el futuro del SEO cobrará aún más relevancia la credibilidad.

Importará, por tanto, que la persona o marca detrás del contenido cuente con la experiencia, el conocimiento y la autoridad para hablar de un tema. Cuánto más confiable sea, mejor lo verá Google.

A nivel de estrategia, estos son los puntos que deberían optimizarse para aumentar la credibilidad del sitio:

  • Desde el SEO técnico, instalar los certificados de seguridad necesarios (especialmente en elementos como pasarelas de pago en e-commerce o formularios de contacto).

 

  • Potenciar que los clientes dejen reseñas informativas (lo que también implica contenido humano).

 

  • Dejar que expertos creen los contenidos, incluyendo siempre una biografía, para que tanto el usuario como Google puedan verificar su autoridad.

 

  • Apoyar el contenido propio (sobre todo los datos aportados) con links a otras páginas fiables (por ejemplo, si se está hablando de los factores de clasificación de Google, enlazar a la documentación que el propio Google comparte al respecto).

 

  • Potenciar el linkbuilding a través de estrategias como el guest posting, de modo que se generen backlinks y estos avalen el contenido.

 

6. La IA como ayuda para las marcas

Ya hemos explicado que la inteligencia artificial no solo va a cambiar el modo en el que funcionan los buscadores, sino que también tienen mucho que aportar a los estrategas del SEO:

  • Optimización de la recopilación y análisis de los datos: con herramientas basadas en IA se pueden organizar datos del comportamiento de los usuarios en la web para luego hacer previsiones y, según estas, tomar decisiones en cuanto a diseño, contenidos o estrategia.

 

  • Generación de ideas de contenido: o, al menos, nuevos enfoques que podrían estar más alineados con lo que el público quiere ver (es decir, de nuevo, la IA podría recopilar datos generales sobre comportamientos del usuario para que los especialistas SEO y marketing de contenidos pudiesen usarlos).

 

  • Automatización de tareas: sobre todo las que resultan tediosas, como la búsqueda de palabras clave, detección de contenido duplicado, optimización del tamaño de imágenes, etc.

 

  • Reformulación de textos comerciales: también gracias a los datos a los que puede acceder en cuestión de segundos, una IA puede indicar que “call to action” será más efectivo.

Aunque son muchos más los ejemplos de cómo en el futuro del SEO la IA será una herramienta más para definir estrategias, la cuestión es verla como una colaboradora en el equipo, y no como la culpable del cambio.

 

7. La búsqueda social

Dejando un poco apartada la IA, hay otra tendencia que marcará el futuro del SEO porque ya ha empezado a marcar su presente.

Efectivamente, estamos hablando de las búsquedas en redes sociales como TikTok, plataforma a la que cada vez más usuarios (sobre todo los de la generación Z) acuden para buscar información.

Siendo así, desde las empresas deberán dedicar esfuerzos a crear perfiles y contenidos relevantes y adecuados para estas redes (en formato vídeo, impactantes, breves, usando hashtags…).

 

 

¿Quieres saber más sobre el futuro del SEO? ¡Déjanos un comentario!

 

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

Branding para ONGs: Marcas con un propósito

Puede que llegues a este artículo con recelo, ¿acaso es posible un branding para ONGs? Parece algo contradictorio, pues el branding nos hace pensar en comercializar y en comunicar una marca, cuando una ONG se caracteriza precisamente por no tener ninguna pretensión comercial.

Sin embargo, estás aquí, lo que significa que el tema te interesa. O quizá formas parte de una ONG que necesita ser más visible, atraer la atención y el interés de posibles socios y, en definitiva, comunicar un importante mensaje. En cualquier caso, sabes que el branding es el camino para lograrlo.

Porque no, una ONG no es una empresa, pero sí es cierto que puede valerse de los fundamentos del branding para cumplir con sus objetivos específicos. Unos objetivos que, como vamos a ver, son similares a los de una marca corporativa, aunque con unas particularidades que, por supuesto, deben tenerse en cuenta a la hora de adaptar el modo en el que se definen y se ponen en marcha las estrategias de branding.

La marca exige compromiso; compromiso con la reinvención continua - HolaQueTal.es
La marca exige compromiso; compromiso con la reinvención continua – HolaQueTal.es

¿Por qué es importante el branding para las ONGs?

Incluso sin buscarlo, las ONGs tienen un branding. Lo tienen porque definen una identidad que les hace reconocibles y que, de una manera más o menos estratégica, les permite conectar con su audiencia (socios, voluntarios, donantes, etc.).

Por lo tanto, podría decirse que siempre habrá un branding para ONGs, la cuestión es no restarle importancia y, de hecho, trabajarlo para sacarle todo su provecho.

 

¿Son las ONGs marcas?

Los más escépticos aún dudarán sobre la afirmación de que existe un branding para ONGs, justificando su recelo con la pregunta de si las ONGs son acaso marcas.

La respuesta es que no son marcas si entendemos como “marca” solo una empresa. No obstante, sabemos que una marca también puede ser una persona, y que, por lo tanto, es un concepto que va más allá de lo corporativo.

Las ONGs también están conformadas por una identidad, unos valores y unos elementos que las hacen única y reconocible. Entre esos elementos del branding está su logo, pero también su tono de comunicación o sus colores. Todos ellos, en su conjunto, hacen que el público identifique a la ONG y la asocie a un tipo de campañas, valores o mensajes.

Por ejemplo, si sueles ver YouTube, es posible que, entre los anuncios, te hayan aparecido algunos de ONGs como Greenpeace, Acción Contra el Hambre o UNICEF. Solo con los primeros segundos del anuncio habrás podido determinar de qué ONG se trataba. Para ello te han ayudado elementos diferenciadores como los colores o el contenido del vídeo (los de Greenpeace suelen tener a personas hablando a cámara, los de Acción Contra el Hambre utilizan imágenes más potentes de personas malnutridas y en situaciones de pobreza extrema).

Como conclusión, podemos afirmar que las ONGs también son marcas, y como tales tienen unos objetivos, aunque estos no sean vender más o atraer más clientes. En cambio, serán otras misiones más nobles como hacer mejor el mundo o contribuir a una causa. No obstante, esas misiones se traducen a objetivos concretos como “captar socios”, “conseguir voluntarios” o “aumentar el alcance y el impacto de x campaña solidaria”.

El branding como medio para comunicar un mensaje importante - HolaQueTal.es
El branding como medio para comunicar un mensaje importante – HolaQueTal.es

El branding como medio para comunicar un mensaje importante

Nadie duda de que el mensaje de las ONGs es necesario y que, cuanta más gente lo escuche, mejor. El branding para ONGs es el medio para comunicar ese mensaje, bien sea el general de la organización, o el específico de una campaña.

Por ejemplo, la ONG Open Arms tiene una misión central que es la de rescatar a las personas migrantes que cruzan el Mediterráneo. De manera más concreta, deben comunicar misiones específicas, como las emergencias en países que sufren algún desastre natural o un conflicto bélico.

Para ello, deben dirigirse de una manera atractiva e impactante a un público que quiera escucharles. Un público que no son clientes, sino voluntarios, socios y donantes. Lo que comunican tampoco es un producto, sino una causa que requiere de atención.

Las maneras de hacer llegar el mensaje son muchas, pero cuando hay una estrategia de branding detrás, los resultados son mejores. No olvidemos tampoco que, aunque entre ONGs no existe una competición como la que sí existe entre empresas, hay más de una organización que se dedica a lo mismo, por lo que cada cual también debe ser capaz de diferenciar su mensaje.

 

Cómo el branding para ONGs ayuda a cumplir objetivos

Aunque ya hemos hablado de que el branding para ONGs ayuda a cumplir objetivos, es importante definir con exactitud cuáles son, a gran escala, los resultados que se alcanzan:

  • Aumento de la fidelización y la lealtad: si en una empresa la lealtad del cliente es fundamental, aún lo es más para una ONG, que debe intentar que sus socios, donantes y voluntarios se queden y apoyen la causa a largo plazo. El branding favorece justamente eso: dejar una huella y que esta lleve a repetir.

 

  • Refuerzo de la reputación: gracias a una comunicación coherente, la ONG difunde sus mensajes y su propia identidad. Siendo así, le resulta más sencillo asentar sus bases en la sociedad y posicionarse como una organización influyente, importante y necesaria. De otro modo, si no se transmite aquello que se está haciendo, la reputación se mantendrá estancada e invisible.

 

  • Mayor alcance: cuando una ONG no trabaja su branding, es muy difícil que llegue a más personas que las que ya le conocen. Esto no es lo ideal, pues es crucial contar con nuevos apoyos y, por supuesto, también divulgar la causa y las acciones que se están llevando a cabo. Piensa, si no, en las veces que has conocido y empatizado con una emergencia por la manera en la que una organización te ha hablado sobre ella. Por ejemplo, si Open Arms no difundiese cada uno de sus rescates (y también los retos y obstáculos encontrados), mucha parte de la población no sería consciente de la magnitud del problema.

 

Consejos para definir el branding de las ONGs

Entendida la importancia del branding para las ONGS, es ahora momento de definirlo.

Hemos aclarado que el hecho de que sean organizaciones sin ánimo de lucro hará que su branding se estructure de una manera precisa. Las acciones no estarán enfocadas en la venta, sino en la captación y difusión. Igualmente, los objetivos tomarán una forma concreta que se aleja de lo económico, aunque deba tenerlo presente, y se acerca más a la concienciación.

 

1. ¿Cuáles son los objetivos de la ONG y de la campaña?

La primera pregunta que una ONG debe hacerse es cuáles son sus objetivos y cómo estos se trasladan al branding. Los objetivos generales tendrán que ver directamente con la causa que se defiende y apoya. Así, los de Open Arms son rescatar a las personas que se ven inmersas en la crisis migratoria y darles la oportunidad de una vida mejor que no implique morir en su intento de sobrevivir.

Por lo tanto, el objetivo del branding será concienciar sobre esa realidad y, al mismo tiempo, conseguir apoyos de cualquier tipo (desde ayudar a la difusión del mensaje hasta hacer donaciones de materiales, comida o dinero).

En cuanto a los objetivos para campañas concretas, lo lógico es que estos se establezcan en un corto plazo y que, en consecuencia, estén más determinados. Por ejemplo, en Open Arms ahora buscan donaciones económicas para llevar ayuda a Gaza, pues se entiende que la urgencia está ahí.

A pesar de que pueda resultar complicado, es importante que todos los objetivos sean lo más específicos y medibles posible y no se queden en “cuanto más, mejor”. Estos son algunos ejemplos:

  • Aumentar en un 10% las suscripciones a la newsletter en un trimestre.

 

  • Conseguir 10000 € en donaciones para una acción humanitaria durante el tiempo que esté activa.

 

  • Captar a 10 nuevos voluntarios cada mes.

 

2. ¿Cuál es la audiencia de la ONG?

Igual que una empresa, una ONG debe definir a su buyer persona. Aunque no vaya a comprar un producto, de algún modo va a comprar una idea o una causa, por lo que hay que estudiar cuál es la demografía del público objetivo y la manera más efectiva para llegar a él.

Igual que muchas marcas, una ONG no tiene una única buyer persona, pues facilita diferentes maneras de apoyo que no son accesibles o interesantes para todo el mundo. Por ejemplo, Open Arms ofrece hacer una donación puntual, pero también participar como voluntario. En definitiva, hay dos audiencias: la donante y la voluntaria, y cada cual debe recibir un tipo de mensajes.

Los voluntarios se sentirán más atraídos por mensajes genéricos de la causa, que despierten su empatía y respondan a sus ya existentes intereses de colaborar. Mientras, los donantes responderán mejor a mensajes específicos, impactantes y que llamen a la acción inmediata.

Asimismo, puede haber otras audiencias, como la de socios. Estos son donantes “permanentes” cuyo compromiso monetario con la causa es mayor. Es así porque su situación económica lo permite y porque pueden involucrarse de una manera diferente a la del donante o el voluntario.

En definitiva, es una demografía distinta y que debe ser impactada a través de comunicaciones más constantes. Por ejemplo, se entiende que los socios son casi como “accionistas”, así que se les ofrece una información más ampliada sobre factores como la estructura organizacional de la ONG o a qué se destina cada partida de dinero, por ejemplo.

¿Cómo es la ONG y cuál es su identidad de marca? - HolaQueTal.es
¿Cómo es la ONG y cuál es su identidad de marca? – HolaQueTal.es

3. ¿Cómo es la ONG y cuál es su identidad de marca?

Una ONG debe ser reconocible, y para ello necesita una identidad de marca fuerte. Esto implica definir elementos como:

  • Los valores

 

 

  • El tono de comunicación

 

  • El tipo de recursos audiovisuales que van a usarse

 

  • Las diferentes formas en las que se puede apoyar la causa (es decir, los “productos” como donaciones puntuales, voluntariado, asociación, etc.).

La clave no está solo en establecer qué compone cada uno de estos elementos, sino en asegurar y priorizar la coherencia entre ellos. Aunque puedan adaptarse según el público objetivo de cada comunicación o incluso según la plataforma, siempre debe ser evidente qué ONG está detrás.

 

4. ¿Qué acciones se van a realizar?

Los objetivos están claros y también la identidad que une todo lo referente a la ONG, ahora, por lo tanto, hay que establecer acciones concretas.

Por acciones entendemos todo el contenido que salga de la ONG y difunda su mensaje para cumplir sus objetivos. Estas son las acciones más adecuadas para una organización sin ánimo de lucro, y también el modo de enfocarlas:

  • El vídeo y la foto como formato prioritario: una imagen vale más que mil palabras. Eso es especialmente cierto cuando queremos transmitir una realidad que, de otro modo, le queda lejos a la audiencia. Es por ello que ONGs como Open Arms utilizan recursos muy visuales e impactantes que reflejen la urgencia y llamen a la acción. Otros formatos como el texto, aunque puedan cumplir su función en momentos concretos, no resultan tan humanos.

 

  • El storytelling para despertar la empatía y la conexión: la narración de historias es una gran herramienta de branding, algo de lo que las ONGs pueden servirse con más razón. Normalmente, situaciones como las del Mediterráneo se generalizan y se presentan como datos (x personas ahogadas, un aumento de x% en la llegada de pateras…). Open Arms, precisamente para evitar esa “normalización” y resignación, cuenta las historias de las personas rescatadas, de los voluntarios y, en definitiva, de su marca. Es una estrategia que conecta muchísimo más, algo imprescindible cuando el objetivo es concienciar y conseguir apoyos.

 

  • Acciones multicanal: debido a que una ONG se dirige a diferentes públicos, es importante que sus contenidos se adapten a esos públicos y aparezcan en diferentes canales. Por ejemplo, con los socios es más efectivo comunicarse a través de email marketing. En cambio, para captar donaciones puntuales, redes más rápidas e impactantes como Instagram o TikTok son más adecuadas.

 

  • Humanización: tanto de la causa como de las personas que la apoyan. Es por ello que en ONGs como Open Arms o Greenpeace confían en mostrar a sus voluntarios en sus anuncios, eventos, conferencias…

 

  • Transparencia: de las ONGs se espera que sean claras con lo que hacen y cómo lo hacen, por eso entre las acciones de branding es conveniente que no solo haya contenidos “producidos” o demasiado corporativistas, sino también otros que permitan ver el detrás de las cámaras.

 

  • Facilidad para colaborar: quien reciba el mensaje debe sentir que colaborar es sencillo. Esto implica no solo impactarle con el mensaje adecuado, sino también hacer fácil la donación o la inscripción como voluntario a través de un diseño web claro y accesible.

 

5. ¿Cómo avanza la estrategia de branding para ONGs?

Medir siempre es importante para comprobar si hay avances y si estos se dirigen hacia donde deberían.

Gracias a la analítica, una ONG puede darse cuenta de si las acciones están yendo bien o si hay que corregirlas. Por ejemplo, un tipo de comunicación ha podido ser diseñada para captar socios, pero estar atrayendo voluntarios. En consecuencia, hay que cambiar el enfoque de la estrategia para que cumpla con el objetivo inicial.

Las métricas también ayudarán a optimizar presupuestos, viendo en qué acciones se necesita mayor inversión o en cuáles puede mantener un enfoque más orgánico.

 

¿Eres una ONG buscando crear un branding impactante? ¡Ponte en contacto con nosotros!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

Dos lados de la moneda: SEO y publicidad pagada

En muchas ocasiones hemos visto como SEO y publicidad pagada se enfrentaban como dos disciplinas contrarias. Igual que dos caras de la moneda, esta se lanzaba para elegir entre una u otra. Sin embargo, de esa idea, lo que importa es que son parte de la misma moneda, y esto no implica necesariamente tener que escoger una y olvidar la otra, sino trabajar las dos a la vez.

Cada cual aporta unos beneficios y arroja unos resultados, por lo que no conviene renunciar a una para invertir únicamente en la otra. En cambio, complementar ambas estrategias, priorizando una sobre otra para el cumplimiento de según qué objetivos, es un enfoque mucho más adecuado y efectivo.

En este artículo vamos a ver justamente cómo posicionar una web (y, en consecuencia, una identidad de marca) a través de estrategias orgánicas y de pago, es decir, a través del SEO y la publicidad pagada. Entendiendo que no hay que enfrentar una estrategia a la otra, sino combinarlas.

“Un buen trabajo de SEO solo mejora con el tiempo. Son solo los trucos de los motores de búsqueda los que tienen que seguir cambiando cuando cambian los algoritmos de clasificación.”
— Jill Whalen

¿Cómo se complementan el SEO y la publicidad pagada?

Como decíamos, SEO y publicidad pagada son dos caras de la misma moneda. Es por ello que se relacionan estrechamente y que comparten características. No obstante, también son diferentes en su funcionamiento y su rendimiento, lo que nos ayuda a establecer qué estrategia es más adecuada en cada ocasión.

Un buen trabajo de SEO solo mejora con el tiempo. Jill Whalen-HolaQueTal.es
Un buen trabajo de SEO solo mejora con el tiempo. Jill Whalen-HolaQueTal.es

Qué es el SEO y para qué sirve

El SEO consiste en el posicionamiento orgánico de una web. Esto es, a través de unos fundamentos del SEO, se implementan una serie de acciones que llevan a mejorar la visibilidad de una web en los buscadores, atrayendo así tráfico y mejorando consecuentemente la relevancia y la autoridad de dicha página.

Por lo tanto, el SEO conviene cuando:

  • Se busca aumentar el reconocimiento de la marca y su visibilidad en los entornos digitales, sobre todo en los inicios de la marca.

 

  • No se disponen de muchos recursos económicos, aunque se siga necesitando una inversión de esfuerzo de trabajo y tiempo.

 

  • Se necesita recibir tráfico web cualificado para poder luego analizar el comportamiento de los usuarios.

 

  • El objetivo se establece a largo plazo, ya que los resultados del SEO no son inmediatos ni directos, sino paulatinos y sostenidos en el tiempo.

 

Qué es la publicidad pagada y para qué sirve

La publicidad pagada (o PPC) es una estrategia más rápida y eficiente que el SEO, aunque también requiere una inversión mayor. A través del pago de anuncios en buscadores (especialmente Google Ads), se impacta a un público cualificado que responde a unas características específicas, de modo que ese público realice una conversión (entrar a la web, rellenar un formulario de contacto, completar una compra, etc.).

¿Cuándo iniciar una campaña de publicidad pagada?

  • Ante un momento específico con unas necesidades y objetivos de marca también específicos (por ejemplo, campaña de rebajas, nuevo lanzamiento, concurso, etc.).

 

  • Si el público al que se quiere alcanzar es muy concreto, ya que las plataformas de publicidad pagada permiten configurar audiencias segmentadas (por ejemplo, personas que vivan en Madrid, de entre 30 y 45 años y con intereses en viajes y turismo).

 

  • Cuando se ha establecido un objetivo de venta rápido y que debe ser alcanzado en un tiempo determinado, y no a largo plazo.

 

  • Si hay disponible un presupuesto para publicidad pagada lo suficientemente alto como para cumplir con los objetivos.

SEO y publicidad pagada: ¿iguales o distintos?

Con la introducción que hemos hecho tanto al SEO como a la publicidad pagada, habrás visto que existen diferencias evidentes. Por un lado, el SEO requiere un trabajo a largo plazo porque sus objetivos tienen que ver con el reconocimiento, la visibilidad o el posicionamiento de la marca en el mundo online. Por el otro lado, el PPC es más cortoplacista, con estrategias que se desarrollan en poco tiempo porque los resultados también llegan con más celeridad.

Siendo así, si quisiésemos aumentar el tráfico web y mantenerlo en unos estándares, deberemos desarrollar una estrategia SEO que, aunque se vaya adaptando, permanezca estable y persiga ese crecimiento orgánico. En cambio, si quisiésemos aumentar las ventas de un producto concreto lanzando una oferta flash, sería más adecuado presupuestar y poner en marcha una campaña de publicidad pagada dirigida a un público concreto, lo que nos aseguraría un buen rendimiento.

Entonces, ¿son todo diferencias? Para nada, de hecho, SEO y publicidad pagada tienen puntos en común que hacen que se puedan trabajar en conjunto y aplicar los conocimientos y resultados de una en otra.

  • Aunque con diferentes enfoques y tiempo, las dos disciplinas persiguen aumentar el tráfico web y las conversiones.
  • Las palabras clave son la base para desarrollar ambas estrategias.
  • Ambas se dan en los buscadores.
  • Al compartir fundamentos y objetivos, aunque puedan variar los enfoques y características específicas, SEO y publicidad pagada pueden compartir también datos. De este modo, los datos obtenidos a través del SEO ayudan a optimizar la PPC, y viceversa.
Cómo equilibrar tu SEO y estrategia de publicidad pagada-HolaQueTal.
Cómo equilibrar tu SEO y estrategia de publicidad pagada-HolaQueTal.

 

Cómo equilibrar tu SEO y estrategia de publicidad pagada

Cuando se trata de SEO y publicidad pagada, nadie dice que haya que elegir. Sin embargo, sí que hay que saber qué tipo de enfoque es más adecuado según las circunstancias y los objetivos, tal y como hemos visto antes.

En definitiva, SEO y publicidad pagada pueden y deben combinarse, equilibrándose una a otra, alcanzando objetivos diferentes, pero similares, y contribuyendo ambas a un mejor posicionamiento de la marca y comprensión de la audiencia.

1. Analítica web compartida

Todo lo que tiene que ver con el marketing ha de medirse, y esto es especialmente relevante en lo que respecta al SEO y a la publicidad pagada. En ambas disciplinas, gracias a plataformas de analítica web como Google Analytics, se pueden extraer datos cuantitativos sobre el tráfico web recibido.

Los informes obtenidos no deben quedarse en un solo lugar, sino que deben “viajar” entre ambas disciplinas, complementándose y completándose. Por ejemplo, los datos de una campaña PPC son inmediatos, ya que la medición de resultados es constante y a corto plazo, por lo que pueden usarse no solo para optimizar la propia campaña, sino la estrategia SEO adicional.

Así, analizar qué palabras clave están generando más clics pagados, puede ser un aviso para empezar a posicionar orgánicamente esos términos. Lo mismo ocurre al revés. Si la analítica SEO detecta que una de las páginas mejor posicionadas y que más tráfico e interacción atrae es la de un producto concreto, quizá deba ser ese producto el que se promocione en una campaña específica para aumentar aún más las conversiones.

2. Retargeting de audiencias

En marketing, nos referimos a retargeting cuando diseñamos una campaña que impacta a una audiencia que ya ha visto nuestra web. Para detectar y analizar esas audiencias deben trabajar, mano a mano, los equipos de SEO y publicidad pagada.

Un ejemplo sería crear una audiencia con todos los usuarios que, en algún momento y de manera orgánica (es decir, gracias a la estrategia SEO) han visitado nuestra web o una página de producto concreto. Esa audiencia será la audiencia objetivo para una campaña PPC que busca promocionar ese producto.

3. Testeo de anuncios y estrategias

Una de las grandes ventajas de la publicidad pagada es que permite realizar tests A/B, es decir, crear campañas muy similares, pero que difieran en algún aspecto, pudiendo comparar cuál ha rendido mejor.

Un ejemplo sería diseñar dos anuncios para una misma página web, pero cambiando la demografía de la audiencia hacia la que se dirige cada uno. Analizando ambos anuncios podrá verse cuál ha reportado mejores resultados, lo que puede luego trasladarse al SEO. ¿Cómo? Si la audiencia “A” se ha mostrado más interesada en la página, quiere decir que los contenidos web deberán optimizarse para responder a los intereses y al comportamiento de ese tipo de consumidor.

No solo se puede variar la audiencia, sino también el formato o el tipo de contenido. Viendo cuál funciona mejor gracias a los informes de la campaña de pago, se puede establecer una estrategia de marketing de contenidos.

Testeo de anuncios y estrategias-HolaQueTal.es
Testeo de anuncios y estrategias-HolaQueTal.es

 

4. Mayor cobertura SERP

Si una marca logra un buen posicionamiento orgánico gracias al SEO, alcanzando los primeros resultados en buscadores, es momento de cubrir también los resultados no orgánicos.

Cuando hacemos una búsqueda, los primeros dos resultados suelen ser anuncios, y debajo aparecen los orgánicos. Si una marca consigue dominar todas las posiciones (tanto las de pago como las orgánicas) su visibilidad será mayor y se asegurará que los usuarios, de una u otra manera, hagan clic en su web.

Veámoslo con este ejemplo de Booking. Si la empresa dedicase todos sus esfuerzos al SEO o a la publicidad pagada, pero no a ambos a la vez, no podría asegurarse que los dos primeros puestos en la página de resultados (tanto el de pago como el orgánico) fuesen suyos.

resultados serp para booking

5. Visibilidad a corto y a largo plazo

El SEO y la publicidad pagada cumplen diferentes objetivos y los cumplen en tiempos también distintos. Así, puede ser interesante realizar una campaña de pago para potenciar la visibilidad de una página concreta durante un periodo determinado. No obstante, esta estrategia a corto plazo hará que, a largo plazo, aumente la autoridad de la web, algo que Google tendrá luego en cuenta a la hora de posicionarla orgánicamente.

En conclusión, no plantees la pregunta de SEO o publicidad pagada, y cámbiala por la afirmación de “SEO y publicidad pagada”.

 

¿Te preguntas cómo equilibrar tu SEO y estrategia de publicidad pagada? ¡Ponte en contacto con nosotros!

 

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

El futuro del branding: mirando hacia adelante

 

El mundo se rige por modas y tendencias, también en lo referente al branding. Es por ello que, con la llegada de nuevos años y temporadas, los expertos ponen la vista en el futuro del branding. Saber hacia dónde se dirige el diseño de marcas es fundamental para adelantarse y empezar a crear identidades corporativas que no se queden ancladas en un presente que pronto será un pasado.

Como es lógico, las tendencias no llegan de la nada, sino que se “ven venir”. Es decir, responden a las tendencias generales del mercado, los intereses del público o el contexto general. Por ejemplo, durante la pandemia de 2020 (y posterior), el branding de prácticamente todas las marcas se sostenía en valores como la empatía, la cercanía o la sensibilidad. Fue así porque los clientes necesitaban y buscaban marcas responsables.

“Las claves del éxito de una marca son la autodefinición, la transparencia, la autenticidad y la responsabilidad”.

— Simon Mainwaring

“Las claves del éxito de una marca son la autodefinición, la transparencia, la autenticidad y la responsabilidad”.HolaQueTal.es
“Las claves del éxito de una marca son la autodefinición, la transparencia, la autenticidad y la responsabilidad”.HolaQueTal.es

 

Pero no miremos al pasado, sino al futuro del branding y a qué debemos agarrarnos para crear marcas que sigan siendo relevantes durante los próximos años.

¿Qué podemos esperar del futuro del branding?

Sabemos que hay que vivir el presente. Sin embargo, cuando hablamos de estrategias de branding, no podemos olvidar que las marcas vivirán en el futuro y, a la hora de diseñarlas, debemos pensar en ello.

En definitiva, el futuro del branding es fundamental para construir marcas cuyas identidades evolucionen con el público y conecten con él. Por ello, las empresas emergentes y startups crean su identidad según lo que se llevará.

 

¿Qué podemos esperar del futuro del branding?-HolaQueTal.es
¿Qué podemos esperar del futuro del branding?-HolaQueTal.es

Las previsiones para el futuro del branding

Cuando hablamos del futuro del branding no lo hacemos mirando una bola de cristal, sino haciendo análisis de mercado y valorando cómo cambiarán la sociedad, la cultura, la economía y, en definitiva, las empresas.

Por lo tanto, no hay adivinación, sino mucha investigación cuando se trata de planificar una estrategia de branding a futuro. Estos son, generalmente, los factores que se tienen en cuenta para determinar esas “modas”.

  • Investigación de mercado: no podemos viajar al futuro, pero sí estudiar el presente para saber hacia donde se dirigirá. Esto implica reconocer cuáles son las preferencias actuales del público y si seguirán siendo las mismas. Preferencias no solo a nivel de consumo, que también, sino a nivel de estilo de vida (por ejemplo, en los últimos años se ha detectado un patrón hacia lo sostenible que se refleja en muchos ámbitos, incluido el comercial).
  • Análisis de datos: nuestras compras dejan datos que, con un análisis profesional y experto, pueden revelar patrones futuros. Además de los datos de las transacciones, también se pueden llevar a cabo encuestas específicas.
  • Cambios culturales: los consumidores ante todo somos personas que vivimos dentro de una cultura, la cual evoluciona e influye en nuestros comportamientos de compra. Es por ello que los analistas y expertos en branding se fijan en estos cambios culturales para predecir cómo impactarán en el mercado y cómo las marcas deben también adaptarse a estos cambios.
  • Pruebas: cuando ya se tienen unas ideas sobre el futuro del branding, es crucial validarlas a través de pruebas (por ejemplo, lanzando campañas a menor escala o en focus groups). De este modo, se mide cuál sería la recepción del público y si una propuesta quizá es demasiado rompedora y necesita seguir mirando al futuro, aunque agarrándose algo al presente.
  • Estudio de la competencia: como es lógico, estos macroanálisis de datos y de mercado tienen capacidad para hacerlos las grandes empresas. En consecuencia, las pequeñas pueden fijarse en qué están haciendo los gigantes de su sector para entender hacia dónde va. Por ejemplo, cualquier e-commerce, especialmente si es aún una marca pequeña, debe monitorear cuáles son las propuestas del grupo Inditex.

Tendencias emergentes en branding

Detenerse a estudiar el futuro del branding, leer lo que opinan los expertos y tener esta información en cuenta, ayuda a las marcas no solo a mantener su reconocimiento, sino también a detectar oportunidades.

Ejemplo de ello es la marca de calzado Muroexe. Tras ser absorbida por el grupo Mascaró, la firma ha sufrido un rebranding que ha mirado al futuro. Mantienen valores como el genderless, la sostenibilidad o la innovación, pero mejorando su posicionamiento de marca para llegar al público joven y vanguardista que constituye su buyer persona. Para ello, han creado una colección en colaboración con el Museo Thyssen, diferenciándose de la competencia y reconociendo la tendencia hacia lo artístico y hacia el “lujo silencioso” y atemporal.

Pero, más allá de ese interés por lo único, original e innovador, ¿qué más podemos esperar en el futuro del branding?

1. Un uso de la tecnología que no deshumaniza

La Inteligencia Artificial es, cuanto menos, un tema de debate en las agencias de publicidad. No obstante, la IA es solo una de las muchas tecnologías que empiezan a coger peso dentro del sector del branding y el marketing.

Sin embargo, a pesar de lo que muchos piensas, esta tecnología no se busca que sustituya al factor humano, sino que lo acompañe en ciertas tareas. Siendo así, una de las tendencias será la de incorporar avances tecnológicos en procesos como el análisis de datos. Con las posibilidades de automatización que ofrecen estas aplicaciones tech, se busca potenciar aspectos como la personalización de la experiencia al cliente y la mejor gestión de tareas corporativas.

Por supuesto, siempre priorizando la humanidad, pues los clientes siguen valorando positivamente (y por encima de otros valores) la cercanía o la pasión en las marcas.

2. El cliente (sigue) en el centro

Algo que sigue siendo tendencia (o que ya es incluso algo establecido) es que el cliente es el protagonista del branding.

Esto implica tanto crear experiencias de compra únicas y que vayan más allá del producto, como personalizar al máximo todo lo referente a esa compra. En este sentido, cobra también mucha importancia la narración de historias, pues los clientes buscan conectar con la marca y, cuando compran, comprar no solo un producto o servicio, sino todo un universo.

Si quieres ser una marca relevante y que continúa siendo elegida, debes apostar por el branding experiencial e ir un paso más allá. El objetivo es hacer que los consumidores formen parte activa de tu marca. Ejemplos de estrategias que se pueden llegar a cabo son programas de fidelización, eventos en tiendas, contenido exclusivo o un packaging original.

En cuanto a la personalización, como decíamos, las tecnologías permiten utilizar los datos para ofrecer experiencias personalizadas a cada cliente. Un ejemplo sería hacer seguimientos de las compras y enviar un email a un cliente cuando se detecta que, posiblemente, necesite un recambio para un producto. Otro ejemplo es el de Spotify con sus listas personalizadas según lo que sabe de ti.

El cliente (sigue) en el centro- HolaQueTal.es

3. Una comunidad alrededor de la marca

En un mundo que empuja al individualismo, los consumidores quieren sentirse parte de algo, por eso las marcas deben potenciar ese sentimiento de pertenencia.

Muchas empresas están haciendo un uso de las redes sociales que potencia, más que nunca, lo “social”. Se crean grupos de Telegram, canales de difusión en Instagram o Whatsapp, etc. Que permiten la interacción y la comunicación no solo con la marca, sino entre usuarios.

En consecuencia, los consumidores esperan que lo que dicen se escuche y que la marca valore e implemente sus propuestas.

Una marca que siempre se ha mantenido a la vanguardia en lo que respecta a la comunidad (posiblemente, previendo que se convertiría en un pilar para el branding) ha sido Laagam. A través de diferentes elementos y estrategias (contenido en redes, eventos, NFTs, accesos exclusivos, votaciones sobre próximos lanzamientos…) han creado una comunidad fiel.

4. El contenido sigue siendo el rey

El branding sigue confiando en el marketing de contenidos para crear marca.

Los clientes quieren ver contenido orgánico, no solo anuncios, por lo que las empresas deben continuar apostando por la creación de contenidos originales, dinámicos y atractivos.

En este apartado, no podemos no mencionar el pódcast o, en general, el contenido en formato audio. Un formato que, sin duda, está marcando la diferencia y al que muchas marcas (como Druni, B3tter, Nude Project…) se están sumando. El resultado es la generación de contenidos mucho más personales y que conectan con los usuarios en el día a día.

5. El valor de lo local

En cuanto a valores, lo local sigue siendo lo más apreciado por los usuarios. Aunque no siempre acudan a negocios locales para hacer sus compras, lo ven como algo aspiracional o a lo que querrían poder acceder.

No solo eso, sino que por “local” entienden también “cercano”, “auténtico” o “sostenible”. En consecuencia, una marca que, aunque no tenga la misma procedencia exacta que el consumidor, se identifique con esos valores, tendrá oportunidad de captar a ese consumidor.

Cruzcampo no es un negocio local, pero apuesta por una identidad que sí lo es. El mejor ejemplo es su famosa campaña de “Con mucho acento”.

 

¿Quieres saber más sobre el futuro del branding? ¡Déjanos un comentario o ponte en contacto con nosotros!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

SEO para blogs: Escribiendo para la web

 

Ahora se dice mucho eso de que todas las marcas tienen un pódcast, pero hace un tiempo lo que todas las marcas tenían era un blog. Estas secciones web permitían la generación frecuente de contenido, lo que atraía clientes y aumentaba la visibilidad online. Es por ello que el SEO para blogs comenzó a ser parte de la conversación, y lo sigue siendo.

Los blogs son una parte imprescindible de cualquier estrategia de marketing de contenidos. A través de artículos, una marca puede dar a conocer sus productos, sus servicios, su identidad… Atrayendo tráfico y dándose a conocer. De alguna manera, podríamos decir que los blogs dinamizan lo que, de otro modo, sería una web estática.

No obstante, para que se dé esa comunicación con posibles clientes y la autopromoción sea efectiva, es crucial trabajar el SEO para blogs. De no hacerlo, los contenidos no serán visibles y se desaprovecharán las muchas posibilidades de estas plataformas.

“El contenido es la razón de ser de las búsquedas”.

— Lee Odden

El contenido es la razón de ser de las búsquedas-HolaQueTal.es
El contenido es la razón de ser de las búsquedas-HolaQueTal.es

 

Pero, vayamos por partes y poco a poco.

¿Por qué es importante el SEO para blogs?

Como adelantábamos, de poco servirá crear contenidos si estos no se optimizan para ser visibles. Es aquí cuando entra en juego el SEO para blogs, es decir, el conjunto de acciones de posicionamiento web que se aplican a los contenidos del blog para cumplir con los objetivos de visibilidad y atracción de tráfico.

Además de la consecución de estos dos objetivos clave que todas las empresas persiguen, hay otras muchas razones por las que llevar a cabo estas acciones.

¿Qué es el SEO para blogs?

Ya hemos hablado antes de cómo los motores de búsqueda rastrean los contenidos que hay en internet para posicionarlos según se adecuen mejor o peor a la búsqueda de un usuario.

Como es lógico, entre esos contenidos rastreables están los de un blog corporativo. Es por ello que los expertos en posicionamiento web los optimizan específicamente, aunque veremos que las directrices que se siguen son similares a las aplicadas a nivel general en una web.

La gran diferencia entre un artículo de un blog y lo escrito en una sección estática de la web (por ejemplo, la descripción de productos), es que un blog tiene más posibilidades, pudiendo generar contenidos de manera más frecuente y dirigiéndose a la audiencia en diferentes momentos del proceso de compra.

Por ejemplo, el blog de Mercadona abarca diferentes temáticas y los artículos se dirigen a diferentes tipos de clientes e intereses. Esto es, promocionan tanto sus productos como aspectos más corporativos que les hacen realzar su imagen de marca. No solo eso, sino que optimizan la creación de esos contenidos, de modo que dispongan de títulos atractivos, estén bien estructurados, respondan a las preguntas que puedan tener los usuarios, incluyan palabras clave, etc. Porque, al fin y al cabo, la meta es que esos artículos aparezcan en la SERP.

Ventajas de implementar estrategias SEO para blogs

¿Por qué es tan interesante que los blogs posicionen? La respuesta corta sería que, a través de los blogs, posiciona la marca, atrayendo el tráfico hacia su web y generando una relación con un usuario que puede convertirse en cliente.

De manera resumida, pero más estructurada, estas son las ventajas del SEO para blogs:

  • Generar visibilidad para los contenidos del blog (evitando crearlos “para nada”) y, consecuentemente, para la web.
  • Aumentar el reconocimiento de marca y diferenciarla de la competencia.
  • Establecer una relación de confianza con la audiencia
  • Atraer tráfico web e iniciar el camino hacia la conversión.
  • Incrementar el número de backlinks, ya que es más probable que otras webs enlacen a contenidos específicos de carácter divulgativo.

¿Cómo lograr que sea así y que el blog no se quede en la sombra? Lo vemos.

Ventajas de implementar estrategias SEO para blogs- HolaQueTal.es

Cómo optimizar tu blog para el SEO

Como casi cualquier estrategia de marketing digital, todo empieza con la investigación, que pondrá los cimientos para la creación de contenido.

Sin esa preparación, empezaríamos la casa (es decir, los contenidos) por el tejado, olvidando que el SEO para blogs debe cumplir unos objetivos y seguir unos parámetros, que son los que vamos a ver ahora.

1. Investiga las palabras clave y las intenciones de búsqueda

Las palabras clave son el punto de partida para cualquier acción que tenga que ver con el SEO.

A través de diferentes métodos y plataformas, podemos encontrar rápidamente cuáles son no solo los temas por los que la gente se interesa, sino también los términos de búsqueda que usan para informarse sobre ese tema. Estos términos son las palabras clave, que también reflejan por qué o para qué se hace la búsqueda.

Vayamos paso a paso.

Tipos de palabras clave

El primer paso en la investigación de palabras clave es entender que existen tres tipos según cómo de concretos son los términos de búsqueda y, por lo tanto, cuánta competencia tienen:

  • Palabras clave short-tail (“restaurante”): son términos muy cortos, muy generales, muy buscados y con mucha competencia.
  • Palabras clave middle-tail (“restaurante español”): aunque son algo más específicas y largas que las short-tail, siguen teniendo una competencia alta.
  • Palabras clave long-tail (“mejores restaurantes comida española en Barcelona”): al ser más largas, concretan mucho la búsqueda y se reduce su competencia.

En definitiva, cuánto menos concreta y más breve es una keyword (“restaurante”), más competencia tendrá y más complicado será posicionar. Además, esa generalidad no nos da mucha información sobre qué busca realmente esa persona (¿un restaurante cercano?, ¿un restaurante normal o de gala?, ¿un restaurante para eventos?). Por lo tanto, no podemos dirigir los contenidos para que respondan eficientemente a esa consulta. Es decir, no podemos reconocer la intención de búsqueda.

Las intenciones de búsqueda

Cuando hacemos una búsqueda lo hacemos para encontrar algo lo más específico posible. Es por ello que solemos dar “pistas” al buscador formulando de una manera concreta las keywords. A esto se le conoce como las intenciones de búsqueda, que pueden ser cuatro:

  • Informativa: entre los resultados pretendemos encontrar algo que nos dé datos sobre un tema. Por ejemplo, buscamos “fundadores Mercadona” porque queremos saber nombres, fechas, orígenes… De la cadena de supermercados.
  • Comercial: estamos pensando en hacer una compra, así que valoramos opciones. Un término de búsqueda con esta intención sería “supermercados baratos en Madrid”.
  • Transaccional: la decisión de compra está tomada y queremos convertir, por lo que la búsqueda irá en la línea de “supermercado cercano”.
  • Navegacional: tenemos claro que queremos aterrizar en una página web concreta, pero en lugar de introducir la URL buscamos “web mercadona” para que nos aparezca en resultados.

Analizar las intenciones de búsqueda, por lo tanto, es clave en el SEO para blogs. No solo nos dicen qué tipo de contenido es más adecuado para cada consulta, sino que nos informan también sobre cómo optimizar ese contenido (qué título poner, qué elementos audiovisuales incluir, cómo de largo debe ser, etc.).

Comprobemos todo esto que estamos diciendo con el ejemplo de este artículo del blog de Mercadona. Con toda probabilidad, el análisis de palabras clave determinaría que el término “ideas regalo San Valentín” podía atraer tráfico. La intención de búsqueda de esta keyword, sin duda, es comercial, pues se busca valorar opciones.

Por lo tanto, el artículo creado es una lista detallada de algunas de estas opciones, incluyendo fotos ilustrativas (pues a la hora de hacer comparaciones las personas somos muy visuales). También se añaden links a productos ofrecidos por el supermercado y que encajarían como regalo de San Valentín, aunque sin llamar directamente a la venta, pues la intención no es transaccional.

2. Crea contenido de calidad

Gracias a ese análisis de palabras clave ya tenemos las primeras pistas sobre cómo debe presentarse el artículo, qué temas debe tratar y cómo debe tratarlos.

Debe prestarse especial atención a que la información aportada cumpla con las directrices E-E-A-T de Google. Es decir, debe ser contenido creado por especialistas que tengan conocimiento probado en ese tema, para una marca o web con autoridad y fiable dentro del sector.

En este sentido, un artículo sobre refranes de una web como la de la Real Academia de la Lengua siempre será mejor valorada por Google que el de un blog con pocas visitas y recién lanzado, cuyo autor es anónimo o no tiene credenciales que le conviertan en experto.

3. Estructura el contenido

Más allá del contenido en sí, esto es, lo que se dice, es importante el cómo se dice.

Si alguna vez has aterrizado en un artículo que solo tenía un gran párrafo, que no estaba dividido por subtítulos, en el que las palabras en negrita eran inexistentes… Sabrás lo complicado que fue leerlo, por mucha calidad que tuviese la información en sí.

La realidad es que escribimos para personas que quieren encontrar las respuestas a lo que buscan y quieren hacerlo de un modo óptimo. Si no, abandonarán rápido la página y perderás una visita que podría haber sido una venta.

Para que esto no ocurra, asegúrate de seguir estas recomendaciones:

  • Divide el texto en párrafos para que no solo quede visualmente mejor, sino que también mejore la legibilidad.
  • Evita tecnicismos y opta mejor por palabras sencillas, sobre todo si el usuario puede que no sea experto en el tema.
  • Utiliza recursos como la negrita, los subtítulos o los bullet points para destacar información y hacerla más digerible, de modo que el lector, con un rápido vistazo, pueda interiorizar la información principal.
  • Incluye recursos audiovisuales que enriquezcan el contenido. Elementos como imágenes, infografías o incluso videotutoriales.
  • Añade datos para aportar autoridad y fiabilidad al contenido.
  • Apuesta por contenidos evergreen, es decir, que no pasen de moda o estén sujetos a un momento concreto (por ejemplo, “mejores productos de limpieza de 2019” no es evergreen, pero sí lo es “mejores productos de limpieza para tu hogar”).

Pongamos otro ejemplo, de nuevo, del blog de Mercadona. En este caso, el artículo que analizaremos es uno sobre su nueva línea de esmaltes de uñas. La intención de búsqueda de un usuario que llega a este post posiblemente sea el de saber más sobre este producto concreto para tomar una decisión definitiva de compra. En consecuencia, el objetivo de este artículo debe ser persuadir y convertir. Siendo así, el contenido se estructura en forma de listas, un formato digerible, fácil de leer y que destaca rápidamente los puntos fuertes del producto.

Estructura el contenido- HolaQueTal.es

4. Trabaja el SEO On Page

Todo lo que ocurre dentro de la propia página del blog debe sumar, nunca restar. Siendo así, no olvides:

  • Utilizar la keyword principal en títulos, subtítulos, primeros párrafos y etiquetas meta.
  • Añadir descripciones alt a todas las imágenes, incluyendo palabras clave en la medida de lo posible.
  • Optimizar la URL para que sea corta y descriptiva (por ejemplo, /nuevas-lacas-de-unas-de-mercadona/).
  • Incluir links internos, de modo que enlaces a otros posts relacionados y ayudes a los buscadores a detectar la estructura general de los contenidos de tu web.

5. Potencia el link building

A través de estrategias como el guest posting o la difusión en redes puede mejorarse el link building de un artículo concreto y, por lo tanto, el SEO de los blogs.

Conseguir backlinks de forma orgánica (es decir, que otras webs enlacen a la tuya sin un acuerdo previo) no siempre es fácil, pero la buena noticia es que el contenido de los blogs propicia esos backlinks.

Piensa que los artículos suelen ser de carácter informativo, resultan relevantes y llaman más la atención que cualquier otra página estática de la web. En consecuencia, es más probable que otros bloggers lleguen a él y vean interesante enlazarlo.

Volviendo al ejemplo del artículo de lacas de uñas de Mercadona, una beauty blogger que esté reseñando diversos esmaltes low cost, puede que decida enlazar a ese artículo antes que a la ficha de producto.

6. Revisa el SEO técnico

La configuración de tu web influirá en el posicionamiento de los contenidos de tu blog. La razón es obvia: si la página tarda en cargar, también tardará en cargar el blog, lo que los buscadores castigarán.

Por lo tanto, es fundamental analizar aspectos del SEO técnico como la velocidad de carga, el diseño responsivo para dispositivos móviles, la seguridad del sitio o la limpieza del código.

7. Monitorea y sigue optimizando

No puede haber parálisis por análisis en lo que se refiere al SEO para blogs. Con esto queremos decir que la estrategia no acaba cuando se aplica, sino que debe haber revisiones cada cierto tiempo.

Estas comprobaciones no solo deben realizarse sobre los artículos nuevos, sino también (y especialmente) sobre los antiguos. Será entonces cuando detectemos que un artículo ha bajado sus índices de tráfico, por lo que sería conveniente actualizar la información o detectar otros posibles fallos de carácter técnico.

 

¿Necesitas ayuda para optimizar tu blog para el SEO? ¡Déjanos un comentario!

 

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

Más allá del producto: Branding y servicio al cliente

¿Qué piensan tus clientes de tu marca? Si tu respuesta va en la línea de “que es muy buena”, quizá estés siendo muy simple. Lo que tu público piensa de tu marca es mucho más complejo, y depende en gran medida de si el branding y servicio al cliente se han trabajado de manera conjunta.

Cuando un cliente tiene una duda o simplemente quiere expresar su admiración (o rechazo) a una marca, acude al servicio de atención al cliente, que puede darse a través de un email de soporte o también a través de un comentario en redes. En cualquier caso, cómo la marca responde a ese mensaje constituye en sí mismo una estrategia de branding.

Al fin y al cabo, no hay nada que refleje mejor cómo es y cómo se cuida la experiencia al cliente que cómo se le trata cuando necesita ayuda. A su vez, esa experiencia al cliente dice mucho de la marca, de su identidad y de cómo quiere posicionarse en el mercado.

“A tu cliente no le importa cuánto sabes hasta que sabe cuánto te importa”.

— Damon Richards

 

Solo con esta introducción ya habrás podido darte cuenta de que debemos prestar mucha atención a cómo se relacionan branding y servicio al cliente. En este artículo repasamos esos puntos a tener en cuenta, y las razones de que así sea.

 

¿Cómo el servicio al cliente refuerza el branding?

En la actualidad ya no es suficiente con tener un buen producto, al menos no si detrás de este no hay una marca fuerte que pone al cliente en el centro.

Esto implica no solo diseñar productos que respondan a las necesidades del público, sino también ofrecer una experiencia al cliente adecuada que, sobre todo, se refleje en un servicio pre, durante y posventa disponible, efectivo y resolutivo.

 

Damon-Richards-holaquetal.es_.png

 

 

La experiencia del cliente como parte del branding

Uno de los muchos elementos del branding es la experiencia del cliente, que genera imagen de marca, actúa como elemento diferenciador y, además, mejora la fidelidad hacia la marca. Esto es algo que algunos estudios han demostrado ya: las empresas que diseñan una buena experiencia al cliente tienen un 30% más de probabilidades de retener a sus clientes.

En esa experiencia están todas las veces que un consumidor entra en contacto con la marca (en una tienda física, en la sección de comentarios de redes sociales, en una newsletter con nuevas ofertas, etc.). Todos esos encuentros deben perseguir un mismo objetivo: establecer una relación duradera en la que la marca se presente de una manera coherente con sus valores y su personalidad.

La importancia del servicio al cliente en el branding-HolaQueTal.es
La importancia del servicio al cliente en el branding-HolaQueTal.es

Cuando no se prioriza esa coherencia, nos encontraremos con una marca que a veces es atenta y cercana, y otras veces seria y nada servicial. Los clientes interpretarán esto como una falta de interés y de respeto, pues no sabrán qué esperar ni si pueden confiar.

En definitiva, como cualquier otro factor determinante del branding, la experiencia al cliente debe transmitir aquello que la marca es en sí misma y respecto a su audiencia.

 

La importancia del servicio al cliente en el branding

Dentro de la experiencia general del cliente, hablamos de “atención” para referirnos a todos esos puntos de contacto que tienen como objetivo ayudar o solucionar dudas del cliente.

Al resolver las cuestiones que surgen durante las diferentes fases del proceso de compra, la marca convence al cliente, le enseña a sacar el máximo provecho de su compra una vez la realiza, y le fideliza para futuras compras.

La atención al cliente, por lo tanto, es un elemento central de la experiencia del cliente y, en consecuencia, del branding. Que la atención no solo sea efectiva, sino también identificativa de la marca favorece el reconocimiento de esta, posicionándola como de calidad y diferenciándola de la competencia.

 

El ejemplo de Colvin

Colvin no es solo una floristería, o al menos no en el sentido tradicional. De hecho, esta startup de envío de flores, plantas y accesorios ha revolucionado cómo se entiende este tipo de negocio.

La empresa de Colvin, ya expandida a muchos países europeos, ha conseguido hacer más efectiva, personalizada y barata la compra de flores, convirtiendo lo que antes era casi un lujo en algo común en muchos hogares. Lo ha hecho quitando intermediarios, de modo que entre el cliente y las flores solo está Colvin, y no más exportadores, mayoristas y minoristas.

Esos valores de calidad, rapidez y eficiencia se trasladan a todos los elementos del branding, también a la atención al cliente que prioriza la cercanía y facilita cualquier trámite. Así es como lo han hecho:

  • A pesar de que las flores no pueden verse en directo antes de comprarlas (como sí ocurre en una floristería tradicional), el servicio de Colvin es tan bueno y ha sido tantas veces recomendado que los clientes se fían y se dejan convencer por el boca a boca.

 

  • Permite hacer devoluciones, algo poco usual en el sector, garantizando así un servicio posventa de calidad e igual de eficiente que el preventa.

 

  • Durante la compra, la web ofrece diversas opciones para contentar a cada tipo de cliente, adelantándose a sus dudas.

 

 

Consejos para mejorar el servicio al cliente y reforzar tu branding

¿Quieres mejorar la atención al cliente a través del branding, y viceversa? Como en cualquier otra estrategia de branding, el primer paso es entender a tu público objetivo, sus necesidades y sus expectativas. Solo así podrás empezar a construir una marca y un servicio a la altura.

No obstante, hay otros factores que debes considerar y que ayudarán a que tu marca se identifique también a través de su servicio de soporte.

1. Identifica los puntos de contacto entre marca y cliente

¿Cuándo interactúa tu cliente con tu marca? Específicamente, ¿Cuándo esas interacciones implican la atención a ese cliente?

Puede ser un comentario en el que un consumidor expresa una queja, o puede ser una llamada al equipo de soporte porque tiene una duda sobre cómo usar el producto.

Revisa cuáles son esas interacciones, detallando dónde y cuándo se dan. Esto te permitirá entender qué preguntas o problemas surgen en cada momento y cómo pueden solucionarse. Al mismo tiempo, podrás establecer qué empleados deben resolver estas cuestiones, en qué plataformas deben hacerlo y de qué modo.

 

2. Define los valores de tu marca

Es una tarea que debería estar ya más que definida, pues los valores de la marca vertebran cualquier acción o estrategia de marketing.

En lo que se refiere a branding y atención al cliente, estos valores son aún más importantes, ya que humanizan la marca y la hacen tangible. Esto es algo fundamental cuando se trata de brindar una atención al cliente excepcional. Un mensaje de soporte que no esté formulado de acuerdo a los valores corporativos, parecerá escrito por un robot.

Recuperando el ejemplo de Colvin, esta empresa se identifica con valores como la efectividad, la rapidez y la personalización de sus productos y servicios. En consecuencia, su atención al cliente debe reflejar estas características, y por eso facilitan el contacto por email, por redes o incluso por teléfono. Así, esa eficiencia se da también en la gestión de devoluciones u otros trámites.

 

3. Construye un buen equipo de atención al cliente

No es suficiente con contratar a empleados para gestionar la atención al cliente, es importante que el equipo se forme específicamente según una cultura de servicio.

¿Cuál debe ser el tono en el que responden un email o contestan el teléfono? ¿Deben decir su nombre o no? ¿Reciben algún tipo de recompensa por cumplir objetivos y recibir buenas calificaciones por parte de los clientes atendidos? Las respuestas a estas preguntas permiten unificar el servicio de atención al cliente, además de motivarlos para que logre la excelencia.

Construye un buen equipo de atención al cliente
Construye un buen equipo de atención al cliente

Esto es crucial para que el cliente se sienta ayudado siempre y sea cual sea el medio a través del cual contacta a la marca.

 

4. Recibe (y considera) el feedback de los clientes

Normalmente, tras contactar al equipo de soporte de una marca, se recibe una encuesta para valorar cómo ha sido el proceso, si la duda se ha resuelto y si las personas que te han atendido lo han hecho con amabilidad.

El objetivo de cualquier empresa es que esa valoración sea positiva, aunque no siempre es así. Lo bueno es que los comentarios negativos son la gasolina para iterar y optimizar el servicio de atención al cliente.

De este feedback hay que analizar especialmente qué dice sobre la imagen de marca. Un cliente puede estar no satisfecho con la solución porque esta no ha sido efectiva al 100%. No obstante, puede que sí esté contento con cómo se ha gestionado su consulta. En ese caso, es probable que la confianza hacia la marca no haya disminuido necesariamente o que incluso haya aumentado.

También, por supuesto, puede darse el caso contrario y que el cliente señale que su problema se ha solucionado, pero no de la manera que esperaba (porque la respuesta tardó en llegar, porque tuvo que hablar con varias personas y repetir varias veces lo que ocurría…).

 

5. Haz uso de las nuevas tecnologías y plataformas

La atención al cliente ya no solo se da por teléfono, actualmente contamos con otras plataformas como redes sociales, email o secciones de preguntas y respuestas en la web.

Ninguna es más o menos válida que otra por sí misma. Cada cual es adecuada para un tipo de cliente o incluso para un tipo de soporte. En una empresa como Colvin que pretende destacar por su cercanía y rapidez, el teléfono es necesario. No obstante, lo ideal siempre es ofrecer una experiencia omnicanal y personalizada para aquellos usuarios que prefieran un email.

Esto también implica que las respuestas que el cliente obtiene no deben parecer automatizadas, aunque lo sean. A pesar de que parezca contradictorio, esto es posible gracias a tecnología como la Inteligencia Artificial o de análisis de datos, que facilitan la personalización del servicio y su monitorización.

Piensa en las veces que has contactado con una marca y, solo con un primer mensaje o llamada, la marca ha detectado quién eres, cuál ha sido tu historial de compra o cuáles han sido tus consultas anteriores. A eso es a lo que nos referimos cuando hablamos de potenciar la personalización y al mismo tiempo la automatización de los procesos de atención al cliente.

Un cliente que apreciará ese trato y recordará mejor, y con un sentimiento positivo, a la marca que se lo ha brindado.

 

¿Quieres reforzar tu branding a través del servicio al cliente? ¡Déjanos un comentario!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

Clave del éxito: El papel de las palabras clave en el SEO

Incluso solo sabiendo poco sobre marketing digital, habrás oído hablar de la importancia que tienen las palabras clave en el SEO. Sin embargo, quizá no sepas hasta dónde llega esa importancia o qué papel juegan a la hora de posicionar una web, pero sabes que existen y que son un aspecto fundamental.

En cierto modo, las palabras clave son el motor del SEO. Son ellas las que activan búsquedas, aunque para que el resultado sea el óptimo y el usuario llegue a nuestra web, el uso de las keywords debe ser estratégico.

Lejos han quedado los días en los que se creaban contenidos saturados de palabras clave para que posicionasen. Ahora, esos contenidos serían detectados como spam por los buscadores y por los usuarios.

“El objetivo no es ‘hacer que tus enlaces parezcan naturales’; el objetivo es que tus enlaces sean naturales”.

— Matt CuttsDee

— Matt CuttsDee
— Matt CuttsDee

Pero, entonces, ¿cuál es el papel actual de las palabras clave en el SEO y cómo debe trabajarse su estrategia? Lo vemos en esta guía.

¿Por qué son importantes las palabras clave en SEO?

Abre una pestaña en tu navegador y acude a la página de inicio de tu buscador favorito. Ahora, haz una búsqueda. ¿Qué has escrito? Sea lo que sea, las palabras que has utilizado son las palabras clave o keywords.

El motor de búsqueda, en apenas unos milisegundos, te ha mostrado una serie de resultados que responden a esa consulta. Por supuesto, las palabras clave solo son uno de los fundamentos del SEO que determinan esa ordenación de resultados, pero son de las más importantes.

¿Qué son las palabras clave?

Como hemos adelantado, las palabras clave en el SEO son los términos de búsqueda, es decir, aquellas palabras que se introducen en el buscador para iniciar una búsqueda. Pueden ser una sola palabra (“restaurante”) o varias (“restaurante comida típica Madrid”).

A partir de ese momento en el que le das a “buscar”, el motor de búsqueda hace un rápido rastreo por los contenidos web. En apenas un segundo, responde a la consulta con una serie de resultados que, además de otros factores, incluyen las palabras clave buscadas.

Por supuesto, para ordenar esos resultados, el buscador no solo tiene en cuenta las palabras clave, sino también otros fundamentos del SEO. No obstante, las keywords construyen un puente para conectar a un usuario y a un resultado web.

¿Por qué una marca debe tener en cuenta las palabras clave en su estrategia de SEO?

Si las palabras clave ponen la primera piedra para conectar al usuario y a la web, es crucial hacer todo lo posible para potenciar que esa primera piedra lleve a nuestra página y no a otra.

Como veremos más adelante, llevando a cabo un estudio de palabras se puede determinar cuáles son aquellas que nuestros potenciales clientes usarán para encontrar información relacionada con nuestra marca.

Por ejemplo, si un análisis estratégico indica que los usuarios que quieren ir a comer a un restaurante típico suelen buscar “restaurantes tradicionales Madrid” o “restaurante típico tapas madrileñas”, aquellos negocios que, efectivamente, dispongan de ese tipo de comida, deberán optimizar sus contenidos con esas keywords. Esto, unido a una buena calidad general del sitio web, hará que, ante una de esas búsquedas, Google detecte la página como relevante y la coloque entre los primeros resultados.

En definitiva, reconocer, analizar y trabajar las palabras clave en el SEO de una marca es un paso imprescindible para lograr una visibilidad en internet, que hoy en día es el medio a través del cual las personas buscan y conectan con las marcas.

¿Por qué una marca debe tener en cuenta las palabras clave en su estrategia de SEO?
¿Por qué una marca debe tener en cuenta las palabras clave en su estrategia de SEO?

¿Cómo elegir las palabras clave adecuadas para tu SEO?

Quien no sabe mucho de posicionamiento web podría pensar que para elegir las palabras claves adecuadas en SEO solo es necesario comprobar cuáles son las más buscadas. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

Para hacer una buena selección de keywords y que estas reporten resultados, es fundamental hacer un estudio completo y complejo. En él no solo se tendrá en cuenta el volumen de búsquedas, sino otros aspectos como el tipo de palabra clave o la intencionalidad de búsqueda.

1. El volumen de búsquedas

En una explicación general y breve, diríamos que cuánto más volumen, más competitividad, lo que es negativo si no se tiene la capacidad para entrar en esa competición.

Grandes marcas como Zara o El Corte Inglés, que tienen una fuerte estrategia de marketing sustentada por un ingente tráfico web, páginas de gran calidad y relevancia… Sí pueden hacer frente a esa competitividad y posicionar con palabras clave muy buscadas y generales (como “sudadera” o “vestido”).

Sin embargo, las empresas más pequeñas y menos competitivas en este sentido, deben encontrar palabras clave con menos búsquedas, más específicas respecto a lo que ofrecen y en las que sea más sencillo lograr visibilidad. Un ejemplo sería “sudadera gris logo vintage”.

Es aquí cuando empezamos a hablar de los diferentes tipos de palabras clave en SEO según su longitud y concreción.

2. Tipo de palabras clave

Como es lógico, dentro del mundo de las palabras clave hay una clasificación.

Una palabra clave es cualquier término de búsqueda, sea este una sola palabra (“sudadera”) o varias (“sudadera gris logo vintage”). No obstante, según esa longitud y esa concreción de la que hablábamos en el apartado anterior, distinguimos entre:

  • Palabras clave short-tail: son términos muy generales de una o muy pocas palabras, como “vestido negro”. Esto implica que su volumen de búsqueda es alto y también lo es su competitividad. Es decir, si se consigue posicionar en los primeros puestos cuando un usuario busca una short-tail (algo muy complicado), hay posibilidades de atraer a mucho público.
  • Palabras clave middle-tail: son más específicas, aunque siguen siendo generales. Un ejemplo sería “vestido negro elegante”. Su volumen de búsqueda es alto, aunque no tanto como una short-tail, lo que consecuentemente reduce su competitividad.
  • Palabras clave long-tail: son más largas y más detalladas (“vestido negro elegante barato”). Aunque las primeras posiciones de resultados sigan copadas por grandes nombres, la competencia es menor y resulta más fácil posicionar. Los usuarios que usan este tipo de keywords demuestran tener un interés muy definido, por lo que son tráfico cualificado.

3. La intencionalidad de búsqueda

Además de por cómo de específicas son, es importante elegir palabras clave para el SEO pensando en qué intención reflejan. Esto ayuda a crear y posicionar contenidos según los diferentes estadios en los que se encuentra un cliente potencial, ya que no es lo mismo el que está valorando una compra que el que ha tomado una decisión y busca realizar la compra.

  • Intención informativa: el usuario quiere información general sobre un tema, por lo que los términos de búsqueda elegidos irán en la línea de “vestidos favorecedores según mi cuerpo”.
  • Intención comercial: la búsqueda se centra en la comparación de opciones, dirigiéndose hacia la venta pero sin una intención de completar una transacción. Un ejemplo sería “mejores vestidos vintage”.
  • Intención transaccional: el usuario quiere hacer una compra, y la búsqueda que hace así lo indica. Para ello usaría un término tipo “comprar vestido vintage de fiesta”.
  • Intención navegacional: los términos de búsqueda reflejan el deseo de llegar a la web concreta de una marca (por ejemplo, “vestidos zara”). Es una intención muy positiva, pues implica que el usuario tiene un interés real y fehaciente por visitar una web concreta y, muy probablemente, convertir en compra.

Por lo tanto, al hacer la investigación de palabras clave hay que analizar para qué hace la búsqueda el usuario y cómo podemos responder mejor a su consulta. Aunque nuestro objetivo comercial sea siempre la venta, no todos los usuarios buscarán eso en todo momento. En consecuencia, hay que generar contenidos que atraigan al usuario en las diferentes fases del proceso de compra, utilizando las palabras clave adecuadas.

4. Estudia a tu público objetivo

No se puede dar ningún paso en marketing digital sin tener en cuenta a tu buyer persona, por eso es importante definirlo.

Piensa, por ejemplo, en cuánto puede cambiar una búsqueda hecha por una persona joven o por una persona mayor. La joven pondrá en el buscador “vestido vintage”, mientras que la mayor pondrá “vestido segunda mano negro” o “vestido antiguo negro”. Según cuál sea nuestro público objetivo y su demografía, deberemos elegir unas keywords u otras.

Este “retrato” también nos ayudará a diseñar los contenidos adecuados, dándoles un tono u otro según quién vaya a leerlos.

Estudia a tu público objetivo
Estudia a tu público objetivo

5. ¿Qué palabras clave está usando tu competencia en el SEO?

Espiar a la competencia es fundamental, también en lo que se refiere a palabras clave en el SEO.

Ver qué keywords están posicionando y qué resultados están obteniendo (por ejemplo, cuáles les colocan en un mejor lugar y cuáles no), nos hará detectar oportunidades. Quizá tus competidores estén focalizando todos sus esfuerzos SEO en “vestidos de fiesta negro”, pero hay un importante hueco para ti en “vestido elegante boda”.

6. Herramientas gratuitas para encontrar palabras clave

Ponerse en el lugar de tu buyer persona y pensar qué términos usaría en una búsqueda es una manera de encontrar las palabras clave adecuadas. No obstante, este método carece de objetividad, no es cuantitativo en sí mismo y también resulta tedioso a la larga.

Por suerte, existen herramientas que sí cumplen con estas características y nos permiten encontrar palabras clave efectivas, pudiendo comprobar aspectos como el volumen de búsqueda. Estas son algunas de las imprescindibles:

  • Kewyword Planner de Google Ads: aunque esté diseñado y disponible en la plataforma de Google Ads, los datos que aporta este Planificador de Palabras Clave pueden usarse también para estrategias de posicionamiento orgánicas. Permite conocer el volumen de búsquedas, investigar y recibir sugerencias de nuevos términos relevantes, y hacer previsiones.
  • Google Trends: otra herramienta gratuita de Google que permite investigar y comparar términos y tendencias de búsqueda (especificando periodos de tiempo).
  • Ubbersuggest: sin coste y muy eficiente, esta plataforma facilita la tarea de encontrar palabras clave gracias a sus análisis y sus sugerencias.

Estas son todas plataformas gratuitas. Aunque son de gran ayuda, para realizar un estudio completo en el que se analicen diferentes variables, se ordenen y prioricen los términos y se tengan luego en cuenta a la hora de crear los contenidos, es recomendable contar con la ayuda de una agencia de medios especializada que tenga el conocimiento y el acceso a herramientas profesionales.

7. Cómo introducir las palabras clave en los contenidos

Una vez elegidas las palabras claves más significativas para el SEO de nuestra web, es importante utilizarlas adecuadamente.

Para ello, el primer paso es revisar una vez más qué nos dicen esos términos de búsqueda sobre los usuarios y las consultas. La intencionalidad y el tipo de keywords establecerá el contenido y en qué momento debe atraer al cliente (cuando muestra interés, cuando está tomando la decisión o cuando quiere hacer la compra).

Después, es momento de generar el contenido e incluir en él las palabras clave. Estos son algunos consejos para hacerlo:

  • Naturalidad: no abuses de las keywords, y menos colocándolas de manera abusiva a lo largo del texto. Esto solo dificultará la lectura y será visto, tanto por buscadores como por usuarios, como spam.
  • Lugares estratégicos: títulos, subtítulos, el primer párrafo, URL, etiquetas alt o meta títulos y meta descripciones son lugares más que ideales para que aparezcan las keywords.
  • Variaciones y sinónimos: además de tu palabra clave objetivo (es decir, la que estructura todo el contenido) incluye también términos similares (por ejemplo, si la keyword principal es “vestido vintage negro fiesta”, usa también “vestido segunda mano eventos”).

 

¿Quieres aprender a elegir las palabras clave adecuadas para tu estrategia de SEO? ¡Ponte en contacto con nosotros!

 

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

Más que una cara bonita: Branding a través del packaging

Estás en el supermercado y tienes que comprar aceite. Los precios ahora son altísimos, así que partes de la certeza de que tendrás que gastar dinero y dejas que tus ojos recorran los estantes y se fijen en la botella que más les llame la atención. Se fijan en una de la marca Castillo de Canena. ¿Por qué? Por el branding del packaging.

Este es solo un ejemplo, pero seguro que muchas veces te has encontrado eligiendo entre varios productos y valorando aspectos como el precio y la cantidad que incluye, pero también el envase.

Cuando un packaging nos atrae y nos resulta “original”, nos acerca hacia la decisión de comprar ese producto y no otro. También favorece un reconocimiento y una identificación positivos de la marca.

El diseño de las botellas de aceite de Castillo de Canena es un ejemplo de ello, pues son diferentes y evocan el sabor, la tradición y lo natural de su aceite.

“El envase puede ser teatro, puede crear una historia”.

— Steve Jobs

Steve Jobs
Steve Jobs

Vendas aceite o no, hacer branding a través del packaging es algo que debes conocer. Tu marca lo agradecerá.

¿Cómo se mejora el branding a través del packaging?

Pensar que el packaging es solo un envase es un error. Quizá lo era hace años, cuando no había marcas y el packaging solo cumplía una función protectora y conservadora del producto.

No obstante, el packaging ahora es otro elemento más del branding, es decir, a través de su diseño se puede comunicar cuál es el alma de la marca y cómo quiere identificarse dentro del mercado. 

El doble papel del packaging

En la actualidad, por lo tanto, el packaging tiene un doble papel:

  • Funcional: contiene un producto y garantiza que no se alteran sus condiciones, de modo que sea apto para el consumo.
  • Promocional: el packaging es un mensaje más que el consumidor recibe en el momento determinante de la compra.

El diseño del envase puede hacer que el consumidor reconozca el producto como aquel que busca, pero también puede ser un primer contacto. En consecuencia, es mucho el poder que tiene el packaging, y por eso siempre hay que priorizar que sea un reflejo más del branding.

De no hacerlo, estaríamos perdiendo una oportunidad estratégica de impactar al cliente potencial en el punto de venta.

El doble papel del packaging
El doble papel del packaging

El packaging como parte del branding de una marca

Un gran error que se comete en la comunicación y promoción de las marcas es no prestar la atención adecuada al producto en sí y no hacer branding a través del packaging. 

La manera en la que presentamos nuestro producto no puede quedarse en un post en redes sociales o en un anuncio en televisión. A la hora de la verdad, es en la tienda que el producto termina de convencer, sobre todo cuando es un establecimiento físico y la persona puede tocar y ver en detalle el envase.

Por supuesto, las comunicaciones anteriores influirán en el posicionamiento de la marca, pero si el cliente está ante la elección definitiva, que un packaging cumpla sus expectativas e incluso las supere, influirá mucho en su decisión.

No solo eso, sino que, más allá de la compra, un packaging genera imagen de marca. Veamos cómo:

  • Sigue la identidad visual establecida. Aunque pueda haber variaciones en el color, la tipografía u otros elementos, siempre hay puntos en común (por muy sutiles que sean) que ayudan a reconocer ese producto como parte de un todo. 
  • Refleja los valores de la marca. Los diseños de las diferentes botellas de aceite de Castillo de Canena, potencian las mismas ideas de cercanía, excelencia y tradición.
  • Favorece la penetración en el mercado. Cuando un packaging destaca sobre otros, no lo hace solo un producto, sino una marca que consigue diferenciarse.
  • Genera un recuerdo duradero. Más que recordar el logo de una marca, recordamos cómo son los productos que más nos gustan de ella. Interiorizamos, por lo tanto, su branding a través del packaging.

La importancia del packaging en el branding de producto

Hasta ahora nos hemos centrado en cómo se construye el branding a través del packaging a nivel de marca, pero también es importante destacar que el branding puede ser de producto. 

Dentro de una misma marca, puede haber varios productos que compitan entre sí. Este es el caso de Castillo de Canena, que dispone de varios aceites diferentes, pero al mismo tiempo similares. Es decir, aunque cada cual con sus especificaciones, todos están en el mismo lineal.

Para que haya una diferencia entre estas botellas, se establece un branding de producto concreto para cada una de ellas, aunque siempre recordando que se parte de un mismo branding de marca general. 

En este sentido, el packaging es un componente fundamental y estratégico para distinguir productos dentro de una misma marca y, así, abarcar más cuotas de mercado e impactar a varios segmentos del público.

El ejemplo de Castillo de Canena

Ya hemos ido mencionando cómo los aceites de Castillo de Canena pueden ser ejemplo de un buen branding a través del packaging.

Si echas un vistazo a su web, verás que, aunque diferentes, todas las botellas tienen una misma esencia. En mayor o menos medida, en todos los diseños hay motivos naturales, la forma de la botella es similar y, también por lo general, hay tonalidades que aparecen en todas las botellas (dorada, marrón, negra).

De este modo, se logra dar coherencia a la marca y transmitir una imagen de elegancia, sabor y exquisitez.

Al mismo tiempo, los packagings son diferentes entre sí y reflejan las características individuales de cada aceite, destacando aquello que diferencia a uno de otro. Veamos varios ejemplos:

  • El aceite con humo de roble tiene un diseño mucho más evocador. El producto en sí es una propuesta innovadora, por lo que para su packaging se ha elegido un color azul cielo que seguro llama la atención en un lineal donde los tonos suelen ser oscuros. 
  • Su aceite con harissa está contenido en un packaging más exótico.
  • Sus aceites con especias del mundo están dispuestos a modo lote y en botes mucho más pequeños, lo que transmite la idea de exclusividad y especialidad.

Ideas para el branding a través del packaging

Ya hemos visto que crear branding a través del packaging es posible, pero para que, además, sea efectivo, hay que hacerlo de manera estratégica.

En un mundo en el que el consumidor ya no solo se fija en el precio, sino en otros aspectos como la sostenibilidad del envase o su originalidad, el packaging debe ser un reflejo de todos estos valores, necesidades y deseos de la marca y del cliente.

Ideas para el branding a través del packaging
Ideas para el branding a través del packaging

Un packaging creativo

Podríamos decir que ya hemos visto casi todo en cuanto a packaging, pero siempre hay espacio para la creatividad. Esto es casi una obligación si la marca que firma el packaging quiere posicionarse como joven o innovadora. 

La originalidad en el diseño, sobre todo si esto supone “enfrentarse” al canon de ese lineal, hará que el packaging (y, por tanto, el producto) destaque sobre sus competidores. 

Piensa si no en el éxito que tuvieron los bálsamos labiales de eos. Quizá su fórmula no era mejor que otras del mercado, pero sus diseños en formato huevo y con colores pastel aumentaron las ventas del producto y lo viralizaron.

Minimalismo

Menos casi siempre es más, y una de las tendencias actuales del packaging persigue justo eso.

Quizá por la sobre saturación de productos, de marcas y de comunicaciones, los consumidores nos sentimos cada vez más atraídos por envases minimal, que llaman nuestra atención precisamente por su estética tan limpia y clara.

Se transmite una imagen de transparencia, por eso es un estilo que usan mucho marcas que se posicionan como puras y honestas.

Encontramos varios ejemplos de marcas con packaging minimalistas dentro del mundo del skincare. Si no, revisa los diseños de The Ordinary o Glossier.

Interacción en el packaging

Un packaging no es un juguete, pero puede resultar interactivo y, en consecuencia, atractivo. ¿Cómo? Haciendo que se transforme en algo más.

Esta idea la llevan a cabo muchas marcas infantiles como las de cereales, que suelen incorporar en la parte de atrás de sus cajas alguna  actividad (por ejemplo, un laberinto) para que, una vez acabada la caja, los niños puedan jugar.

Además de ser un elemento diferenciador, ese segundo uso hace que el packaging permanezca algo más de tiempo en el hogar. Por supuesto, también aporta un valor añadido que los consumidores (niños o no) terminan apreciando y considerando para sus siguientes compras.

La sostenibilidad

Somos una sociedad cada vez más concienciada a nivel medioambiental. Esto implica que, a la hora de comprar, tenemos muy en cuenta qué marcas personifican también esos valores. 

En este sentido, el envase es uno de los aspectos que más se vigilan, pues ahora sabemos que puede convertirse en un residuo para el planeta. Por lo tanto, además de por una cuestión de responsabilidad corporativa, se puede hacer branding a través de un packaging que posicione la marca como sostenible.

Desde una etiqueta que certifique su sostenibilidad hasta un diseño que permita ser reutilizado (por ejemplo, una caja que se convierte en una percha), hay muchas posibilidades de construir un packaging eco-friendly.

Experiencia de uso

Muchas marcas de agua lanzan botellas con un diseño que facilita su agarre para deportistas. Este es uno de los muchos ejemplos de branding a través del packaging; son marcas que quieren ser la elección de un público en concreto.

Cuidar la experiencia del usuario es un pilar de cualquier estrategia de branding, y el packaging permite favorecer esa experiencia. 

Desde un abre fácil hasta un tacto u olor agradable, son muchas las maneras de crear experiencias gracias al packaging. Esto, además de actuar como un reclamo comercial, también hace el producto más funcional en sí mismo.

Coherencia con el resto de la marca

Aunque ya lo hemos mencionado, lo recordamos una vez más antes de poner punto y final a esta guía sobre branding a través del packaging.

El packaging es un elemento más del branding. Sirve, por lo tanto, como un medio para comunicar la identidad global de la marca y la identidad particular del producto.

A pesar de que, como en el ejemplo de Castillo de Canena, pueda haber diferencias, estas siempre deben tener un porqué y guardar relación con el estilo corporativo. 

 

¿Estás interesado en mejorar tu branding a través del packaging? ¡Ponte en contacto con nosotros!

 

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

Haciendo conexiones: La relación entre el SEO y las redes sociales

SEO y redes sociales, ¿protagonistas de la misma historia? Si esa historia es la del éxito de tu marca, sí, son protagonistas de ella. Aunque podamos llevar a cabo acciones separadas e independientes en uno y otro campo, la realidad es que una buena relación entre SEO y redes sociales garantiza mayor visibilidad y autoridad.

Ambos (SEO y redes sociales) son pilares del marketing de contenidos. Unos contenidos que no posicionarán sin el SEO y que tampoco serán bien difundidos sin las redes. Al mismo tiempo, ese posicionamiento y esa difusión se retroalimentan.

Aunque ahora mismo tengas preguntas, si sigues leyendo este artículo prometemos solucionar muchas de ellas.

“Las redes sociales te ayudarán a fidelizar a tus clientes actuales hasta el punto de que, de buena gana y gratis, hablen a otros de ti”.
— Bonnie Sainsbury

Bonnie Sainsbury
Bonnie Sainsbury

¿Cómo el SEO y las redes sociales trabajan juntos?

Como decíamos, SEO y redes sociales pueden trabajar separados, cumpliendo objetivos específicos. No obstante, cuando se unen, los resultados que se obtienen a nivel de posicionamiento y visibilidad son mayores.

Es por ello que muchos expertos en el marketing digital están potenciando esta relación entre SEO y redes sociales, entendiendo que son muchas las ventajas de hacerlo.

Una retroalimentación constante

En un artículo anterior vimos cómo las redes sociales impactaban en el SEO. Aunque la presencia social de una marca no sea un factor que los algoritmos de buscadores consideren a la hora de mostrar resultados, es evidente que, cuánto más se difunda un contenido en redes, más tráfico web atraerá, más autoridad acaparará el contenido y, en definitiva, mejor valorarán esos mismos algoritmos la web.

Pero hay mucho más:

  • La investigación y el análisis que se lleva a cabo en el campo del SEO (palabras clave, intenciones de búsqueda, páginas con más tráfico, etc.), ayudan a definir también la estrategia de contenidos en redes. Por ejemplo, si detectamos que, entre nuestro público objetivo, tienen bastante éxito nuestros artículos sobre branding de producto, podemos determinar que es un contenido que debemos incluir también en nuestros posts en redes.
  • Las keywords que se utilizan en buscadores como Google, también se utilizan en los buscadores de las redes sociales. De este modo, el estudio de palabras clave del SEO nos ayuda a determinar qué términos deben aparecer en los copys y hashtags de las redes.
  • Generalmente, los contenidos web que funcionan bien en redes sociales, posicionan alto en el SERP, y viceversa. Aunque las razones de que así sea son múltiples y la explicación recae en un conjunto de acciones y no en una sola, no se puede obviar que existe una relación.
Una retroalimentación constante
Una retroalimentación constante

¿Las redes sociales posicionan en buscadores?

Si buscas el nombre de una marca en Google, es probable que, entre los primeros resultados, no solo aparezca su web, sino también enlaces a sus redes sociales. Una prueba más de que hay una estrecha relación entre SEO y redes sociales.

De aquí podemos sacar la conclusión de que es importante trabajar el posicionamiento de esos perfiles, de modo que sean visibles en la SERP y atraigan también tráfico. Aunque el objetivo siempre sea llevar a ese tráfico a la web, tampoco diremos no a que visiten nuestras cuentas en Instagram, Facebook o TikTok. De hecho, muchos usuarios lo preferirán, ya que encuentran las redes de una marca más cercanas y transparentes que su web.

En cualquier caso, para que los perfiles aparezcan entre los resultados hay que trabajarlos, dentro de lo posible, como si del SEO de una web se tratase. Siendo así, es importante incluir (tanto en el contenido como en el perfil en sí) keywords que definan a la marca y que el público esté buscando.

Formas de integrar tu SEO y estrategia de redes sociales

Establecida y entendida la relación entre el SEO y las redes sociales, puede que ahora te estés preguntando cómo puedes integrarla a nivel de estrategias y acciones.

Aunque ya hemos mencionado que el conocimiento de un ámbito ayuda a desarrollar el otro, y que hay puntos en común (como el estudio del buyer persona o de las palabras clave), en este apartado queremos ahondar en estrategias concretas.

1. Redirección del tráfico hacia la web y hacia las redes sociales

Aunque la presencia y el éxito en redes sociales no importa al algoritmo directamente, sí es cierto que difundir un contenido web en redes aumenta sus posibilidades de ser visitado. De igual modo, incluir enlaces a las redes dentro de una web (o los famosos botones de compartir) redirige a los visitantes de la web hacia las redes.

Esto interesa especialmente a las marcas “nuevas” o startups. En su caso, su recién estrenada web aún no tiene por sí misma la suficiente visibilidad ni el visto bueno de los algoritmos, por lo que su posicionamiento no será el deseado ni tendrá muchas oportunidades de atraer tráfico desde las páginas de resultados. Es aquí cuando las redes pueden ser de ayuda, ya que resulta más fácil llegar a un público nuevo a través de ellas.

En consecuencia, el usuario entra en contacto con la marca en diferentes momentos y lugares, lo que sin duda genera identidad de marca y mejora el recuerdo que se tiene de ella.

2. La difusión del contenido web a través de las redes sociales

En varias ocasiones hemos explicado que las redes son plataformas fundamentales para difundir el contenido. Su amplio radio de acción y sus posibilidades en cuanto a formatos hacen que el contenido llegue a más personas y que lo haga de un modo más interactivo e instantáneo que una web. Porque la realidad es que los usuarios, por muy fans que sean de la marca, no van a visitar la web con frecuencia para conocer las novedades. En cambio, sí seguirán a la marca en redes para enterarse por ahí.

Cuanto más guste el contenido en redes, más lo compartirán los usuarios, de modo que alcanzará a más personas. Este alcance genera indirectamente autoridad y reconocimiento de marca.

En resumen, las redes son herramientas para difundir el contenido, y no son solo una (como sí lo es una web). Cuando compartimos nuestra web en redes, de alguna manera la estamos exponiendo y le estamos dando luz.

La difusión del contenido web a través de las redes sociales
La difusión del contenido web a través de las redes sociales

3. La generación de backlinks

Una duda que suele surgir cuando se habla de la relación entre SEO y redes sociales es si, al compartirse el contenido web en estas plataformas, se genera un backlink.

Recordemos que el link building es fundamental para mejorar el posicionamiento. Cuantos más enlaces de páginas externas redirijan a la nuestra, más autoridad ganará nuestra web (algo que Google tendrá en cuenta en el SERP). La cuestión es si incluir un enlace a nuestra web desde nuestro propio perfil de Facebook cuenta como backlink o enlace externo.

La respuesta es que depende de la red social, ya que no todas incluyen la etiqueta dofollow en sus enlaces. Por ejemplo, los links en Twitter son nofollow, es decir, no son detectados por los algoritmos y, por lo tanto, no se consideran backlinks.

No obstante, cuanto más visible sea un contenido en redes, ya hemos visto que más posibilidades tiene de llegar a las personas correctas, las cuales luego pueden a su vez compartirlo y generar un backlink (por ejemplo, enlazando a nuestro blog en el suyo).

4. Nuevas ideas de contenido

Las redes sociales son rápidas e interactivas. Esto a veces puede abrumar, pero también resulta positivo, especialmente para las marcas que quieren estar al tanto de lo que ocurre.

Aquí, pues, tenemos una nueva sinergia entre redes sociales y SEO. Para que una web posicione bien es importante que responda a las búsquedas y necesidades de los usuarios. Además de herramientas de analítica web como Google Analytics, las redes permiten ver cuáles son esas tendencias. En consecuencia, hacen surgir nuevas ideas de contenido o nuevos enfoques, o incluso pueden avisarnos de si hay un contenido en nuestra web que es algo antiguo, pero que, bien optimizado y renovado, podría volver a ser relevante.

Para ello, es recomendable:

  • Contestar siempre los comentarios y mensajes en redes sociales, iniciando conversaciones que puedan traer feedback.
  • Monitorizar a la competencia para detectar oportunidades de diferenciación y tendencias dentro de nuestro sector.
  • Analizar qué contenidos propios han funcionado mejor (también qué estrategias de difusión han atraído más público).

5. La autoridad y la credibilidad de la marca

Una web o los contenidos no son solo visibles en sí mismos, sino que esa visibilidad trae autoridad y credibilidad de la marca. Por eso cuando hablamos de la relación del SEO y las redes sociales lo hacemos pensando en todo lo que genera no solo a nivel de tráfico, sino también de notoriedad corporativa.

Al darse la mano ambas disciplinas, la imagen de la marca llega a más personas, consigue ocupar los primeros resultados de búsqueda, reparte y redirecciona el tráfico entre diferentes plataformas… En definitiva, la marca empieza a ser reconocida y a crear un ecosistema propio. Cuanto más coherente, auténtico y visible sea ecosistema, más confiará la gente en la marca.

 

¿Tienes alguna pregunta sobre cómo el SEO y las redes sociales pueden trabajar juntos? ¡Déjanos un comentario!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

Branding en las redes sociales: Conquistando el mundo digital

¿Cuánto tiempo pasas en redes sociales? Seguro que más que el que te gustaría. Seguro también que, entre las cuentas que sigues, aproximadamente un 40% pertenecen a marcas. Consumes sus contenidos y, si su estrategia de branding en redes sociales es buena, los reconoces y te impactan positivamente.

Este es el mayor logro, y la gran meta, de las empresas en redes sociales: ser reconocibles también en estas plataformas y crear un contenido que atraiga y fidelice clientes.

No es ningún secreto que las redes sociales forman parte de la estrategia de marketing de muchas empresas, pero la clave no consiste en “estar” en Instagram o TikTok, sino que ese “estar” traiga resultados.

En este artículo, por lo tanto, no solo vamos a convencerte de que no tener presencia corporativa en redes sociales es un error, sino que también vamos a enseñarte a aplicar tu estrategia de branding en estas plataformas.

“La marca personal consiste en gestionar tu nombre —aunque no tengas un negocio— en un mundo de desinformación,  y registros semipermanentes de Google”.

— Tim Ferriss

— Tim Ferriss
— Tim Ferriss

¿Por qué es importante el branding en las redes sociales?

Incluso quienes reniegan de las redes sociales, tienen redes sociales. Si no, pregúntale a esa persona cómo se comunica con sus familiares y amistades. Casi con total seguridad te dirá que lo hace a través de WhatsApp, una plataforma que también es una red social y que, además, muchas marcas han incorporado a su estrategia.

En cualquier caso, las redes sociales forman parte de nuestro día a día. A través de ellas nos informamos, nos inspiramos e interactuamos con otras personas, marcas o influencers.

Siendo así, no es raro darse cuenta de que son espacios en los que las marcas también pueden darse a conocer y encontrar a su público objetivo.

El papel que las redes sociales tienen en la actualidad

Como adelantábamos, las redes sociales facilitan la interacción en un mundo cada vez más digital. Esa interacción es entre personas, pero también con marcas.

Según los últimos informes de redes, las personas que seguimos marcas lo hacemos para informarnos sobre sus productos o servicios, comparar precios o incluso realizar una compra. Para lograr que, efectivamente, ese sea el camino que sigue un cliente potencial (de la consideración a la compra), las marcas deben trabajar su branding en redes sociales para ser reconocibles y atraer a su público.

Pensemos en que cada vez las redes están más saturadas de perfiles y de contenidos (aproximadamente se publican unos 60 millones de posts cada día solo en Instagram). Si lo que una marca publica y comunica no destaca ni le representa, está condenada a vivir en el olvido y en el desconocimiento.

Sin embargo, y teniendo en cuenta los datos de uso de redes sociales y lo mucho que influyen en nuestras decisiones de compra, cuando la presencia está optimizada y es consistente, las posibilidades son muchas.

El papel que las redes sociales tienen en la actualidad
El papel que las redes sociales tienen en la actualidad

Los beneficios de trabajar el branding en redes sociales

El branding, como ya hemos definido muchas veces, es el conjunto de estrategias y acciones que buscan comunicar una imagen de marca. Dentro del branding hay varios elementos, que se combinan entre sí de manera coherente para cumplir con esos objetivos comunicativos y de posicionamiento.

Colores corporativos, tipografía, propuestas de valor, packaging… Todos ellos se desarrollan bajo unos mismos parámetros y, desde diferentes medios, transmiten la identidad de la marca.

Las redes sociales son uno de esos medios desde los que hacer branding. Por su naturaleza y su omnipresencia, esto trae muchos beneficios:

  • Aumenta el reconocimiento de marca: cualquier estrategia de branding potencia ese reconocimiento, pero las llevadas a cabo en las redes sociales podríamos decir que lo hacen más y mejor. Al ser plataformas digitales y con muchas posibilidades, las redes sociales generan una mayor visibilidad.
  • Diferenciación: si los competidores también tienen presencia en redes, se les puede monitorizar para potenciar aún más aquellos elementos diferenciadores. Si no la tienen, el simple hecho de que nuestra marca sí es una ventaja competitiva.
  • Cercanía: sería una utopía pensar que nuestros clientes (sobre todo los potenciales) van a visitar con cierta frecuencia nuestra web para encontrar las novedades. En cambio, las redes sociales sí son plataformas a las que acudimos regularmente y permiten mantener a nuestra audiencia informada, conectada y fidelizada.
  • Comunicación e interacción: uno de los pilares del branding es el feedback, ya que este nos sirve de guía. Las redes sociales facilitan esa retroalimentación de los usuarios y una comunicación fluida.
  • Contenido impactante: a través de las redes sociales se puede crear y publicar contenido que cumpla diferentes objetivos y deje huella en la audiencia. Todas esas huellas atraen hacia la venta y aumentan la lealtad hacia la marca.

Cómo hacer un branding efectivo en las redes sociales

Las posibilidades de las redes sociales son muchas, lo que puede llevarnos a errores por querer hacer de todo y en todas las plataformas. Sin embargo, para que la estrategia de branding en redes sociales sea efectiva, hay que seguir una serie de directrices.

Solo así lograremos cumplir con nuestro objetivo de transmitir imagen de marca y atraer a clientes.

1. El branding en redes sociales como una extensión de la marca

Algo que ya hemos introducido es el concepto de consistencia de marca. Una marca solo será reconocible si siempre es igual, es decir, si siempre se presenta de la misma manera.

Aunque el tono de comunicación pueda cambiar en las redes sociales por ser estas más cercanas que una web, lo que la marca dice y representa debe seguir la guía de branding y marketing.

Piensa en que muchas personas conocerán la marca por primera vez a través de redes sociales. Otras muchas quizá la conozcan previamente, pero acudirán a las redes para saber más sobre ella. Sea cual sea el momento de contacto, lo que la audiencia encuentre tiene que permitirle percibir la esencia de la marca.

Echa un vistazo a las redes de Óptica Universitaria para comprobar esto. Su posicionamiento es el de una empresa joven que se dirige a un público dinámico. Sus redes son una extensión de ese posicionamiento y esos valores. Viendo solo uno de sus posts, esa es la idea que te transmiten.

2. Llega al público adecuado

Hay quienes piensan que las redes sociales son positivas por su gran alcance, el cual hay que aprovechar al máximo. Sin embargo, esto puede llevarnos al error de crear contenido y comunicar de una manera tan amplia que, en lugar de llegar a mucha gente, no llegamos a nadie.

Aunque en redes haya muchas personas, no todas serán clientes potenciales. La clave está en estudiar cuál es nuestro buyer persona y en qué redes se encuentra.

Este estudio del público objetivo es crucial en cualquier estrategia de branding, pero especialmente cuando la llevamos a cabo en redes. Solo así podremos alcanzar a los consumidores que nos interesan e impactar en ellos.

Aquí tienes algunas recomendaciones para encontrar a tu público en las redes:

  • Analiza su demografía y revisa, según estudios generales sobre redes, qué plataforma usa más ese perfil de usuario.
  • Estudia en qué redes están tus competidores y tómatelo como otra pista para saber dónde está tu audiencia.
  • Aunque tu público objetivo esté en varias redes, escoge solo 1-2 para empezar (es mejor asentar la estrategia y la presencia poco a poco, sobre todo si no se tienen recursos para abordar más).
  • Partiendo de las directrices generales, adapta el tono de comunicación a cada una de las redes sociales que has escogido y a las características de tu público (recuerda: no es suficiente con estar, sino con saber estar).

Si necesitas un ejemplo inspirador, fíjate en cómo Heura, la marca de alimentación vegana, ha encontrado su nicho en redes sociales. Al ser una empresa de gran tamaño, divide su presencia en varias plataformas. En cada una de ellas se comunica de un modo (mucho más serio y corporativo en LinkedIn que en Instagram, donde hay hueco para contenidos más interactivos y cercanos), pero siempre manteniendo la esencia de ser una marca joven, transgresora y con una gran motivación.

Llega al público adecuado
Llega al público adecuado

3. Crea contenidos con frecuencia y coherencia

Vídeos, diseños, imágenes, stories… Los formatos disponibles en las redes sociales (incluso dentro de una sola) son muchos y variados.

Para empezar, lo ideal es ir combinándolos e ir viendo cuáles funcionan mejor o cumplen según qué objetivos (por ejemplo, un reel aumenta el alcance, pero una story fideliza).

En esta generación de contenidos lo que nunca puede faltar es la frecuencia y la coherencia:

  • Frecuencia en la publicación: las redes son inmediatas y rápidas. Nunca seremos visibles en ellas si publicamos muy de vez en cuando o sin seguir un calendario.
  • Coherencia visual: en redes aquello de “vale más una imagen que mil palabras” es aún más cierto. Por eso es importante que los colores de la marca, la tipografía, el logo… Sean visibles en los posts en redes sociales, de modo que se conviertan en elementos identificativos y diferenciadores.

El contenido no se crea solo y menos si no hay un plan detrás. Es por ello que muchas empresas delegan en agencias de branding y marketing especializadas esta tarea, asegurándose así de que los diseños y los textos siguen un mismo patrón.

4. Genera interacción dentro de las redes sociales

Parte de una buena estrategia de branding en redes sociales es aprovechar la interacción en las plataformas. Conectar con la audiencia tiene muchas ventajas:

  • Permite conocerla mejor y definir su perfil con datos más precisos.
  • Es una fuente constante de feedback.
  • Genera cercanía.
  • Fideliza.

Más allá del contacto con el público, las redes permiten también crear relaciones digitales con creadores de contenido. Hacer match con los perfiles adecuados y crear estrategias de influencer marketing aumentará la reputación y la credibilidad de la marca, y fortalecerá sus valores.

5. Analiza todo lo que ocurra en tu estrategia de branding en redes sociales

Ya hemos visto que las redes sociales son inmediatas y que eso se traduce, entre otras cosas, en una retroalimentación constante.

En este sentido, las redes pueden darnos la señal de que necesitamos un rebranding si, por ejemplo, no estamos atrayendo a la audiencia adecuada o nuestro mensaje no se entiende.

Al haber un contacto con el público mucho más cercano, instantáneo y medible que en otros medios como una web o un anuncio de televisión, muchas marcas usan los datos de las redes para evaluar cuál es la percepción que se tiene sobre ellas y si esta responde o no a lo deseado.

 

¿Quieres mejorar tu branding en las redes sociales? ¡Déjanos un comentario!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

De vuelta a lo básico: Los fundamentos del SEO

Para nosotros, el SEO es parte de nuestro ADN. Llevamos años dedicándonos a él y, aunque nunca dejamos de aprender, hay cosas que damos “por sabidas”. Sin embargo, no todo el mundo ve el SEO con esa familiaridad. Esto es algo de lo que nos damos cuenta cuando nuestros clientes nos miran con cara extraña al oírnos decir cosas como “link building”, “keywords” o “SEO On-Page”. Si tú también está poniendo esa cara, no te preocupes, porque en este artículo vamos a hacer un recorrido por los fundamentos del SEO.

Esta será una guía básica en la que explicaremos los conceptos principales del SEO. Lo haremos, además, de un modo simple y entendible. El SEO forma parte del día a día de cualquier empresa que quiera ser visible en el mundo online, por eso, aun sin querer ser expertos, es crucial entender de qué hablamos cuando hablamos de SEO.

Conocer los fundamentos del SEO va más allá de entender su definición, pues sobre esos fundamentos se asienta cualquier buena estrategia de posicionamiento web. Cuando nos olvidamos de ellos y focalizamos en exceso en aspectos más complejos, corremos el riesgo de dejar nuestra estrategia coja. Es por ello que con esta guía queremos dar respuesta a dudas frecuentes, pero también otorgar a los fundamentos del SEO la importancia que merecen.

“El SEO ya no es algo que se hace. Es lo que ocurre cuando haces todo lo demás bien”.
— Chad Pollitt

Chad Pollitt
Chad Pollitt

¿Cuáles son los fundamentos del SEO?

Si te decimos “SEO”, ¿en qué piensas? Esas primeras palabras que vienen a tu mente muy probablemente sean algunos de los fundamentos del SEO. Nos atreveríamos a adivinar que has pensado en “palabras clave”, “experiencia del usuario” o “blog”. Pues bien, en efecto, estos son aspectos básicos del SEO, aunque tengamos que definirlos un poco más.

No obstante, no dejes que el término “básicos” te engañe. Ya hemos adelantado que de básicos no tienen nada y que, de hecho, son cruciales para hacer un buen SEO.

Entendiendo el SEO

Quizá nos estemos adelantando demasiado dando por hecho que todos sabemos qué es el SEO y por qué es importante. Seguro que algo sabes sobre el Search Engine Optimization, pero esta guía pretende aclarar conceptos, así que empecemos precisando todo desde el principio.

El SEO, como sus siglas indican, es la optimización de sitios web para motores de búsqueda. Cuando hacemos una búsqueda en Google se indexan millones de resultados, y el orden en el que lo hacen no es cronológico, sino que responde a lo que el algoritmo del buscador ha considerado como más adecuado y relevante. Para ello tiene en cuenta diferentes aspectos, pero el objetivo siempre es mostrar primero aquellos resultados que mejor responden a la consulta del usuario.

Los especialistas SEO nos encargamos de que las webs salgan entre los primeros resultados, sabiendo que esto es clave para ser visible y alcanzar otras metas relacionadas (como aumentar ventas).

Esa visibilidad es importante porque el 81% de los usuarios que buscan algo en Google hacen clic en alguno de los resultados, pero pocas veces llegan más allá de la primera página. Por lo tanto, cuanto mejor posicione una web, más fácil le será atraer al usuario. Como es lógico, para que así sea deben combinarse una serie de acciones de modo que la web sea percibida como útil y de calidad, tanto para el algoritmo que lo rastrea y lo califica, como para el usuario, que es a quien nos estamos dirigiendo.

Causas y efectos del SEO

Aunque ya lo hemos mencionado, nunca está de más recordar que el SEO no es algo de un solo día o de una sola acción, sino que consiste en la combinación estratégica de varios aspectos. Solo así se pueden cumplir objetivos de visibilidad, tráfico y conversiones.

A pesar de lo que mucha gente cree, no solo hay que crear contenidos y optimizar la web para que los algoritmos le den el visto bueno. Estos algoritmos tienen cada vez más en cuenta al usuario y, aunque no lo hiciesen, nunca hay que olvidar que en última instancia será una persona la que valide que nuestra web es de calidad. Lo hará con su visita, con el tiempo que permanezca en la web y con su navegación.

Por muy bien posicionado que esté un contenido, si cuando el usuario entra a la página se da contra una web que tarda en cargar o con contenido vacío de significado en el que las keywords se han incluido de manera abusiva e ilógica, este mostrará su rechazo saliendo rápidamente. Una acción que Google tomará como una señal de que quizá el resultado no era tan útil.

En definitiva, el SEO es una consecución de estrategias que forman una especie de círculo, de modo que se retroalimentan entre sí e influyen unas en otras.

Causas y efectos del SEO
Causas y efectos del SEO

 

Cómo dominar los fundamentos del SEO

Ya sabemos para qué sirve el SEO y por qué todo tipo de empresas confían en él para mejorar sus resultados comerciales. Ahora es momento de sumergirnos en esos fundamentos del SEO de los que venimos hablando.

1. Palabras clave

Las palabras clave o keywords suelen ser uno de los fundamentos del SEO que más gente conoce, pero que no todo el mundo entiende realmente qué son o cuál es su importancia.

En una definición general, las palabras clave son los términos de búsqueda, es decir, las palabras que el usuario utiliza para encontrar un contenido. Reflejan, pues, qué es lo que buscan y cuál es el tema que les interesa. El objetivo como empresas es encontrar cuáles son los términos que se usan para buscar contenido relacionado con lo que se ofrece.

Por ejemplo, un restaurante de pizzas tendrá que averiguar qué keywords usan las personas cuando quieren informarse sobre lugares para cenar o pizzerías cercanas. Después, tendrán que optimizar su web y generar contenidos que incluyan estos términos y que den respuesta a la búsqueda.

Pero vayamos paso a paso.

Investigación de palabras clave

Una palabra clave es el término de búsqueda, que puede ser más o menos concreto (por ejemplo, “comprar coche” o “comprar coche segunda mano Madrid”). En consecuencia, hay términos que gozan de una gran competencia, por lo que resulta complicado posicionar con ellos, y otros que, al ser más específicos, no están tan explotados.

Un consejo es encontrar aquellas keywords que la gente esté usando, pero que no tanto como para que tener visibilidad sea imposible. Es por ello que la recomendación de los expertos es centrarse en palabras clave long tail, que son más específicas y con un volumen de búsquedas asumible en todos los sentidos. Un ejemplo de palabra clave long tail para una pizzería sería “comer pizzas baratas Madrid”.

Para comprobar que efectivamente el volumen de búsquedas es el adecuado, se pueden usar herramientas como el Planificador de Palabras Clave de Google Ads, o simplemente ir haciendo búsquedas en Google y observar el número de resultados.

La intención de las palabras clave

Más allá de investigar qué palabras clave son más o menos competitivas, saber con qué intención se usan nos ayuda a organizar los contenidos.

Si la intención es “transaccional”, como en el caso de “comer pizzas baratas Madrid”, está claro que el contenido tiene que dirigirse a la venta y perseguir la conversión directa. En cambio, puede haber otras intenciones de búsqueda que requerirían otros contenidos:

  • Intención comercial (“mejores pizzerías Madrid”): el usuario quiere investigar y comparar opciones, por lo que los contenidos deben aportar esa comparativa (por ejemplo, con un artículo mostrando las reseñas de clientes anteriores).
  • Intención informativa (“qué lleva la pizza margarita”): la búsqueda pretende conocer unos datos concretos, por lo que el contenido debe aportarlos (volviendo al ejemplo de la pizzería, un contenido que respondiese a esta intención sería “los ingredientes naturales que hacen de nuestra pizza margarita la mejor”).
  • Intención navegacional (“Telepizza”): el usuario introduce en la búsqueda el nombre de una marca porque quiere ir directamente a su web. Como es lógico, si no se es la marca que está siendo buscada, es muy complicado posicionar contenidos para esta intención.

Uso de las palabras clave

Definidas las palabras claves principales sobre las que se estructurará la web en general y los contenidos en concreto, toca ahora colocarlas estratégicamente. Estos son algunos consejos para hacerlo:

  • Úsalas con naturalidad, sin abusar de ellas (el algoritmo penalizará que lo hagas y el usuario percibirá el contenido como falso y poco atractivo).
  • Utiliza variaciones y sinónimos.
  • Introdúcelas en lugares como los títulos, subtítulos, párrafos iniciales o etiquetas meta.

2. El contenido

Una página web que quiere posicionar se sustenta en gran medida sobre sus contenidos. Ellos son los que aparecerán en resultados, y, por lo tanto, ellos son los que deben optimizarse desde el momento en el que se idean hasta que se publican.

El marketing de contenidos atrae y fideliza a los clientes, y en gran medida lo hace a través de resultados de búsqueda. Elementos como los blogs corporativos permiten esa constante generación de contenidos que respondan de manera efectiva a las consultas de los usuarios.

De la idea a la acción

El primer paso para crear un contenido de valor es que este responda a lo que los usuarios buscan. Para ello, debemos basarnos en la investigación de palabras clave, que nos dirá qué interesa al usuario, cuál es su intención de búsqueda y, por lo tanto, cómo nuestra marca debe responder a ese interés.

Así podremos establecer las ideas de contenido a modo “título”. Rescatando el ejemplo de la pizzería de Madrid, ante una búsqueda como “mejores pizzas baratas en Madrid” una idea de contenido para su blog podría ser “Las mejores 5 pizzas de nuestro menú por menos de 10 €”.

A la hora de crear el artículo, esto es lo que debes tener en cuenta:

  • La estructura del texto, de modo que sea fácil de leer (añadiendo negritas, párrafos cortos, listas, tablas…).
  • El uso de títulos y subtítulos.
  • La longitud de los párrafos, para que estos no resulten muy largos.
  • El contenido multimedia, de modo que aporte valor y atractivo al texto.

3. SEO On-Page

Cuando tenemos los contenidos, es momento de optimizarlos para aumentar sus posibilidades de posicionar. Es aquí donde entran en juego las estrategias del SEO-On Page, que son todas aquellas que tienen lugar “dentro” de nuestra web.

Los aspectos básicos que han de revisarse son:

  • Las etiquetas de metatitle y metadescription, que son el título y la descripción que aparecen en el resultado de búsqueda. Para que no se corten y atraigan la visita, deben tener “gancho” y no pueden superar los 155 caracteres en el caso de la descripción y los 55 en el del título.
  • Los diferentes encabezados de dentro del contenido (los H1-H6) también deben optimizarse, incluyendo en ellos las palabras clave.
  • La URL debe ser breve y reflejar el contenido de la página (por ejemplo, /mejores-pizzas-baratas-madrid).
  • Las imágenes hay que optimizarlas en tamaño, para que no pesen demasiado. También hay que editar sus etiquetas alt para que estas sean descriptivas.
  • Los enlaces internos que vinculen ese contenido con otros de la página.
SEO On-Page
SEO On-Page

4. SEO-Off Page

Si el SEO-On Page se encargaba del los fundamentos del SEO dentro de la propia página, el Off Page abarca todo lo que ocurre fuera.

Siendo así, vamos a hablar de tácticas como el link building, las redes sociales o el marketing de influencers.

Link building

El link building es el conjunto de enlaces (llamados backlinks) que, desde páginas ajenas, redirigen a la nuestra. Estos backlinks, especialmente cuando provienen de webs con autoridad y credibilidad, ceden parte de esa relevancia.

Para conseguir estos enlaces “de vuelta” pueden llevarse a cabo estrategias como el guest posting con webs relacionadas (por ejemplo, en el caso de la pizzería, con un blog gastronómico o con una página de una asociación local que recomienda negocios de la zona). Es importante buscar colaboraciones con sitios que compartan un mismo público objetivo.

SEO local

El SEO local es también básico para una estrategia SEO siempre que la empresa tenga un establecimiento físico.

En este sentido, es crucial mantener actualizada y optimizada la ficha de negocio en Google Business Profile, favoreciendo que los clientes dejen reseñas y asegurándonos de que los textos y las imágenes describen el tipo de negocio que se es.

Marketing de influencers

Aunque pensemos en el marketing de influencers como una estrategia solo de redes sociales, lo cierto es que también puede favorecer el SEO. ¿Cómo? Ayudando en la distribución del contenido y atrayendo tráfico cualificado hacia la web.

Los influencers conectan con el público, que es más proclive a seguir sus recomendaciones. De este modo, si se planifican campañas con creadores de contenido afines al negocio, estos podrán llevar clientes a la web.

En definitiva, igual que cualquier otra acción de relaciones públicas, el influencer marketing genera imagen de marca y la hace más visible, lo que influye directa e indirectamente en el posicionamiento web.

Redes sociales

No es ningún secreto que las redes sociales ayudan al SEO. Lo hacen al ser plataformas en las que compartir y difundir el contenido web, de modo que los seguidores estén al tanto de las novedades en nuestra página, que de otra forma pasarían desapercibidas.

Instagram, Facebook, TikTok… No solo ayudan a promocionar el contenido y a redireccionar al público hacia nuestra web, sino que a veces las personas las usan como buscadores (sobre todo las generaciones más jóvenes). Por lo tanto, una presencia consistente en estas redes también mejora la identidad de la marca y abre la posibilidad a la visibilidad.

5. SEO técnico

De los fundamentos del SEO, quizá el técnico es uno de los más problemáticos, pues implica cierto conocimiento de configuración web. No obstante, vamos a ceñirnos a los básicos.

El SEO técnico tiene como principales componentes:

  • La velocidad en la que se carga la web, que debe ser lo más rápida posible.
  • La arquitectura del sitio o, lo que es lo mismo, cómo se organizan a nivel interno las diferentes páginas y secciones (priorizando siempre una navegabilidad jerárquica y lógica).
  • El sitemap o mapa del sitio, imprescindible para que Google pueda encontrar la web y “orientarse” dentro de ella.
  • El enlazado, verificando que todos los links funcionan y ninguno está roto y lleva a un error 404.
  • La seguridad de la web gracias al certificado SNL, sin el cual el usuario no está protegido (algo que Google penaliza).

6. La experiencia del usuario

Hemos mencionado ya varias veces que, aunque sean los algoritmos los que rastrean y posicionan unos resultados por encima de otros, son las personas quienes acceden a ese contenido y esperan encontrar en él la respuesta a su consulta.

Los buscadores también saben lo importante que es que el contenido sea de calidad en todos los sentidos, por eso “castiga” a las webs cuyo diseño no garantiza una buena experiencia del usuario.

Dentro de esta valoración tiene en cuenta factores de todo tipo, tanto del SEO técnico (la velocidad de carga, los errores 404, etc.) como del SEO-On Page y Off Page. Si, por ejemplo, el contenido no es claro porque no está bien redactado o no es legible porque el contraste entre el texto y el fondo no es alto, el usuario pronto abandonará la página, algo que el algoritmo detectará como una mala señal.

Otro aspecto que favorece a la UX es que la web sea responsiva y accesible desde dispositivos móviles. Con cada vez más búsquedas realizadas desde smartphones o tablets, el Mobile SEO cobra importancia. Para que la web sea detectada como mobile friendly y posicione igualmente en búsquedas desde móviles, hay que considerar:

  • Que el diseño sea adaptable a las pantallas de todo tipo de dispositivos.
  • Que la velocidad de carga sea rápida también en la versión móvil.
  • Que se hayan optimizado el metatitle y la metadescription, que en un resultado móvil deben ocupar aún menos.
  • Que las palabras clave posicionadas hayan considerado las búsquedas por voz.
  • Que los recursos audiovisuales se adapten al dispositivo en lugar de bloquearlos en la versión móvil.

7. La confianza en expertos

Los fundamentos del SEO son el punto de partida, pero más allá de ellos, y de su explicación teórica, están todas las acciones concretas.

Ninguna web o empresa es igual que otra, por eso es crucial dedicar tiempo a establecer qué estrategias deben llevarse a cabo. En este sentido, la diferencia entre el éxito y el fracaso la marcan los profesionales que trabajan en el proyecto.

En nuestra agencia de SEO, branding y marketing de contenidos estudiamos cada web para mejorar su visibilidad, su posicionamiento y su reconocimiento online.

 

¿Tienes alguna pregunta sobre los fundamentos del SEO? ¡Déjanos un comentario!

 

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

El papel del color en el branding: El lienzo de tu marca

¿Cuál es tu color favorito? Es una pregunta que nos han hecho desde pequeños, pero que dice mucho de nosotros. El color no es solo un tono, sino que también es emoción y tiene un significado, aunque no siempre seamos conscientes de ello. Es por eso que las marcas no ignoran (y, de hecho, potencian) el papel del color en el branding.

Un logo de colores oscuros transmite seriedad, mientras que uno en tonos pasteles nos lleva a emociones más dulces y “suaves”. Esto no lo decimos nosotros basándonos en nuestras propias percepciones, sino que son preceptos recogidos en la teoría del color y que muchas empresas han comprobado.

A la mente nos vienen ejemplos de marcas a las que no concebimos sin sus colores característicos, como el rojo y el amarillo de McDonald’s o el morado de Milka. No obstante, también marcas no tan conocidas mundialmente confían en el papel que el color tiene el branding y apuestan por ese reconocimiento. Un caso así es el de Papiroga, la marca de joyería española que ha hecho del color su seña de identidad.

“El color no añade una cualidad agradable al diseño, sino que lo refuerza”.
— Pierre Bonnard
Pierre Bonnard
Pierre Bonnard

¿Quieres saber más sobre el fascinante mundo del color en el branding?

¿Por qué es importante el papel del color en el branding?

El color es uno de los muchos elementos del branding y, aunque todos son fundamentales y forman parte de un todo, es cierto que el color tiene un papel primordial.

¿Por qué? Porque identifica y genera una respuesta emocional en quien lo percibe. Por eso cuando estamos intranquilos nos relaja más un color rosa que uno rojo oscuro. Y por eso todas las marcas de bienestar y todos los productos de este sector (como las velas) utilizan esas tonalidades.

Lo vemos con más detalle.

El color como elemento reconocible

Especialmente a las marcas con mucha historia, como Coca-Cola, Microsoft o Nestlé, se les atribuye un color. Ese color es el que las propias marcas han establecido como propio (hasta el punto de patentarlo), de tal modo que ahora se les reconoce por él.

Esto es algo que un estudio de Pantone ya investigó: el color mejora el reconocimiento de marca en un 87%. Además, influye en el comportamiento de compra.

A su vez, el reconocimiento lleva a una fidelidad del consumidor. Pensemos, por ejemplo, en cuántas veces hemos ido a otro país en el que nuestra marca favorita de chocolate no se llama igual (o está escrita con otro alfabeto), pero la hemos reconocido por sus colores característicos.

Consecuentemente, si esa marca cambiase el color, nos costaría reconocerla de manera tan natural e inconsciente e, incluso, perderíamos la confianza en ella pensando que ya no es igual que antes.

El papel del color en la identificación de una marca

De forma similar al reconocimiento llega la identificación. Quienes suelen hacer la compra, pero no redactan la lista de la compra, sabrán las muchas veces que su pareja, compañera de piso o madre ha añadido una nota especificando qué comprar (por ejemplo, “Compra el tomate frito del bote verde”).

Esto ocurre mucho en esas marcas que trabajan cada branding de sus productos para diferenciarlos entre sí, pero también ocurre para diferenciar productos entre marcas.

¿Acaso no identificamos una Coca-Cola entre muchas botellas solo porque su packaging es “rojo Coca-Cola”? Incluso cuando hay otros refrescos de cola rojos, sabemos identificar el de Coca-Cola como único. Este es, sin duda, un caso de éxito en el uso del color para el

Branding
Branding

.

 

La emocionalidad de los colores

Hemos adelantado que los colores despiertan una serie de emociones. Toda esta teoría se recoge en la conocida como “psicología del color”, que estudia precisamente la relación entre color y emoción.

Según estos preceptos, cada color transmite unos sentimientos e ideas. Al usar unos u otros colores, las marcas también transmiten esos sentimientos. Por lo tanto, aquellas empresas que quieran posicionarse como cercanas usarán unos colores y las que quieran hacerlo como lujosas, otros.

Aunque podríamos hablar largo y tendido sobre este tema, vamos a analizar las emociones e ideas que se relacionan con los principales colores:

  • Amarillo: felicidad, optimismo, sabiduría, confianza.
  • Verde: sostenibilidad, responsabilidad, vitalidad, calma, renovación.
  • Azul: honestidad, limpieza, lealtad.
  • Morado: espiritualidad, feminismo, fantasía.
  • Rosa: dulzura, compasión, inocencia, sensibilidad.
  • Rojo: energía, velocidad, pasión, fuerza.
  • Naranja: creatividad, aventura, entusiasmo.
  • Blanco: pureza, integridad, elegancia, claridad.
  • Negro: seriedad, sofisticación, lujo, seducción.

Hemos destacado aquello “positivo” que cada color transmite, pero no podemos olvidar que, según quién es la marca y cuál es su público objetivo, elegir un color puede ser negativo. Por ejemplo, a Ferrari el rojo le beneficia porque es una marca que se relaciona con aspectos como la velocidad y la fuerza. En cambio, para un bufete de abogados, la fuerza del rojo podría dar una idea equivocada de agresividad que no sería nada conveniente.

Los valores de los colores

Relacionado con la emocionalidad de los colores está el hecho de que representan valores, y que los valores también son parte de las estrategias de posicionamiento de marca.

Para entender esto mejor, nada como recordar que McDonald’s cambió el rojo de su logo por el verde para subirse al carro de la sostenibilidad y presentarse como una empresa concienciada con el medio ambiente. Chocolates Valor también ha ido dando más importancia al color dorado, porque quieren diferenciarse como un chocolate de lujo y de placer.

Al fin y al cabo, esos valores que, a través de los colores relacionamos con las marcas, nos convencen sobre una compra.

Los valores de los colores
Los valores de los colores

Cómo elegir los colores de tu marca

Entendido cuál es el papel del color en el branding de una marca y por qué no es algo que pueda elegirse a la ligera, vamos ahora a ver cómo asegurarnos de que eso no ocurra y de que los colores cumplan su objetivo.

Todo lo que significa el color

Lo hemos repasado antes, pero es importante recordarlo una vez más. El color genera una emoción, se asocia a unos valores y tiene la capacidad de hacer que una marca se reconozca y se identifique.

Además, cuando se eligen los colores hay que pensar en cuáles llamarán la atención del público objetivo. Sabiendo esto, no es de extrañar que las marcas de productos o servicios infantiles utilicen tonalidades brillantes que atraigan las miradas de los niños.

A veces, esa “atención” o, más bien, ese interés, se despierta cuando hacemos algo que nadie ha hecho. Un ejemplo sería Papiroga. Esta marca de joyas se ha caracterizado siempre por el color, tanto en sus productos como en las imágenes de sus campañas o los diseños de sus posts en redes sociales. De esta manera, se diferencian dentro del sector joyas que, especialmente en los últimos años, se caracterizaba por un estilo minimalista. Al optar por colores “vivos” (como el amarillo o el fucsia) Papiroga refleja a través de ellos su claim (“cambiar el estado de ánimo de sus clientas”) y sus valores (la espontaneidad, la frescura, la libertad y la autenticidad).

En conclusión, antes de ponerse delante de una paleta de colores, es importante establecer cuál es la personalidad de la marca, qué están haciendo los competidores y qué puede conectar con el consumidor.

La importancia de elegir los colores adecuados

Colores hay muchos, pero no todos cumplen con los requisitos que acabamos de plantear. También hay que tener en cuenta que no hace falta tener una gran paleta cromática para una misma marca, sino ir delimitando y priorizando unos tonos sobre otros.

Los colores primarios

Si te preguntamos por colores primarios puede que nos respondas que son el rojo, el azul y el amarillo. Pues bien, en el ámbito del branding y según la teoría del color, los primarios son los que mejor y más directamente representan a la marca.

Los colores secundarios

Son aquellos colores que, como su nombre indica, tienen un papel secundario. Estarán siempre supeditados a los primeros en cuanto a que aparecerán como apoyo, pero también en cuanto que deben combinar con ellos.

En cualquier caso, también deben reflejar la personalidad de la marca.

Los colores neutros

Pueden parecer los menos importantes, pero siguen siendo imprescindibles para crear identidad de marca. Al ser neutrales, ayudan a equilibrar los diseños. Por ejemplo, un color neutro se usa como fondo en un post de Instagram o, en el caso de campañas como las de Papiroga, para “vestir” a la modelo y que los colores de sus pendientes cobren protagonismo.

Combina los colores y haz pruebas

Para crear las combinaciones entre colores primarios y secundarios y que haya una coherencia visual, se suele recurrir al círculo cromático y a unas fórmulas:

Combina los colores y haz pruebas
Combina los colores y haz pruebas
  • Fórmula monocromática: todos los colores (primarios, secundarios y terciarios) son variaciones tonales de un mismo color. El resultado es una paleta muy coherente y sutil, pero también puede resultar monótona, aburrida y no dar tanto juego.
  • Fórmula armónica: los colores que se eligen están seguidos en el círculo cromático. Al estar tan juntos, ninguno domina sobre otro y hay cierta continuidad estética.
  • Fórmula complementaria: dentro del círculo cromático, se escogen colores opuestos, es decir, que estén uno frente a otro. Es una combinación atrevida, pero que permite que el primario destaque claramente sobre el secundario.

Define con seguridad la paleta de colores

Elegidos los colores, es momento de hacerlos propios y construir la paleta que definirá la marca y su comunicación. Estos son algunos consejos:

  • Los colores principales deben aparecer en un 70%.
  • Los colores secundarios deben usarse menos y para resaltar unos elementos sobre otros.
  • Los colores neutros son un apoyo para crear un equilibrio y una estabilidad.

Con esta paleta creada, ya solo queda aplicar los colores sobre el lienzo que es la marca. Siempre conviene contar con ayuda profesional, pues los diseñadores saben cómo darle forma a todo para que no solo los colores combinen entre sí, sino que los elementos decorativos o las imágenes también respeten la misma línea visual.

 

¿Quieres utilizar el color para mejorar tu branding? ¡Déjanos un comentario o ponte en contacto con nosotros!

 

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

Rastreando el éxito: cómo usar Google Analytics para mejorar tu SEO

Cada vez que ponemos en marcha una estrategia, planteamos unos objetivos y esperamos unos resultados. Pero no podemos quedarnos allí, es imprescindible analizar el desarrollo de la estrategia y evaluar si las metas se están alcanzando o no. Aún lo es más en el ámbito de lo digital y de las webs, donde esa medición es más accesible y precisa. Es por ello que hoy vamos a hablar sobre cómo usar Google Analytics para mejorar el SEO.

Es probable que el nombre “Google Analytics” te haya hecho temblar y que hayas escuchado historias de terror sobre lo confusa que puede llegar a ser esta herramienta. Sin embargo, como todo el mundo también dice, todo es cuestión de “pillarle el truco”.

“No se puede gestionar lo que no se mide”.

— Peter Drucker

Peter Drucker
Peter Drucker

Nosotros queremos que, aunque no termines siendo un experto, sí puedas entender cómo usar Google Analytics para mejorar tu SEO.

¿Cómo puede ayudar Google Analytics al SEO?

Saber es poder, algo que también aplica en el mundo web. Cuando sabemos qué estamos haciendo, por qué y cómo eso que hacemos tiene una repercusión, podemos tomar mejores decisiones.

Veámoslo con un ejemplo sencillo antes de continuar. Acabamos de publicar dos artículos en nuestro blog. Analizando el tráfico que recibe uno y otro, y el tiempo de permanencia que los usuarios pasan, de media, en cada uno de ellos, descubrimos cuál está triunfando más. Valorando esto, podemos sacar conclusiones sobre qué temas interesan más a nuestra audiencia e incluso qué formatos (si se da el caso de que el artículo más leído disponía de vídeos o estaba estructurado en formato lista).

Qué es la analítica web

La analítica web es la recolección, rastreo, análisis e interpretación de datos web, es decir, de todo lo que ocurre dentro de nuestra página y que nos aporta información sobre las estrategias llevadas a cabo.

Gracias a la analítica web podemos contestar a cuestiones sobre la eficiencia de nuestra web, sobre la relevancia de sus contenidos o sobre lo atractivo de su diseño. Cuando las respuestas que obtenemos son positivas, es una señal de que estamos trabajando bien y de que las acciones que hemos puesto en marcha están funcionando.

No obstante, cuando los resultados arrojados son negativos, nos avisan de que hay que hacer modificaciones y centrar nuestros esfuerzos en optimizar aquellos elementos que nos están haciendo perder oportunidades.

Dentro del SEO concretamente, la analítica web nos permite conocer no solo qué contenidos posicionan mejor, sino también cómo y por qué. La clave es hacer las preguntas adecuadas a Google Analytics.

Por qué el análisis de datos es importante para el SEO

Una estrategia SEO que no se mide, no es una buena estrategia, simplemente un conjunto de acciones, en ocasiones, sin una finalidad exacta.

Cuando sí que usamos herramientas de analítica web, como puede ser Google Analytics, los resultados son más efectivos. Incluso cuando no se están cumpliendo los objetivos, poder saber el porqué ya es más valioso que no saber nada.

Esta es la información que obtenemos al usar Google Analytics para mejorar el SEO:

  • Datos sobre la audiencia y el tráfico que llega a la web (por ejemplo: cuántos usuarios acceden a través de dispositivos móviles)

 

  • Datos sobre cómo se comporta la audiencia dentro de la web (por ejemplo: qué contenidos reciben más visitas)

 

  • Datos sobre las campañas realizadas (por ejemplo: qué palabras clave buscó un usuario y le han hecho llegar a nuestra web)

 

Solo con estos ejemplos (aunque hay muchos más) podemos hacernos una idea de cómo usar Google Analytics mejora nuestro SEO y de cómo, así, tomaremos decisiones más acordes a nuestros objetivos. No solo eso, sino que también nos da la información necesaria para entender a nuestra audiencia y poder mejorar y potenciar aspectos que resulten más atractivos para ella.

Por qué el análisis de datos es importante para el SEO
Por qué el análisis de datos es importante para el SEO

Aspectos básicos que tienes que conocer sobre Google Analytics

Como decíamos en la introducción, uno de los mayores miedos cuando se empieza a usar Google Analytics para el SEO es no comprender la plataforma. Efectivamente, no es una herramienta simple, pero por eso mismo resulta tan interesante. Si fuese “sencilla” no sería capaz de analizar e interpretar todos los datos disponibles.

No obstante, para agradecer lo que es, primero hay que entenderla. Estos son los aspectos imprescindibles sobre Google Analytics que tienes que conocer.

  • Informes: la plataforma permite generar y exportar informes tanto de manera puntual como automática (por ejemplo, si quieres que a final de mes llegue un reporte a tu email). Dentro de cada informe se analiza un tema (conversiones, audiencia, adquisición, etc.) y, según se necesiten datos más concretos, se pueden ir precisando aspectos a través de las dimensiones y métricas.
    • Dimensiones: son atributos de datos, que pueden especificarse y concretarse según se añaden dimensiones. Siempre hay una dimensión primaria (por ejemplo: “Ciudad” desde la que se ha hecho la visita) y dimensiones secundarias (por ejemplo: “Fuente”, es decir, el dispositivo desde el que se ha hecho la visita).
    • Métricas: son datos cuantitativos (numéricos) asociados con esa dimensión (por ejemplo, cuántas visitas se han realizado desde dispositivos tablet y desde la ciudad de Madrid).

 

  • Segmentación: permite ver subconjuntos de datos. Volviendo al ejemplo anterior, seleccionando solo “Madrid” aislamos los datos de los usuarios que accedieron a la web estando en Madrid para analizar, de manera concreta, su comportamiento.

 

  • Metas: en Google Analytics se pueden precisar cuáles son nuestros objetivos para medirlos directamente. Una meta podría ser “número de personas que completan el formulario de contacto”, de modo que la herramienta mediría cuántas personas llegan a la página de “gracias por contactarnos”. Estas metas son indispensables para obtener datos de estrategias concretas.

Cómo usar Google Analytics para mejorar tu SEO

Explicados los conceptos básicos sobre la analítica web, es ahora momento de usar Google Analytics para mejorar el SEO de tu web.

1. Análisis del tráfico

En Google Analytics el tráfico se mide en forma de sesiones, es decir, de visitas. Medir el tráfico suele ser un aspecto principal y central en cualquier analítica web, pues es un indicador bastante fiable de la salud del sitio y de la propia marca. Cuántas más visitas se reciben, más interés despierta la marca y mejor posicionará en buscadores.

No obstante, no solo hay que cuantificar el número de visitas totales, sino entender también de dónde llegan (o de dónde no llegan) para optimizar esas puertas de entrada:

  • Tráfico orgánico: es el que proviene de buscadores, esto es, de las páginas de resultados. Si el indicador es alto, quiere decir que las estrategias de posicionamiento SEO son efectivas.

 

  • Tráfico de referencia: abarca todas las visitas que llegan desde enlaces externos (backlinks). Por lo tanto, nos arroja información sobre el link building (qué páginas nos enlazan, cuáles nos repercuten más tráfico, etc.).

 

  • Tráfico de dispositivos móvil: no es ningún secreto que cada vez más usuarios se conectan a internet desde sus smartphones. Si concretamente en nuestra web muchas visitas son desde móviles, es una señal para seguir potenciando nuestro Mobile SEO con estrategias adecuadas.

 

  • Tráfico de marca: es, quizá, el mejor tráfico que puede llegarnos. Implica que esos usuarios han buscado directamente el nombre de nuestra marca para llegar a nuestra web. En consecuencia, es un dato cuantitativo que nos dice mucho a nivel cualitativo también, indicando que hay un buen reconocimiento de marca.

 

2. Optimización de landing pages

Las landing pages se diseñan con el objetivo de convertir. Sin embargo, para asegurarnos de que no todo se ha quedado en la intención, debemos analizar su rendimiento.

Estos son los aspectos que deben evaluarse:

  • Tráfico web que llega directamente a la landing page: detectando si este proviene de campañas específicas (por ejemplo, anuncios en redes sociales) y qué fuentes de tráfico son más rentables.

 

  • Tiempo de permanencia en la landing page: si la tasa de rebote es alta o el usuario se va antes de interactuar con la landing, puede que su diseño no sea el correcto ni llame a la acción.

 

  • Conversiones generadas: es sin duda la métrica más importante y la que nos indica de manera más directa si el objetivo se está cumpliendo.

 

  • Recorrido de llegada: hemos visto que el tráfico puede llegar directamente a la landing, pero también puede haber una navegación previa dentro de la propia web. Este sería el caso de un usuario que antes entra en la landing, lee un artículo que compara opciones y, cuando ya se convence del valor de lo ofrecido, llega a la landing para realizar la conversión. De estos datos podemos extraer que hay contenidos en el blog que, sin pretenderlo, potencian la conversión y los cuales sería conveniente optimizarlos aún más para ello.
Optimización de landing pages
Optimización de landing pages

3. Análisis de palabras clave

Es importante entender que las palabras clave son todas aquellas que el usuario utiliza para hacer una búsqueda, sea esta en un buscador externo (como Google) o un buscador interno (como el de la propia web).

De hecho, muchas webs disponen de una herramienta para que el usuario, dentro de la web, pueda buscar recursos. Una de las ventajas de usar Google Analytics para el SEO de una web es que la plataforma nos dice cuáles son las búsquedas internas, es decir, aquella información que el usuario quiere ampliar una vez ya ha visto algo de nuestra web.

Imaginemos el caso de un e-commerce que publica un artículo sobre su última colección de pijamas. En este artículo se menciona brevemente algo sobre los beneficios de los pijamas de seda. El usuario decide que quiere saber más sobre esos beneficios, así que investiga más sobre ello en la propia web. Si el e-commerce no tiene contenido específico, pero los datos de Google Analytics le indican que varias personas han buscado “seda pijamas”, es una señal de que debe crear ese contenido para fidelizar y retener a su audiencia.

Por supuesto, también es importante analizar qué keywords han activado las búsquedas que nos han reportado tráfico. Sabiendo esto, debemos evaluar cuál es en concreto la página que ha aparecido en resultados y que ha atraído el tráfico para optimizarla aún más y mantenerla actualizada.

4. Análisis del comportamiento de la audiencia

Dentro de los informes que proporciona Google Analytics para el SEO, uno de los más interesantes es el referente a la audiencia y a su comportamiento dentro de la web.

Desde este informe, que además es muy visual, pueden observarse:

  • El buyers journey, es decir, el “camino” que cada usuario ha llevado (desde de dónde ha llegado hasta cómo ha navegado entre diferentes páginas de tu web). Tener estos datos ayuda a optimizar CTAs y contenidos que favorezcan la conversión en aquellas páginas en las que el usuario pasa más tiempo o tras las que luego abandona la sesión.

 

  • Las fuentes de tráfico, que te permitirán saber qué canales (buscadores, redes sociales, campañas de pago…) reportan más tráfico.

 

  • Las audiencias específicas, que se pueden crear para agrupar usuarios que realicen una misma acción (por ejemplo, añadir productos al carrito, visitar una página concreta…) para analizar si tienen otros aspectos en común (mismo canal de tráfico, misma ubicación…).

5. Optimización de la UX

Uno de los factores que determinan el SEO es la UX. Cuando una web no es accesible ni eficiente, tasas como la de rebote aumentarán.

Google Analytics ofrece una visión general de esta tasa en el informe “Resumen de audiencias”. Desde ahí puede analizarse qué páginas pierden más usuarios, lo que es una señal de que la experiencia en esa página no es la adecuada o que el contenido no cumple con las expectativas.

Por lo tanto, el primer paso sería mejorar la UX y comprobar que la velocidad de carga y otros aspectos como la legibilidad del contenido son correctos.

También, y especialmente si la página con un alto rebote es a la que llegan muchos usuarios desde buscadores, hay que revisar el contenido. La razón de ese abandono podría ser que no se responde a la búsqueda y que, por lo tanto, deben trabajarse otras palabras clave o hacer más relevante el contenido.

 

 

¿Quieres saber más sobre cómo usar Google Analytics para mejorar tu SEO? ¡Ponte en contacto con nosotros!

 

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

Renovarse o morir: El arte del rediseño de la marca

¿Alguna vez has visto un anuncio de televisión o un contenido en redes de una marca y has pensado “vaya, algo ha cambiado”? Entonces, seguro que lo que había ocurrido era un rediseño de la marca, es decir, un cambio en la comunicación y la presentación de la marca.

Este rediseño se dejará ver sobre todo en lo visual (en el logo, los colores, el tipo de fotografía…), pero también en otros elementos no tan visibles (el tono de comunicación, los valores o incluso la misión). Por supuesto, estos cambios no implican una ruptura total con lo de antes, pues entonces estaríamos hablando más bien de la creación de una nueva marca, pero sí suponen una revisión del pasado para construir un presente más adecuado para la marca y para su evolución.

Esta palabra “evolución” es clave. Si tienes una marca, ¿cuántas veces has pensado que ya no representaba el “ahora” y que se había quedado algo anticuada? Una marca crece y se desarrolla, y el modo en el que se comunica también debe hacerlo.

“Tu marca es la inversión más importante que puedes hacer en tu negocio”.
— Steve Forbes

Steve Forbes
Steve Forbes

Es entonces cuando entra en juego el rediseño de la marca, con el objetivo de transmitir mejor aquello que la marca es.

¿Qué es un rediseño de marca?

Aunque ya hemos introducido el concepto de rediseño de marca, es momento de abordarlo con más detalle.

Lo primero es entender que un rediseño parte siempre de una estrategia. Las decisiones sobre qué se cambia tanto a nivel interno como externo deben tomarse tras un análisis exhaustivo. En este análisis lo normal es darse cuenta de que, desde que se diseñó la marca, esta ha cambiado o se ha definido mejor.

Esto es muy normal que ocurra en empresas de nueva creación o startups, cuyo branding se construye desde cero cuando la marca en sí ni siquiera ha comenzado su andadura. Aunque los elementos del branding se puedan definir con conciencia y estrategia, es al cabo de un tiempo, cuando el negocio empieza a hacerse un hueco en el mercado y a desarrollarse, que la marca se define con más practicidad y realidad, y también lo hace su branding.

Los principales factores que se revisan al abordar la tarea de un rebranding son:

  • La personalidad de la marca, es decir, quién es y cuáles son sus valores, misión y visión.

 

 

¿Cuáles son las diferencias entre branding y rebranding?

Tal y como veníamos diciendo, el rebranding es una revisión del branding. Por supuesto, esto es simplificar mucho lo que implica llevar a cabo un rediseño de una marca, pero en esencia la diferencia está en ese repaso a lo ya establecido.

Mientras, el branding sería el diseño inicial de la marca cuando esta se crea y no hay nada de lo que se parta o que se pueda revisar.

Es obvio que un branding no empieza estrictamente desde cero, pues las decisiones relativas a la construcción de la identidad de marca se basan en un análisis del público objetivo, de la competencia, de los valores que se quieren transmitir… No obstante, el branding nace con la marca.

También es crucial entender que, aunque el rediseño es una iteración del branding, una vez ese rediseño se asienta, se convierte en el branding.

¿Cuándo se necesita un rediseño de marca?

No hay un momento exacto en el que una marca deba hacer un rebranding. No tiene que haber pasado un tiempo concreto, sino que más bien depende de cuándo la marca siente que debe cambiar su comunicación para adecuarla mejor a lo que es y a lo que quiere transmitir. Es decir, no hay que buscar tanto el momento como sí la razón:

La marca está desactualizada

Es común que empresas que llevan tiempo en el mercado, hagan varios rediseños a lo largo de su historia. Es su manera de adaptar su imagen a los nuevos tiempos y modernizarse. Ejemplos de ello son McDonald’s, Coca-Cola y otras grandes corporaciones que renuevan su identidad y su posicionamiento de marca.

El branding original ya no refleja los valores de la marca

Es normal, y forma parte de la evolución de una marca, que los valores cambien o unos se hagan más fuertes que otros. Es entonces cuando hay que hacer un rediseño que represente estos cambios. Un caso que respondería a esta necesidad sería el de Clotsy, una marca de ropa sostenible que antes se identificaba con el lema “plastic warriors” pero se dio cuenta de que su misión iba mucho más allá que reducir plásticos. Es por ello que el nuevo lema es “future warriors”.

La marca no es coherente

En ocasiones, cuando una marca empieza, lo hace sin los recursos o la estrategia necesarios, o simplemente las prisas llevan a crear una identidad de marca poco coherente con lo que es la marca en sí. Cuando la situación cambia y el error resulta evidente, es momento de un rediseño estructurado.

Cuando la marca sufre una crisis de reputación

Puede darse el caso de que la marca sea criticada por sus valores originales y el mensaje que ha transmitido. Esto es lo que le ocurrió a Victoria’s Secret, a la que no le quedó otro remedio que trabajar durante años en un rebranding global e integral que le alejase de lo anterior.

La marca está perdiendo cuota de mercado

Cuando los competidores logran más y más éxitos y se posicionan como los preferidos por el público, es momento de revisar la marca propia y ver qué se está haciendo mal o que se podría hacer mejor. En este sentido, el rediseño sería parte de una estrategia de diferenciación. Un ejemplo es el de Microsoft, que en los últimos años ha renovado su imagen para volver a ser relevante entre una clientela que cada vez quería más a Apple.

El público objetivo es uno diferente al que el branding original consideraba

Antes hemos mencionado cómo Heura es un ejemplo de ello. En su estrategia de marca tuvo que incluir a un público más general, lo que a nivel comunicativo se ha traducido en mensajes enfocados en ser una alternativa sostenible a la carne y crear un movimiento alrededor de su misión (reducir el consumo de animales).

El público objetivo es uno diferente al que el branding original consideraba
El público objetivo es uno diferente al que el branding original consideraba

Qué debe tenerse en cuenta al hacer el rediseño de una marca

Antes de ver el paso a paso de un rediseño, conviene compartir algunas recomendaciones que harán el proceso más sencillo y efectivo:

  • Cuenta con profesionales del branding: el rediseño de una marca no puede realizarlo nadie que no sepa todo lo que implica. De hecho, como hemos visto, muchas veces este rebranding es consecuencia de un mal planteamiento del branding inicial y de no haber contado con expertos desde un primer momento. Para que no vuelva a ocurrir, ponte en contacto con una agencia de branding especializada y confía en su saber hacer.

 

  • Prepárate para la introspección: el rediseño implica una revisión, es decir, un análisis y un reconocimiento de los puntos débiles y fuertes. También supone dejar que la marca crezca y se transforme, algo no siempre fácil si uno no está abierto al cambio.

 

  • Busca el momento adecuado: aunque nunca habrá uno perfecto, es importante valorar estratégicamente cuándo lanzar el nuevo diseño. Por ejemplo, muchas marcas utilizan su aniversario, pero evitan épocas como la navidad o las rebajas. Aunque el rediseño sea para mejor, al cliente puede costarle un poco asimilarlo, por lo que es conveniente que no coincida con grandes campañas comerciales para que estas no se vean afectadas ni haya una gran cantidad de comunicaciones.

 

Ejemplos de grandes rediseños de marca

Aunque ya hemos mencionado algunos ejemplos de rediseños de marca, queremos analizar otros que, por su finalidad y su éxito, resultan inspiradores para marcas de todo tipo.

Telefónica

El de Telefónica era un branding muy reconocible, ya que apenas había cambiado a lo largo de los años. La imagen que proyectaba era la de una empresa “de toda la vida” y que todo el mundo conocía.

El rediseño de marca era una apuesta arriesgada. ¿Por qué cambiar algo tan cotidiano y que funcionaba bien? Porque era momento de actualizarse. Telefónica es una empresa con 100 años de historia, pero tenía que mirar hacia el futuro para crear otros 100 años de historia.

Por supuesto, en el rediseño se tuvo en cuenta ese pasado y se rescató, aunque con un aspecto más modernizado, un logo anterior en el que la T también estaba formada por puntos. Un recuerdo de lo de antes que se proyecta hacia lo de después.

Como es lógico, no todo es el logo, o al menos no todo es una cuestión visual. Que haya cinco círculos representa los cinco pilares corporativos de la empresa (Telecomunicaciones, Transformación, Tecnología, Talento y Trascendencia) y también las cinco áreas geográficas donde tiene presencia (España, Reino Unido, Alemania, Brasil e Hispanoamérica).

Magnum

La firma de helados hizo cambios muy sutiles en su branding, pero los necesarios para enfatizar uno de sus valores: el carácter premium de sus productos.

El dorado pasó de ser el color secundario al principal, y con él todo lo que evoca y, en consecuencia, la marca quiere evocar (lujo, placer, experiencia, fuerza, contemporánea…). En definitiva, valores que ya formaban parte de la marca y que han ido evolucionando con ella hasta ser imprescindibles en su concepción.

Sevilla (ciudad)

Las ciudades también tienen marcas, y estas evolucionan con su población. Un ejemplo de ello es Sevilla, que en 2021 rediseñó su marca.

Quienes se encargaron de esta tarea quisieron que, en cada elemento del branding, se respirase la esencia de la ciudad y aquello que la hacía única. El punto de partida fue el efecto de luces y sombras que tiene lugar en Sevilla una vez al año a causa de la posición del sol.

Se trató así de dar una imagen de la Sevilla de siempre, pero que al mismo tiempo fuese contemporánea, destacando sus lugares comunes y dándole un aspecto renovado. Buscaba también que el público se sintiese parte de la marca y, por lo tanto, de la ciudad, por eso lo verbal invitaba a la conversación con eslóganes como “Hola Sevilla” o “muy desconocida”.

¿Cómo hacer un rediseño de marca en 5 pasos?

Es ahora el momento de esquematizar el proceso de rediseño de una marca, sin olvidar que no es algo que una persona no experta pueda completar por sí misma, sino que se requiere de tiempo, conocimiento y experiencia profesional.

1. El análisis previo

No es ningún secreto que para saber qué hay que cambiar o qué ha dejado de encajar con la marca, hay que hacerse preguntas y contestarlas. Solo así sabremos cuáles son las necesidades y cómo deben abordarse en el rediseño.

Estas son algunas cuestiones que deben valorarse durante esta primera etapa:

  • Qué comunica la marca y qué imagen está dando (cuál es la percepción).
  • Cuál es el público objetivo y cuál el público al que la marca logra impactar (es decir, cuál es el cliente real y no solo el ideal).
  • Cuáles son los valores de la marca en la actualidad y cuáles son los más importantes.
  • Cuáles son las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de la maca (esto es, su análisis DAFO).
  • A dónde quiere llegar la marca y cuál es su posicionamiento deseado.
  • Por qué existe el sentimiento de que se necesita un cambio en el diseño.
  • Cuál es la propuesta de valor de la marca y cómo esta es diferente a la de los competidores.
  • Cuál es el contexto social que se está viviendo (por ejemplo, valores como la sostenibilidad están en alza y las marcas que no los poseen pierden cierta confianza del público).

Como consejo adicional, pide a los diferentes empleados y personas importantes en la empresa (por ejemplo, inversores o clientes fieles) que colaboren en este análisis y aporten su opinión.

2. Plantea los objetivos

Los objetivos a corto, medio y largo plazo son cruciales. Recordemos que el rediseño es una cuestión que afectará a la marca en todas sus vertientes y globalmente. Por eso mismo, hay que establecer cuáles son las metas que se pretenden conseguir con ese rebranding.

Esto ayudará a trabajar luego con un foco, pero también a tomar la decisión final sobre si es necesario o no. Cuando el porqué no se tiene claro, no es conveniente sumergirnos en un proceso que lo cambiará todo. Al mismo tiempo, puede que un rediseño no sea lo que se requiere, por ejemplo, si el objetivo resulta ser tener una web más actual o atractiva. En este caso, solo se necesita una nueva web, pero no modificar toda la identidad de la empresa.

3. Traslada el análisis y los objetivos a un plan concreto

Esta es la parte más complicada y en la que los profesionales realmente marcan la diferencia. Debemos entender que conceptos como la psicología del color requieren de experiencia para poder aplicarlos.

Cuando una agencia especializada recibe la información del qué se quiere, por qué y para qué, es capaz de poner todos los datos, que muchas veces son abstractos, sobre el papel para construir la nueva imagen.

Es decir, de la idea debe pasarse a la acción y empezar a establecer cómo será la nueva identidad visual y verbal de la empresa.

4. Crea un nuevo diseño de tu marca

Establecida ya cuál es la acción, es momento de empezar a crear los nuevos elementos del branding.

El rediseño lo abarcará todo, de modo que no quede nada que pueda ser anterior y confundir sobre qué es la marca ahora. Importante también que cada elemento se trabaje de manera individual, pero recordando que forma parte de un conjunto y que, en consecuencia, debe haber consistencia de marca.

No olvidemos tampoco que no solo se cambia un logo por otro. Deben construirse también nuevos procesos de atención al cliente o incluso de trabajo interno dentro de la empresa, que reflejen el mensaje renovado que la marca transmite.

Todo lo referente al rediseño de la marca y las aplicaciones de los nuevos colores, logos, tono de comunicación… Deben quedar recogidos en un manual de marca.

5. Comunica el rediseño de marca

Una vez la marca queda renovada, es momento de relanzarla.

No siempre es algo que sea fácil ni exitoso (sobre todo al principio). De hecho, hay marcas que se han encontrado con el rechazo inicial de su rebranding y que incluso han tenido que regresar al anterior.

Para paliar al máximo esta actitud negativa del público, la estrategia de comunicación del nuevo diseño debe destacar qué implica ese cambio, por qué es positivo y cómo beneficiará también al consumidor (por ejemplo, un nuevo packaging más sostenible).

 

¿Estás considerando un rediseño de tu marca? ¡Ponte en contacto con nosotros!

 

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

Abierto 24/7: SEO para tu eCommerce

Podemos hablar de muchas revoluciones digitales, pero pocas son como la que se generó con la llegada de Amazon a España. En ese instante, todo cambió y el comercio se volvió electrónico, lo que al mismo tiempo evidenció la importancia de trabajar el SEO para e-commerce y lograr destacar entre las cada vez más tiendas online.

No es ninguna tontería que así sea, pues en 2023 el 77% de los internautas reconocieron usar Internet como canal de compras. Esto puede hacer pensar a los negocios que con “digitalizarse” es suficiente, que solo tienen que poner en marcha una plataforma de venta online. Así, tendrán su negocio abierto 24/7 y las compras no pararán de llegar, sin descanso y sin los gastos que implica una tienda física.

Esto es, hasta cierto punto, verdad. No, no tendrás que pagar la limpieza, la luz o el gas de un establecimiento a pie de calle, y tu e-commerce permanecerá abierto y funcionando 24/7, pero siempre hay un “pero”. La realidad es que sin un buen SEO para e-commerce tu tienda no será visible, no destacará entre los cientos de resultados y no alcanzará las ventas que estás esperando.

“El SEO para comercio electrónico no consiste en hacer ventas. Se trata de ganar el clic”.
— Pratik Dholakiya

Pratik Dholakiya
Pratik Dholakiya

¿No quieres que esto pase? Sigue leyendo y déjanos ayudarte.

¿Por qué el SEO es importante para el e-commerce?

Si un e-commerce no está correctamente optimizado según parámetros SEO, no va a verse. Por muy abierto que esté, a ojos de internet (y, por lo tanto, del cliente) estará cerrado.

Igual que en un establecimiento físico se cuida el escaparate para que resulte atractivo, se mantiene todo ordenado y limpio o se diseña la decoración y la iluminación para que llame la atención sobre unos u otros productos, en una tienda online también hay que tener en cuenta algunos factores.

Entre estos factores, como veremos más adelante, están las palabras clave, la arquitectura web o la optimización de imágenes y textos. Solo trabajando estos elementos del SEO, un e-commerce posicionará y tendrá la visibilidad online suficiente para atraer y retener clientes.

Las particularidades del SEO para e-commerce

Una pregunta muy común y lógica respecto al SEO para e-commerce es si este es igual que el que trabajaríamos para otro tipo de página web. En esencia podría decirse que es el mismo, aunque hay algunas especificaciones que permiten adecuar y concretar las acciones y estrategias que se llevan a cabo.

Veámoslo con un ejemplo, el de un comercio electrónico tipo Amazon y el de la página web de un importante bufete de abogados internacional.

Los objetivos, por lo tanto, son diferentes, y también lo es la página web en sí. Mientras que la estructura de un e-commerce está llena de categorías, subcategorías y páginas específicas de producto, la del bufete es mucho más simple. En consecuencia, el trabajo de posicionamiento también será diferente.

Las particularidades del SEO para e-commerce
Las particularidades del SEO para e-commerce

Beneficios del SEO para e-commerce

¿Merece la pena trabajar el SEO para e-commerce y dedicarle esfuerzos específicos? La respuesta corta es un rotundo sí; la respuesta larga enumera los muchos beneficios de hacerlo así:

  • Atracción de más tráfico web: no importa cómo de buenos sean los productos de un e-commerce, si este no posiciona, nadie los encontrará. En cambio, gracias al SEO la visibilidad aumenta y, en consecuencia, también el tráfico web.

 

  • Visitas de calidad: no solo se consiguen más visitas, sino que estas son cualificadas, ya que son usuarios que han hecho una búsqueda concreta a la que tu e-commerce responde. Además, no solo encuentran aquello que buscan, sino que lo hacen predispuestos a considerar la venta.

 

  • Posicionamiento online y offline: cuanto más visible es una web, más gente la descubre. El branding de tu e-commerce hará el resto para aumentar el reconocimiento y para que el cliente recuerde quiénes sois.

 

  • Rápido retorno de la inversión: el tiempo, el dinero y el conocimiento puestos en la estrategia de SEO para e-commerce resultarán rentables. Los resultados son medibles y, si se ha trabajado bien, no tardarán en llegar.

 

Cómo optimizar tu tienda online para el SEO

Antes hemos mencionado que un e-commerce es un sitio web con unas especificaciones concretas que hacen que su SEO deba adecuarse. Aunque, como vamos a ver, las estrategias a seguir son las comunes (como la investigación de palabras clave o el link building) el enfoque debe ser el correcto.

1. Investigación de keywords y de su intención de búsqueda

El primer pilar sobre el que se construye una buena estrategia de SEO para e-commerce es el de las palabras clave.

Los usuarios realizan búsquedas introduciendo unas palabras, que implícitamente también llevan una intención. El objetivo es, mediante esta investigación, descubrir cuáles son las palabras con las que los usuarios buscan productos que ofrecemos, e incluirlas (de manera optimizada y lógica) en nuestra web (en descripciones de productos, etiquetas, etc.). De este modo, la próxima vez que un usuario haga una búsqueda, el algoritmo del buscador entenderá que nuestro contenido responde a esa consulta y lo mostrará en resultados.

No obstante, no es tan sencillo como hacer un listado de keywords, sino que hay que entender cuáles resultan relevantes e interesantes.

  • Las palabras con un alto volumen de búsqueda serán muy difíciles de posicionar porque la competencia también será alta y, además, estará dominada por grandes webs (como Amazon, Fnac, Temu, AliExpress…). Estas palabras tan usadas suelen ser palabras muy concretas y shortail (por ejemplo “pantalones”), por lo que es mejor buscar palabras clave compuestas que sean más específicas y que no tengan tanta competencia (por ejemplo “pantalones pitillo negros”).

 

  • Las palabras con un bajo volumen de búsqueda tampoco interesan por eso mismo: nadie las está buscando.

 

Otro aspecto que no podemos olvidar a la hora de hacer nuestro keyword research es la intencionalidad de la búsqueda. Conocer para qué buscan los usuarios (si para informarse antes de la compra o directamente para comprar), nos ayudará a precisar los contenidos. Veámoslo con un par de ejemplos:

  • Si un usuario busca “mejores zapatos de tacón” posiblemente quiera ver una comparación de varios modelos, por lo que el contenido que podemos ofrecerle es un artículo de blog o una página de categoría.

 

  • Si busca “zapatos de tacón rojo 5 centímetros” parece tener la intención de hacer ya una compra, por lo que un resultado óptimo para su consulta sería el de la página de un producto específico.

 

2. Mejoras en la UX de tu e-commerce

Una buena experiencia de usuario es la clave no solo para posicionar una web, sino también para que el cliente permanezca en ella y convierta.

Cuando una página no carga rápido o tiene fallos de usabilidad (como un contraste muy bajo que impide su legibilidad o una estructura poco clara y errónea), los algoritmos detectarán que no es óptima y la “castigarán” en el SERP. A su vez, si un usuario llegase a ella, probablemente tardaría más bien poco en abandonarla al ser la navegación tan compleja e incómoda. Esa alta tasa de rebote influiría también negativamente en el posicionamiento, por lo que es un bucle cuya solución es optimizar aspectos como:

  • La velocidad de carga (evita plugins, widgets y otros elementos que ralenticen la carga de la página)

 

 

  • La accesibilidad (no todo el mundo tiene las mismas capacidades, por lo que es importante incluir elementos que ayuden a la lectura y a la navegabilidad de personas sordas, ciegas o con algún tipo de discapacidad).

 

  • La arquitectura web (cuando hay muchas páginas, apartados, secciones… En una misma web, pero sin una relación clara entre ellas, se compromete la experiencia del usuario).

 

3. Una arquitectura web lógica

Aunque ya hemos introducido la importancia de la arquitectura web en un e-commerce, queremos ampliar este concepto. La mejor manera de entender qué es la arquitectura es poner el ejemplo de un supermercado.

Cuando entramos a un supermercado, vemos claramente la organización de los productos. En cada pasillo hay una categoría (lácteos, galletas, pescados, carnes, pan…), y dentro de cada uno de estos pasillos encontramos subcategorías de productos, también organizados en bloques (en el caso de los lácteos: yogures, quesos, mantequillas…). Por último, en cada subcategoría, encontramos productos concretos agrupados por marcas (los yogures naturales, de bífidus y de sabores de Danone, luego los de la marca Nestlé, y así sucesivamente).

En un e-commerce debe ocurrir lo mismo y estar organizado en Inicio > Categorías > Subcategorías > Productos:

  • Inicio: es la página principal y en la que, generalmente, hay un menú desplegable que lleva a las diferentes categorías (también suelen ser visibles las subcategorías). Además, suele disponer de una sección en la que se destacan algunos productos (por ejemplo, ofertas o nuevas colecciones).

 

  • Categorías: suponen una primera división en grupos más pequeños pero comunes.

 

  • Subcategorías: es una división aún más concreta en el que ya se listan, en conjunto, productos específicos.

 

  • Producto: es una página dedicada única y exclusivamente a un producto, presentando su descripción.

 

Un caso práctico sería el de una zapatería online: Inicio > Zapatos de tacón > Zapatos de tacón de cinco centímetros > Zapatos Modelo X.

De este modo, los contenidos se enlazan entre sí, de manera lógica y en pocos clics. Una mala arquitectura sería la que no tiene enlaces internos o la que los tiene pero “desorganizados” (por ejemplo, bajo la categoría de botas están enlazadas las subcategorías de zapatos deportivos).

Una arquitectura web lógica
Una arquitectura web lógica

4. La importancia de las etiquetas meta en tus contenidos

En los resultados de búsqueda siempre aparece el título de la página y una breve descripción, es decir, el metatitle y la metadescription. Además de estas, hay otras meta etiquetas que proporcionan información sobre las páginas a los buscadores.

Por lo tanto, es importante no solo utilizar estas etiquetas, sino optimizarlas para que incluyan las palabras clave y los buscadores reconozcan el contenido como interesante y relevante para esas búsquedas.

  • El metatitle debe ser breve (unos 55 caracteres) para que aparezca al completo en el resultado de búsqueda. La brevedad debe traducirse también en concisión e impacto, para que el usuario se sienta atraído por él y entienda que responde a su consulta.
  • La metadescription puede ser algo más larga (no más de 155 caracteres) e incluir información más detallada sobre el contenido. El tono debe ser persuasivo para terminar de convencer al usuario de que visite la página.

Otras meta tags de las que debes preocuparte son los textos alt de las imágenes, es decir, los textos HTML que describen las imágenes. Los motores de búsqueda rastrean estas descripciones, por lo que es conveniente usar keywords. No obstante, sin olvidar que son también los fragmentos de texto que leen las herramientas de lectura por voz que usan personas con una discapacidad visual. Por lo tanto, deben tener sentido y no escribirse pensando solo en el algoritmo.

5. Seguimiento y eliminación del contenido duplicado

El contenido duplicado es una amenaza para cualquier web, pero especialmente para los e-commerce, que son propensos a tenerlo. ¿Por qué? Porque hay muchos productos similares. También puede darse el caso de que, en una descripción de producto, se haya copiado el texto de la web de proveedor (esto ocurre en comercios electrónicos multimarca).

Sea cual sea la razón, el contenido duplicado se penaliza y afecta gravemente al SEO para e-commerce, por lo que hay que asegurarse de que:

  • Cada texto es único, incluso cuando incluya palabras clave similares.

 

  • Un mismo producto, aunque pertenezca a más de una categoría (por ejemplo, unos zapatos rojos de tacón pertenece a las categorías “zapatos de tacón” y “zapatos rojos”) solo tiene una ficha de producto y esta se enlaza en cada una de las categorías.

 

  • Aunque haya un producto con varias opciones de diseño (por ejemplo, el mismo zapato en color rojo y en color negro), debe haber una sola página de producto para evitar duplicar contenidos.

 

  • No se copia la descripción de otra página que ofrece el mismo producto.

 

6. La introducción de los Featured Snippets

¿Alguna vez has buscado algo en Google y ha aparecido un fragmento con datos concretos de algún producto? A esto se le llama “featured snippets” o datos estructurados, y su objetivo es mostrarle al usuario información concreta de la página que el algoritmo considera que mejor (y más directamente) responde a su consulta.

Generalmente, dentro del mundo e-commerce, son datos presentados en forma de tabla o lista que muestran la información más relevante para el usuario. Por lo tanto, conviene optimizar los featured snippets para que Google los rastree y los muestre en una posición privilegiada que, además, dará una rápida respuesta al usuario y le invitará a la visita y a la conversión.

La parte mala es que, a diferencia de las etiquetas meta, no hay un lugar a donde acudir para especificar cuáles y cómo son los datos estructurados de la página. En cambio, lo que hay que hacer es organizar y presentar el contenido de un modo que a Google le parezca que responde a una búsqueda de una forma “estructurada”. ¿Cómo? Incluyendo tablas y listas breves pero concisas que Google pueda tomar prestadas.

Un ejemplo es el de la búsqueda “precios camisetas personalizadas”. Uno de los “featured snippets” es el de una tabla que especifica precios según tamaño del pedido. Clicando en el resultado llegamos a la web de Teefactory que incluye dicha tabla en su página.

datos estructurados resultado en seo google
Un feature snippet (o datos estructurados) muestra al usuario que hace una búsqueda un resultado que responde a su consulta de manera concisa, breve y visual.

 

featured snippets table google
Los features snippets son fragmentos de contenido que Google toma de una página web, por lo que es importante optimizar los contenidos para que potencialmente aparezcan como featured snippets.

7. Optimización de las descripciones de productos y (sub)categorías

Todos los textos que aparezcan en la web, especialmente los que describan un producto o una categoría o subcategoría de productos, deben optimizarse correctamente.

No hacerlo implica perder oportunidades de visibilidad y que cualquier otro esfuerzo por aumentar las ventas caiga en saco roto. Los textos son los que le muestran a Google qué hay en tu página y por qué resulta relevante, pero también orientan al usuario cuando, una vez en la página, valora la compra.

Por un lado, en cuanto a la optimización para el buscador, deben incluirse palabras clave y también enlaces entre páginas.

Por otro lado, para que el contenido le resulta interesante al usuario, hay que ser original, claro y persuasivo a la hora de redactar. Lógicamente, y como hemos visto en el apartado anterior, también es conveniente estructurar el contenido de manera que este pueda aparecer como un featured snippet.

Recuerda también que no solo las fichas de producto tienen descripciones. Al inicio de cualquier página de categoría y subcategoría, conviene incluir un texto descriptivo y optimizado de los productos incluidos en esa sección.

8. Las imágenes de calidad

Uno de los quebraderos de cabeza del SEO para e-commerce son las imágenes. Como es lógico, son muchas las fotos que deben incluirse en la web. Esto genera varios problemas que deben solucionarse:

  • Utiliza el texto alt para describir las imágenes con objetividad, pero también con palabras clave.

 

  • Pon a los archivos nombres que reflejen qué hay en la foto (nada de “imagen-def-1”, sino “deportivas-blancas”).

 

  • Usa fotos originales, no descargadas de otras webs (aunque el producto sea el mismo).

 

  • Cuida la calidad de las imágenes para que no estén borrosas y muestren correctamente el producto.

 

  • Sube las imágenes en el tamaño en el que serán visualizadas, ni más grandes, ni más pequeñas. Evitarás así que el navegador tarde en cargar porque debe adaptarlas.

 

  • Reduce el peso de cada una de las imágenes (cuanto más pesen, más tardarán en cargarse).

 

9. La importancia del link building

Cualquier página web se beneficia de un buen link building, es decir, de recibir backlinks de otras webs que enlazan hacia ella, aportándoles tráfico, pero también autoridad.

En el mundo e-commerce, estos backlinks suelen proceder de webs comparadoras de precios o de blogs que recomiendan productos. El objetivo es que estos sitios siempre sean de calidad, no fraudulentos y que compartan temática con el tuyo. De lo contrario, los algoritmos podrán penalizarte.

 

10. Eliminación de los productos descatalogados

En un e-commerce, especialmente cuando hay una alta rotación de productos, puede darse el caso de que algún producto quede descatalogado.

Si sabes que hay algo que nunca va a volver a venderse, elimina su página. En el caso contrario, lo eliminarás solo de tu software de gestión y la página se convertirá en un error 404, nada conveniente para el SEO.

El problema es que, desde que se borra la página hasta que Google deja de indexarla, puede pasar un tiempo. Para evitar que el usuario llegue a una página y no encuentre nada, enséñale algo. Seguirá sin ser lo que venía buscando, pero al menos no se irá con las manos vacías. Una opción es redirigir el enlace que pertenecía a esa página de producto a otra en la que recomiendes otros similares o a la página de la (sub)categoría a la que pertenecía.

 

¿Tienes alguna pregunta sobre el SEO para e-commerce? ¡Déjanos un comentario!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

El papel del branding en el B2B: Rompiendo mitos

No son pocas las personas que piensan que el branding es algo solo para marcas que se dirigen a un cliente final que, desde su casa, debe quedar impactado y sentirse atraído por el universo de una marca. Sin embargo, esto parece olvidar a esas empresas cuyo público objetivo son otras empresas. Para ellas recordamos que existe el branding para B2B y que, de hecho, es fundamental para garantizar éxitos comerciales.

Cuando hablamos de un branding B2B lo hacemos para referirnos a todas las estrategias que comunican la identidad de una marca que se dirige a otras marcas. Ejemplos de empresas B2B, es decir, business to business, son Panda Security, Holded o WeWork. En definitiva, corporaciones que generalmente comercializan sus productos/servicios a otras corporaciones. Es cierto que algunas de estas empresas también venden a personas, pero el grueso de su negocio y su público principal son empresas o profesionales autónomos.

Definido qué es el B2B, es evidente que el branding de este tipo de empresas tendrá unas características propias y que, hasta cierto punto, diferirán de las de un branding “tradicional” para empresas B2C (business to consumer). El modo de comunicar quiénes son cómo marca y qué ofrecen deberá priorizar la profesionalidad y la objetividad, y no tanto el factor emocional del branding.

“En el mundo B2B, no es un viaje del comprador. Es un customer journey”.

– Jay Gaines

- Jay Gaines
– Jay Gaines

Si tu empresa se dedica al B2B y estás pensando en trabajar su branding, te contamos qué debes tener en cuenta.

¿Es importante el branding en el B2B?

El branding en el B2B no es igual que en el B2C. Por supuesto que hay elementos comunes y la base de la que se parte es similar, pero cómo se desarrollan los diferentes elementos del branding es distinto.

Las empresas entre ellas se comunican con una mayor racionalidad y buscan generar relaciones a muy largo plazo. De hecho, los acuerdos entre proveedores no son para una sola venta, ni siquiera para diez, sino que se firman para varios años.

 

Cómo el B2B es diferente al B2C

La fidelización del cliente es fundamental en cualquier tipo de negocio, pero aún más en el B2B. Las “empresas para empresas” deben garantizar calidad, eficacia, fiabilidad, profesionalidad y confianza a largo plazo, solo así lograrán firmar acuerdos y ser rentables. Su branding pone el foco en comunicar estos valores.

En cambio, una empresa B2C, aunque también busque que el cliente sea habitual, trabaja construir relaciones más a corto plazo; no hay necesidad de largas negociaciones porque el ciclo de compra es breve. Consecuentemente, su estrategia de branding es diferente y está mucho más centrada en lo emocional.

 

Cómo estas diferencias se reflejan en el branding

Hemos adelantado cómo el branding para B2B prioriza lo objetivo a lo subjetivo, lo racional a lo emocional. Mientras que el consumidor del B2C se siente atraído por una comunicación más cercana, la entidad comercial del B2B lo hace por la promesa de eficiencia y rendimiento. En definitiva, busca una solución profesional a un problema que tiene como marca.

Otra diferencia es que el branding para B2B no se dirige a un público que responde a unas características demográficas. No obstante, los acuerdos corporativos se negocian entre personas. Esto implica que la comunicación debe apelar a la empresa como un todo, pero también a los diferentes empleados que tendrán un papel en la toma de decisiones.

Por lo tanto, en el branding para B2B se pone el foco en construir marcas con autoridad y con una rentabilidad y utilidad probadas. Esto no quiere decir que las decisiones B2B sean tan pragmáticas que no requieren de marketing o branding. Una identidad de marca fuerte sigue siendo significativa y puede marcar la diferencia.

 

Los beneficios del branding en el B2B

Podría pensarse que, visto lo visto, con tener un producto o servicio de calidad y un equipo de ventas persuasivo es suficiente en el B2B. Sin embargo, de nada servirá que los comerciales se reúnan con los representantes de otras marcas para mostrarles una presentación PowerPoint si esta carece de coherencia. En un mercado cada vez más saturado y competitivo, estos modus operandi han quedado obsoletos y se requiere un esfuerzo organizado y estratégico en el campo del branding.

Si se busca generar relaciones comerciales a largo plazo, el proceso para conseguirlas no puede ser a corto plazo ni basarse en que una presentación concreta logre la venta.

Esta afirmación no es inocua, sino que responde a los muchos beneficios que el branding tiene para el B2B:

 

 

  • Definición y promoción de los argumentos de venta no solo entre los comerciales, sino en cada comunicación corporativa.

 

  • Mejora de los niveles de confianza, excelencia y autoridad de la marca.

 

  • Mayor comprensión de la propuesta de valor por parte de clientes.

 

En conclusión, el branding para B2B es vital para el éxito. Creer que con tener el precio más bajo es suficiente para ser la elegida no es sostenible a largo plazo. El valor de la marca, que es aquello que el branding comunica, no puede estar en un número, pues cuando este sea alto respecto al de otro competidor, la estrategia de posicionamiento caerá por su propio peso. Deben destacarse otros valores añadidos que sostengan la autoridad y el reconocimiento de la marca, por mucho más que lo que cuesta.

Cómo hacer branding efectivo en el B2B

Una estrategia de branding B2B debe construirse sobre el análisis del público objetivo y de la situación del mercado, pero también tener en cuenta a la propia marca y qué es aquello que quiere comunicar.

Estos son los pasos imprescindibles para lograrlo.

1. Determina los valores de la marca y detalla su propuesta de valor

Como hemos mencionado, el valor de una marca no puede sostenerse sobre su precio, sino, valga la redundancia, sobre sus valores.

Entre estos valores pueden estar la innovación, la experiencia del cliente o la adaptabilidad. Sean cuales sean estos valores, deben ser el centro sobre el que giran el resto de elementos, dando sentido a todos ellos.

Por ejemplo, Panda Security es una empresa española de seguridad informática. Desde sus inicios en los 90, su valor central ha sido, precisamente, la seguridad que ofrecía a sus clientes (otras empresas que lanzaban sus webs y necesitaban protección cibernética). También se han caracterizado por sus productos fáciles de usar y accesibles, algo que su nuevo branding quiso potenciar y presentar como el alma del negocio.

Definidos esos core values la empresa lanzó una propuesta de valor renovada que se resumía con la palabra “Simplexity” (combinación de “simple” y “complexity”), reflejando esa idea de que Panda Security hace de lo complicado (los virus informáticos que tan dañinos pueden ser) algo simple, logrando así que sus clientes acaben con ellos y no les tengan miedo. Es decir, si disponen de la tecnología de Panda Security, no hay virus que pueda resistírseles o poner en jaque su seguridad.

2. Conoce el mercado en el que se mueve tu marca

En el mercado están los clientes (es decir, las empresas que pueden contratar tus productos/servicios), pero también competidores que ofrecen lo mismo.

Estudio de la competencia

A la hora de la verdad, el producto es igual o similar al de los competidores. Panda Security ofrece antivirus, igual que otras muchas compañías de ciberseguridad, la clave está en centrarse no en el qué, sino en el cómo.

En este caso, como ya hemos visto, prometen asegurar la tecnología de sus clientes de una manera sencilla y accesible, “des-complicando” lo complicado. Sus competidores lo harán de otra manera.

Esa diferenciación, que se basa en los valores y en la propuesta de valor, es fundamental en el branding para B2B.

Estudio del cliente ideal

Por otro lado, también debe tenerse en cuenta el público objetivo, es decir, cómo son las empresas a las que dirigirse, qué necesidades tienen o cuáles son sus valores y cómo se alinean con los propios.

Muchas entidades B2B señalarán que su buyer persona no es solo otra empresa, sino los empleados que forman parte de ella y que toman la decisión de contratar o no. Efectivamente, es así, pero sin olvidar que esos empleados no son consumidores al modo B2C, sino que sus intereses son los de la empresa. Lo que también debe considerarse es que la firma de un acuerdo B2B pasa por varias personas, y que cada una tiene una función dentro de la empresa. No es lo mismo el comercial con el que se realiza un primer contacto que el CFO que valora la rentabilidad del producto/servicio o el CEO que termina de tomar la decisión.

La comunicación que se mantiene con unos y otros puede variar, pero siempre partirá de los mismos puntos y elementos comunes, aquellos que se han definido en la estrategia de branding para B2B.

 

3. Crea una narrativa de tu empresa

Lo dicho, bien dicho, tiene un efecto mayor y mejor. Es por ello que la narrativa resulta crucial en el branding B2B. Narrar, en lugar de simplemente explicar cómo tu empresa aporta una solución, genera conexión y también un mejor entendimiento de los valores corporativos.

Así como las especificaciones concretas del producto/servicio conviene presentarlas con objetividad, la identidad de la marca puede beneficiarse de un poco de épica. Esto ayudará a preparar materiales como notas de prensa, intervenciones en ferias o presentaciones comerciales que llamen la atención y no resulten aburridas.

4. Elige a buenos colaboradores

Las empresas B2B, por lo general, se sostienen sobre colaboradores que son esenciales en ciertos procesos. Un ejemplo sería la empresa de transporte que distribuye los pedidos, o los proveedores de materias primas.

Los valores que representan estos colaboradores deben estar alineados con los propios. No hacerlo podría suponer una crisis reputacional y hacer que la marca se perciba como poco honesta.

5. Crea una identidad visual coherente

Aunque sabemos que el branding es más que el logo, también en el B2B, es cierto que los elementos visuales de una marca la identifican.

Es por ello que la coherencia en aspectos como los colores, la tipografía o las imágenes debe priorizarse. No puede darse el caso de que materiales comerciales se creen sin seguir las directrices de estilo. Se perdería así el factor identitario de la marca y confundiría sobre quién o qué es.

 

¿Tienes alguna pregunta sobre branding en el B2B? ¡Déjanos un comentario!

SEO y Marketing de contenidos: Dos caras de la misma moneda

Una web no posiciona por sí misma, al menos no si no cuenta con contenidos de valor y que puedan atraer a un público. Es por ello que decimos que SEO y marketing de contenidos van de la mano, interrelacionándose y formando un equipo fundamental para ganar el partido en los buscadores.

Su unión es tal que en las agencias y equipos de marketing, redactores y especialistas SEO trabajan juntos para asegurarse de que los contenidos gustan al usuario y al buscador. Cuando no se da esta colaboración, existe el riesgo de crear contenidos poco interesantes, nada relevantes y pobremente optimizados.

El SEO le dice al redactor qué debe escribir y cómo (por ejemplo, incluyendo palabras clave o enlaces internos), y el redactor se encarga de cumplir con estas directrices, pero sin perder de vista que el texto debe aportar conocimiento al lector y no resultar una simple consecución de keywords.

“Marketing es decirle al mundo que eres una estrella del rock. Marketing de contenidos es mostrarle al mundo que lo eres”.

— Robert Rose

 

Robert Rose
Robert Rose

Acompáñanos en el análisis de esta relación simbiótica en la que el SEO no existe sin el marketing de contenidos, y viceversa.

¿Por qué el SEO y el marketing de contenidos van de la mano?

En artículos anteriores hemos hablado de la importancia del posicionamiento web y también de la importancia del contenido de calidad, pero ahora es momento de entender, con más profundidad, cómo se relacionan ambas disciplinas. Primero, recordemos cuál es el porqué y el para qué de cada una de ellas.

¿Qué es el SEO (Search Engine Optimization)?

Bajo el paraguas del SEO están todas las acciones y estrategias orgánicas cuyo objetivo es mejorar el posicionamiento de una web en buscadores.

Dicen que lo peor que le puede pasar a una web es estar en la segunda página de resultados, pues eso implica desaparecer y ser invisible. El SEO se encarga de que eso no ocurra y que la web no solo aparezca en buscadores, sino que atraiga tráfico. Para ello, se implementan una serie de optimizaciones en las páginas, tales como la incorporación de palabras clave, la construcción de un buen link building o la reducción del tiempo de carga.

¿Qué es el marketing de contenidos?

El marketing de contenidos se ocupa de la creación y distribución de contenidos valiosos, interesantes y atractivos para el público objetivo.

Una buena estrategia de contenidos implica mayor autoridad, visibilidad y reconocimiento de marca. Es por ello que, actualmente, todas las empresas cuentan con un plan de contenidos que les permita alcanzar objetivos como el aumento de las conversiones o la fidelización de clientes.

¿Qué es el marketing de contenidos?
¿Qué es el marketing de contenidos?

¿Cómo se relacionan el SEO y el marketing de contenidos?

Muchas veces la mejor manera de explicar algo es poniendo un ejemplo, así que eso es lo que vamos a hacer. En concreto, vamos a ver qué pasaría si trabajásemos solo el SEO o solo el marketing de contenidos.

  • Una página trabajada únicamente desde el campo del SEO, en principio, posicionaría muy bien. Su optimización en cuanto a SEO técnico, SEO On-Page y SEO Off-Page le haría alcanzar las primeras posiciones en Google. O no, porque los algoritmos de los buscadores detectan cuando una web está creada para el robot, pero no para la persona, y penalizan que así sea. Además, el usuario también rechazaría ese contenido que abusa de keywords, no responde a su consulta y que más que informar, desinforma.
  • Cuando el marketing de contenidos no cuenta con el apoyo del SEO, los contenidos, efectivamente, informan y aportan conocimiento de valor. Sin embargo, nunca serán vistos porque no se han colocado las “pistas” para que el usuario las encuentre. El usuario buscará, mediante unas palabras clave, aquello que el contenido contiene, pero este no posicionará precisamente porque no ha sido optimizado según los parámetros del SEO.

La realidad es que más del 80% de las personas hacemos una búsqueda en internet antes de tomar decisiones de compra. Queremos informarnos, responder a preguntas que tenemos o simplemente conocer mejor a la marca y conectar con ella. Para que esa conexión se dé, el contenido debe poder encontrarse y atraer al público. De estos dos aspectos (visibilidad y atracción) se encargan el SEO y el marketing de contenidos por separado, aunque los mejores resultados se obtienen cuando trabajan en conjunto.

En definitiva, de nada sirve el contenido de calidad si nadie llega a él, y de nada sirve que alguien llegue al contenido si este no es de calidad. No podemos olvidar, además, que esa valoración de contenido no solo la hace el usuario, sino también el propio buscador. Google, por ejemplo, tiene en cuenta qué resultados web satisfarán mejor las necesidades del usuario, para posicionar unos antes que otros.

Cómo integrar SEO en tu estrategia de marketing de contenidos

De manera genérica, podríamos decir que unir marketing de contenidos y SEO implica poner en marcha análisis, acciones y estrategias que logren posicionar una web (y, a través de ella, una marca) tanto en buscadores como en la mente del usuario. El objetivo final es que estos contenidos visibles y atractivos conviertan (entendiendo que la conversión puede ser una venta, rellenar un formulario o simplemente una visita que permanezca en la web).

Veamos cómo integrar ambas disciplinas.

1. Analiza las tendencias y los intereses del público objetivo

El estudio del buyer persona debe proporcionar no solo datos demográficos y de comportamiento, sino aspectos concretos que interesan al SEO y, por tanto, al marketing de contenidos. Entre estos aspectos están las tendencias de búsqueda.

A través de herramientas como Google Trends se pueden averiguar cuáles son esas cuestiones que el público está buscando. De este modo se valida el modo de negocio de la marca y se definen cuáles son los productos/servicios que más interés despiertan.

Por ejemplo, mediante una investigación de las tendencias se descubre que el público está interesado en formarse como wedding planner, pero no tanto en contratar a una. Esta información, a una empresa de organización de eventos que dispone de servicios de wedding planning, pero también de cursos de formación, le da pistas sobre dónde centrar sus esfuerzos, cómo enfocar los contenidos y a quién dirigirse.

comparacion busquedas wedding planner

2. Haz una investigación de las palabras clave

Durante la investigación de tendencias hay que detectar no solo cuáles son las búsquedas, sino también cómo se hacen. Concretamente, importan las palabras clave que disparan las búsquedas, entendiendo que, cuánto más específicas sean (las llamadas long tail), mejor.

Ser específico ayuda a definir los contenidos que trabajarán los redactores. Por ejemplo, una palabra como “bodas” despierta muchas búsquedas, lo que implica que hay una gran competencia y muy pocas posibilidades de posicionar. En cambio, términos más específicos como “organización de bodas en Madrid” estrechan la búsqueda, reducen los resultados y delimitan también las ideas de contenido.

Importante es también analizar la intención de búsqueda, es decir, por qué el usuario busca esas palabras. La intención puede ser:

  • Informativa: el objetivo del usuario es ampliar el conocimiento sobre un tema (“guerra de independencia”).
  • Navegacional: se busca llegar a la web de un sitio (“Amazon”).
  • Comercial: la intención es comparar opciones antes de tomar una decisión de compra (“mejores móviles”).
  • Transaccional: la compra está decidida y se busca el mejor lugar para completarla (“ofertas Samsung”).

Las intenciones también guían nuestra estrategia de contenidos. Si el equipo SEO detecta que la intención de búsqueda para “organización de bodas en Madrid” es comercial, la estrategia debe enfocarse hacia contenidos como “Lo que nuestros clientes dicen sobre nuestros servicios de organización de bodas en Madrid”. Es decir, contenidos que respondan a lo que el cliente quiere saber: qué servicio es mejor y por qué.

3. Planifica los contenidos

Con la información obtenida en los dos pasos anteriores, es importante organizar los contenidos.

Los expertos en marketing de contenidos saben bien que todo está siempre sujeto a un plan. Un plan en el que se determinan las fechas de publicación, pero que no es solo un calendario. También se especifican títulos, palabras clave, estructura textual o las cuestiones a las que hay que dar respuesta. Datos que ha proporcionado el análisis SEO y que ahora empiezan a convertirse en contenidos concretos.

4. Crea contenidos de calidad

Siguiendo las directrices dadas por los expertos SEO, los contenidos lograrán el ansiado posicionamiento, pero los redactores también deben asegurarse de cumplir con los estándares de calidad del público.

No es suficiente con contestar a las cuestiones que despiertan búsquedas, sino de hacerlo de una manera atractiva, relevante e informativa. Solo así los contenidos lograrán la autoridad necesaria para destacar en Google y entre los usuarios.

Una autoridad que, además, traerá backlinks, es decir, que otras webs se fijarán en los contenidos y enlazarán a ellos. Por lo tanto, la unión del SEO y del marketing de contenidos también influye en el link building.

Crea contenidos de calidad
Crea contenidos de calidad

5. Difunde los contenidos en las plataformas adecuadas

Cuando hablamos de marketing de contenidos y SEO, generalmente pensamos en los blogs. Es cierto que estas plataformas favorecen la generación y distribución de contenidos. No obstante, no podemos olvidar que otros canales como las redes sociales o el email marketing también ayudan al posicionamiento.

Es un error pensar que una vez damos al botón de publicar es suficiente. Se requiere de una difusión multicanal que genere visibilidad y redirija hacia la web. Cuanto más tráfico, mejor posicionamiento.

 

6. Mejora la UX de tu web

Una mala experiencia del usuario puede tirar por la borda todo el trabajo del SEO y del marketing de contenidos. Piensa, si no, en todas las veces que has abandonado una página cuyo contenido tenía potencial, pero simplemente no cargaba.

Esa impaciencia no es otra cosa que el resultado de una UX deficiente. En cambio, cuando factores como la velocidad de carga o el diseño adaptativo se optimizan, tanto buscadores como usuarios lo aprecian.

Por un lado, los algoritmos benefician a las webs que técnicamente son adecuadas. Por otro lado, los usuarios solo llegarán y se quedarán en los contenidos si estos son accesibles.

 

7. Analiza (e interpreta) los resultados

No hay marketing sin análisis. Disponer de datos es crucial para definir por primera vez una estrategia, pero también para mejorarla cuando esta no alcanza los resultados esperados.

Para comprobar que el trabajo conjunto de marketing de contenidos y SEO está surtiendo efecto y cumpliendo objetivos, es recomendable usar Google Analytics. Esta herramienta aporta información no solo cuantitativa, sino también cualitativa, lo que permitirá analizar el rendimiento de los contenidos con una visión completa y detallada.

 

¿Necesitas ayuda para integrar el SEO en tu estrategia de marketing de contenidos? ¡Ponte en contacto con nosotros!

Branding para startups: Emergiendo con estilos

Construir una identidad de marca fuerte es el secreto del éxito para muchas empresas, y aún lo es más para las que están emergiendo y quieren hacerlo con estilo. Es por ello que el branding para startups se ha constituido como un elemento primordial para el lanzamiento de nuevos negocios.

Ejemplos como el de Glovo demuestran que un branding estratégico y bien trabajado hace que una nueva empresa se posicione eficazmente dentro del mercado. No solo así se atraen clientes, sino también los tan deseados inversores.

Cuando una startup dispone de un branding coherente, transmite autoridad y seguridad, justo lo que necesita para ser vista como un gigante y no como un recién llegado.

“La marca añade espíritu y alma a lo que de otro modo sería una propuesta precio-valor robótica, automatizada y genérica”.
— David Aaker

David Aaker
David Aaker

¿Por qué es importante el branding para las startups?

El branding marca la diferencia para las startups. Estas no dejan de ser empresas emergentes que requieren de una imagen sólida que les permita destacar en un mercado saturado y en el que deben competir con corporaciones que cuentan con un largo recorrido.

Emerger como empresa gracias al branding para startups

¿Cómo lograr ser diferente y reconocible en un contexto aparentemente tan hostil y en el que no hay hueco para los recién llegados? Con una visión estratégica y un plan de acción que lo abarque todo y que empieza con el branding, entendiendo que sienta los cimientos de la marca para que esta logre transmitir su valor.

Esto es especialmente importante en un mundo en el que los consumidores (y también los inversores) buscan empresas con “alma”. No es suficiente con un producto o servicio de calidad, pues eso se da por sentado. En la actualidad destacan las marcas que aportan algo más, que hacen valer lo que ofrecen y que se ganan la confianza de su público.

Muchas agencias de branding o profesionales del sector se han especializado en startups. Si lo han hecho es porque reconocen que una empresa emergente no parte del mismo lugar, ni avanza hacia la misma meta, que una empresa ya asentada.

 

Diferencias entre el branding para startups y para empresas ya consolidadas

El branding para startups empieza a trabajarse desde el minuto cero, cuando la empresa es solo una idea en la mente de sus fundadores. En corporaciones ya establecidas, especialmente las que se crearon hace años sin una base estratégica, el branding como tal se define a posteriori, cuando ya hay un recorrido previo.

Por lo tanto, en el contexto startup el proceso del branding es más consciente y consistente, entendiendo que cada decisión que se tome influye en la creación de la marca. Sin embargo, en empresas asentadas, muchas veces la construcción de la marca se ha realizado sin una estrategia clara detrás.

Además, el punto de partida es totalmente diferente, pues una startup busca darse a conocer, mientras que una empresa consolidada ya dispone de una cuota de mercado y de un público que sabe de ella.

Igualmente importante es mencionar que una startup, por lo general, cuenta con menos medios para invertir en el branding. En muchas ocasiones ni siquiera ha empezado a facturar por sí misma y depende de inversiones o préstamos, por lo que su presupuesto es más ajustado y debe repartirse entre varios departamentos (por ejemplo, desarrollo del producto, recursos humanos, etc.). En cambio, una empresa con recorrido dispone de capital propio y también de más tiempo y experiencia, factores fundamentales y muy apreciados a la hora de diseñar el branding.

Diferencias entre el branding para startups y para empresas ya consolidadas
Diferencias entre el branding para startups y para empresas ya consolidadas

Glovo: ejemplo de cómo un buen branding para startups potencia su éxito

Glovo se ha posicionado como la empresa de entrega por excelencia. A través de ella puedes pedir casi cualquier cosa y recibirla de manera inmediata, diferenciándose de competidores como Uber, que solo ofrecen delivery de restaurantes. Su inserción en el mercado ha sido igual de rápida y eficiente que sus riders, siendo capaces incluso de sortear grandes crisis corporativas.

El branding de Glovo como startup se ha focalizado en transmitir esa idea de eficiencia, que queda reflejada en la experiencia del cliente y también en su expansión. En pocos años han llegado a varias ciudades europeas y han conquistado el territorio español.

Pero el recorrido no ha sido veloz y por ello inconsciente, sino que ha habido grandes dosis de estrategia, la cual se sustenta sobre tres pilares:

  • Público objetivo: Glovo está pensada para los millennials, por lo que primero se afianzaron en ciudades de más de medio millón de habitantes y con una alta presencia de gente joven (Barcelona, Madrid, Valencia…). Es decir, buscaron y encontraron a su buyer persona y compartieron con ella una propuesta de valor afín a sus intereses y comportamientos, caracterizada por la personalización, la velocidad y la digitalización de su servicio (su claim es “darle a todo el mundo un acceso fácil a lo que necesita en su ciudad”).

 

  • Experiencia del cliente: no solo una persona puede pedir cualquier cosa y recibirlo en tiempo récord, sino que puede seguir su envío, hacer el pago o valorar a los riders desde la propia app.

 

 

Glovo, en consecuencia, es un gran ejemplo de un branding exitoso que se ha definido desde el comienzo, poniendo siempre al consumidor en el centro.

Consejos de branding para startups

El branding para startups es similar al que se trabajaría para una empresa “normal”. No obstante, es fundamental considerar ese carácter emergente y la necesidad de no solo transmitir una imagen de marca, sino de crearla desde cero y darla a conocer.

Por ello, en este apartado no vamos a limitarnos a enumerar los elementos del branding, pues ya tenemos contenidos específicos sobre ellos, sino a dar algunas recomendaciones para startups que se encuentran en proceso de establecer su branding.

1. Entiende a tu público objetivo

Entendiendo que, además, no es solo uno.

La conexión con el buyer persona es clave para el branding de las startups. Hemos visto cómo Glovo ha diseñado su servicio pensando en las necesidades de sus clientes y ofreciéndoles rapidez y eficiencia a todos los niveles. Con su audiencia comparten valores y un mismo modo de ver la vida, por eso se presentan como una marca joven, cercana, ágil e inmediata.

No obstante, en una startup hay otro público al que también hay que hablar y que no es el cliente: los inversores. A estos no se les ofrece el producto/servicio en sí, sino la promesa de que la empresa es rentable y que su crecimiento traerá grandes éxitos. Las startups deben proyectar una imagen sólida y coherente, y eso se consigue en gran medida gracias al branding.

 

2. El branding para startups es mucho más que un logo

El branding constituye un universo. No solo sirve con un logo, sino que este es otro elemento más al que se asocia todo lo que significa la marca.

La elección de los colores, de la tipografía o del tono de voz deben transmitir el valor, y los valores, de la marca. Entender que todos los elementos deben unificarse y que son interdependientes es crucial para una empresa en pleno lanzamiento. Sin ser conocida y con cada elemento dando un mensaje, su reconocimiento será nulo.

El branding para startups es mucho más que un logo
El branding para startups es mucho más que un logo

3. El storytelling como herramienta de conexión

La narrativa es una estrategia primordial para cualquier empresa, pero en especial para las startups.

La razón es que una empresa que nace lo hace con retos, y esa historia de superación que se va formando termina resultando épica. No solo eso, sino que despierta la empatía del consumidor, que se siente orgulloso de apoyar a una nueva empresa y formar así parte de su historia.

 

4. Honestidad y emocionalidad

Cuando una empresa comienza su andadura, la coherencia entre lo que hace y lo que dice debe ser mayor. Es por ello que el branding de las startups no puede resultar engañoso o transmitir una imagen que, aunque atractiva, no es real.

El branding debe, por lo tanto, sostenerse en la propuesta de valor y no intentar construir una marca que no existe. En la era de la digitalización y de la información, este tipo de estrategias artificiosas terminan descubriéndose y condenando al fracaso a las marcas que no son auténticas ni cumplen con las expectativas creadas.

No olvidemos que el branding tiene el objetivo de conectar emocionalmente con el cliente. Si esa conexión está basada en falsedades, el rechazo del cliente será mayor. Por ejemplo, una de las grandes crisis de comunicación de Glovo ha sido el ver que sus riders no estaban en las mejores condiciones, cuando ellos prometían y presumían de hacerlo todo más fácil y ágil también para ellos. Una crisis de reputación (con consecuencias legales y económicas) de la que aún se están recuperando.

 

5. Un posicionamiento único, claro y diferente

La estrategia de diferenciación sostiene en gran medida el branding de las startups. Con un mercado en el que cada día surgen nuevas propuestas comerciales, las startups deben posicionarse como únicas.

En el caso de Glovo, su posicionamiento se basó en ofrecer un servicio de delivery 360. El cliente puede pedir cualquier producto desde la app, incluso de un establecimiento que no está directamente en Glovo.

Las startups, por lo tanto, deben hacer un buen estudio de su competencia y del mercado para encontrar los huecos y hacerlos suyos. El branding, lógicamente, debe reflejar esa originalidad.

 

6. Confía en una agencia de medios especializada para desarrollar el branding de tu startup

Afortunadamente, no son los fundadores de las startups los que deben abordar, en solitario, la creación de su branding.

Existen agencias de branding especializadas que se encargan del proceso con profesionalidad y experiencia en este sector.

Las decisiones que se toman en este proceso determinarán la identidad de la marca y el modo en el que está se presentará ante el público, los inversores o los competidores. Contar con el conocimiento para elaborar una estrategia efectiva y adecuada es vital para que la meta sea el éxito.

 

¿Eres una startup buscando crear un branding impactante? ¡Ponte en contacto con nosotros!

Bajo el capó: La importancia del SEO técnico

Un buen posicionamiento web se sostiene sobre varios pilares, y uno de ellos es el SEO técnico. Optimizar factores como la velocidad de carga o la estructura web ayudan a que una página alcance las primeras posiciones en los buscadores. ¿No es eso lo que toda marca quiere?

Así lo quiso Seat, la famosa empresa automovilística, y por eso centró sus esfuerzos en trabajar su SEO técnico. Los resultados no tardaron en llegar en forma de una mejor SERP y, en consecuencia, más tráfico web.

La razón es que el SEO técnico es uno de los ámbitos del SEO que más suele auditarse y optimizarse. Son muchos los factores que lo conforman y que, con el trabajo adecuado, pueden repercutir muy positivamente en la consecución de los objetivos.

“Un buen trabajo de SEO solo mejora con el tiempo”.

— Jill Whalen

- Jill Whalen
– Jill Whalen

Hablamos más sobre ello en este artículo.

Qué es el SEO técnico

El SEO técnico abarca todos los aspectos de la configuración de una web que influyen en su rastreo e indexación por parte de los motores de búsqueda. Como su propio nombre indica, son aspectos de carácter técnico.

Además de mejorar el posicionamiento en las páginas de resultados, las tareas propias del SEO técnico también mejoran la experiencia del usuario. Por ejemplo, una web que carga rápido, es algo que le gusta a Google, pero también al usuario que la visita.

La tríada del SEO técnico, SEO On Page y SEO Off Page

Generalmente, se suele dividir el trabajo SEO en tres partes: SEO técnico, SEO On Page y SEO Off Page. Aunque ya hemos definido el técnico, vamos a especificar de nuevo cuál es su campo de acción, y cuál es el del SEO On Page y SEO Off Page, para hacer distinción entre los tres:

  • SEO técnico: las acciones y estrategias de configuración web que están destinadas a mejorar su rendimiento y, en consecuencia, su posicionamiento.
  • SEO On Page: abarca todos los elementos (palabras clave, contenidos publicados…) que, desde dentro de la propia web, indican a los buscadores de qué trata la página.
  • SEO Off Page: son estrategias que se realizan desde fuera de la web, pero que también ayudan a su posicionamiento al indicar cómo de relevante es. La estrategia fundamental del SEO Off Page es el linkbuilding.

Trabajar cada sección por separado es importante, pero también entender que todo es un conjunto. De nada servirá optimizar el SEO técnico si el contenido no es de calidad. Tampoco ayudará un linkbuilding de calidad si, cuando el usuario es redirigido a la web, esta tarda en cargar.

Para qué sirve el SEO técnico (posicionamiento y UX)

Aunque se suele hablar del SEO técnico desde su objetivo de posicionamiento, lo cierto es que también cumple un importante papel en lo que a experiencia del usuario se refiere.

El SEO técnico hace que una web destaque en buscadores, ya que se ocupa de que la página web en su conjunto (y no solo los contenidos específicos) queden indexados por los buscadores. Es decir, logra que los motores de búsqueda, en su rastreo de webs, la detecten y la posicionen. Por supuesto, un mejor trabajo de SEO técnico implica una mejor posición.

En cuanto a la experiencia del usuario, el SEO técnico trabaja sobre aspectos que, cuando se optimizan, afectan directamente a la experiencia que el usuario tiene al entrar en la web. Algunos de estos aspectos son una carga rápida o una estructura web clara.

Para una y otra cosa, es crucial entender que el SEO técnico es imprescindible. Si la página no se configura para que Google la vea y la posicione, Google no la verá ni la posicionará. Al mismo tiempo, si la web no está correctamente optimizada para que el usuario navegue por ella, el usuario no navegará por ella (lo que, a su vez, tendrá un efecto negativo en el posicionamiento).

Para qué sirve el SEO técnico
Para qué sirve el SEO técnico

Los pilares del SEO técnico

Ya hemos mencionado cuáles son algunos de los pilares del SEO técnico, pero a continuación vamos a abordarlos en detalle:

  • Velocidad del sitio web: este es uno de los factores clave para evitar altas tasas de rebote y que el visitante abandone la página antes incluso de verla o navegar mínimamente por ella. Además, los buscadores también tienen en cuenta este aspecto para posicionar mejor o peor una web. El SEO técnico es el encargado de optimizar estos tiempos de carga asegurándose de eliminar (o reducir) aquellos elementos que retrasen esa carga.
  • Estructura del sitio web: cómo se organizan las páginas dentro de la página es fundamental. Además de ayudar a la navegabilidad del usuario, también influye en la indexabilidad. Cuanto más limpia, jerárquica y lógica sea esta estructura, mejor la percibirán los buscadores y los usuarios. El SEO técnico trabaja para que así sea a través del enlazado interno o la creación de secciones y subsecciones.
  • Sitemap: es el mapa que ayuda a los buscadores a “encontrar” la web y las diferentes partes que la conforman. Es crucial crear este mapa y enviárselo a los buscadores, como veremos más adelante.
  • Diseño responsivo: con cada vez más usuarios conectándose a internet desde diferentes dispositivos, trabajar un diseño responsivo para móviles es clave.  Una de las tareas del SEO técnico es analizar que efectivamente el diseño se adapta y se muestra correctamente siempre.

Cómo mejorar tu SEO técnico

Hemos definido qué es el SEO técnico y su importancia para el posicionamiento web y la experiencia de usuario. A continuación, vamos a establecer algunas acciones y estrategias que lo mejoran.

Recordando siempre, por supuesto, que la clave no está en cada elemento individual, sino en la optimización de todos ellos en su conjunto.

Cómo mejorar tu SEO técnico
Cómo mejorar tu SEO técnico

1. Comprime las imágenes de tu web

Las imágenes suelen ser lo último que se añade a los contenidos web. En consecuencia, son las grandes olvidadas en cuanto a su optimización.

Sin embargo, una imagen muy pesada cuyo tamaño no ha sido previamente comprimido, afecta negativamente a la velocidad de la web, haciéndola más lenta.

Por suerte, optimizar las imágenes es muy sencillo gracias a programas específicos y plugins que pueden instalarse en la web para que, cada imagen subida, sea comprimida automáticamente.

2. Cuida el código

Tener una página web no implica saber de programación, por eso cualquier cambio que se quiera hacer en el código debe delegarse en un experto.

No hacerlo puede implicar que dejemos “código sucio”, es decir, haber alterado el código por alguna cuestión de diseño sin darnos cuenta de que nuestro posicionamiento se ha visto afectado. Es de vital importancia entender que lo que se ve no es un reflejo de la estructura interna de la web, que puede estar dañada y “sucia”.

3. Estructura tu web de forma adecuada

Hemos mencionado como una web debe disponer de una estructura clara y lógica, con secciones y subsecciones que se relacionen entre sí.

Por ejemplo, en la web de una tienda de muebles habrá varias secciones, una por cada categoría genérica de muebles (mesas, sillas, armarios). Dentro de cada sección, se establecerán subsecciones (mesas de escritorio, mesas de cocina, mesas de comedor…). Otra manera de jerarquizar estos contenidos sería creando secciones de cada habitación (muebles para la cocina, para el dormitorio, para el salón…). En cualquier caso, cada página de sección y subsección debe estar enlazada, siguiendo esa misma jerarquía lógica, al resto.

Estructura tu web de forma adecuada
Estructura tu web de forma adecuada

Una estructura lógica beneficia al usuario, que encontrará todo antes, y también a los robots rastreadores de los buscadores. Estos “rastrean” la web, detectando su estructura y el modo en el que enlazan las páginas entre sí. Cuanto mejor y más clara sea la jerarquización interna, más sencillo les resultará a los rastreadores localizar y posicionar los contenidos web.

Las páginas “huérfanas”, es decir, las que están fuera de esa estructura y no están enlazadas con otras, no suelen ser rastreadas ni posicionadas. Esto es lo que ocurre con páginas como las de políticas de privacidad o de aviso legal. Son contenidos que pocas veces aparecen en los resultados de búsqueda precisamente por estar “huérfanas”.

4. Envía tu sitemap a Google

Antes hemos hablado del sitemap de una web como el mapa que le ofrecemos a Google para que encuentre y entienda cuáles son las diferentes páginas dentro de nuestra web. Por lo tanto, es un mapa (en archivo XML) de la estructura web.

Por suerte, entregarle este mapa a Google es muy sencillo. Solo debemos ir al sitemap entrando en tuweb.com/mapa.xml o tuweb.com/sitemap_index.xml, y enviárselo a Google a través del GSC (Google Search Console).

De este modo, el buscador recibirá un mapa, que es más bien una lista, de las páginas más importantes de nuestra web. Esta acción es especialmente útil cuando, por la razón que sea, la estructura de nuestra web no es del todo clara o no está correctamente enlazada.

5. Presta atención y ten especial cuidado con las etiquetas

Esta tarea del SEO técnico resulta una combinación de dos anteriores (la de cuidar el código y la de cuidar la estructura web).

Las etiquetas son fragmentos de código HTML que configuran algunos elementos o páginas de la web. Por ejemplo, la etiqueta “head” introduce la información general del contenido.

Hay etiquetas que, según dónde y cómo se coloquen, pueden afectar al rastreo y la indexación del contenido. Cuando se colocan de manera intencional y estratégica, no suponen un problema. Sin embargo, cuando se usan sin conocimiento, pueden dañar el posicionamiento web.

Una de esas etiquetas es “noindex”. Se coloca al inicio de una página e indica al robot rastreador que esa página no debe ser rastreada ni indexada. Podría decirse, pues, que la vuelve invisible. Es, por lo tanto, útil colocarla en páginas de agradecimiento (las que aparecen tras rellenar un formulario) o incluso cuando la web está en construcción y todavía no queremos que sea rastreada. No obstante, hay que cuidar que no aparezca o se mantenga una vez la web debe estar totalmente visible.

Otra etiqueta interesante para el SEO técnico es canónica (rel=“canonical”). Es posible que en una web haya contenido similar entre sí, lo que confunde a los robots rastreadores sobre cuál es el principal y el que debe mostrarse en los resultados. La etiqueta canónica establece cuál es de todos.

6. Añade el HTTPS para proteger a tu web y al usuario

La versión HTTPS es más segura que el HTTP. Disponer de ella protege al usuario y los datos que este pueda introducir (por ejemplo, en una pasarela de pago). Además, y desde 2014, también es un factor que Google tiene en cuenta para el posicionamiento.

Obtener esta versión es muy sencillo, solo hay que instalar un certificado SNL en la web para autenticar la identidad de la página y proteger la conexión.

7. Elimina el contenido duplicado y las páginas rotas

Hay dos tipos de páginas que deterioran el posicionamiento de una web y que dependen del SEO técnico para ser solucionadas: las páginas con contenido duplicado y las páginas rotas.

  • El contenido duplicado es aquel que es el mismo en varias páginas de la web. Aunque a Google no le importa que en una misma web haya contenidos idénticos, indirectamente sí afecta al posicionamiento, ya que puede hacer que las mismas páginas compitan entre sí en el posicionamiento.
  • Las páginas rotas son las conocidas como “error 404” e impactan negativamente en la experiencia del usuario. Aparecen, generalmente, cuando hemos borrado una página, pero hay backlinks (tanto dentro de la propia web como de otras) que siguen redirigiendo a ella. En una auditoría de SEO técnico es de suma importancia detectar qué enlaces están rotos y hacer lo posible por solucionarlos (eliminado los backlinks o redirigiéndolos a páginas que sí están disponibles).

8. Realiza auditorías con frecuencia

El SEO técnico no es algo que deba trabajarse una vez al año, sino que es un trabajo constante, porque los posibles errores también aparecen constantemente.

Las auditorías, por lo tanto, deben realizarse con cierta frecuencia, incluso sin esperar a que aparezca un fallo. Es conveniente, además, que estos análisis los realicen equipos expertos en SEO técnico, ya que ciertos errores pueden pasar desapercibidos si no se cuenta con el conocimiento para detectarlos y entender su impacto.

 

¿Tienes alguna pregunta sobre el SEO técnico? ¡Déjanos un comentario!

 

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

Branding personal: El arte de venderte

En la era de los influencers, no es raro oír hablar de eso del “branding personal”. Sin embargo, esto no es algo solo propio de los creadores de contenido. Muchas personas han construido a su alrededor una marca para, a través de ella, posicionarse como expertas en un ámbito y vender así sus productos.

Un ejemplo que suele venir a la cabeza es el de Ferran Adrià, cuya marca es él mismo y no tanto su restaurante. Es su nombre, y todo lo que este implica, el que vende.

Como Ferran Adrià, hay otros muchos casos de profesionales de diferentes sectores que han trabajado su branding personal, es decir, han construido una marca.

¿Puedes tú también crear una marca personal? La respuesta, obviamente, es sí, y nosotros podemos guiarte en el proceso.

“Tu marca es una puerta de entrada a tu verdadero trabajo”.
— Dave Buck

— Oli Gardner
— Oli Gardner

¿Qué es el branding personal?

El branding personal es lo mismo que el branding “normal”, solo que aplicado a una persona y no a una empresa. En otras palabras, constituye todos los procesos y elementos estratégicos con los que se crea una marca personal.

Una manera más visual de explicarlo es entender que, como personas, podemos ser marcas e ir dejando huellas en nuestro camino. Dónde y cómo se dejan esas huellas y el camino que vamos haciendo es de lo que se encarga el branding.

Como vamos a ver con varios ejemplos, el branding personal se utiliza para posicionarse como profesional dentro de un sector, aumentando así la autoridad y la visibilidad.

De alguna manera, gracias al personal branding generamos una idea concreta de quiénes somos en la mente del resto. Ferran Adrià, por ejemplo, se presenta como un cocinero (y empresario) visionario, creativo y arriesgado. Esto le ha valido una gran autoridad dentro de la alta cocina y también entre el público general.

Branding personal vs. branding corporativo o de una marca

Cuando hablamos de branding generalmente pensamos en el branding de una marca, pero lo cierto es que, como hemos visto, el branding también puede ser de una persona.

¿Cuáles son, por tanto, las diferencias?

  • El branding personal se construye alrededor de uno mismo y se asocia al nombre de una persona, el corporativo alrededor de una empresa (sin personificarla).

 

  • El branding corporativo no depende de una persona. Aunque dentro de una empresa haya trabajadores importantes, si uno de esos trabajadores se fuese de la empresa, esto no afectaría al branding corporativo.

 

  • El branding personal busca posicionar a un profesional de manera cercana y concreta, vinculándose a sus propios valores. En cambio, el branding corporativo posiciona una identidad empresarial creada ipso facto para un fin comercial concreto.

 

Las diferencias parecen claras, pero a veces convergen. Por ejemplo, una persona puede desarrollar su propio branding y, al mismo tiempo, que este se relacione estrechamente con el branding de una corporación. En el caso de Ferran Adrià se ve claramente cómo su branding personal está íntimamente ligado al branding de El Bulli, el que fue su restaurante más emblemático. Lo mismo ocurría con Steve Jobs y Apple.

En conclusión, el branding personal consiste en tratar a la persona como si fuese una empresa.

Branding personal vs. branding corporativo o de una marca
Branding personal vs. branding corporativo o de una marca

¿Por qué las marcas personales están triunfando?

Avanzábamos que estos últimos años se han incrementado las marcas personales y, en consecuencia, los brandings personales. ¿La razón? Una necesidad de humanización y de conexión con el público.

Mientras que antes todo eran empresas y los profesionales independientes se presentaban como tales, ahora son las empresas las que parecen querer construir una identidad de marca humana y cercana, aplicando incluso preceptos del branding personal.

En nuestra búsqueda de personas, y no de corporaciones, seguimos a más influencers que empresas, aunque en realidad estos creadores no dejan de ser marcas en sí mismas.

Sabiendo esto, no es extraño que cada vez más profesionales autónomos (los ya ampliamente conocidos como “freelance”) se esfuercen en trabajar su branding personal para posicionarse, aumentar su autoridad y destacar dentro de un mercado muy saturado.

Hemos visto cómo Ferran Adrià lo logró mostrándose como un cocinero innovador y que hacía del plato un lienzo sobre el que expresar su arte culinario. Otros cocineros se diferenciaron y destacaron de otra manera. José Andrés, por ejemplo, trabajó su branding personal para posicionarse como un chef internacional y muy concienciado socialmente.

 

Elementos sobre los que se construye el branding personal

Cuando empezamos a trabajar un branding personal, debemos hacerlo sobre tres grandes pilares: lo que decimos, lo que hacemos y la actitud con la que lo decimos y lo hacemos.

  • ¿Qué decimos? Como profesionales del sector en el que queremos posicionarnos, decimos algo. Y lo decimos con nuestras palabras, pero también con nuestros gestos o con las imágenes u otros recursos que usamos para comunicarnos. Lo que expresamos (a través del medio que sea) proyecta una imagen de nuestra marca personal.

 

  • ¿Qué hacemos? Nuestra manera de trabajar habla por sí sola, y esa manera debe ser coherente con la imagen que queremos dar. No sirve de nada expresar nuestro compromiso con el medio ambiente si luego hacemos un uso irresponsable de plásticos.

 

  • ¿Cómo somos? La actitud con la que decimos y hacemos también es crucial. Factores como mantener un tono adecuado o tener predisposición para ayudar determinan nuestro branding personal.

 

Cómo desarrollar un branding personal efectivo

Seguir la estela de grandes estrategias de branding personal como la de Ferran Adrià o algunos influencers no es sencillo, pero sí es posible cuando tenemos la guía adecuada. Nosotros, para tu suerte, la tenemos y queremos compartirla contigo.

Define tus objetivos de branding personal

El objetivo principal de tu estrategia de branding personal debe ser posicionarte como una autoridad dentro de un ámbito.

Para definir mejor ese objetivo, es fundamental contestar a dos preguntas:

  • ¿Qué es lo que aportas a ese ámbito que es único y diferente a lo que ofrecen el resto de tus competidores?

 

  • ¿Qué huella quieres dejar en tus clientes?

 

Las respuestas te ayudarán a determinar tu misión, a saber cómo venderte y a establecer objetivos más concretos que te llevarán al principal. Algunas de estas metas, que deben ser SMART, pueden ser:

  • Conseguir X número de clientes

 

  • Aparecer mencionado en medios de comunicación locales

 

  • Llegar a X número de seguidores en redes sociales

 

  • Recibir X número de reseñas positivas
Define tus objetivos de branding personal
Define tus objetivos de branding personal

Crea tu historia personal

La narrativa tiene un papel cada vez más importante en el branding, especialmente en el personal.

Las historias se recuerdan mejor y, sobre todo, conectan a un nivel más profundo. Esto, sumado a que la marca personal siempre resulta más cercana, convierte la unión de storytelling y branding personal en una combinación ganadora para construir una marca.

Un ejemplo de buen storytelling, también dentro del sector gastronómico, es el de Daviz Muñoz. Este cocinero siempre ha compartido sus inicios, e incluso tiene un documental en el que cuenta de primera mano cómo vivió la apertura de su primer restaurante, durmiendo en el almacén y trabajando casi 24 horas diarias. De este modo, logra posicionarse como un hombre “hecho a sí mismo” y despierta la empatía del público, incluso del que, por una cuestión económica, nunca podrá comer sus menús.

 

Abre tus redes sociales y tu página web

Por lo general, los profesionales que desarrollan su marca personal lo hacen en entornos online. Aunque hay quienes disponen de una tienda física, normalmente su “lugar” está en internet.

En consecuencia, es imprescindible para el branding personal contar con redes sociales y página web. Estas casas digitales deben optimizarse para que reflejen la identidad de marca, cuidando los mensajes, las imágenes y el resto de recursos que se incluyan en ellas.

Las redes sociales son plataformas que, por su diseño y su funcionalidad, favorecen la conexión entre personas. Es por ello que resultan incluso más interesantes para las marcas personales que para las corporativas.

Sobre qué red social elegir, depende de dónde está tu público, de la naturaleza de tu marca y de cómo quieras presentarte. Ferran Adrià, por ejemplo, busca resultar cercano a través de Instagram, pero no tiene presencia en TikTok porque ni su audiencia está ahí ni él va a sacar nada positivo de crear contenido en una red tan dinámica.

Sin embargo, Daviz Muñoz, que tiene un perfil más “joven” y su contenido (hacer y probar recetas) encaja mejor con la red de la generación Z, sí tiene TikTok.

En cuanto a la página web, esta es más estática que las redes sociales, por lo que debe diseñarse para ser representativa de aquello más característico y profundo de la marca. En este sentido, es importante trabajar los textos para que posicionen en buscadores y para que transmitan un mensaje claro.

Diferénciate de tu competencia

Al establecer tus objetivos habrás tenido que contestar a qué es lo que aportas de manera única. Para llevar a cabo una estrategia de diferenciación, deberás ahondar en esta respuesta. El branding personal es único porque no hay nadie como tú, pero debes saber comunicarlo.

El análisis de la competencia te ayudará a ver más claro qué es aquello que nadie más hace y que te permitirá destacar. Lo “distinto” puede ser desde un servicio/producto concreto hasta el modo que tienes de comunicarte.

Encuentra a tu público y háblale

Si volvemos al ejemplo de los cocineros, veremos que el modo de comunicarse de Ferran Adrià o de José Andrés, que se dirigen a un público más adulto y con un alto poder adquisitivo, es diferente al de Karlos Arguiñano, cuyos restaurantes o programas de televisión se centran en comida casera y que llegan a un público más general.

Es por ello que Karlos Arguiñano cuenta chistes, mientras que Ferran Adrià resulta más profesional en sus intervenciones públicas.

No te quedes en lo online

Hemos mencionado que el branding personal se desarrolla principalmente en línea, pero es importante, siempre que se pueda, salir de ahí.

Participar en eventos, escribir un artículo para una revista en papel o lanzar un producto físico (como un libro) te acercarán a la audiencia y te darán visibilidad en más medios.

 

¿Necesitas ayuda para desarrollar tu branding personal? ¡Déjanos un comentario!

Aterrizando en el éxito: La optimización de tu landing page

Cuando se buscan conversiones, las landing page (y su optimización) siempre tienen la respuesta. Las también llamadas páginas de aterrizaje se caracterizan por estar diseñadas para el cumplimiento de un objetivo: atraer visitantes y convertirlos en posibles clientes.

Con un objetivo tan claro, no es de extrañar que sus características funcionales sean muy concretas. Un diseño simple, la presencia de un formulario de contacto o un llamado a la acción directo e impactante, son algunas de estas características.

«La optimización de las páginas de aterrizaje consiste en hacer pruebas».
– Oli Gardner

- Oli Gardner
– Oli Gardner

Por supuesto, no es suficiente con incluir estos elementos, sino que hay que optimizarlos para que cumplan con su función y, juntos, ayuden a alcanzar el objetivo.

¿Qué es una landing page?

Como hemos adelantado, una landing page es una página web que genera conversiones. Su diseño es aparentemente simple justo por eso mismo; nada puede distraer al visitante de la acción que se espera de él: que realice la conversión. Esta consiste, por lo general, en entregar sus datos de contacto, generando así lo que se conoce como “lead”.

La landing page, por lo tanto, es el medio para que la conversión se realice. Quien accede a ella lo hace con la promesa de lo que va a encontrar. Cómo está dispuesta la información y cómo es el diseño de la página terminan de conducir al visitante hacia esa conversión, captando su atención y aportándole algo de valor a cambio.

Es por ello que las páginas de aterrizaje disponen de un sencillo formulario y, normalmente, también ofrecen algo a cambio (la descarga de un recurso gratuito, un descuento, recibir más información de un producto/servicio, entrar en una lista de espera, suscribirse a la newsletter…).

¿Qué es una landing page
¿Qué es una landing page

Para qué sirve una landing page

El para qué de una landing page es la captación de posibles clientes. En la era del big data, disponer de los datos de personas interesadas en nuestro producto/servicio, nos acerca a la venta.

Quienes completan el proceso y dan sus datos, demuestran ser personas ya interesadas en la marca y que la conocen, por lo que no hablamos de cualquier tipo de leads, sino de leads cualificados.

No solo eso, sino que también suelen ser leads segmentados. Generalmente (y también recomendablemente), una misma marca tiene varias landing page (y, en consecuencia, varios formularios). Cada una ofrece algo distinto, por lo que los clientes a los que atrae tienen diferentes intereses. De este modo, según en qué página aterricen y según qué formulario rellenen, la marca puede segmentar a los clientes.

¿Es lo mismo una landing page que una web?

Una duda que solemos recibir los profesionales del marketing y de la optimización web es si una landing page es lo mismo que una página web. La respuesta es no, y estas son las diferencias:

  • Una landing page tiene como objetivo convertir y generar leads, mientras que una página web puede tener diferentes metas, y no todas ellas tienen por qué llevar a que el usuario realice una acción concreta.

 

  • Una landing page tiene un diseño más simple y que, generalmente, no requiere ni siquiera de hacer scroll para verla al completo. En cambio, en una página web sí hay cabida para muchos más elementos (desplegables, menús, secciones, múltiples imágenes o vídeos), favoreciéndose la navegabilidad entre secciones.

 

  • El tráfico que llega a una landing page es muy específico y, por lo general, proviene de una campaña de marketing (por ejemplo, ha visto en Instagram una oferta de descargar un ebook gratuito). Por su parte, quien llega a la web lo puede hacer de manera orgánica y a través de diferentes caminos (motores de búsqueda, redes sociales, etc.).

 

Por qué es importante la optimización de las landing page

En marketing nunca nada es tan fácil como hacerlo y ya. El cómo se hace es donde reside la clave del éxito, también en lo referente a las landing pages.

Siendo así, no es de extrañar que la optimización de landing page sea casi un arte o, al menos, una profesión cada vez más cotizada. La razón es que, cuando una página de aterrizaje se diseña con estrategia, los resultados serán mejores y parecerá que llegan solos. Obviamente, no lo hacen, sino que es fruto del trabajo de optimización.

Cuando la optimización de la landing page es la correcta, esta no solo recibe más visitas, sino que estas luego se convierten, en un mayor porcentaje, en contactos.

Claves para la optimización de una landing page

Definido qué es una landing page y cuál es su importancia, es momento de crearlas y, sobre todo, optimizarlas. Esta guía te servirá no solo como un paso a paso para diseñar nuevas páginas de aterrizaje, sino también como una checklist para comprobar que no les falta nada a las que ya tienes.

Empecemos por el principio (la adquisición) y continuemos con el resto de claves para la optimización de landing page.

Claves para la optimización de una landing page
Claves para la optimización de una landing page

1. Adquisición

De nada sirve tener una landing page si nadie llega a ella.

El primer paso, por lo tanto, es diseñar un “lead magnet”, es decir, un recurso o una propuesta de valor que atraiga al usuario hacia la página.

Este lead magnet suele ser un descargable o cualquier otro obsequio gratuito que se entrega a cambio de rellenar el formulario. No obstante, también puede ser la promesa de que, si el usuario da sus datos, se le enviarán newsletters, o que será el primero en recibir ofertas.

Por supuesto, sea lo que sea que termines ofreciendo como “lead magnet”, debe ser algo que capte la atención de tu cliente ideal. Para ello, haz un buen análisis de tu buyer persona y, a cambio de sus datos, dale algo que tenga que ver con el servicio/producto que quieres que termine comprando.

 

2. Diseña una landing page atractiva

Toda landing page debe disponer de unos elementos imprescindibles. Estos, a su vez, deben contar con un diseño que atraiga y fomente la conversión. Veámoslo:

  • Título: debe dejar muy claro (y en pocas palabras) cuál es la oferta y por qué es beneficiosa para el usuario. El título debe ser comprensible, conciso y llamativo.

 

  • CTA: la llamada a la acción no solo es un botón que se vea bien para que el usuario haga clic, el mensaje debe ser impactante, imperativo y breve. Es mejor utilizar palabras como “¡descarga!”, o “¡suscríbete!”, que frases largas que, por intentar ser demasiado persuasivas, no son claras.

 

  • Descripción: aunque describir la oferta pueda parecer sencillo, no lo es tanto. La razón es que el texto no puede ser demasiado largo ni irse por las ramas. De hecho, hay landing pages que ni siquiera tienen descripción. En caso de querer incorporarla, debemos asegurarnos de que el texto informa, de manera resumida, directa y objetiva, sobre el valor que la oferta tiene para el usuario.

 

  • Contenidos multimedia: igual que la descripción, añadir vídeos, fotos u otros recursos audiovisuales es optativo, aunque es recomendable por la mayor tasa de conversión que generan. Resultan útiles para mostrar un “teaser” de lo que vamos a darle al usuario (un vídeo explicativo del recurso o el índice del ebook).

 

  • Formulario: con una landing page pretendemos conseguir un lead, y para que así sea debe haber un formulario. Este debe ser, ante todo, visible y sencillo. El usuario no quiere rellenar una larga encuesta sobre sí mismo para descargar un recurso. Por eso, es suficiente con que el formulario tenga los campos necesarios y relevantes (como mínimo, nombre e email), además de la Política de Protección de Datos. Lo que también es fundamental es que cada landing page (si hay más de una) tenga su propio formulario. De este modo, podrás segmentar los leads según de dónde llegaron y por qué (por ejemplo, quienes se suscriban para recibir un ebook sobre redes sociales, sabrás que están interesados en ellas y luego, a través del email marketing, podrás ofrecerles más recursos o servicios relacionados).

 

3. Cuida la experiencia del usuario

La experiencia del usuario (UX) es crucial para que la landing page cumpla su función.

En este sentido, debe prestarse atención a la navegabilidad y, sobre todo, a la velocidad de carga. El usuario espera recibir la información y, si lo desea, realizar la conversión en cuestión de minutos. Para que así sea y no termine abandonando la página, esta debe cargar en apenas tres segundos.

 

4. Usa palabras clave en la landing page

Los usuarios deben encontrar la landing page, por lo que debemos trabajar su posicionamiento a través de palabras clave.

Como en cualquier otro estudio de keywords, selecciona aquellas que tu público objetivo esté usando (o podría usar). Presta también atención a la intención de búsqueda.

A la hora de introducirlas en los textos y etiquetas de la landing, recuerda hacerlo de manera natural y sin abusar de ellas.

 

5. Trabaja el link building

Generar backlinks (es decir, conseguir que otros sitios enlacen a tu landing page) mejorará tu posicionamiento, además de que dará autoridad y relevancia a la página.

Para construir una buena estrategia de link building y conseguir referencias, asegúrate de que tu contenido es atractivo y compartible. Utiliza también las redes sociales para potenciar los enlaces.

 

¿Necesitas ayuda con la optimización de tu landing page? ¡Ponte en contacto con nosotros!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

La influencia de la cultura en el branding: Más allá de los límites

Igual que las personas, las marcas tienen una cultura y esta influencia en su branding. Para comprobarlo solo hay que estudiar cómo las marcas, incluso cuando tienen presencia en varios países, se adaptan al lugar y a todo lo que este representa.

Un ejemplo de esto es McDonald’s, que no vende los mismos productos en España que en la India o ni siquiera en Francia, donde la baguette tiene un hueco que en España ocupa la tostada con aceite, tomate y jamón y en la India el “aloo tikki”.

Pero no son solo los productos y los servicios lo que cambia, también cambian otros elementos del branding como la comunicación o la experiencia del cliente.

“La cultura no cambia porque deseemos cambiarla. La cultura cambia cuando la marca se transforma”.

— Louis Gerstner

— Louis Gerstner

Si quieres descubrir más sobre la influencia de la cultura en el branding y sobre por qué tu marca debería tenerlo en cuenta para ser relevante, sigue leyendo.

El cómo y el porqué de la influencia de la cultura en el branding

Cuando pensamos en la influencia de la cultura en el branding nos vienen a la cabeza las grandes marcas que cambian según el país en el que están, pero también marcas muy “castizas”, es decir, que incorporan la cultura como parte de su identidad de marca.

Un ejemplo de este último caso es el de Camper, la marca de calzado de origen mallorquín que ha exportado no solo sus productos, sino también esa idea de lo rural y lo tradicional que la caracteriza por haber nacido en un pueblo.

Para entender el cómo la cultura influencia en el branding, primero debemos saber el porqué es así.

La cultura en la sociedad

De entre todos los factores que influyen en tu personalidad, uno de los más interesantes es el de la cultura.

Dónde te has criado implica algo más que un lugar, pues a ese lugar hay asociada una cultura, es decir, unos comportamientos, tradiciones, creencias, símbolos… Que, en mayor o menor medida, influyen en ti como individuo y como miembro de una sociedad, haciendo que sigas ciertas convenciones.

Por ejemplo, por cómo es la cultura española, es común que los planes se hagan al aire libre, en terrazas y a partir de cierta hora. En cambio, en Estados Unidos, donde la organización de las ciudades o del trabajo es diferente, los planes suelen hacerse en casas y se coge el coche para todo.

Para las marcas es fundamental entender cuáles son esas convenciones sociales y cómo la cultura influye en el comportamiento de las personas y, por lo tanto, en su modo de consumir. Mientras que en algunos lugares el consumo será más masivo u online, en otros sigue priorizándose ir a establecimientos físicos.

Siguiendo con el ejemplo de Estados Unidos vs. España, muchas empresas potencian el e-commerce en EE. UU. reduciendo los tiempos de entrega, pero no prestan tanta atención al escaparatismo como hacen en España, porque allí no existe una cultura de mirar tiendas mientras se da un paseo.

Cómo la cultura ayuda a conectar con el consumidor

La cultura, por lo tanto, influencia en el branding. Lo hace de manera inconsciente cuando la marca “bebe” de ciertos convencionalismos propios del territorio en el que ha sido creada, pero también de manera consciente cuando esa cultura puede ayudarle en su estrategia de branding.

Entender cómo el consumidor piensa (y consume) según su cultura ayuda a conectar con él, potenciando esa vertiente emocional del branding. La conexión, además, será auténtica, humana y cercana, pues el cliente se verá reconocido en aquello que la marca comunica (por ejemplo, si la marca celebra festividades locales y nacionales o utiliza símbolos reconocibles y relevantes).

Entre los elementos culturales que favorecen el branding están algunos aparentemente simples, como el idioma o los colores (el rojo representa el peligro en ciertas culturas y la suerte en otras), pero también otros más complejos, como los valores, las creencias o incluso los “memes”. Aunque algunos de estos elementos puedan compartirse entre culturas a consecuencia de la globalización, es necesario que la marca haga un estudio de mercado y establezca cuáles son propios y específicos de cada una.

Sociedad multicultural

La influencia de la cultura en el branding como elemento diferenciador

Un poco antes hemos mencionado cómo Camper ha utilizado la cultura no solo para conectar con el consumidor, sino para incorporarla dentro de su identidad de marca.

La empresa nació en un entorno rural y humilde, y desde siempre ha potenciado la fabricación artesanal. Cuando se ha internacionalizado, aunque ha adaptado la comunicación para hacerse hueco en otros países, ha llevado esa herencia cultural como parte de su estrategia de diferenciación.

La cultura de la vida isleña, que lleva a esa idea más actual del slow life, identifica a su producto y a su comunicación.

Qué ocurre cuando la cultura no forma parte del branding

Hemos mencionado casos de éxito de marcas que han incorporado la cultura a sus estrategias de branding. Sin embargo, también hay ejemplos que no solo no han sido un éxito, sino que han supuesto una crisis para la empresa.

A la mente nos viene la campaña de marketing de uno de los modelos de Mitshubshi. La marca primero lo lanzó en países de Latinoamérica, donde el nombre del automóvil “Pajero” no quería decir nada. Sin embargo, esta palabra en el español de la Península Ibérica sí tiene una acepción sexual, algo que los responsables no investigaron antes de lanzarlo. Las burlas, pero también el malestar, fueron evidentes desde el primer momento. La empresa tuvo que cambiar el nombre en tiempo récord, perdiendo dinero al tener que desechar todos los materiales de la campaña anterior.

Otro ejemplo errático es el de Zara y su camiseta a rayas y con una estrella. En algunas culturas que no están familiarizadas con el Holocausto y los símbolos de este periodo negro de la historia, la camiseta era una más. El problema es que en ciertos territorios (sobre todo en Israel), el diseño recordaba demasiado al que llevaban los prisioneros judíos en los campos de concentración y exterminio nazis.

Más recientemente, la misma empresa (Zara) ha tenido que retirar una campaña en la que los usuarios vieron varias referencias a los bombardeos en Gaza, algo que consideraban de muy mal gusto. Aunque Zara se ha excusado diciendo que las fotos fueron tomadas meses antes de que estallase el conflicto, este es un buen ejemplo de cómo la cultura y los límites que ponen las personas siempre deben considerarse tanto para tener éxito como para evitar el fracaso.

Cómo incorporar la cultura en el branding de tu marca

El primero (y más importante) consejo para incorporar la cultura en el branding de una marca es tenerla en cuenta. Ser una marca consciente de lo que ocurre y de dónde ocurre es imprescindible para su éxito. Solo así se puede entender la influencia que la cultura tiene en el branding y, sobre todo, aceptarla. Esto implica que, tal y como han demostrado algunas marcas, la cultura puede añadir valor e incluso ser el motor de cambio.

En un nivel más concreto, estos son algunos factores a tener en cuenta.

1. El idioma

El idioma es parte de la cultura. Las personas se sienten más cerca de la marca y perciben que esta es parte de su cultura cuando el idioma en el que se comunica es el propio. Esta es la razón por la que las marcas, cuando se internacionalizan, cambian el idioma (por ejemplo, creando cuentas en redes sociales de la marca para cada país).

Aunque a veces se use el inglés como lengua común, lo recomendable es seguir esta estrategia de adaptación idiomática. De este modo se usarán palabras, expresiones, referencias lingüísticas e incluso un tono de voz adecuados a la cultura de cada lugar. Además de acercar a la marca y al cliente, evitaremos usar un lenguaje que no se entienda o, peor, que lleve a malentendidos.

2. Valores y creencias

Los valores y creencias de una sociedad influyen en cómo los miembros de esa comunidad toman decisiones de compra. Que un producto o servicio (y, consecuentemente, una marca) utilice una serie de imágenes o de «puntos comunes» para promocionarse, puede convencer al consumidor o, al contrario, alejarle de la compra.

Hay culturas que, por ejemplo, priorizan lo individual sobre lo colectivo y no tienen tan en cuenta valores como la sostenibilidad. Otras, en cambio, sí priorizan comprar en marcas concienciadas o con las que compartan ciertos valores, como el de la familia.

En cuanto a las creencias, conviene destacar cómo las religiosas también tienen un papel. El mejor ejemplo para demostrarlo es el de la Cruz Roja. En países islámicos el logo se cambiaba a una luna, pues la cruz, en ese contexto, tenía una connotación algo negativa (recordaba al cristianismo).

Valores y creencias
Valores y creencias

3. Tradiciones y festividades

Las marcas cada vez celebran más festividades u ocasiones comunes, como pueden ser la Navidad u otras de naturaleza más comercial como el Black Friday.

No obstante, las culturas locales de los territorios en los que la marca tiene presencia también pueden ser motivo de celebración. Lanzar campañas o mensajes específicos para unirse a la audiencia en celebraciones propias, genera conexión y aumenta el reconocimiento de la marca.

4. Comportamientos y estilos de vida

Cada persona es única, y no pretendemos decir lo contrario, pero es cierto que, dentro de una sociedad, existen unos comportamientos vitales comunes. Esto ayuda mucho a la estrategia de una marca, que no puede dirigirse, una a una, a cada persona, sino que debe encontrar aquello que apela al grupo.

Es aquí cuando vuelve a entrar en juego la cultura. Hemos mencionado antes cómo el modo de vida de Estados Unidos y España difiere en cosas tan simples como ir andando o en coche a los sitios. Esta es la razón de que marcas como Starbucks en EE. UU. comuniquen más su servicio de drive thru, mientras que en España el mensaje de la marca está más enfocado en lo acogedores que son sus establecimientos.

5. Influencers y celebridades locales

Los referentes culturales también ayudan a conectar con la audiencia. Aunque haya celebridades internacionales que todo el mundo conoce e identifica (como Lady Gaga, Beyoncé o Angelina Jolie), hay otras personas famosas, como las creadoras de contenido, que pueden generar más cercanía.

Es por ello que, para introducir la cultura en el branding, resultan interesantes las estrategias de influencer marketing. Los influencers locales y nacionales facilitan la segmentación, y la mejor transmisión, del mensaje. Cuentan, además, con la fidelidad de su audiencia, con la que comparten cultura (algo que quizá la marca, especialmente si es mundial, no).

 

¿Estás buscando incorporar la cultura en tu branding? ¡Déjanos un comentario o ponte en contacto con nosotros!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

Luces, cámara, acción: Desarrolla tu estrategia de video marketing

Un estudio de 2018 estableció que el video es el formato de contenido que los usuarios más quieren ver de las marcas. Sabiendo esto, no nos sorprende que cada vez son más marcas las que apuestan por una estrategia de video marketing que les permita atraer y fidelizar nuevos clientes.

A pesar de que crear contenido en video implica una gran inversión de tiempo, dinero y recursos, los resultados valen la pena y retornan esa inversión. Marcas como Bershka así lo han comprobado y por eso, con cada vez más asiduidad, confían en una buena estrategia de video marketing para alcanzar sus objetivos.

“Tenemos que dejar de interrumpir lo que le interesa a la gente y ser lo que le interesa a la gente”.
— Craig Davis

En este artículo explicaremos con detalle todo lo referente al video marketing, desde ejemplos que demuestran su relevancia hasta el paso a paso para construir una estrategia.

¿Por qué una estrategia de video marketing es importante?

En los últimos años, el video se ha convertido en el formato por excelencia. Todas las redes sociales, incluso aquellas que empezaron solo como plataformas de imagen, han incorporado lo audiovisual. Si lo han hecho, es porque los usuarios así lo han requerido y porque las tendencias en marketing de contenidos han virado hacia el video.

Citación de marketing de Craig Davis - HolaQueTal.es
Citación de marketing de Craig Davis – HolaQueTal.es

Qué es el video marketing

Una estrategia de video marketing es aquella que utiliza contenidos audiovisuales para alcanzar diferentes objetivos de marketing online. Es un formato que genera mucha interacción y que se difunde con más facilidad.

Aunque el video es el formato por excelencia de la generación Z, es un error pensar que con él no se impacta a otros públicos y a otras demografías, todo depende del cómo y el dónde se promocionen dichos videos.

El video marketing es, en cierto modo, una evolución digital de los tradicionales anuncios de televisión. La diferencia (y la gran ventaja) es que en la actualidad el video no queda relegado a un solo dispositivo que, por otro lado, no permite la conversación con la persona que está visualizándolo. Además, las posibilidades en cuanto a la creación de videos también son más.

 

Tipos de vídeos para una estrategia de video marketing

Tipos de vídeos para una estrategia de video marketing - HolaQueTal.es
Tipos de vídeos para una estrategia de video marketing – HolaQueTal.es

Según el enfoque del video y el objetivo que intenta cumplir, podemos hablar de diferentes tipologías:

  • Videos publicitarios: promocionan un producto/servicio de la marca. En el canal de YouTube de Bershka la mayoría de los vídeos son de este tipo, aunque los producen de modo que sean interactivos y no un simple desfile de la colección.

 

  • Videos corporativos: se centran en enseñar los valores, la visión y la misión de la marca.

 

  • Videos de porfolio: su contenido muestra ejemplos de trabajos realizados por la marca (son vídeos muy comunes en estudios de arquitectura, diseño, interiorismo…).

 

 

  • Videos educativos: dan a conocer alguna funcionalidad del producto/servicio o demuestran el conocimiento de la marca sobre algún aspecto. Generan identidad de marca y ayudan a cerrar ventas.

 

  • Videos testimoniales: exponen a antiguos clientes o casos de éxito para aumentar la confianza alrededor de la marca, al mismo tiempo que la humaniza.

 

  • Videos de eventos: muestran momentos o fragmentos de algún evento en el que han participado la empresa o sus empleados (por ejemplo, entrevistas, conferencias…). Tienen un claro carácter promocional, pero también profesional y corporativo. Son frecuentes en redes como LinkedIn, pero, con un buen enfoque, también tienen cabida en otras como YouTube (y así lo demuestra Bershka en este video).

 

Los beneficios de crear una estrategia de video marketing

Si marcas como Bershka, El Corte Inglés o Heineken dedican parte de su inversión de marketing online en el video es por algo, y los datos así lo demuestran:

 

 

  • El tiempo de permanencia en la web también es mayor (un 88% concretamente) cuando hay contenidos audiovisuales en ella.

 

  • El 72% de los usuarios prefieren aprender sobre la marca a través de los vídeos de su web que de los textos.

 

 

Más allá de los porcentajes y las estadísticas, una estrategia de video marketing aumenta la visibilidad de la marca, la interacción del usuario y las ventas, además de ayudar al posicionamiento SEO. No solo eso, sino que también mejora el recuerdo y el reconocimiento tanto de la marca como de su mensaje. Por último, un contenido audiovisual tiene más posibilidades de viralizarse.

 

Las diferentes plataformas para lanzar una estrategia de video marketing

Como hemos comentado antes, podría decirse que todas las redes sociales ya disponen de la posibilidad de subir video. Esto, sin embargo, no las hace iguales y sigue siendo importante elegir una u otra plataforma según el tipo de video, el objetivo o el público al que nos dirigimos.

Veámoslo con detalle

  • YouTube: es la red social de video por excelencia. El usuario de YouTube es una persona a la que le gusta ver videos largos y que los consume de una manera consciente y planificada; no se dedica a hacer scroll durante horas, sino que elige qué ver y se compromete a verlo entero durante varios minutos. Como punto positivo, un video de YouTube puede posicionar en buscadores como Google.

 

  • TikTok: es la plataforma de la generación Z por excelencia, por lo que los contenidos que mejor funcionan son breves e impactantes. Además, deben adaptarse a un todo de comunicación muy dinámico, humorístico y que tiene en cuenta las modas (de ahí que triunfen los trends).

 

  • Instagram: aunque existe la posibilidad de subir videos largos, esta red social es más inmediata, por lo que no conviene superar los tres minutos. Generalmente, pensamos en Instagram como una plataforma para gente joven, pero no lo es tanto como TikTok. En Instagram hay cabida para públicos más adultos. Es por ello que los contenidos son más variados, aunque siempre conservando mucha cercanía.

 

  • Facebook: la audiencia de esta plataforma es mucho mayor y su manera de consumir contenido en vídeo es una combinación entre Instagram (por el predominio del formato vertical) y YouTube (por la longitud de los videos). En cuanto al tipo de videos, gustan aquellos que son tutoriales o demostraciones.

 

  • LinkedIn: en la red social profesional por excelencia, los videos que más se difunden en ella son corporativos (entrevistas, eventos, etc.).

 

Cómo desarrollar una estrategia de video marketing exitosa

Una estrategia de video marketing no consiste únicamente en grabar un vídeo y subirlo a una plataforma. En cambio, se requiere de planificación, preparación y profesionalidad.

Estos son algunos de los pasos, consejos y factores que hacen que una estrategia de video marketing tenga éxito y cumpla con los objetivos.

Cómo desarrollar una estrategia de video marketing exitosa - HolaQueTal.es
Cómo desarrollar una estrategia de video marketing exitosa – HolaQueTal.es

1. Planifica la estrategia y los contenidos

En el plan de una estrategia de video marketing deben definirse varios aspectos:

  • Los objetivos de marketing que se quieren alcanzar.

 

  • El público al que se quiere impactar con el video y la reacción que se espera.

 

  • El presupuesto, el tiempo y los recursos de los que se dispone.

 

  • Las plataformas en las que van a subirse los vídeos (y los formatos que requieren).

 

  • Un guion de los diálogos (si los hay) y también una planilla de las diferentes tomas y planos, intentando ser lo más específico posible.

 

2. Utiliza un equipo de calidad

Una persona que graba su día a día sin grandes pretensiones para subir vlogs a YouTube puede permitirse no contar con un equipo de calidad. Sin embargo, una marca que busca cumplir con una estrategia de video marketing y dar una buena imagen, debe invertir en cámaras, micrófonos, luces…

No hacerlo dará como resultado videos de baja calidad. Para evitar que así sea, utiliza dispositivos profesionales y, sobre todo, aprende a usarlos. Una opción es contratar a especialistas y delegar en ellos la producción del contenido.

Es igualmente importante la edición. Un mal uso de ciertos efectos harán que el video sea cutre o que incluso se confunda con una parodia cuando no lo es. Cómo se editan los diferentes planos es clave para dar sentido al mensaje y lograr que este se transmita como se ha planificado.

 

3. Cuenta historias con tu estrategia de video marketing

La narrativa es fundamental en la comunicación de la marca. Es por ello que el storytelling se incorpora en todas las estrategias, también en las de video marketing.

Contar historias ayuda a generar emociones en el espectador y a hacerle llegar mejor el mensaje. En este sentido, el video es uno de los mejores formatos, ya que resulta cercano y permite utilizar muchos recursos que activan esa emocionalidad (expresiones faciales, escenas, música, colores…).

 

4. Sé breve e impacta

Aunque haya plataformas que permiten subir videos largos, si lo que quieres contar puede hacerse brevemente, mejor.

Estamos en la era del consumo constante y rápido de contenido, especialmente en formato video. Los usuarios buscan lo inmediato y les cuesta prestar atención a un video si este es muy largo.

En cambio, lo breve se recuerda mejor. Por lo tanto, piensa siempre en cómo decir lo mismo en menos tiempo, intentando que el mayor impacto sea al principio. Esto es importante, ya que los primeros treinta segundos del video son los que convencen para seguir viéndolo. Si el comienzo no está a la altura, la tasa de abandono será alta.

 

5. Haz que el consumidor sea el protagonista

Muchos de los videos corporativos, aunque sea indirectamente, colocan al consumidor como protagonista. Recuerda todos esos contenidos en los que un actor interpreta a una persona a la que el producto o servicio ayuda.

Otro ejemplo muy claro es el de los videos testimoniales, pero, si los analizamos en profundidad, veremos que otros videos como los tutoriales también ponen en el centro al consumidor. Muestran, en cierto modo, cómo ese consumidor debe usar el producto, haciendo que este se sienta identificado.

 

6. Trabaja el SEO del vídeo

Antes hemos mencionado brevemente cómo los vídeos pueden posicionar en buscadores y cómo las redes sociales en general ayudan al SEO. Para que así sea, es importante optimizarlos. Te damos algunos consejos para lograrlo:

  • Utiliza palabras clave en títulos, descripciones y textos de las portadas o miniaturas.

 

  • Asegúrate de que también se incluyan palabras clave dentro del video (es decir, en lo que se dice en el video).

 

  • Si es posible, añade etiquetas que describan el contenido.

 

  • Ten muy en cuenta los algoritmos de posicionamiento de las plataformas: un video que tenga éxito en la red social a la que se ha subido posicionará mejor en buscadores. Para conseguir ese primer éxito, es fundamental entender qué hace que un vídeo se viralice en esa red social. En este sentido suelen ser relevantes los hashtags, pero también otros aspectos concretos como el uso de músicas en tendencia.

 

Si tienes alguna pregunta sobre cómo desarrollar una estrategia de video marketing, ¡déjanos un comentario!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

El poder del branding emocional: Conectando corazones

Conecta con el consumidor y conviértelo en tu cliente. El branding emocional podría definirse así, pero sería reducir el potencial de este enfoque. La realidad es que el branding emocional genera conexiones, diferenciación y valor de marca.

El “cómo” consiste en construir una relación profunda con el cliente, viéndolo como mucho más que un comprador. Para ello, es imprescindible ser estratega, pero, sobre todo, ser empático y colocarse en el lugar del consumidor, entendiendo sus necesidades no solo de productos/servicios, sino de experiencias. No se trata solo de vender, sino de ofrecer y transmitir también unos valores.

Citacion agencia branding de Zig Ziglar por HolaQueTal.es “La gente no compra por razones lógicas. Compran por razones emocionales”.

“La gente no compra por razones lógicas. Compran por razones emocionales”.

— Zig Ziglar

Ejemplos de marcas que han trabajado su branding emocional hay muchos. Son aquellas que han logrado conectar con sus clientes y que estos las vean como más que una empresa. Disney, Apple, Dove… Son casos de éxito reconocidos y evidentes, pero el branding emocional también es apto (y beneficioso) para empresas más pequeñas, como Heura, Platanomelón o Nice Things.

¿Qué es el branding emocional?

Hasta ahora hemos dado algunas pinceladas sobre qué es el branding emocional y cómo esa segunda palabra (“emocional”) es el gran pilar de su definición y de su modo de enfocar las estrategias de branding.

No obstante, conviene profundizar un poco más en qué consiste y en cuáles son el resto de sus pilares.

Recordando qué es el branding

El objetivo del branding es lograr que la marca se identifique, se posicione y se perciba de un modo concreto.

A través de los diferentes elementos que lo conforman, que deben tener consistencia y coherencia entre sí y representar los valores y la identidad de marca, el branding se encarga de que la marca:

  • Tenga personalidad y esta se transmita al cliente.

 

  • Se reconozca y se diferencie por esa personalidad.

 

  • Genere confianza y credibilidad.

 

  • Conecte con el cliente.

 

Como es lógico, el consumidor toma un papel protagonista en la definición y puesta en marcha de todas las estrategias del branding.

Recordando qué es el branding - HolaQueTal.es
Recordando qué es el branding – HolaQueTal.es

El objetivo del branding emocional

Recordado qué es el branding, es momento de adentrarnos en esa rama “emocional”.

El branding emocional, según Joël Desgrippes (diseñador y creativo francés), “consiste en conectar emocionalmente con las personas en su vida diaria”. No se busca, por lo tanto, un solo punto de contacto en forma de venta, sino impactar en el cliente de manera constante, profunda y trascendente.

En definitiva, la meta es tocar los corazones de los clientes para dejar una huella en ellos, haciendo que la marca no solo se reconozca, sino que se perciba desde la confianza. Para ello, es crucial humanizar la marca y presentarla como algo más que una corporación con un objetivo comercial. De este modo, el consumidor la asociará a sentimientos positivos e incluso se sentirá parte de ella.

La emocionalidad en las nuevas empresas

Nos encontramos en un paradigma empresarial en el que se prima la emocionalidad. Los consumidores tienen muy en cuenta esa conexión para tomar la decisión de compra definitiva, valorando no solo el producto/servicio o su precio, sino también la experiencia que han tenido con la marca o lo que esta representa a un nivel más humano.

Es por ello que triunfan marcas como Zubi o Nice Things. Este último caso es un claro ejemplo de cómo priorizar valores emocionales. La empresa fue fundada por un matrimonio y esa idea de “familia” y “unión” se ha transmitido a través de la publicidad, de los tejidos y colores de la ropa o de la decoración acogedora de sus tiendas. Es decir, a través de diferentes elementos del branding.

En consecuencia, aspectos como la sostenibilidad, la ética, la cercanía, los deseos, las aspiraciones, los fines benéficos o el compromiso social pasan a ser fundamentales.

5 cosas sobre el branding emocional que debes saber

Si quieres aplicar el branding emocional a tu marca, primero hay cinco cosas que debes saber (y que te gustarán):

El storytelling es su mejor aliado

La narrativa tiene un papel crucial en el branding, especialmente en el emocional.

Las marcas que comunican sus mensajes construyendo historias generan una mayor conexión, aportando autenticidad y cercanía. El resultado es que la marca se recuerde mejor y cale en la mente del consumidor.

Da a un porqué a todo y perfecciona cada elemento del branding

El branding emocional coloca los valores, la misión y la visión de la marca en el centro de la estrategia. En consecuencia, todas las acciones que parten de un branding emocional lo hacen con un porqué muy marcado.

Esa conceptualización del porqué en cada uno de los elementos del branding aporta consistencia a la marca y la humaniza.

Mejora el posicionamiento de marca

Una marca puede diferenciarse por su precio, por su diseño, por su comunicación… Pero el mayor éxito es lograr que esas diferencias se conviertan en un posicionamiento de marca claro y único en el mercado.

Cuando el branding emocional entra en juego, esto es más sencillo, pues hemos visto como la conexión genera recuerdos y ayuda a transmitir mejor el mensaje.

Humaniza a la marca, pero también al consumidor

La humanización es en los dos sentidos. El consumidor ve a la marca como más humana, pero la marca también ve al consumidor como más humano.

El marketing tradicional ha tendido a percibir al cliente como un número más en unos informes de ventas. La incorporación de la emocionalidad en la estrategia ha ayudado a cambiar esto. La audiencia ahora es una de las grandes protagonistas de la marca y participa en ella. El branding emocional requiere conocer al cliente como persona, sus necesidades, sus sentimientos, sus comportamientos, etc.

Fideliza a los consumidores

Como consecuencia de esa humanización del cliente y de la conexión con él, el branding emocional favorece que ese cliente se convierta en embajador.

Al percibir que es parte de la marca, el consumidor es más proactivo a la hora de recomendarla y de hablar de ella. De este modo, conseguir un cliente ya no es solo conseguir una venta, sino la posibilidad de ganar un embajador.

 

Fideliza a los consumidores - HolaQueTal.es
Fideliza a los consumidores – HolaQueTal.es

Cómo crear un branding emocional efectivo

Existen una serie de prácticas, estrategias y enfoques que ayudan a crear un branding emocional para la marca. Son, en esencia, técnicas que llevadas a cabo nos conducen hacia esa conexión emocional con el cliente y hacia la creación de una marca humana que se asiente sobre sus valores.

Conoce al consumidor desde el neuromarketing

En los últimos años, el neuromarketing ha conseguido cada vez más adeptos.

El neuromarketing estudia cómo funciona nuestra mente cuando decidimos qué comprar o vemos un anuncio comercial. Gracias a estos estudios se puede saber qué tipo de música sonando en una tienda invita más o menos a la compra. También es el neuromarketing el que ha descubierto que poner precios acabados en 0,99 en lugar de redondearlos hace que el producto/servicio se venda mejor.

En lo que respecta al branding emocional, el neuromarketing puede ayudar a entender mejor el proceso mental del consumidor ante la compra (por ejemplo, estableciendo qué emoción hay que despertar para terminar de convencerle o qué colores les transmiten más urgencia).

Apuesta por el marketing de influencers

Una de las mejores maneras de conectar con la audiencia es humanizar la marca, pero eso no tiene que significar obligatoriamente que las personas que trabajan en la marca deban enseñar su cara. En cambio, quienes sí enseñan su cara sin reparos son los influencers.

Con una buena estrategia de marketing de influencers, se puede elegir a perfiles de creadores que encajen con los valores de la marca y ayuden a humanizarla. Pueden convertirse, así, en la cara visible.

Al fin y al cabo, los influencers conectan mucho con sus seguidores, que confían en ellos y los ven como iguales. Contratando a esos influencers como embajadores de marca, podemos “contagiarnos” de esa cercanía.

Pon el foco en la experiencia del cliente

Sentir que el servicio es personalizado convence a cualquier cliente. Por eso, en el branding emocional es crucial el diseño de la experiencia de cliente.

Es vital asegurarse de que el consumidor, cada vez que entre en contacto con la marca, se sienta “como en casa”. Esto se traduce en no hacerle esperar, en resolver sus problemas o en cubrir sus necesidades incluso antes de que aparezcan.

Adicionalmente, y si los recursos corporativos lo permiten, es recomendable invertir en esos “extra” que hace que la experiencia sea no solo única, sino casi un lujo (packagings originales, sorteos, descuentos, invitaciones a eventos de la marca, acceso exclusivo y preferente a ventas privadas…).

Abre la conversación

El consumidor debe sentirse parte de la marca, esta es una de las bases del branding emocional. Para que así sea, deben abrirse canales de comunicación que propicien esa conversación.

Encuestas, comentarios en redes sociales, entrevistas, focus groups… Son muchos los medios disponibles, especialmente gracias a la tecnología. No obstante, no es suficiente solo con recibir la información, sino que hay que escucharla y asimilarla. Marcas como Mercadona triunfan precisamente porque permanecen atentas a lo que sus clientes dicen sobre productos favoritos que quieren que vuelvan o sobre otros que no gustan tanto.

 

¿Estás listo para conectar emocionalmente con tu audiencia? ¡Déjanos un comentario!

Estrategias de contenidos en redes sociales: un lienzo para tu marca

Si miras el tiempo de uso de tu móvil, estamos casi seguros de que las apps que aparecen primero en la lista son las redes sociales. Instagram, Facebook, TikTok o incluso WhatsApp… Como usuarios, pasamos muchas horas en ellas, y como marcas, debemos ver esto como una oportunidad y una llamada a la acción: la de centrar nuestras estrategias de contenidos en redes sociales.

A través de las redes sociales nos comunicamos con otras personas, pero también con marcas. Seguro que en tu lista de “Seguidas” muchas de las cuentas pertenecen a empresas en las que has comprado o que te inspiran con sus contenidos, lo que hace que las tengas en cuenta.

Nos viene a la cabeza el caso del Real Madrid, que en sus redes difunde no solo comunicados o resultados de partidos, sino también imágenes de los entrenamientos, momentos históricos o retos en los que participan sus jugadores. Establecen así una relación más cercana con sus seguidores y aficionados.

“El contenido es fuego, las redes sociales son gasolina”.
— Jay Baer

Veamos con más detalle el ejemplo del Real Madrid y cómo, y por qué, las marcas construyen estrategias de contenidos en redes sociales.

Jay Baer
Jay Baer

¿Por qué necesitas definir estrategias de contenidos en redes sociales?

Podríamos decir que el Real Madrid no necesita estrategias de contenidos en redes sociales. Las entradas que vende para los partidos, el merchandising, las equipaciones, las colaboraciones y patrocinios… Son suficientes (y muy rentables) fuentes de ingresos. ¿Por qué dedicar entonces tiempo a las redes sociales?

La razón es que una marca es mucho más que sus ventas. Una marca tiene éxito cuando su posicionamiento es el adecuado y cuando la audiencia la identifica y la percibe de un modo específico. En este sentido, es importante la relación que se establece con el público, conlleve ventas directas o no.

El Real Madrid, por ejemplo, no solo quiere vender entradas, sino también hacer ver a su afición todo lo que es el club, con el fin de generar una conexión que vaya más allá de la transacción económica.

Pero no es algo que solo aplique a empresas o clubs que necesiten una afición que anime a su equipo. Aquellas que son puramente comerciales, es decir, cuyo objetivo es vender un producto/servicio, saben igualmente que la venta es solo uno de los muchos puntos de contacto con el consumidor. Las redes sociales favorecen y facilitan esas relaciones por muchas razones.

Las redes sociales como plataformas de contenidos que conectan

¿Qué papel juegan las redes sociales en el día a día de los consumidores? Según el estudio de IAB Spain, solo en España, 30 millones de personas las usan. De ellas:

  • Un 45% afirma usar las redes para seguir a marcas.
  • Un 44% reconoce que antes de realizar una compra revisa las redes de una marca.
  • Un 36% declara que lo que ha visto ha influido en su decisión de compra final.

Otro dato importante es que un 37% de los usuarios dicen que una marca les inspira más confianza si cuenta con perfiles sociales, y un 9% reconoce que no se fía si esos perfiles no existen o no son fáciles de encontrar o identificar.

De estos datos podemos concluir que las redes sociales favorecen la conexión con la audiencia. No podemos olvidar que hay personas que, aunque no lleguen a seguir nuestra cuenta corporativa, le echarán un vistazo antes de comprar o simplemente por curiosidad. Publicar contenidos en redes sociales que respondan a las preguntas o intereses que pueda tener el usuario, es clave para el éxito.

Las redes sociales como plataformas de contenidos que conectan
Las redes sociales como plataformas de contenidos que conectan

Beneficios de usar las redes sociales en tus estrategias de contenidos

Las buenas estrategias de contenidos en redes sociales atraen a usuarios que pueden terminar siendo clientes, pero sus beneficios son muchos más.

  • Actúan como escaparate de la marca ante un público amplio e hiperconectado.
  • Aumentan la visibilidad y el reconocimiento (online y offline) de la marca, especialmente cuando el contenido se construye, teniendo también en cuenta la estrategia de branding.
  • Permiten conocer mejor a la audiencia objetivo (sus intereses, sus opiniones, sus necesidades, etc.).
  • Facilitan la comunicación con el cliente.
  • Proporcionan un canal directo y rápido para comunicar noticias importantes.
  • Favorecen la redirección del tráfico hacia la web, pues desde el mismo dispositivo se puede consumir el contenido y hacer clic para abrir el navegador (algo que no ocurre con un anuncio puesto en la marquesina de un autobús).
  • Disponen de herramientas de análisis y monitorización de acciones y resultados in situ y en tiempo real.
  • Fortalecen la identidad de la marca entre los usuarios, fidelizándolos y haciéndoles sentir parte de la marca.
  • Mejoran la visibilidad en buscadores.

El ejemplo del Real Madrid

Aunque pensemos en el Real Madrid como un club deportivo, lo cierto es que es una marca. A través de las redes sociales busca generar conexiones que repercutan en un mejor reconocimiento de la marca.

El Real Madrid está claro que es muy conocido y no tendría por qué necesitar las redes para aumentar esa visibilidad. No obstante, plataformas como Instagram le permiten estar más cerca de la afición. No olvidemos que la mayoría de los partidos se emiten en canales de televisión privados y de pago, y las entradas para ir al estadio no son asequibles.

Las redes aportan esa cercanía con el aficionado que, en muchas ocasiones, se pierde o no existe en lugares como ruedas de prensa o una tienda cuyo objetivo es claramente comercial.

En cambio, sus estrategias de contenidos en redes sociales se enfocan en humanizar la marca, por eso publican pequeños snippets de los entrenamientos, que normalmente son a puerta cerrada, o vídeos de los jugadores en una faceta más entretenida y cercana.

Cómo desarrollar estrategias de contenidos en redes sociales efectivas

Los contenidos en redes sociales funcionan y cumplen sus objetivos cuando hay una estrategia detrás. Publicar de manera poco frecuente y sin pensar el qué y el porqué, es una opción para el usuario anónimo, pero no para una marca.

Una marca que quiere rentabilizar las redes sociales debe hacerlo con una estrategia de contenidos. Este es el paso a paso para crearla.

1. Determina los objetivos

Una estrategia es efectiva cuando se cumplen los objetivos. Por lo tanto, el primer paso es definir cuáles son esos objetivos. Sin ellos, no podremos establecer acciones ni medir resultados.

Los objetivos deben ser SMART, es decir:

  • Específicos
  • Medibles
  • Alcanzables
  • Realistas
  • Temporales

Un ejemplo de objetivo SMART aplicado a una estrategia de contenidos en redes sociales sería: aumentar en un 20% el tráfico web durante la campaña de Black Friday de este año, a través de publicaciones en Stories de Instagram.

Nuestro ejemplo es el de un objetivo cuantitativo, pero también podemos establecer metas cualitativas (mejorar el reconocimiento de la marca, aumentar la conversación sobre la marca, etc.).

A partir de este momento, todas las acciones y decisiones de la estrategia deben dirigirse al cumplimiento de estos objetivos.

2. Estudia a tu cliente

Analizar al buyer persona siempre es crucial, sobre todo cuando queremos encontrarlo en las redes.

Las redes sociales son muchas, y hay millones de personas en ellas. Cuanto mejor definamos a nuestro público objetivo, su demografía y sus intereses, más sencillo resultará dirigirnos a él a través de las plataformas.

Recuerda que no todas las personas están en todas las redes ni se comportan del mismo modo en todas ellas. Por ejemplo, las personas de 16-20 años tienen más presencia en TikTok y en Instagram, pero son más activas en la primera. Estos son aspectos a tener en cuenta para crear contenido efectivo en cada lugar.

Estudia a tu cliente
Estudia a tu cliente

3. Elige las redes sociales adecuadas

Como hemos adelantado, la presencia de tu marca debe estar donde esté su audiencia. Una marca joven como Forever 21 quizá no necesite centrar sus esfuerzos en LinkedIn, pero sí en TikTok.

Ten también en cuenta que cada red social tiene su propio lenguaje. Estar en TikTok no te convierte en una marca para gente joven si no eres capaz de comunicarte con esa audiencia joven. En cambio, un contenido interactivo y rápido de consumir sí lo consigue.

Por lo tanto, escoge desarrollar estrategias de contenidos en aquellas redes sociales en las que:

  • Esté tu público objetivo.
  • Puedas generar contenido con los recursos de los que dispones (por ejemplo, YouTube requiere de equipos de grabación y edición profesionales).
  • Tu competencia esté presente (si no lo está, puede suponer una oportunidad, especialmente cuando la red social es relativamente nueva, o una pérdida de tiempo porque significa que ahí no hay una audiencia a la que impactar).

4. Empieza a crear los contenidos

La parte más importante de una estrategia de contenidos en redes sociales es, efectivamente, la de los contenidos.

A la hora de empezar a crearlos, es crucial considerar con qué tipo de formatos estará más cómoda la marca. Con esto queremos decir que una marca muy dinámica se comunicará mejor a través de vídeos cortos, mientras que una marca profesional quizá saque mayor ventaja de diseños con texto.

Durante el proceso de ideación, creación y planificación de contenidos también hay algunos pasos imprescindibles:

  • Investiga qué contenidos funcionan mejor dentro de tus cuentas (si llevan tiempo activas) y en las de tu competencia (no para copiarlas, sino para encontrar nuevos enfoques).
  • Identifica las tendencias y los temas de actualidad para producir contenido relevante (por ejemplo, utilizar un meme popular para anunciar alguna novedad de la marca).
  • Haz una lluvia de ideas de contenidos, organizándolos por temáticas y por objetivos que persiguen (por ejemplo, tráfico web, ventas o reconocimiento de marca).
  • Escoge un formato para cada contenido, pensando cuál de todos (vídeo/imagen/diseño/texto/audio o una combinación de varios) comunicará mejor el mensaje y ayudará a la consecución del objetivo. Si hay un mismo contenido que puede publicarse en varias plataformas, adáptalo (por ejemplo, un pódcast del que se pueden subir fragmentos a Instagram).
  • Utiliza contenidos que haya generado tu audiencia (el conocido como User Generated Content). Además de proporcionarte contenido ya hecho, es una manera de conectar con el público y hacerlo partícipe de la marca.

5. Analiza los resultados

Una estrategia de contenidos en redes sociales es eficiente y efectiva cuando así lo demuestran los resultados. Igual que analizamos una web, hay que analizar las redes y monitorear cómo están funcionando los contenidos y si se están cumpliendo los objetivos.

En caso de que las metas no se estén alcanzadas, debemos tener la capacidad y el conocimiento de encontrar y analizar el porqué para hacer modificaciones. Por ejemplo, las razones pueden ser no haber elegido correctamente las redes, no estar publicando contenido que llame a la interacción, etc.

Sean cuales sean las razones, las herramientas de analítica disponibles en las propias plataformas y otras externas, deben darnos la respuesta.

Igualmente importante es estar abiertos a interpretar las respuestas y hacer cambios, recordando que una estrategia de contenidos en redes sociales no es inamovible.

 

¿Necesitas ayuda para crear una estrategia de contenidos en redes sociales? ¡Déjanos un comentario!

Encontrando tu lugar: Estrategia de posicionamiento de la marca

¿Qué posición ocupa tu marca en el mercado? No, no solo nos referimos al lugar que ocupa en los rankings de ventas respecto a sus competidores, nos referimos al espacio que ocupa en la mente de los consumidores, que es quizá la carrera más importante. El posicionamiento de marca, por lo tanto, tiene mucho que ver con la percepción de la marca, con lo que esta dice y con lo que esta se identifica.

La imagen que marcas fuertes como Coca-Cola o Chanel forman en tu cabeza es, en esencia, su posicionamiento. Un posicionamiento que, sin duda, es positivo. Incluso aunque no te compres un bolso de Chanel, lo percibes como un producto de valor y que pertenece a una marca exclusiva.

“El posicionamiento no es lo que se hace con un producto. Posicionamiento es lo que le haces a la mente del cliente potencial”.

— Ries & Trout

¿Qué han hecho esas marcas para llegar a ese punto? ¿Puede la tuya emular a Chanel? La respuesta es sí, y en este artículo te contamos cómo lograrlo.

Ries & Trout
Ries & Trout

¿Qué es el posicionamiento de la marca?

El posicionamiento de marca, como hemos visto, tiene que ver con la percepción que el consumidor tiene de nuestra marca y, en consecuencia, de nuestros productos/servicios. Por supuesto, esa percepción debe ser positiva y generar una serie de emociones y asociaciones en la mente del cliente; la obligación de la empresa es hacer todo lo posible para que así sea. Esto se consigue con una buena estrategia de branding que ponga al consumidor en el centro y que potencie una identidad de marca fuerte.

Cuando mejor, y de manera más diferenciada, está posicionada una marca, mayor serán sus ventas, su autoridad en el mercado y su conexión con el público.

¿Qué es el posicionamiento de la marca?
¿Qué es el posicionamiento de la marca?

Los beneficios de un buen posicionamiento de marca

Imagina tener la varita mágica para lograr que un consumidor pensase en tu marca justo del modo que tú quieres. Pues bien, aunque no es una varita, el posicionamiento de marca trabaja precisamente eso.

Esa percepción positiva no solo genera buenos pensamientos sobre tu marca, sino que tiene otros muchos beneficios:

  • Mayor reputación y autoridad en el mercado.
  • Diferenciación del resto de competidores.
  • Aumento de la base de clientes (y fidelización de estos).

La consistencia de marca y el posicionamiento de marca

Posicionar una marca en el mercado va mucho más allá de desarrollar su consistencia.

Una marca se reconoce a través de su logo, de sus valores o de su packaging, pero se posiciona cuando el consumidor, reconociendo esos elementos, piensa en ella de un modo específico, asociándola con una serie de valores.

Ver el logo de Chocolates Valor no solo te hace reconocer la marca, también despierta en ti ciertas ideas, como la de la promesa de un chocolate puro, potente, elegante y placentero. Para lograr que así sea, la empresa ha centrado sus esfuerzos en una estrategia que haga que no solo recuerdes su eslogan “placer adulto”, sino que esta frase despierte en ti unas emociones que te lleven a elegir ese chocolate y no otro. O que, incluso si no lo eliges, distingas ese chocolate.

La consistencia de marca y el posicionamiento de marca
La consistencia de marca y el posicionamiento de marca

Tipos de posicionamiento de marca

Piensa en marcas que tengan un buen posicionamiento. No hace falta que acudas a manuales de marketing para encontrar ejemplos, haz un ejercicio de búsqueda en tu propia mente y detecta aquellos productos y servicios que, por la empresa que los firma, percibes de una manera concreta y cuya propuesta podrías definir fácil y claramente.

Si haces un recorrido por aquellas marcas que consideras bien posicionadas, verás que no todas han llegado a ese punto del mismo modo. Algunas tendrán un posicionamiento por su valor, otras por su precio, otras por sus beneficios, otras por la solución que aportan… En definitiva, no hay un solo modo de posicionarse en el mercado, el “camino” para llegar a ser una marca única y definida depende de que es aquello por lo que se quiere destacar.

Sabemos que tienes preguntas, así que vamos a hacer un recorrido, con ejemplos, de cada uno de los tipos de posicionamiento más comunes.

Posicionamiento de marca basado en el valor

Cuando hablamos de valor hablamos de ese “algo” intrínseco a la marca que la hace única y la posiciona como exclusiva y de prestigio. Ejemplos de este tipo de posicionamiento son las marcas de la industria del lujo, como puede ser Chanel.

Sus precios son muy altos y nada asequibles, pero consiguen que la gente ahorre para comprar algo de la marca por el capital social que implica. Adquirir un bolso Chanel va más allá de adquirir un bolso realizado con materiales de calidad, es tener algo de una marca que todo el mundo percibe como de gran valor y que, en consecuencia, te otorgará a ti como persona cierto reconocimiento.

Posicionamiento de marca basado en la calidad

Aunque calidad y valor puedan parecer sinónimos, no lo son cuando hablamos de posicionamiento. Es cierto que son dos tipos de posicionamiento que convergen en algunas marcas, ya que aquellas que se presentan como de valor, ofrecen un producto o servicio de mucha calidad.

No obstante, la marca que más ha trabajado su posicionamiento basado en la calidad y la excelencia de su producto/servicio ha sido Apple. Un iPhone, un Mac o cualquier otro producto del gigante tecnológico, se caracteriza por su durabilidad y su eficiencia. No solo eso, sino que los servicios asociados a esos productos (la posventa y el servicio técnico, especialmente), también se han posicionado como de calidad.

Un cliente que realiza el gran desembolso que supone comprarse un iPhone y no otro móvil de otra marca, lo hace con esa idea de estar invirtiendo en un dispositivo de calidad.

Posicionamiento de marca basado en el precio

Cuando compramos, uno de los factores que más determinan nuestra decisión es el precio. Sabiendo esto, es lógico que haya marcas que aprovechan sus bajos precios para posicionarse y que los consumidores las elijan por esta razón.

Su propuesta, por lo tanto, se basa en esa idea de que son baratas, pero que siguen siendo de calidad. Un ejemplo claro de este posicionamiento es el de todos los productos de Mercadona (tanto de su línea de alimentación Hacendado como, y en especial, de su línea de cosmética Deliplus). Estos productos suelen ser imitaciones de otros productos más caros, por lo que en la mente del consumidor aparecen como una opción igual de buena pero mucho más asequible.

Posicionamiento de marca basado en la solución

El mejor producto o servicio es aquel que responde de manera rápida y efectiva al problema del consumidor. Es por ello que muchas empresas optan por posicionarse como esa solución. Es una estrategia muy adoptada por bancos y aseguradoras; solo necesitas ver algún anuncio para comprobar cómo el mensaje suele apelar a algo que preocupe al consumidor (la subida de los precios de hipoteca, los intereses…) para luego ofrecer un producto que elimina ese problema.

No obstante, hay otras marcas que no son bancos ni seguros que también apuestan por este posicionamiento. Un ejemplo es el producto KH7, que se presenta como ese salvavidas para quitar manchas en la ropa al instante.

Posicionamiento de marca basado en la competencia

Siempre que se piensa en este posicionamiento vienen a la mente las estrategias de Coca-Cola y Pepsi, o más recientemente de Vicio y Goiko, cuyas campañas se basan en identificarse como mejor que la otra.

Sin embargo, en España tenemos una empresa en la que este posicionamiento se ha realizado desde que surgió: Mr. Puterful. Esta marca se lanza como competidor más que directo de Mr. Wonderful. Mientras que esta segunda empresa de papelería diseña todos sus productos con mensajes extremadamente positivos, Mr. Puterful saca el mismo tipo de productos, pero con un mensaje totalmente contrario. ¿El resultado? Un posicionamiento basado en la competencia que ha logrado que sus stands y sus productos aparezcan al lado de los de Mr. Wonderful y, aún más importante, que los consumidores la elijan precisamente por esos mensajes gamberros y contrarios al positivismo tóxico.

Posicionamiento de marca basado en los beneficios

Aunque está claro que todas las empresas destacan los beneficios de sus productos/servicios en sus estrategias de comunicación, hay algunas que hacen claramente de esos beneficios su posicionamiento. Otorgan, para ello, mucha importancia a aspectos como la experiencia del cliente y las reseñas positivas.

Un ejemplo sería Media Markt. Con una rápida visita a la web podemos observar cómo destacan lo beneficioso de elegir sus productos (envío gratis, financiación, reembolso, ofertas…). De hecho, quienes compran en sus tiendas lo hacen no tanto por la calidad del producto, sino por todas esas ayudas.

Cómo desarrollar una estrategia de posicionamiento de la marca efectiva

Ocupar un lugar concreto en la mente de los consumidores y en el mercado es complejo, pero los resultados, como hemos visto, son muy favorables.

Cómo llevar a cabo esa estrategia de posicionamiento implica un trabajo de análisis que permita encontrar los huecos y, en consecuencia, las oportunidades. Pero, sobre todo, implica ofrecer algo único y que realmente tenga la posibilidad de convertirse en aquello que diferencie, reconozca y haga a la marca memorable.

Llegado este punto, es momento de empezar a establecer esa estrategia.

Cómo desarrollar una estrategia de posicionamiento de la marca efectiva
Cómo desarrollar una estrategia de posicionamiento de la marca efectiva

1. Descubre qué busca y qué necesita el consumidor

Son pocas las necesidades que el consumidor no tiene cubiertas. Con esto queremos decir que, a no ser que el de tu marca sea un producto/servicio innovador, lo más probable es que tengas competidores en el mercado. La clave, por lo tanto, es posicionar aquello que ofreces de tal modo que el consumidor vea en tu producto/servicio una respuesta única a sus necesidades.

El primero paso, como es lógico, es hacer un buen estudio de tu buyer persona, de modo que quede definido quién es el público objetivo y cómo hay que dirigirse a él. Para encontrar sus puntos de dolor, es decir, esos aspectos de su experiencia de compra que no están cubiertos o, si lo están, no de manera adecuada, es conveniente entrar en contacto con ese público a través de entrevistas o encuestas.

En esos encuentros con el público, sobre todo si tu marca ya está en el mercado, estudia cuál es la percepción que tienen de ella. ¿Es el posicionamiento que buscas?

2. Analiza a tus competidores

Los huecos en el mercado, como hemos mencionado, suponen oportunidades de posicionamiento. Para encontrarlos, además de analizar las necesidades del público objetivo, hay que estudiar a nuestra competencia. Presta atención a cómo enfocan su comunicación y echa un vistazo también a las opiniones de sus clientes y de la audiencia en general. ¿De qué se quejan? ¿Cuál es el sentimiento general hacia la marca?

Puede, por ejemplo, darse el caso de que un competidor ofrezca el mismo producto/servicio que nosotros pero con una pésima experiencia al cliente. También podría ser, como hizo Mr. Puterful, que sus valores se estén quedando anticuados o incluso generen «haters» y, en ellos, tu marca encuentre su público ideal.

3. Encuentra tu propuesta de valor

La propuesta de valor de una marca recoge lo que esta ofrece pero, sobre todo, cómo lo ofrece (con qué valores, con qué visión y con qué misión). Es por ello que esta propuesta es el pilar para construir el posicionamiento de marca.

Tras haber realizado los dos análisis anteriores (el de público y el de competencia), deberás adecuar la propuesta de valor a las necesidades y características del cliente y del mercado. Recuerda que lo que tu marca ofrezca debe ser único, solo así podrá posicionarse.

4. Conecta emocionalmente con tu cliente y humaniza la marca

En tu propuesta de valor te has asegurado de destacar aquello que hace única a tu marca y cómo puede beneficiar al cliente. Sin embargo, el modo en el que te diriges a ese cliente para compartir tu propuesta no puede ser frío.

La conexión emocional es uno de los factores que la audiencia más aprecia. No quieren, por lo tanto, que una marca les ofrezca algo, quieren que la marca conecte con ellos. Si tu empresa solo ofrece un producto o servicio, será reconocida solo por ello, pero no se posicionará en un lugar privilegiado en la mente del consumidor.

Un ejemplo es el de Chocolates Valor. En la mente de sus clientes no es una simple tableta de chocolate. En cambio, ven una marca que les otorga un momento de placer, de sabor y de lujo a través de un solo bocado. La marca no es una corporación, sino alguien que les acoge cuando, por ejemplo, vuelven del trabajo y necesitan relajarse.

5. Crea comunidad y aporta valor

En la era de las redes sociales, estas plataformas son un medio para crear comunidad alrededor de la marca.

Además de humanizarla, la creación de contenidos de calidad en redes sociales fomenta la participación activa de los clientes, que se sentirán parte de la marca e interiorizarán mejor aquello que la hace diferente.

 

¿Quieres ayuda para posicionarte en el mercado? ¡Ponte en contacto con nosotros!

Contactar con el equipo

  • Si tienes una web no dudes en comunicárnosla.

En tu barrio: La importancia del SEO local

Una empresa, especialmente aquella que ofrece un servicio físico, quiere ser visible para aquellas personas que tiene cerca. Estar en el momento adecuado en el lugar adecuado, aumenta las posibilidades de que la empresa sea elegida por el consumidor. Para lograr esa visibilidad, la clave está en optimizar el SEO Local.

Si tu negocio tiene un establecimiento físico y quieres que reciba más visitas cualificadas, es decir, con una alta probabilidad de que las visitas se conviertan en clientes, debes apostar por el posicionamiento local.

“El SEO local es primordial para el éxito de las pequeñas empresas”.

— Ali Salman

El SEO local es, por tanto, una “vertiente” del SEO dedicada a hacer que tu empresa aparezca cuando una persona que está cerca de ti, busca aquello que ofreces.

Ali Salman
Ali Salman

¿Qué es el SEO local?

Si todavía no tienes claro qué es el SEO local, déjanos que te lo mostremos con un ejemplo.

Primero, saca tu móvil (o entra al buscador de Google desde cualquier otro dispositivo). Ahora, busca “restaurante” (u otro servicio o producto en el que tengas interés, como “flores”). Los primeros resultados orgánicos, con casi total seguridad, serán de restaurantes que estén en la misma región que tú. ¡Incluso a solo dos pasos de dónde tú estás ahora mismo!

Para que esos restaurantes aparezcan, han tenido que trabajar su estrategia de SEO local, de modo que el algoritmo entienda que son interesantes y están próximos al usuario.

El SEO local como estrategia

Bajo el paraguas del SEO local encontramos todas aquellas estrategias dirigidas a hacer que la marca sea más visible cuando posibles clientes buscan soluciones relevantes y cercanas a una ubicación concreta.

Aunque el SEO generalmente se enfoca en el posicionamiento de un sitio web, el SEO local suele centrarse en optimizar la visibilidad online de la ficha que la marca tiene en Google My Business. La razón es que estas fichas, y no la web, son las que aparecen en el mapa, la aplicación que el usuario utiliza para buscar que hay cerca.

La ubicación y la intención de búsqueda: dos elementos fundamentales del SEO local

Aquello que distingue el SEO local del SEO genérico es el componente de ubicación. Veámoslo con un ejemplo sencillo.

  • Si buscas “ropa deportiva”, los resultados que aparecerán serán de tiendas cuyas webs están bien posicionadas, sin importar cómo de cerca o de lejos están de ti.
  • Si, en cambio, lo que buscas es “ropa deportiva en Madrid” o si esta búsqueda la haces desde un dispositivo móvil, el algoritmo detecta que tu intención de búsqueda es la conocida como “visit in person”, es decir, buscas una ubicación física. Es por ello que los resultados serán de tiendas físicas de Madrid y cercanas a ti.

Las palabras que indican un lugar (el nombre de una ciudad o preposiciones y locuciones preposicionales tipo “en”, “cerca de”), activan el algoritmo de SEO local para mostrar resultados optimizados para ello.

Pero el algoritmo, como hemos visto en el ejemplo, no solo tiene en cuenta las palabras, sino también la intención de búsqueda. Entiende que cuando un usuario busca “ferretería” o “pizza”, lo hace porque quiere encontrar un establecimiento que venda ese producto o servicio. Además, gracias al uso de smartphones que registran la ubicación, Google ya no necesita que el usuario especifique un sitio concreto en su búsqueda.

La ubicación y la intención de búsqueda
La ubicación y la intención de búsqueda

Por qué deberías trabajar el SEO local

Si una persona busca aquello que tu empresa ofrece y está cerca de ti, las posibilidades de que ese usuario se convierta en visita y luego en cliente son altas. Pero para que así sea, es imprescindible ser visible y posicionar en esa búsqueda de SEO local.

Google quiere que las personas descubran su barrio y los establecimientos comerciales que pueden cubrir sus necesidades. Esto es algo que los negocios locales pueden, y deben, aprovechar. Quizá no les resulte fácil competir en el SERP con gigantes como Amazon, pero la búsqueda local es para ellos, así que es conveniente centrar esfuerzos en optimizar ciertas estrategias.

Los beneficios, como venimos adelantando, son muchos:

  • Mayor visibilidad en una región concreta: superando en muchos casos la visibilidad que en esa región pueden tener otros competidores.
  • Mayor conversión: cuando un usuario hace una búsqueda local, lo hace predispuesto a la conversión (por ejemplo, si busca “karaoke” lo hace porque está buscando un karaoke al que acudir). Un estudio de Google demuestra que, efectivamente, las tasas de conversión en el SEO local son altas.
  • Atracción de nuevos públicos: los negocios locales en ocasiones solo son conocidos por clientes ya existentes y recurrentes. El SEO local es una oportunidad de aparecer en el radar de una audiencia diferente.

Cómo optimizar tu sitio web para el SEO local

Hasta ahora, en este artículo hemos explicado la importancia del SEO local. Es, pues, el momento de entender qué estrategias poner en marcha y optimizar para lograr esa visibilidad local y atraer clientes a nuestros establecimientos de marca.

Para ello, en primer lugar debemos terminar de entender cuáles son los factores que posicionan, es decir, aquellos que los algoritmos tienen en cuenta para organizar los resultados de las búsquedas locales.

Cómo funciona el SEO local: los factores de posicionamiento de Google

¿Cómo muestra Google los resultados del SEO local? Igual que en el SEO genérico tiene en cuenta los parámetros EEAT, en el local considera unos factores específicos que permiten detectar qué establecimientos responderán mejor a las necesidades del usuario.

Lo primero es comprobar cómo se muestran esos resultados, ya que no lo hacen de una sola manera. En la página de resultados se distinguen varias secciones:

  1. Enlaces promocionados, es decir, aquellos que provienen de Google Ads.

    enlaces promocionados búsqueda local

     

  2. Listado de establecimientos + mapa: estos resultados ya no son pagados, sino que han posicionado de manera orgánica. En un primer momento, solo son visibles los tres resultados que Google considera más relevantes, pero haciendo clic en la etiqueta “Más sitios”, la lista se amplía.

    mapa seo local

  3. Enlaces orgánicos: después del mapa, Google muestra resultados web tal y como aparecerían en una búsqueda normal. Aunque algunos de estos enlaces puedan coincidir con las empresas mostradas en el mapa, el orden no tiene por qué ser el mismo, ya que los factores de posicionamiento para el SEO local son diferentes a los del SEO normal. En el caso de la búsqueda “ropa Madrid”, se ve claramente como el mapa muestra resultados locales (es decir, establecimientos físicos en una ubicación concreta) y la sección de enlaces orgánicos está conformada de resultados genéricos que ni siquiera son tiendas, sino webs que han posicionado por las palabras “ropa Madrid”.

    resultados organicos bsuqueda local

¿Cuáles son factores de posicionamiento local?

  • Proximidad: la distancia entre el negocio y el usuario (o la ubicación que este introduce en la búsqueda). Google, por lo tanto, valora cómo de cerca está un establecimiento para determinar su relevancia.
  • Prestigio: Google “mide” la autoridad y la reputación de una marca a través no solo de las reseñas en Google My Business, sino también del link building o del posicionamiento orgánico de la web asociada (es decir, que indirectamente se tiene en cuenta el EEAT). Cuant mayor prestigio, mejor será el posicionamiento local.
  • Relevancia: el algoritmo analiza la ficha de negocio para detectar palabras que definan a dicho negocio. Si una persona utiliza alguna de estas palabras en su búsqueda, se entiende que lo que ofrece la marca es compatible con lo que busca el usuario.

Cómo hacer SEO local y optimizar tu sitio para ello

Si tienes un establecimiento y quieres hacerlo visible para la gente del barrio o para cualquier persona que, en un momento dado, pueda estar cerca y visitarlo, es momento de crear una estrategia de SEO local.

Esto no quiere decir que debas abandonar el resto de acciones de posicionamiento SEO, sobre todo si también dispones de un e-commerce con el que llegar a un público más amplio. No obstante, sí debes apostar por atraer clientes a tu local y explotar esa otra faceta de tu negocio.

Optimiza la ficha de Google My Business

Hemos explicado que esta ficha es uno de los elementos que Google tiene en cuenta a la hora de ordenar los resultados para búsquedas locales.

En consecuencia, la ficha de tu empresa debe estar completada y optimizada para aparecer en esa página de resultados:

  • Introduce todos los datos esenciales (ubicación, nombre, horario, teléfono, página web…).
  • Añade fotos y vídeos para demostrar la confiabilidad del sitio.
  • Publica actualizaciones de la empresa en modo posts.
  • Ve un paso más allá y utiliza también otras secciones en apariencia secundarias, pero igualmente de gran importancia (la sección de preguntas frecuentes o las fichas de producto).

Además de llevar a cabo estas acciones, es recomendable que, dentro de lo posible, los contenidos y textos publicados en la ficha incorporen las palabras clave que los usuarios suelen usar en las búsquedas locales. Por ejemplo, si tienes un restaurante especializado en paellas en Barcelona, utiliza términos como “paella”, “arroz”, “comida típica”… Además de otras palabras que caractericen tu negocio y sean relevantes para posibles clientes (“rapidez”, “buen servicio”, “con reserva”, etc.).

Optimiza la ficha de Google My Business

Pide a tus clientes que dejen reseñas

Google valora positivamente que el negocio haya sido reseñado. Es importante mencionar que no solo considera las opiniones en Google My Business, sino también en otras plataformas como TripAdvisor o Facebook.

El algoritmo no solo detectará si la reseña es positiva o negativa, sino también qué se dice en esa reseña. La aparición de algunas palabras clave ayudará a que tu negocio local posicione en búsquedas que contengan esos términos.

Por supuesto, las buenas palabras sobre tu negocio no solo convencen a Google, sino también a tus clientes. Asegúrate, pues, de que los clientes valoren tu establecimiento para aparecer entre los primeros resultados y para convencer al usuario.

Como último apunte, recuerda que contestar los comentarios de tus clientes, sean estos buenos o malos, también mejora la imagen de tu negocio.

Genera backlinks locales y de calidad

Hemos visto que el link building, es decir, que otros sitios mencionen tu negocio, es valioso también para el SEO local. Lo es especialmente cuando esos sitios que enlazan al tuyo también son “del barrio”. Si es así, Google entenderá que tu negocio tiene relevancia y autoridad en la zona.

Busca, por lo tanto, que otras empresas cercanas, pero también medios de comunicación (como el periódico local), hagan referencia a tu establecimiento. Como es lógico, para que esas apariciones contribuyan a la imagen de tu marca y a su posicionamiento en búsquedas locales, debes asegurarte de que el nombre y la dirección están correctamente escritos.

Enfoca tu estrategia de marketing de contenidos en los locales

Si tu objetivo es ser el local más visitado y querido de tu barrio, crea contenido para esos clientes locales. Piensa, por lo tanto, en contenidos que interesen a personas que están en la misma ubicación que tú.

Vamos a verlo con un ejemplo. Si tienes un restaurante ubicado en Girona, un contenido local sería un post en el que recomiendas planes para hacer en la ciudad y que incluyen comer uno de tus menús estrella. Un contenido enfocado al público general sería un post compartiendo una de las recetas de ese menú.

Invierte en un diseño responsive

La importancia de una buena estrategia de Mobile SEO es aún mayor cuando hablamos de SEO local. ¿La razón? Gran parte de las búsquedas locales se realizan desde dispositivos móviles, por lo que es fundamental que, en caso de que el usuario visite la web de tu establecimiento, esta sea navegable.

Comprueba aspectos de carácter técnico como la velocidad de carga o la adaptabilidad a la pantalla, pero también que la página muestre desde un primer momento la información más relevante (por ejemplo, dirección, teléfono para reservas y enlaces a los menús). Piensa que ese posible cliente está haciendo la consulta en movimiento y quiere encontrar lo que busca de manera rápida y sencilla.

 

¿Quieres mejorar tu SEO local y necesitas ayuda para poner en marcha todas estas acciones? ¡Ponte en contacto con nosotros!

La consistencia de la marca: La clave del reconocimiento

Piensa en tu marca favorita, aquella cuyo logo reconoces de un solo vistazo en cualquier parte, aquella cuyos posts en Instagram sabes que son suyos simplemente por cómo están escritos, aquella cuyos escaparates siempre se parecen, aunque estés en la otra punta del mundo… Sí, esa marca, ¿la tienes en mente? De acuerdo, ahora imagina qué pasaría si un día despertases y ese logo, esos posts de Instagram, esos escaparates fuesen diferentes y no representasen lo que identificas con la marca. La sorpresa sería máxima, pero sobre todo sería un gran error en la consistencia de la marca.

Con este ejemplo ya habrás podido hacerte una idea sobre qué es la consistencia de la marca. Cuando todos los elementos que identifican y conforman una marca son coherentes entre sí, la marca es consistente. Cuando no lo son y, por lo tanto, no hay consistencia, la marca no resulta reconocible ni en el mercado ni en la mente de los consumidores.

“La coherencia es el ADN de la marca”.
— Joachimsthaler & Aaker

Puede parecer fácil lograr esa unidad y coherencia, pero no siempre lo es. De hecho, muchas marcas no logran el éxito porque carecen de consistencia. Para que esto no ocurra y la marca sea sólida, es fundamental definir muy bien su identidad y que, todas las personas y equipos involucrados en ella, la respeten y la comuniquen.

Como sabemos que tendrás dudas, sigue leyendo porque en este artículo vamos a estudiar todo lo referente a la consistencia de marca.